03 mayo 2012

Liberación Zodiacal–Vittus Valens

Vettius Valens (8 de febrero 120 -175) fue un astrólogo helenístico nacido en Antioquía, hoy ciudad de Antakya, Turquía durante 2l segundo siglo, autor de varios libros que se conocen como Antología (escritos en griego). Un conjunto de nueve libros que escribió entre 150 hasta la fecha de su muerte. Es el tratado de astrología más completo y extenso que ha perdurado desde aquella época y traducidos en un esfuerzo conjunto llamado Proyecto Hindsight que se ocupa de astrología helenística, desarrollada en Egipto y la zona que rodea al mediterráneo después de la conquista de Alejandría. Es la fuente primaria de toda la astrología occidental que conocemos.

Valens era un contemporáneo de Ptolomeo. Ptolomeo era egipcio de nacimiento y romano por adopción y el autor de varias obras; la más conocida es el Tetrabiblos y el primero en reconceptualizar la astrología en términos de Filosofía Natural. Lo curioso de este hombre es que pese a haber escrito sobre astrología, no era un astrólogo practicante. Su obra está considerada como la compleción de la física aristotélica a un nivel sublunar. Su obra no puede ser considerada representativa de la astrología helenística ya que, aparte de ser un revisionista teórico, rechazó gran parte de la tradición astrológica que heredó. Fases de las estrellas fijas fue otra obra conocida de Ptolomeo en la que trata sobre la predicción del clima por medio de la astrología.

Vettius Valens, por su parte, es quien mejor representa la astrología de su tiempo. En su obra cita un gran número de astrólogos que nunca hubieran sido conocidos de no ser por él. Viajó ampliamente por Oriente Medio persiguiendo las fuentes del saber astrológico y gracias a su detallada obra y trabajo, sirvió de base para muchos astrólogos árabes del Medioevo que tradujeron parte de su trabajo al persa.

En esta entrega me gustaría destacar una de las técnicas descritas por Valens en su libro cuarto sobre los diferentes sistemas de “cronocratores” o “señores del tiempo”, llamada Aphesis zodiacal o Liberación Zodiacal.

El término “cronocrator” refiere a cualquier astro o punto en el zodíaco que sea indicador de tiempo o época. La palabra es conocida por la conjunción periódica de Júpiter y Saturno cada 20 años que se conoce como el Gran Cronocrator. La técnica de Liberación Zodiacal es descrita por Vittus Valens como una de las más precisas y poderosas y se la atribuye a un astrólogo helenístico llamado Abram. Los señores del tiempo o Cronocratores es el equivalente occidental al sistema hindú Dasa, donde los planetas sirven en turnos como regentes de una duración dada de tiempo, normalmente incluyendo una serie de sub-regentes que sirven bajo el principal por períodos más cortos de tiempo.

Algunos de estos métodos son generales, investigando la vida como un todo y otros son más específicos y sobre tópicos puntuales.

“Liberación” es un término que aplica a métodos generales de Señores del Tiempo, donde un punto significante se libera de su posición en la carta y se mueve a través de la misma de un modo u otro. En los métodos como las direcciones primarias, el significador liberado se mueve a través de grados sucesivos de la carta natal en un arco continuo, mientras que en la técnica de Liberación Zodiacal el significador se mueve signo por signo en saltos discretos.

La naturaleza del significador determina la clase de información que es revelada por un sistema de señor del tiempo dado. La Liberación Zodiacal usa a los partes árabes o Lots como significador o punto liberado. Valens usa a cualquiera de los dos Lots principales de la astrología helenística, el Lot de la Fortuna y el Lot del Espíritu, pero en principio, no existe razón alguna respecto de por qué no usar cualquier otro Lot.

La postura en la antigüedad sobre los tránsitos era que para que un evento sucediera, el planeta en tránsito debía ser un cronocrator para los tiempos y cuestiones que se buscaran. Es decir, debía ser un Señor del Tiempo para que dé testimonio sobre la vida del nativo y pueda ser oído. En parte, esto puede dar las razones de por qué un tránsito no produce eventos en algunas ocasiones, es decir, se considera “mudo” por no manifestarse de ninguna forma evidente.

Los períodos que pueden obtenerse bajo este método pueden subdividirse hasta en 4 niveles anidados, representando años, meses, días y horas. Esto permite determinar con mucha precisión en qué día y hora determinado cronocrator entra en vigencia y por cuánto tiempo.

Los períodos planetarios usados en la astrología helenística son una especie de ciclo recurrente que involucra a un planeta de referencia (normalmente el Sol) y el planeta objeto. En una fecha dada el Sol estará en cierto grado y Mercurio en otro. La próxima vez que Mercurio esté en el mismo grado y el Sol también esté en su lugar original respecto de Mercurio, un ciclo de Mercurio termina (20 años en este ejemplo).

Todos los planetas tienen períodos durante los cuales dan testimonio sobre la vida del nativo y se derivan de los períodos menores de los planetas, llamados también ciclos de recurrencia. En esto hay que tener en cuenta que estos años no son los que conocemos actualmente sino que se trata de los años egipcios de 360 días. Así, la duración de los períodos menores de los planetas queda:

Sol 19 años

Luna 25 años

Mercurio 20 años

Venus 8 años

Marte 15 años

Júpiter 12 años

Saturno 30 años

Así, a la Luna le toma 25 años egipcios para regresar al mismo grado que tenía en relación con el Sol, a Venus 8 años en “recurrir” con el Sol, etc. Para cuando un planeta llega al final de un período se dice que “pasa” al próximo signo en orden zodiacal.

Ahora, el período superior o dominante de los planetas era considerado el más importante y el que daba la imagen general de dicho tiempo en la vida de un individuo, pero para poder entender por completo las diferentes variaciones posibles dentro de ese tiempo general, se definían subperíodos que eran equivalentes a 1/12 (un doceavo) del largo del período general. Este valor posiblemente deriva de considerar los dos luminares como principales en el cielo, siendo el movimiento aparente lunar 12 veces el del Sol. El mismo principio puede entenderse en el por qué se tomaba al Lot de la Fortuna (Luna) y al del Espíritu (Sol) para esta técnica de Liberación Zodiacal.

Para Vittus Valens, el Lot de la Fortuna era considerado para analizar y buscar los asuntos relativos al cuerpo, la felicidad física y la salud, la estabilidad financiera, etc., mientras que el Lot del Espíritu para cuestiones que uno hace, por ejemplo, trabajo, empleo, carrera, etc.

El Señor del primer período es el regente del domicilio del signo donde se encuentra el Lot o punto específico. Así, si el Parte de la Fortuna está en el signo de Leo, entonces los primeros 19 años de la vida de la persona estarán gobernados por el Sol, después del cual el “liderazgo” sería pasado o entregado a Virgo, administrado por Mercurio por los siguientes 20 años.

Los subperíodos son lo mismo que lo de arriba pero su duración es en meses, preservando la relación de 1/12. Esto significa que si el Sol es el regente de los primeros 19 años, también será el subregente de los primeros 19 meses, luego de lo cual pasa a Mercurio durante los siguientes 20 meses debió a su regencia de Virgo, después Venus los próximos 8 meses debido a Libra, etc.

Así, los períodos conocidos como los años menores son valores usados en la Liberación Zodiacal que determinan los tiempos de la vida, con una excepción a tener en cuenta y es que Saturno al ser regente clásico de Acuario y Capricornio, si el Lot o punto en cuestión está en Acuario, su tiempo será de 30 años pero se reduce a 27 años si estuviera en Capricornio.

Para los períodos mayores, estos valores se toman como años de exactamente 360 días. En los subperíodos, un mes de 30 días es 1/12 del año de 360 días. Para llegar al tercer nivel de subperíodo (días), se toma el valor mensual y se divide por 12. En el caso de Mercurio, por ejemplo, su subperíodo es de 20 meses y el período menor sería 1/12vo de ese tiempo, lo que nos deja con un saldo de 50 días. El último subnivel o Señor del Tiempo de 4to nivel, se tomarían los 50 días y 1/12 de ello nos deja un resultado de 4 1/6 de días, es decir, 4 días y 4 horas.

Una tabla aclaratoria nos dejaría de este modo:

Planeta

Años/Meses

Tercer Nivel

Cuarto Nivel

Sol

19

47.5 días

3 días 23horas

Luna

25

62.5 días

5 días 5 horas

Mercurio

20

50 días

4 días 4 horas

Venus

8

20 días

1 día 16 horas

Marte

15

37.5 días

3 días 3 horas

Júpiter

12

30 días

2 días 12horas

Saturno (Acuario)

30

75 días

6 días 6 horas

Saturno (Capricornio)

27

67.5 días

5 días 15 horas

Para los subperíodos que usan los períodos planetarios como meses, un ciclo completo a través de los 12 signos lleva 17 años 7 meses (en años de 360 días). Ya que el Sol, Luna, Mercurio y Saturno tienen períodos más largos que eso, los 6 signos que rigen tendrán más de 12 subdivisiones. Al dividir estos 6 signos (Leo, Cáncer, Géminis, Virgo, Capricornio y Acuario), cuando doce subperíodos se han completado, en vez de con el signo que sirvió como subperíodo, se salta a su opuesto y se continúa desde allí. Por ejemplo, cuando se subdivide Cáncer como un período mayor, el primer subperíodo es Cáncer y el doceavo subperíodo es Géminis. El decimotercer subperíodo en vez de retroceder a Cáncer es, en cambio, su signo opuesto Capricornio. Acuario es el subperíodo decimocuarto, Piscis el decimoquinto y así hasta llegar al final del ciclo de 25 años de Cáncer bajo la Luna.

En Leo ocurre cuando el período menor cambia de Cáncer a Acuario; En Virgo cuando cambia de Leo a Piscis; en Capricornio, desde Sagitario a Cáncer; en Acuario de Capricornio a Leo; y en Géminis de Tauro a Sagitario.

El tiempo o momento en que este salto sucede se llama “La pérdida de la atadura” y marca un punto significativo en el ciclo.

Con esta técnica hay que tener muy presente que los años a los que hace referencia cada planeta no se corresponden con fechas de la actualidad. Como dije antes, se trata del año egipcio de 360 días. Si uno comienza un período el 1/1/2012 en Cáncer, en vez de terminar el período luego de 25 años como marca la Luna, el período de Leo empezaría el 22/08/2036 en vez del 1/1/2037. Esto es porque la Liberación Zodiacal utiliza un año de 360 días y no el año solar de 365,25 días. Los meses son exactamente 1/12 de un año de 360 días o 30 días. Corresponde con la duración de los signos en 30 grados dentro de una rueda de 360º. Si uno hiciera el cálculo mentalmente, uno puede ignorar la diferencia porque llevaría 70 años acumular una desigualdad de 1 año. Uno mantendría un desfasaje de un mes por cada 5 años y 10 meses.

Para convertir un año de 360 días al año calendario civil actual de 365 días es muy sencillo. Simplemente se multiplica el número de 360 días por año por 360 para obtener el resultado en días, luego se divide ese resultado por 365,25 para obtener el número en años normales (365,2422 para una mejor aproximación). El problema tal vez surge al tratar con los años bisiestos y los meses desiguales de nuestro calendario, pero nada que no pueda ser resuelto por medio de un par de cálculos.

En la astrología helenística los Lots (Partes árabes), eran un componente muy importante del sistema original. Los más usados eran el Lot de la Fortuna y el Lot del Espíritu. Los Lots más comunes se encuentran tomando el arco eclíptico entre dos planetas y proyectando un arco igual a partir del Ascendente. El Lot es el otro extreme de este arco. Para muchos Lots, el cálculo difiere si se trata de nacimientos diurnos o de nacimientos nocturnos. A diferencia de los planetas que cada uno tiene varios significados, los Lots son muy concretos y especializados: el Lot de la muerte, del matrimonio, del padre, de la enfermedad, de la acusación, del juicio, etc. Un Lot representa el poder de un planeta en un sentido específico. El sistema de Lots generado al tomar uno de los planetas en relación con cada uno de los seis clásicos restantes, representa la distribución de los múltiples significados de ese planeta en diferentes lugares de la carta, de este modo los significados planetarios se pueden estudiar de forma separada.

El Lot de la Fortuna se encuentra tomando el arco eclíptico desde el Sol hacia adelante en el sentido de los signos hasta la Luna y proyectando un arco igual a partir del grado del Ascendente. Para un nacimiento nocturno, se toma el arco eclíptico de la Luna hacia adelante hasta el Sol y se proyecta a partir del grado Ascendente. Claro que para estos cálculos es preciso tener una hora natal lo más exacta posible para determinar el grado justo del Ascendente. Otro método es invertir la dirección de proyección que se extiende desde el Ascendente en sentido contrario. De cualquier manera da el mismo resultado.

El Lot del Espíritu se calcula tomando el grado eclíptico desde la Luna hacia adelante en el orden de los signos hasta el Sol, luego se proyecta un arco igual a partir del grado del Ascendente. Para una carta nocturna, se toma el arco desde el Sol hacia la Luna y se proyecta desde el Ascendente.

Acá se puede notar que el algoritmo para la fortuna en una carta diurna es el mismo que el del Espíritu para una natividad nocturna y viceversa. Se puede ver que hay una relación directa entre un Lot y el otro, de hecho sus posiciones son simétricas una de la otra en referencia al eje Ascendente-Descendente. Esto nos revela que bajo un nacimiento en Luna Nueva, el Lot del Espíritu y de la Fortuna están ambos sobre el grado del Ascendente y sobre el Descendente para un nacimiento en luna llena.

El Lot de la Fortuna singulariza el significado de fortuna de la Luna y representa la asignación total de las cosas buenas o malas que nos caen como organismos físicos o entidades biológicas, o que entran en nuestras vidas humanas independientemente de nuestras acciones. Así, la Liberación Zodiacal puede usarse con este Lot para investigar la salud y las heridas del cuerpo así como el resultado de las acciones que tomamos en respuesta a lo que nos acontece o sufrimos. El Lot de la Fortuna se llama también el Ascendente Lunar y se usa para establecer un sistema de casas de signos enteros diferente de las casas natales (a menos que la Fortuna esté ubicada sobre el signo Ascendente, en cuyo caso serían iguales). Para esto, la primera casa es el signo donde se encuentra la Fortuna. La práctica helénica estudia los Lots o Partes árabes en el sistema de casas de la Fortuna.

Por otro lado, el Lot del Espíritu aísla el significado del Espíritu del Sol, y significa el poder del Sol de elevarse o despertarnos a la acción. La Liberación Zodiacal a partir de este Lot se puede usar para estudiar el trabajo, la carrera o el resultado de las acciones llevadas a cabo como resultado de elecciones conscientes o la voluntad en general.

En esta técnica la consideración más importante es la ubicación del signo que representa los tiempos o período, si es angular, sucedente o cadente a partir del Lot del Espíritu o la Fortuna. Esto es particularmente importante para el espíritu porque denota los momentos de éxito, nombramientos distinguidos, reconocimiento o salir a la fama o notoriedad que sucede cuando el Aphesis alcanza el décimo signo a partir del Lot de la Fortuna. Otra cosa importante a considerar es el estado del domicilio del Señor del Tiempo en cuestión. Valens usaba la palabra “chrematistikos” que en la traducción de Schmidt significa “ocupado” o “parlante”. Así encontramos períodos que son naturalmente más ocupados o que dicen más cosas que otros. Los signos cadentes en particular quizás no tengan mucho que decir a menos que esté involucrado un “maléfico”. Valens decía que los maléficos son más potentes que los benéficos. Quizás el desconocimiento de las causas psicológicas detrás de esto sea el por qué de tal aseveración.

Con esta técnica se puede dividir la vida en climas propios de cada planeta según su naturaleza.

Gracias

1 comentario:

Anthony Louis dijo...

Gracias por esta excelente explicación. He incluido el enlace en un breve artículo que escribí sobre la liberación zodiacal para la página web Campus Astrología en http://www.campus-astrologia.es/la-liberacion-zodiacal/