25 marzo 2016

Primera puerta anual 2016

Cuando analizamos la entrada del Sol al signo de Aries, primer signo de la rueda zodiacal, de características activas, vitales, impetuosas; signo de impaciencia y lanzado siempre a la acción irreflexiva, quebrantador de la inercia, es fácil reconocer que en el hemisferio norte (donde surge la astrología occidental), coincida con la llegada de la primavera en que el Sol abandona su tiempo de descanso y se empieza a elevar cada vez más en el cielo. Es el tiempo en que la luz vence la batalla contra la oscuridad que le precedió los seis meses anteriores. La vida se fortalece y renueva la esperanza, pero con ello plantea nuevos desafíos. No hay nada más vulnerable que el comienzo de la vida en que estamos expuestos a las inclemencias y peligros del medio. Desde antaño la entrada del Sol al signo de Aries es interpretado como el gran promisor de los sucesos que esa nueva vida deberá enfrentar, sea de una persona, un poblado, una aldea, una nación o el planeta en su totalidad. Acorde al lugar geográfico para el que se calcule el ingreso solar a Aries determina el resto de circunstancias para ese punto especial y en el caso de los eventos mundiales los astrólogos asignamos las coordenadas de Greenwich para levantar la carta que nos hablará de ello. Esto es así porque es el meridiano que rige el movimiento del tiempo en el planeta, la hora Cero desde donde todo nace hacia Oriente u Occidente.
La carta de este año muestra que el ingreso sucede para el día 20 de marzo a las 4h30m10s del horario patrón GMT, arrojando un ascendente en el signo de Acuario y ubicando su regente moderno, Urano, en el signo de Aries en la casa dos de dicha carta. Esto sugiere que las cuestiones económicas marcarán los ritmos del año, con cambios e iniciativas nuevas en ese dominio en torno al mes diez del año solar, es decir, para segunda quincena de enero de 2017. Esa será la fecha con los cambios más fuertes y notorios en materia económica y para ello la carta irá construyendo “momentum” durante los meses anteriores. Esto es algo que no sorprende a primera vista porque la entrada de Helios a Aries sucede apenas un par de días antes de la cuadratura exacta entre Júpiter y Saturno desde sus signos de debilidad (Júpiter en caída en Virgo y Saturno en Sagitario). Ello indica que esos planetas no estarán en posiciones cómodas o afines a su naturaleza y por ende no serán capaces de mostrar sus mejores cualidades. De por sí, la cuadratura (90º) entre esos dos grandes gaseosos es un punto de inflexión del ciclo total de veinte años que culmina en diciembre de 2020 y que trae una etapa de marcados cambios al statu-quo, con notoria tendencia a la crítica y el cuestionamiento, a la pérdida de sentido o rumbo y que a nivel mundial se percibe como la falta de un plan concreto a seguir por parte de los líderes mundiales. Es un tiempo en que surgen fuertes cuestionamientos por parte de las masas a las políticas adoptadas y por otro lado salen a la luz las injusticias e ilegalidades cometidas por la elite reinante. Para la carta en cuestión esta cuadratura sucede desde las casas diez y siete, ambas relacionadas con la esfera política y el rol de los Estados, sus socios y cómplices. La retrogradación de Júpiter sugiere la necesidad de reflexión y revisión sobre las alianzas alcanzadas y aquellas en vías de desarrollo. Es por esto que surgirán contrariedades y habrá traiciones entre líderes mundiales, comerciales, empresariales y militares con la participación de Marte casi sobre el Medio Cielo de la carta en Sagitario. Esa presencia de Marte garantica un año de aumento de tensiones militares, de decisiones erráticas e impulsivas, al fin de cuentas Marte es el planeta que rige el signo de Aries donde entra el Sol y por consiguiente revísate mayor importancia en el análisis anual. Las conductas invasivas e intolerantes, particularmente hacia los fanatismos de cualquier estirpe, especialmente los religiosos o espirituales, los movimientos migratorios y los abusos que de ello pueda surgir, serán dominantes ya desde los meses previos al ingreso solar como todos hemos atestiguado en las noticias en lo que se conoce como la Crisis de Europa. ¿Qué hacer con los inmigrantes y refugiados? Marte tiene un muy buen aspecto hacia el Sol de esta carta y ello garantiza cierto control y acciones que pueden resultar favorables en un principio durante los primeros cuatro meses, pero después, hacia el final de año las cosas se pondrán tan caldeadas y tensas que todo amenazará por volar por los aires, empezando a notarse la tensión sobre el sexto mes de esta carta anual, es decir, hacia septiembre de 2016. Pese a ser una carta tensa, hay suficientes elementos atenuantes como para mantener la situación bajo control, aunque bajo la superficie Plutón muestra que se estarán elaborando planes secretos a poner en marcha para el futuro que descubriremos en el primer bimestre de 2017. Diciembre de 2016 dará las primeras señales del estancamiento y cambio económico que Urano vaticina por su posición y será el tiempo en que veremos las consecuencias de las malas políticas implementadas desde el inicio del año. Una de las promesas de Marte en el Medio Cielo se cumple para el eclipse de luna del 23 en que su línea de descensión atraviesa el corazón de Bruselas, Turquía e Irak, los tres lugares en que hubo atentados explosivos estos días. (Ver mapa)
Calculada para Buenos Aires, la entrada del Sol a Aries muestra su influencia para la nación. El Ascendente cae sobre los 21º del signo de Capricornio dentro de la casa cuatro de Argentina, casa relacionada con las tierras, la minería, su gente y territorio nacional, la oposición política al gobierno reinante. Es casualmente la casa donde Plutón acaba de entrar oponiendo al Sol natal de Argentina en Cáncer, sobre lo que escribí en otra nota. Por un lado es una buena configuración porque muestra cambios políticos que se ponen en marcha sentando nuevas bases y raíces para la nación, sobre todo con la presencia de Saturno en Sagitario que denota lo extranjero y la justicia, pero por otro lado, Venus como regente del Medio Cielo de la carta anual, junto a Neptuno en Piscis y casa tres (comercio, comunicaciones y su infraestructura. vecinos), indica una desilusión y reveses producto de decepciones durante el segundo mes de este año astral, es decir para mayo de 2016. Las cosas amenazarán con salirse de los carriles proyectados y habrá un sentimiento generalizado de zozobra en el pueblo e incluso en los dirigentes nacionales. Esto alimentará las esperanzas de la oposición a recuperar el poder o reafirmar sus acusaciones y se generará un clima enrarecido de chismes y habladurías que aumentarán el caos colectivo y la sensación de que no hay un rumbo claro a seguir. Mayormente esto estará ligado a lo que suceda en los países (o algún país) vecinos. Tenemos hace un tiempo la crisis de Brasil nuestro primer socio comercial en la región y eso impactará en nuestra ya desangrante y caótica economía. Es un año de duras pruebas para el país y su gente, sobre todo en lo económico con una Luna en casa ocho (finanzas, créditos, deudas), pero que a partir del décimo mes del año astral, o sea, para enero 2017, empezará a mostrar las consecuencias y frutos (positivos o negativos) de lo gestionado durante los meses precedentes. Parece ser el tiempo en que empiezan a llegar las asistencias financieras externas y establecerse acuerdos comerciales favorables para la Nación. El déficit fiscal estará más controlado y atenuado, y en materia económica financiera parece empezar a tocar pie y establecerse en una nueva senda. Sin embargo, también coincide con movimientos violentos y discrepancias del lado de la oposición (léase kirchnerismo), poniendo en movimiento una suerte de rebelión e incitación a la violencia popular hacia finales del año astral, para marzo de 2017. Los ajustes en la justicia y las causas sobre la administración anterior y sus relaciones parece ser la causa de tales incomodidades y hostigamiento. Creo que para marzo de 2017 es cuando tendremos noticias claras y definidas sobre lo que hoy se investiga respecto de la corrupción de la década pasada. Gracias.

No hay comentarios.: