23 junio 2011

El nacimiento de una serie Saros: 156.

Los eclipses, como muchos lo saben, suceden cuando la Tierra se interpone en el camino entre el Sol y la Luna (eclipses lunares), o cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra (eclipses solares).

La periodicidad y recurrencia de los eclipses solares está gobernada por el ciclo de Saros, un período de aproximadamente 6.583,3 días, equivalente a 18 años 11 días y 8 horas. Cuando dos eclipses están separados por un período Saros, comparten una geometría muy similar. Esto significa que ambos eclipses suceden en el mismo nodo, con la Luna a casi la misma distancia de la Tierra y en el mismo período del año. Por eso, el ciclo de Saros es muy útil para organizar los eclipses en familias o en series. Cada serie dura aproximadamente entre 12 a 13 siglos y posee cerca de 70 o más eclipses. Cada serie de Saros empieza con una serie de eclipses parciales cercano a una de las regiones polares. La serie entonces va a generar un puñado de docenas de eclipses centrales antes de culminar con un grupo de eclipses parciales cerca del polo opuesto de dónde tuvo su nacimiento.

El eclipse venidero del 1ro de julio de 2011, corresponde al primer eclipse de la serie Saros 156, por lo que se trata del nacimiento de una nueva serie. Todos los eclipses de esta serie ocurrirán en el nodo sur (descendente) lunar y se irán moviendo hacia el norte con cada eclipse.

saros 156

Esta serie empieza con un eclipse parcial en el hemisferio sur y culminará en el hemisferio norte el 14 de julio del año 3237. Por esto, la duración total de la serie de Saros 156 es de 1226,05 años.

Primer Eclipse = 01 de Julio 2011 08:39:30 TU

Último Eclipse = 14 de Julio 3237 10:57:04 TU

Duración de Saros 156 = 1226,05 años.

El Saros 156 está compuesto de 69 eclipses solares que son como sigue:

Eclipse Tipo

Símbolo

Número

Porcentaje

Todos los eclipses

-

69

100.0%

Parcial

P

17

24.6%

Anular

A

52

75.4%

Total

T

0

0.0%

Híbrido

H

0

0.0%

Durante cientos de años la serie Saros 156 se moverá lentamente hacia el norte con caca eclipse subsecuente, desplazándose a sí mismo 120º hacia el Oeste y hacia el Norte por cerca de 300 Km. Finalmente morirá en el Ártico, cerca del polo norte el 14 de julio de 3.237.

solar 1julio Amén de la información técnica sobre esta serie, los eclipses, al estar agrupados en familias, llevan consigo el significado semilla de lo que producen o despiertan en el globo. Si bien son de efecto planetario, algunas áreas son más vulnerables a su influencia que otras y puede anticiparse en el tiempo dónde producirá mayor efecto. El clima social, político y telúrico del momento del inicio de una serie, suele incrementarse hasta la maduración de la serie a partir del primer eclipse total. Es comparable a los ciclos planetarios y cuando éstos forman una conjunción (estado potencial de semilla), y evolucionan hasta la oposición, antes de luego decrecer en su etapa menguante. Del mismo modo podemos estudiar los efectos e impacto en el correr de los siglos por parte de los eclipses.

julio 1

Las líneas de influencia de este eclipse barren el norte de Norteamérica, descendiendo por el Atlántico y tocando la punta noreste de Brasil para ascender cruzando Australia e islas aledañas y rozar el sur de al costa de Japón donde ocurrió el último terremoto. El nodo lunar cruza por encima de Tokio, Río de Janeiro, Caracas, islas del Caribe y finalmente las Carolinas en Estados Unidos, donde asciende para perderse en Alaska.

Esas localidades y sus intermedias son las más propensas a recibir el impacto de este primer eclipse de la serie Saros 156, por lo que los eventos que sucedan en una ventana de tiempo de hasta 4 días antes y 4 después, serán de marcada notoriedad durante el desarrollo total de la serie a lo largo de los siglos.

Es un eclipse que comparte el trayecto de la línea horizontal de Plutón, especialmente sobre Perth y Darwin en Australia, Río de Janeiro en Brasil y la costa este del norte de Estados Unidos con el límite con Canadá, sobre Boston. Otras líneas que cruzan la tensión de esta formación corresponden a la de Urano sobre Brasilia y Río de Janeiro, oponiendo a la de Saturno que cruza cerca de  Melbourne en Australia y Tokio en su extremo norte.

Sobre la línea meridiana de la conjunción Sol-Luna, hacia el norte, destacan las ciudades de la Meca, Teherán (Irán) y Moscú al norte de Rusia. Esto no descarta eventos en los puntos intermedios, claro.

Ahora resta esperar el desarrollo de los eventos para poder definir más certeramente, qué tipo de eclipse es este. Mientras tanto, lo que ya estamos en condiciones de aseverar es que dada la tensión entre la T-cuadrada entre Saturno-Urano y Plutón, este eclipse no debería pasar desapercibido.

 

No hay comentarios.: