14 junio 2016

Omar Mateen, una mirada kármica

Cuando sucede un acontecimiento como el del sábado a la madrugada en Pulse, no puedo evitar preguntarme y sentir gran curiosidad por ver la carta del perpetrador, tratar de entender por medio de sus posiciones planetarias qué fue lo que pasó por su mente y que sentimientos y emociones albergaba. En el caso de los atentados de Paris y Bélgica, me llevé una sorpresa al constatar que esos terroristas tenían posiciones planetarias que uno como astrólogo no supondría que alguien así de frío pudiera tener. No es el caso de Omar Mateen, el asesino de Pulse en Orlando. En la carta de Omar Mateen, nacido en Nueva York el 16 de noviembre de 1986 pasado el mediodía, destaca por sobre todo su Nodo Sur en el signo de Libra y Venus, el regente kármico, en el signo de Escorpio en movimiento retrógrado y en una estrecha conjunción a Plutón. De por si esto evidencia serios complejos afectivos de origen kármicos que este hombre vino a solucionar por medio de la experiencia, sin embargo, el regente nocturno de Escorpio, Marte, está en Acuario en una casi perfecta cuadratura con el Sol en Escorpio y con la Luna en Tauro. En otras palabras, Omar nació poco después de una Luna llena en signos fijos para poder resolver su dinámica afectiva.
Una vez más, Venus es relevante en toda la carta de este hombre así como lo es Marte porque juntos son los regentes kármicos y dispositores tanto de Sol como de Luna, los principios universales de lo masculino y lo femenino. En el balance de energías, Omar tiene 7 planetas en signos femeninos, en su mayoría en signos de agua (emociones), mientras que apenas 3 planetas en signos masculinos, pero a excepción de Marte, el resto de los planetas personales está en signos femeninos. La cuadratura de Marte en Acuario a la oposición Sol-Luna de por sí lo hace un hombre muy excitable y reactivo al medio, alguien de muy poca paciencia y límites muy marcados de intolerancia cuando las cosas no marchan según sus expectativas mentales. En este sentido, Mercurio retrógrado en Escorpio también hace una cuadratura aplicativa a Marte, por lo que muestra a una persona reservada en sus ideas y sentir pero reactiva y con gusto por la confrontación que se siente atacado cuando sus ideas son atacadas o cuestionadas. El hecho de que Marte cuadre a la Luna en Tauro manifiesta una tendencia negativa de conflicto con la idea de nutrición, cuidado y protección. Evidencia un marcado conflicto interno de adaptación al medio padecido durante su infancia, cerca de sus 3 a 4 años de edad cuando sus padres se radicaron en EEUU. La cuadratura Júpiter en Piscis a Saturno en Sagitario también es indicador de conflicto en el terreno de las creencias, de encontrar un sentido y propósito a la experiencia vital y sus sentimientos y emociones bajo la luz de sus creencias espirituales, claramente marcadas por el padre (Saturno en Sagitario). Viniendo de una vida pasada en la que priorizó las relaciones interesadas, los vínculos afectivos y que éstos dominaran su vida, llega a esta encarnación con ideas preconcebidas en ese terreno de las relaciones amorosas y por ende de la sexualidad. Venus está retrógrado junto a Plutón en Escorpio, esto es un indicador por demás claro de haber padecido abuso y manipulación emocional, control y dominio por parte de otros en su vida pasada y especialmente dentro de una relación. La experiencia de la pareja o el matrimonio está demasiado teñida de memorias inconscientes negativas que despiertan la herida primordial de este hombre: la No aceptación por parte de los demás y por sí mismo como consecuencia. El Nodo Norte en Libra evidencia que era alguien que vivía en función de Venus, de la apariencia, del qué dirán, que le importaba demasiado como lo veían y qué pensaban otros de él, proyectando sus propios miedos e inseguridades en los demás, algo muy acentuado bajo la conjunción Venus retrógrada-Plutón. Como arquetipo de una dinámica concreta, Venus nos exige que, antes de poder participar con éxito en cualquier tipo de relaciones, debemos aprender a relacionarnos con nosotros mismos, aprender a amarnos y a ser autosuficientes. Sólo entonces estaremos en condiciones de tener éxito en nuestras relaciones con otros. Al ir realizando esta dinámica y este requerimiento, podremos relacionarnos con un mínimo de expectativas y necesidades proyectadas a la otra persona, sin esperar que ella satisfaga y solucione todos nuestros deseos. De hecho, si aún no somos capaces de amarnos y relacionarnos satisfactoriamente con nosotros mismos, ¿cómo podríamos amar realmente, y relacionarnos bien con otra persona? La conjunción Venus-Plutón es muy negativa por el signo en el que se encuentra, Escorpio, es el signo del exilio de Venus donde muestra las cualidades más básicas e instintivas en que la relación con el otro se establece sobre bases primarias, físicas y de índole sexual. Es una Venus dominada por el deseo y la pasión y al ser reguladora de la Luna, sus emociones y sentimientos de seguridad dependían también de la aceptación o rechazo de otros pero desde su propia percepción, no necesariamente manifestado en la experiencia cotidiana, sino de imaginarios y suposiciones mentales. Esto era así tanto por Mercurio retrógrado como por Marte en Acuario como dispositor de Venus. Claro que una configuración así desata de inmediato la ira y el impulso defensivo de Marte. Este era un hombre con cierto complejo respecto de su masculinidad y ello lo llevó a potenciar el principio masculino en casi todos los actos de su vida, especialmente porque Marte tiene una conexión directa con el Sol que es el principio que brinda el sentimiento de identidad personal. Omar Mateen trabajaba como guardia de seguridad en la corte del condado de St. Lucie, Florida. La cuadratura Júpiter-Saturno en Sagitario es totalmente acorde a un trabajo en relación con la justicia y las leyes, mientras que la cuadratura Marte-Sol lo inclinó hacia el terreno de las fuerzas de seguridad, como cuentan las noticias que deseaba ser policía y portar armas. Eso le daba ese sentimiento de masculinidad que íntimamente sentía que era deficiente. Estoy convencido de que Omar Mateen era homosexual en su vida previa y también en esta vida, sin embargo esa inclinación sexual se vio contrariada por las creencias religiosas de su crianza y el Islam. No tengo dudas de que Omar Mateen tuvo experiencias homosexuales bajo un fuerte sentimiento de inadecuación y culpa, con terror a ser descubierto o considerado débil o femenino. Marte tiene un peso muy fuerte en su carta natal y en el contacto con la Luna dominaba por completo su mundo emocional y su sentimiento de seguridad, pero la conjunción Venus-Plutón le exigen aprender a fusionar su propio ser con el de la otra persona. A través de esta experiencia se vive toda una transformación de las limitaciones personales, tanto para nosotros cómo para el otro. La demanda evolutiva kármica es de fundirse con el otro, la mayoría de quienes tienen este aspecto no han aprendido aún a relacionarse consigo mismos independientemente de su vida de relación con los demás, ni tampoco a ser autosuficientes y autoconfidentes, capaces de identificar y responder a sus propias necesidades fuera de la relación, es por esto que llega a esta vida con esa posición de Marte y sobre todo con el Nodo Norte en el signo de Aries que le pide aprender a ser él mismo y afianzar su identidad al margen de los demás. En la mayoría de los casos, estas personas sienten que no pueden estar satisfechos o realizados, sino en compañía de otro, y esta es la base de su prolongado dilema evolutivo. Para poder contar con una pareja, estas personas con aspecto Venus-Plutón tienden a manipular emocionalmente a la otra persona para mantener la relación. Es decir, ser una cosa internamente y mostrar otra o convencer a otros de otra. Ese tipo de relaciones es fuente de muchos conflictos psicológicos, emocionales y kármicos, incluyendo las expectativas irreales e intensas que se proyectan sobre la otra persona o sobre el poseedor de los aspectos Venus-Plutón. La entrega amorosa y la satisfacción de las necesidades del otro están condicionadas por la satisfacción de las propias necesidades. Si esto último no se da, puede producirse una negación de esa entrega creándose una confrontación evidente acerca de la satisfacción del uno o del otro, lo que lleva fácilmente a escenas de conflicto emocional y, en muchos casos, a una ruptura de la relación en forma bastante traumática. Tal es la situación de Omar Mateen respecto de su ex mujer Sitora Ysufiy que en reportajes en la prensa contaba lo violento que era Omar con ella si ella no cumplía con sus expectativas, o no tenía la comida lista a la hora esperada, o la ropa lavada, etc. Es por ello que la familia de ella tuvo que ir al rescate a los pocos meses de haberse casado. El sentimiento de desprecio hacia la mujer queda evidenciado en los aspectos de esta carta natal. Hay que entender que ese desprecio es proporcional al sentimiento de inadecuación como hombre que sentiría Omar Mateen hacia sí mismo. Por otro lado, Venus retrógrado en Escorpio es una posición muy proclive a la homosexualidad, que va desde la persona que niega con fuerza y detesta ese aspecto de sí mismo y la sola palabra “homosexual” lo enfurece, pero usa cualquier excusa para evitar el contacto íntimo con las mujeres, hasta el caso extremo del homosexual que hace de sí un acto de exhibicionismo o propaganda. Casi todos los que tienen estos aspectos entre Venus y Plutón han necesitado desafiar o confrontar lo que la sociedad impone como la pauta normal de relación con otros. Ellos han estado deseando eliminar todos los tabúes acerca de cómo relacionarse, aunque usualmente no los atacan de modo directo respecto a los valores existentes, sino que mantienen estos deseos y necesidades en su fuero interno, atrayendo de este modo a otras personas que buscan la misma experiencia. Sin duda este aspecto de Venus-Plutón en Escorpio le daba a Omar un poderoso sex appeal, un intenso magnetismo sexual. Viendo la carta de Omar no tengo dudas de que se sentía muy atraído por la vida homosexual e incluso haya tenido algún amor pasional e intenso del que se sintió defraudado y ello despertara en él la enorme furia y violencia que desató a modo de castigo, en la noche del 12 de junio. Viendo su carta, no creo que haya actuado movido por convicciones religiosas de ningún tipo, sino como expresión de rechazo a su propia condición de homosexual.
Para la noche del ataque, pueden verse tránsitos muy especiales y ajustados a la carta de Omar que despertaron el enojo y deseo de venganza. No olvidemos que Omar pertenecía al signo de Escorpio con un Sol y Marte en malos aspectos. Por un lado, Marte estaba exactamente sobre su Sol natal y activando la cuadratura con Marte natal, un aspecto por demás tenso y violento que también involucró a la Luna en Tauro sobre los 26 grados. Por otro lado, El Nodo Norte, Júpiter y la Luna transitaban los 16 grados de Virgo y así oponiendo a su Júpiter natal en Piscis y cerrando una cuadratura con Saturno natal que estaba también de regreso en Sagitario, cumpliendo el primer retorno de Saturno de su vida, un aspecto que detona los conflictos no resueltos de la crianza, en este caso en relación a las creencias religiosas y filosóficas pero también sobre aquello que le da sentido a la vida. Este es un punto calve porque los malos aspectos natales entre Júpiter y Saturno se asocian con tendencias depresivas e incluso suicidas. Creo que Omar Mateen no pudo encontrar sentido a seguir viviendo con esa enorme carga de culpa y asco hacia sí mismo por su homosexualidad no reconocida y decidió jugarse el todo por el todo en un arrebato de furia y ceguera de su vida. Siendo alguien por naturaleza violento y de poca paciencia, su actitud no sorprende. Esa misma noche Mercurio tocaba a su Luna natal en Tauro, activando otra vez la cuadratura a Marte en Acuario y oposición al Sol natal en Escorpio, por lo que su mente lo poseyó con ideas y pensamientos de enojo y violencia que debía descargar sobre otros, o sea, aquellos que en su forma de vida le recordaban todo aquello que él detestaba de sí mismo. Con esto se ve claramente el principio de proyección de este eje nodal Libra-Aries de su carta natal, pero con la salvedad de los malos aspectos de sus regentes kármicos. Hago la aclaración para que no se sientan inclinados a creer que todos los que poseen ese eje nodal reaccionan igual. Otro tránsito destacado es el de Neptuno sobre su Júpiter natal en Piscis cuadrando a Saturno en Sagitario, un tránsito que hace que la persona no pueda ver claro a futuro y se sienta perdido en su vida, sin proyección definida a futuro o, en su defecto, una mirada sombría y nebulosa del mismo, activando las tendencias natales a la desesperación y la depresión. Por último, El Sol y Venus transitando en exacta oposición a Urano en Sagitario en su carta natal, planeta dispositor de su Marte en Acuario cuadrado al Sol, haciendo en el conjunto de tránsitos que planificara esta masacre. Debe quedar claro que esto no fue un acto espontáneo por parte de Omar, sino una planificación deliberada de venganza y una manera encubierta de querer acabar con la propia miseria emocional de su vida. Casi no tengo dudas de que este joven sufrió un fuerte desengaño afectivo con otro hombre y decidió poner fin a la situación con esta reacción. Tal vez la otra parte amenazó con dar a conocer el vínculo o su homosexualidad y eso no pudo manejarlo. Bajo todas las luces de su carta, este ha sido un poderoso drama pasional que desató esta reacción desmedida e incontrolada por parte de Omar Mateen. Es por esto que queda la reflexión que es mucho mejor reconocer y aprender a amar a nuestros demonios interiores, que ponerlos fuera y reaccionar a ellos. El nodo norte en Aries siempre pide que aprendamos a conocernos y afianzar nuestra identidad sin la ayuda de muletas externas, aprender a asumir qué o quién somos en todo momento. Gracias.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Como es habitual en ti... Excelente!!!

carta astral pareja dijo...

Me ha gustado mucho tu descripción Alex, ya se ve desde el primer momento que tiene muchos números dominantes lo que nos lleva a pensar que es una persona impulsiva y que lamentablemente llegó hasta donde no debía llegar, una lástima