04 abril 2011

Neptuno, Plutón y Quirón

Creo que es potable suponer que los planetas también tienen una carta natal así como los países, personas, empresas, o cualquier evento que pueda ser registrado en el tiempo y espacio. Claro que los planetas existen desde mucho antes que la humanidad pero si entramos en un pensamiento filosófico, podríamos suponer que los planetas existen a partir de que nos hacemos conscientes de ellos y de su influencia en nuestro mundo. Como se trata de planetas grandes que afectan de modo generacional, entiendo que sus cartas tienen más que ver con los cambios en la humanidad y las relaciones que estos planetas tienen con los ciclos de cambios sociales, que con los planetas en sí mismos.


Pero para cada una de estas cartas es interesante ver en qué casa cayó el planeta en cuestión para poder entender cómo opera en su influencia social. Esto supone que estos planetas tienen un significado muy puntual para nosotros, más allá de su significado general dentro de la astrología moderna: Plutón como el planeta que gobierna el inframundo y las transformaciones profundas, Neptuno como el dios de las profundidades oceánicas y aquellas situaciones conectadas al imaginario, la fantasía o la trascendencia espiritual (sólo para mencionar algunos).


Dentro de la carta de estos planetas también tenemos que considerar como prioritaria la casa en la cual se encuentra el Sol ya que es el eje central en torno al cual revolucionan.


clip_image002


Para el descubrimiento de Plutón, se encontraba en el signo de Cáncer dentro de la casa 12 de su propia carta y coincidentemente el Sol se ubicaba en el signo de Acuario en la casa ocho, ambas casa de agua. Dentro de la astrología moderna la casa ocho es natural de este planeta por analogía a su regencia sobre el signo de Escorpio. La combinación de ambas casas/signos muestra un poco lo que representa Plutón para la humanidad. Por un lado el signo de Cáncer asociado a la Tierra misma, nuestro hogar, y la profunda transformación que traería (casa ocho) bajo el riesgo y amenaza de destrucción del planeta. Sin embargo esta amenaza queda como potencial latente y oculto (casas 8-12), mientras se instaura con el descubrimiento de la energía atómica (regida por Plutón) como una cuestión de orden colectivo (casa 12). La presencia del Sol en el signo de Acuario pero dentro de la casa ocho, hace alusión a la profunda transformación que a partir de este momento ocurriría en el planeta con el manejo de la energía atómica como descubrimiento por parte de la ciencia (Acuario) en su vertiente oscura (casa ocho), la bomba (Luna en casa 4 en cuadratura a Marte).


El Sol de la carta de Plutón lo encontramos a 29° de Acuario en oposición a Neptuno en el signo de Virgo. Actualmente el tema de la energía atómica está pasando por una crisis producida por el tsunami (Neptuno) de Japón para el momento en que Neptuno hace conjunción con el Sol de la carta de Plutón. Pero existe también una interesante conexión con esta posición y la de Neptuno respecto de su ubicación en su propia carta, presente a los 26° de Acuario.


Neptuno es el planeta que nos induce a la fascinación, al trance hipnótico, nos subyuga bajo su influencia, y en las dos cartas lo encontramos relacionado con el signo de Acuario en alusión a la futura visión científica de la humanidad, y en Virgo como la tecnología que sigue a su despertar.


clip_image004


Neptuno está en conjunción a Saturno en la casa 10. Fue descubierto en el año 1846 en el momento en que la ciencia y la tecnología que desarrollaba se encontraban en aumento. Hay una enorme cantidad de ambición científica en torno a Saturno en Acuario en la casa 10, y Neptuno sugiere tanto el lado imaginativo como el fascinante que lo involucra.


Plutón en la carta de Neptuno está opuesto al nodo norte, y Venus se ubica en el signo tecnológico de Virgo, siendo dispositor del Sol en Libra como agente dador de equilibrio.


Se puede ver que hay un número importante de cruces y repeticiones en estas dos cartas que tienen que ver con la Tierra, su destrucción y fascinación con la ciencia y tecnología. Además, los dos planetas que más relacionados están con el mundo natural son la Luna y el asteroide Ceres. La Luna de las dos cartas están en conjunción (en el signo de Plutón, Escorpio) y Ceres de las dos cartas están también en conjunción. Si esto no resulta sobresaliente, me pregunto que lo podrá ser.


clip_image006Plutón fue descubierto bajo el retorno de la Luna y de Ceres en la carta de Neptuno. Los dos marcadores astrológicos básicos son Plutón en Cáncer y Neptuno en Acuario, que pueden ser interpretados como la fascinación con la ciencia seguida de la destrucción/transformación de la naturaleza (siguiendo el orden cronológico de sus descubrimientos).


Ejercitando un poco más en este juego astrológico, si levantamos una carta compuesta entre las cartas de Neptuno y Plutón, siguiendo la actual línea de pensamiento, encontramos que Urano (ciencia) está en la casa 10 en cuadratura al signo de Cáncer (la Tierra misma) sobre el ascendente. Aquí entra un nuevo participante al juego que es Quirón en una amplia conjunción al nodo norte, así como lo hace en la carta de Plutón y también en la carta natal de la primera reacción nuclear controlada. Éste aspecto advierte sobre el peligro de los daños que no pueden ser revertidos. Quirón también se encuentra oponiendo al Saturno científico en Acuario, junto al nodo sur. Ceres hace conjunción con Plutón y la Luna (regente de Cáncer) está en el signo de Plutón y hace conjunción a Urano, una vez más, resaltando los temas de la tierra, la destrucción y la ciencia.


En el último año y medio o dos, como mencioné en otro artículo, Neptuno ha regresado a su posición para el momento de su descubrimiento. Aproximadamente dentro de cinco años Plutón llegará al punto opuesto que ocupaba en el momento de su descubrimiento por primera vez. En vista de los recientes acontecimientos con la planta nuclear de Fukushima en Japón y la contaminación (Neptuno) radiactiva (Plutón), parece estar operando un proceso de búsqueda de equilibrio y balance en relación a nuestro genio científico y los asuntos del medio ambiente.


clip_image008Por otra parte, Quirón, el asteroide asociado tanto con la sanación como con la herida, fue descubierto el 01/11/1977 y se encontraba en la casa cuatro (casa canceriana) y en el signo de Tauro (signo amante de la tierra, exaltación de la Luna). Así como con Neptuno, Plutón estaba en conjunción con el nodo y también en el medio cielo en el signo de Libra (balance). Ceres y la conjunción Sol-Urano estaban en el signo de Plutón, Escorpio, y la Luna estaba en su propio signo de Cáncer en cuadratura a Plutón y al nodo. Otra vez nos topamos con el tema de la ciencia (Urano), la Tierra y su destrucción. El par Plutón-Nodo sobre el Medio Cielo en cuadratura a la Luna canceriana parecen estar dando un mensaje de urgencia y advertencia sobre la situación. Por otro lado, Quirón era un centauro y la carta de su descubrimiento despliega un ascendente en Sagitario y la cercanía de Júpiter (exaltado) junto a la Luna en Cáncer.


Al mismo tiempo esta carta parece apuntar hacia una solución, una sanación. Quirón está opuesto a Urano (ciencia) exaltado en Escorpio, que junto al Sol está en trígono a la Luna y a Júpiter exaltado en Cáncer. Esto sugiere una base de armonía. Una armonía entre la naturaleza (la Luna) y la ciencia (Urano), pero sólo una vez que la ciencia haya emprendido el camino de transformación que requiere Escorpio. Por lo general la ciencia tiende a ser embriagadora y fácilmente puede tender a ignorar los valores del mundo natural. Escorpio se presenta como el agente regulador del equilibrio, aunque no de un modo armonioso como resulta en el signo de Libra, sino por medio de profundas crisis. Escorpio trata sobre ver la realidad cruda como se presenta y en esto puede llegar a ser salvaje en sus formas de inducir la transformación. Plantea la idea de que es posible la salvación y búsqueda de equilibrio pero sólo como consecuencia final de haber llevado a cabo una revisión profunda de nosotros mismos como sociedad tecnológica (casa 11). En esto vemos que la carta de Quirón es de algún modo optimista y nos dice que las cosas pueden ser arregladas fácilmente, pero tenemos que estar dispuestos a adentrarnos en el mundo oscuro de Plutón.


Como mencioné antes, ya hemos tenido el primer regreso de Neptuno y estamos muy próximos a la primera oposición de Plutón; después de lo cual sigue el primer regreso de Quirón como agente sanador. Posiblemente esta crisis en Japón sea un llamado a despertar y comenzar a transitar el camino que nos saque de las oscuras tinieblas escorpianas y nos conduzca a horizontes de prados verdes y luminosos, de la mano de una ciencia y tecnología que contemple las necesidades de nuestra hermosa madre tierra.

No hay comentarios.: