20 mayo 2016

Semana de Luna Llena en Sagitario

Mañana 21 de mayo de 2016 a las 18:14:22 hs se formará la Luna Llena de este mes en el signo de Sagitario, signo de fuego y de ritmo mutable, es decir, de los tres signos de fuego el más adaptable y por ello cambiante. En alguna nota anterior había hablado de que este es un año de características mutables porque los eventos astrológicos del año, tales como lunaciones y eclipses, sucedían en signos de la tétrada mutable (Géminis, Virgo, Sagitario, Piscis), y eso muestra que estamos ante un año importante de transición y cambio, de preparación a algo nuevo que está por venir y empezará a tomar forma para el 2017-18 en que la mayoría de las lunaciones y eclipses del año entrante se darán en signos fijos y cardinales. Son los últimos los que ponen en marcha la nueva etapa, los encargados de quebrar el movimiento reinante hacia lo novedoso y suelen hacerlo de manera imponente y decidida. Volviendo a la Luna Llena de mañana, será una con tintes marcianos porque coincide con una conjunción entre la Luna y Marte sobre el primer grado de Sagitario. Estos dos planetas no se llevan bien de por sí y por ello podemos anticipar un tiempo de aumento de tensión e intolerancia generalizada, de arranques violentos e iracundos y por eso en el terreno de la meteorología esta lunación será muy propensa a causar algún terremoto o erupción volcánica significativa, la aparición de importantes tormentas y notorias precipitaciones una vez que Venus, planeta húmedo por naturaleza, abandone el signo de Tauro en el que se encuentra para entrar en Géminis el 25 de Mayo. Pero en el mismo tema, Mercurio retoma su movimiento directo a partir del 22 de Mayo y cuando el regente de Géminis cambia de signo o de movimiento, desata fuertes vientos y explosiones solares que afectan el clima en la Tierra, por eso la semana que viene podremos tener noticias en los medios de fuertes tormentas y lluvias en varias zonas del globo y un cambio en las condiciones atmosféricas en general. Esta Luna Llena junto a Marte se encuentra también encerrada por la presencia de Saturno, otro planeta considerado maléfico en la astrología clásica y esto aumentará la tensión reinante porque tanto Marte como Saturno están en movimiento retrógrado y eso se traduce en mayor cercanía a la Tierra y por ende mayor impacto en la manifestación de sus principios. Dentro del tiempo que estará vigente la influencia de esta Luna Llena (hasta el 5 de junio), Saturno recibe la cuadratura de Júpiter desde Virgo, otro signo mutable, para el 26 de Mayo. Estas fechas son muy importantes para nuestro país porque recuerdan la revolución de Mayo de 1810 que se conmemora el miércoles 25 de la próxima semana y dentro de un clima nacional muy caldeado políticamente y popularmente. El presidente Macri acaba de vetar la ley de “emergencia ocupacional”, también conocida como la ley antidespidos, una decisión cuyos efectos aún están por verse pero que claramente levantará las temperaturas sindicales y de la oposición. Esta cuadratura entre Júpiter y Saturno en el marco de la Luna Llena traerá más intransigencia y testarudez para cada bando que defenderá sus razones y principios con más vehemencia amenazando desencadenar actos de violencia pública o colectiva (Luna) bajo la forma de marchas de protesta, paros e incluso revueltas populares y actitudes de rebeldía a la autoridad (de cualquier índole). En el terreno personal, esta Luna Llena junto a Marte traerá consigo el riesgo de creer que todo lo podemos, que no hay nada que nos pueda detener; en otras palabras, nos induce a transgredir los límites con un aire vencedor y audaz y es en esa actitud que correremos peligro por no ser capaces de medir cabalmente los riesgos y peligros que afrontamos. Sagitario se caracteriza por ser un signo bonachón, optimista y alegre, pero también es un signo muy tendiente al abandono de la cautela, el orden y la disciplina. Está movido por las ganas y el placer, por querer pasarla bien y en eso su tendencia (sombra) es negar la realidad negativa, es decir, aquello que asusta o amenaza su optimismo. Si un Sagitario está en el Titanic mientras se hunde, se sentirá fascinado por la aventura y si alguien le dijere que es un desastre lo que se vive, él muy suelto suspirará mirando el cielo y dirá algo así como “sí, pero mira qué lindo cielo estrellado”. Este es el riesgo mayor que traerá esta lunación y por eso mi consejo sería mantener los ojos bien abiertos y evitar actitudes irracionales o temerarias; un poco de reflexión estaría bueno para estos próximos quince días, especialmente en el curso de viajes o expediciones a la naturaleza y en la práctica del deporte. El tiempo en que las posiciones planetarias se traban en tensión será para cuando la Luna alcance el grado de Saturno y eso será para el lunes 23 de mayo con efecto hasta el 26 por su paso a Capricornio y la conjunción que hará a Plutón en Capricornio y cuadratura a Urano en Aries. Definitivamente una semana de las más tensas de este tiempo. Acá en Bariloche estará la marcha convocada en repudio al aumento de las tarifas de gas natural y viendo cómo está el cielo, no descarto que se produzcan desmanes y haya infiltración de elementos poco deseados de la sociedad que pretendan usar un acto de defensa genuina por parte del pueblo en algo de corte político. Atención! Esta próxima Luna Llena cae casi encima de la posición de Marte del ingreso del Sol en Aries del 20 de marzo pasado, activando toda su fuerza y simbología, tanto para bien como para mal. En esa carta eventual, Marte cayó sobre el Urano natal en casa dos de la carta de Argentina (asuntos económicos) y eso disparó y puso en escena todo lo que venimos viviendo en relación a los aumentos de tarifas y cambios en materia económica relacionados a la energía, su suministro y distribución. Tanto Marte como Sagitario son afines por su naturaleza de fuego, elemento que en su modo cardinal (Marte) y mutable (Sagitario), lleva a inflar las cosas, a la exageración, a que no haya un verdadero reconocimiento de los límites, a que las cosas se salgan de proporción; todo contribuye a formar el escenario de la tormenta perfecta.
La cuadratura de Júpiter a Saturno que se avecina por segunda vez, reanimará el sentimiento generalizado de que no hay propósito, de desánimo y falta de alegría genuina, limitará las expresiones de espontaneidad y júbilo, serán unas semanas en las que muchos sentirán una pronunciada pérdida de fe y esperanza hacia el porvenir, como si uno no supiera realmente para qué vive. Atención con no dejarse caer en esos sentimientos que son temporales y que se trata de una fase de transición donde lo que nos sostenía en esperanza y fe hasta el momento, aquello que nos brindaba entusiasmo deja de tener sentido y valor y caemos en una nada abrumadora que invita a reflexionar y a buscar en la profundidad de nuestro Ser razones más trascendentes por las qué vivir. Es un tiempo en el que cuestionaremos nuestras creencias y afiliaciones ideológicas, políticas y espirituales. El problema se suscita porque todavía la sombra de Saturno no nos permite ver más allá, anticipar el camino y darnos confianza y seguridad de hacia dónde estamos caminando. Esos sentimientos nos causan temor e inseguridad y despierta los demonios interiores y los miedos más profundos que nos tientan a abandonar la lucha y la alegría. Por favor, ojo con eso y a no dejarse caer que es un tiempo de mantener una actitud sobria, mesurada y ecuánime, de vivir el día a día sin pretender proyectar mucho a futuro porque no tendremos elementos de claridad para un juicio acertado o siquiera un atisbo de lo que está por venir. Para aquellos involucrados en asuntos judiciales, querellas legales y cosas por el estilo, serán dos semanas por venir de importantes definiciones y toma de decisiones empujadas más por los acontecimientos que por la planificación razonada. Se dará fin a mucho tiempo de conflictos de esa índole y sería conveniente no resistirse a lo inevitable y aceptar lo que la vida nos trae entendiendo que es necesario dejar el pasado atrás para poder avanzar. Quizás esta sea la lección y el coraje más destacados de esta importante lunación que nos dará el impulso para avanzar a ciegas hacia el futuro (¿acaso no es esto una cuestión de Fe?), dejando atrás el pasado para siempre. Al fin de cuentas, si seguimos anhelando el pasado y mirando hacia atrás, acabaremos con un enorme dolor de cuello. Gracias.