29 octubre 2012

Updating mi vida…

Vaya que ha pasado tiempo desde la última vez que me puse a escribir sobre temas de mi vida personal. La  vez anterior escribí sobre mi sentimiento de gratitud hacia mi madre, a un par de días de su muerte en marzo.

Mucho ha cambiado desde entonces en mi vida y no lo había pensado así sino hasta detenerme a escribir, lo que me muestra que escribir es bueno para mi. Debo hacerlo más seguido.

Su ausencia se hizo notar de inmediato. No era su ausencia física, era ella; su modo de ser, su energía, los espacios que su presencia ocupaba en la familia. Es impresionante la cantidad de espacios que ocupaba para cada uno de los integrantes de la familia, no sólo la familia nuclear, sino el resto de parientes que viven desparramados por el país: tíos, hermanas, sobrinos y así…

Pero el motivo no es hablar de mi madre ahora, sino de los cambios que ha generado su partida. Mi padre es el que más lo ha padecido. Es sin duda quien más historia compartía con ella. Uno como hijo no siempre toma dimensión de lo que realmente sucede entre ellos como pareja, cualquier conjetura es una mera fantasía basada en fragmentos y deducciones de la dinámica de relación de estas dos maravillosas personas que me han dado la vida, a quienes llamamos padres.

La rutina se empezó a imponer y creo que todos le dimos la bienvenida. Es curioso como nos reafirmamos en las rutinas.

Poco a poco su nombre dejo de pronunciarse con la frecuencia que solía ser antes. Esos silencios eran rellenados con nuevas corrientes de relación entre los miembros de la familia. Una especie de confesión de cuestiones personales y más profundas se empezó a dar. Cada uno fue tomando un nuevo espacio en la estructura familiar, todos en función de sostener a nuestro padre que aún no se recupera de la depresión causada tras la partida de mi madre. Es curioso como se dan estos cambios y las circunstancias que los invitan a venir, tomando más y más lugar en una nueva realidad, en nuestra vida.

En lo personal, mi vida laboral cobro su viejo ritmo de compromisos y atención a clientes y ocuparme de sus temas, con poco tiempo para los míos, para procesar en serenidad todo lo que desde marzo ha sucedido hasta el presente. El tiempo en que suceden los cambios es tan marcado, de paso tan precipitado que requiere de mayor atención, al menos así lo siento ahora. Tal vez este regreso de Saturno sobre mi Sol natal en escorpio sea quien traiga este nuevo ritmo de vivir la vida, casi como carreteando y pronto a despegar. Pero hay una parte de mi que está serena y expectante de un futuro incierto y desconocido que va sentando su presencia. Siento que vienen situaciones tan nuevas que me lanzarán a tomar decisiones de fondo en mi vida. Mi padre no creo que siga mucho más entre nosotros, al menos ese parece ser su deseo oculto. Este último tiempo está cada vez peor con sus dolores articulares, su estómago sensible y su corazón que no baila siempre al mismo compás.

Hoy pensaba que la partida de mi padre tendrá un impacto mucho mayor en mi vida que la de mi madre. Tal vez por ser el último de ellos en partir. Desde que eso suceda, ya no habrá nadie más a mis espaldas para sostenerme si las cosas no marchan bien. Es como si uno empezara la vida desde cero, sin pasado, cerrando una etapa y viviendo desde otra posición y sintiendo desde otro lugar. No se a cuántos de ustedes les ha pasado, pero en mi caso, la partida de los padres nos impulsa a hacer planes sin ellos en mente. No habrá visitas a almorzar juntos, o reuniones familiares en su casa. Tampoco sonará el teléfono preguntando cómo ha sido el día o golpeando la puerta para compartir un poco de cotidianeidad. Es raro el sentir. No es nostalgia, aunque así pueda sonar; tampoco es tristeza o añoranza. Es un sentir nuevo.

Saturno pasó sobre mi Sol y entró a mi casa 9 a 4º25 de Escorpio el 17 de enero de 1983 en su última visita. En ese año es cuando decidí venir a Bariloche, un poco empujado por mi hermana mayor para buscar un acercamiento con mi padre. Yo era mucho más impetuoso y rebelde durante mi adolescencia y juventud. Ante la moral y conservadurismo cultural de mis padres, yo era la oveja negra de la familia. Por ser gay, por ser astrólogo, por ser un alma errante y libre sobre la tierra. Eso es algo que mi padre nunca pudo permitirse y creo que había algo de envidia en su juicio sobre mi vida  de trotamundos. Yo no sabía lo que era la responsabilidad, me acusaba. No reconocía que las decisiones que tomamos afectan a las personas de nuestro entorno y que había que ser cuidadoso con ellos para no lastimarles innecesariamente, por pura necedad juvenil. Esas cosas me decía mi padre, esa era su enseñanza moral y espiritual. Los altos valores y principios de honradez y honestidad, verdad y justicia, eran las basas de su vida y su columna vertebral, aún lo siguen siendo, aunque la artrosis lo ha obligado a tener que agacharse y bajar la cabeza y encorvar la espalda. Me apena muchísimo verlo así y ver que aún lucha por mantenerse en pié y seguir adelante en la vida, aunque sin ningún incentivo.

Este retorno de Saturno sobre mi Sol activa una cuadratura con mi Saturno natal junto al nodo sur sobre los 4 y 5 º de Acuario en la casa 11, a pocos grados de la 12. También cuadra a Marte en Leo sobre los 8º, casi entrando a mi casa 6, regida justamente por el Sol. Toda la imagen habla de la relación que he tenido con mi padre toda mi vida, en esta y en mis anteriores. De allí la conjunción de Saturno junto al nodo sur en Acuario y Urano, planeta regente de Acuario, ubicado en Virgo (signo de mi padre), en la casa 6 a escasos 4º de la siete.

Como recordaba, fue en el último paso en 1983, sobre los aires de octubre, que vine para estos lados de la Patagonia, en busca de mi padre para intentar una reconciliación y mejor entendimiento mutuo. El destino me fue arriando a establecer mis raíces acá en Bariloche, aunque mi sangre inquieta nunca dejo de recorrer el mundo sobre el que habito. Un gran ciclo se cierra en mi vida, uno nuevo trata de manifestarse somnoliento desde bajo mis pies.

Mi amigo especial, el peke, es parte importante en mi vida. Compartir con el y charlar, cenar juntos, tomar nuestro te después… continuar la charla y cruzar las miradas. Este trabajo también de conocerse y animarse a ir más allá de sus límites, es parte también de un ejercicio que reconozco en mi también. Hay veces que lo miro en silencio y delante de mis ojos desfilan imágenes de mi adolescencia y juventud. Mi mente se lanza en comparativas de posturas mentales, de modos de pensar y proceder, pero al mismo tiempo hay un guión de fondo que me es muy conocido de siempre. Hay una conexión desde el alma, muy linda de sentir y vivir.

Un ciclo se cierra y uno nuevo ha empezado, tímido pero decidido e implacable. Por momentos siento que ahora tendré un mundo basto por delante, pero esa bastedad también me conecta con momentos de soledad, de una soledad profunda y ancestral que me acompaña de siempre en mi vida. No es una soledad que duele ni incomoda, de hecho es una soledad placentera que empuja a soltar condicionamientos externos, es raro, como un salto al vacío. También me causa cierta cosa en el corazón, un sentimiento de dulzura y comodidad mientras mi mente se deja vagar.

Es muy posible que este retorno de Saturno también toque otras fibras en mi vida. Cambios en mi estado general de salud; mi caminar; mi recuperación final.

Ayer he cumplido 50 años!

Sin embargo, me siento mucho más joven que 10 años atrás, cuando caí paralítico. Es como si la vida ahora me invitara a caminar otra vez. Quirón recibe este año próximo la visita de Neptuno en mi carta. Esto establece un trígono a mi Sol natal, regente de mi casa 6, donde está Marte en la puerta. Viene una etapa de esfuerzo redoblado para poder caminar por mí mismo otra vez. Habrá nuevos canales de expresión y una nueva sensibilidad se abrirá en mi. 2013 creo que será el año que permitirá cosechar la siembra en la vida de cada uno, acorde al trabajo que haya hecho cada uno en los años pasados, al menos desde 1998, 1999 con el paso de Saturno en Tauro.

Vamos ver como se va presentando. Creo que empezarán a leer más de mi vida en este tiempo que se avecina y casi ha comenzado.

Gracias.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

alex, te escribo estas lineas antes siquiera de leer tu post, que con sorpresa vi que escribiste justo ayer. Digo asi porque precisamente busque tu blog hoy, hace minutos, horas despues que lo escribas, despues de mucho tiempo sin leerte (lo ultimo que recuerdo tuyo es un post sobre tu mama, me acuerdo que te deje mensaje). Quiero decirte que de alguna manera, en este mundo tan raro en que vivimos, sos para mi como un guru, de verdad lo digo, porque tantas otras veces como hoy que te he buscado en internet, siempre fue con la sensacion de saber que voy a encontrar una guia, un pensamiento, un Otro que se me presenta a traves de sus palabras y que de alguna maravillosa manera, me hace bien, me encauza, me saca un poco la tristeza, o la apatía, o la inquietud... gracias, gracias, gracias... simplemente por existir y escribir. Ahora si, me pongo a leer lo que escribiste ayer, pero realmente me sorprendio esta coincidencia temporal y queria contartelo. Besos enormes, enormes, sin conocerte puedo decir que te quiero! Faustina, Buenos Aires.

Alex dijo...

Hola querida Faustina,

De verdad me llegan mucho tus palabras y es una muestra más de la magia y los milagros que nos rodean en el diario vivir y que muchas veces pasamos por alto si estamos distraídos.

Pues estoy pasando un tiempo especial en mi vida, de planteos y cosas nuevas que se van abriendo paso poco a poco, pero por sobre todo de muchas que van cerrando.

Me enorgullece que lo que aquí vuelco pueda servirle a alguien y arroje algo más de claridad en la vida de un semejante.
Te dejo con un beso grande y quien sabe, algún día quizás nos podamos mirar de frente a los ojos.

Alex

Brisa dijo...

Querido Alex:

¡Qué bueno que has vuelto! Te hemos echado de menos. Justo hace 2 días que terminé de leer tu blog, he necesitado un año…
¡Cuántas cosas han pasado en este tiempo! De hecho, para mí ha sido una tempestad que aún no ha terminado de pasar completamente, sin embargo, saberte “al otro lado” ha marcado una diferencia.
No deja de sorprenderme la existencia y su poderosa fuerza, no nos conocemos, de hecho tenemos vidas muy diferentes y a pesar de eso te siento muy cerca, como un viejo amigo.
Haber recorrido estos años de tu vida a través del blog, haber compartido todos esos momentos, ha creado una especie de vínculo interior difícil de explicar. Me he alegrado y entristecido contigo, aunque tú no lo supieras, incluso he podido sentir el afecto que sólo una larga amistad podría haber creado.
A miles de kilómetros de distancia tu enorme energía transformadora me ha ayudado a avanzar, a volver a conectar conmigo misma. De hecho, hacía años que no escribía sobre mis procesos internos y lo he vuelto a hacer. Al principio para compartirlo contigo, como agradecimiento a todo lo que encontraba aquí, y después como un forma de ahondar en mí misma.
Algún día sería estupendo encontrarnos. Gracias por volver!!

Alex dijo...

Hola querida Brisa,

Qué lindo lo que escribes en tu comentario. A mi me ha dado mucha alegría poder escribir otra vez, retomar el motivo fundamental de este blog. Me encanta saber que no cae en saco roto y que hay personas como tu, que en la distancia saca provecho de mis experiencias, sentires y andanzas. Es muy reconfortante para mi tener esa idea presente.
Tengo mucho aún que compartir y lo seguiré haciendo.

Un beso enorme!!

Alex

Anónimo dijo...

Hola Alex, tienes tanta razón, el hombre tiene una capacidad inmensa de adaptación a las circunstancias, sobre todo cuando vienen a través de acontecimientos tristes, ese Urano en tránsito armónico a tus nodos natales y Saturno y marte está ayudando a que esos cambios se lleven con cierta facilidad, Neptuno también empezara a dar un aspecto armónico a tu sol natal, ayudando en esa tarea y dando un espíritu sereno y calmo, y para el 2014 tu ascendente por dirección y progresión entrara en tauro, entrando en una dinámica bien diferente, y para junio de 2013 la luna progresada entra en tu casa 7, dos años y medio en los que tus relaciones con el otro serán primordiales, me alegro de ver que te sientes tranquilo y sereno, que esperas tener una recuperación total en tus temas de salud, te lo mereces¡
¡Un beso fuerte¡
Lourdes 1801