16 septiembre 2010

Tiempo de despegar!

Creo que perdí la cuenta de cuándo fue la última vez que me senté tranquilo a escribir algo personal en este blog.
Últimamente estaba subiendo algunas cosas que sacaba de acá o de allá y que me llegaban por su contenido o belleza o enseñanza y quise compartirlo con otros que pudieran gustarle. Pero ahora hace algo más de 15 días que prácticamente no trabajo. No es que he dejado de hacerlo pero decidí tomarme un tiempo para mi mismo, aprovechando que mi amigo Roberto se iba de vacaciones con su mujer y me pidió si podía cuidarle la casa. Pues aquí estoy, en casa de Roberto, como lo estuve hace varios años atrás que me quedé y escribí varias cosas desde esta misma computadora. Me parece un siglo desde entonces y seguramente han pasado sólo un par de años, a lo sumo tres, no lo recuerdo...

Esta decisión de dejar de trabajar, debo confesar que dudé en hacerlo aunque en un instante me vi aquí, descansando y disfrutando de la vista al lago e isla Huemul, acostado sobre la alfombra peluda y elongando mis piernas y mi cuerpo, siempre acostumbrado a pasar hora enteras sentado frente a la computadora, que la visión decidió por mi desde el centro de mi pecho. Sin embargo hace ya casi dos semanas de estar acá y aún no me he podido relajar por completo. No es falta de tiempo ni de silencio, sino de costumbre, tal vez. Me doy cuenta que trabajé muy intensamente los últimos años y eso, claro, me ayudó a juntar algo de dinero y expandirme en mi clientela hacia otros continentes y lugares, pero de verdad me siento casado del esfuerzo diario y la falta de movimiento, de poder estar al aire libre, caminando, subiendo una montaña o limpiando el jardín de yuyos y esas cosas.

Me doy cuenta que necesito de todo eso mucho más de lo que creí necesitar. Empiezo a darme cuenta también de mis resistencias generadas por el hábito y cierta lasitud en mi voluntad para moverme y ejercitar. Es raro y me cuesta ponerlo en palabras, pero es como si mi mente hubiera urdido una imagen diferente de quien en realidad soy y la hubiera superpuesto a mi verdadera naturaleza, como para apaciguar el dolor y ayudarme a aceptar el impacto que fue la parálisis, ocho años atrás. Pero ahora siento que ya aes hora de retornar a mi interior, mi fuente y energía para salir y finalmente caminar y dejar esta etapa definitivamente atrás.
Siento que hay energías que se están movilizando dentro de mí y una de ellas es mi vida amorosa, estar con alguien recostado junto a mi o simplemente planificando un viaje, disfrutando de una película o alguna de esas cosas que me gusta hacer cuando estoy con alguien especial.
Ese movimiento de energías ha dado forma a circunstancias que empiezan a apuntar en esa dirección por primera vez en muchos años y es muy nueva la sensación para mi. Han aparecido fuertes temores y pequeños ataques de ansiedad y nerviosismo que había olvidado y me hace sentir más vivo, mientras que se empieza a dibujar un nuevo mapa de ruta frente a mis pies.

Estoy rodeado de un grupo de amigos muy especiales con quienes trabajo. Todos ellos mucho más jóvenes que yo y hace un par de años largo empecé a trabajar con ellos en esta modalidad de terapia energética para ayudarles a resolver cosas internas según sucede y se manifiesta en sus cartas natales. Un modo de acompañar los tránsitos planetarios y aprender a reconocerles y ver sus flujos y oleadas, sus ciclos e intensidades para que puedan manejarse bien y en armonía con el menor dolor posible y dándole conscientemente un impulso evolutivo.
El trabajo con estos chicos fue un trabajo simultáneo para conmigo también. Justo una edad (entre 18 y 25 años) que fue ciertamente convulsionada y con dolor en mi vida. Es como si estuviera sanando cosas interiores profundas que me pertenecen, pero a través del trabajo con ellos en sus sesiones individuales.

No se dan una idea de lo bien que me siento en este momento que escribo y comparto estas cosas con ustedes, allá en algún sitio de este hermoso planeta.
Siento que mi garganta se expande y el aire entra con más firmeza y fuerza, mi pecho es capaz de inhalar más aire y henchirse. Definitivamente se siente bien.

Ya puedo sentir las vibraciones de que el amor se acerca a mi otra vez. Que he logrado abrirme y dar paso a que se manifieste una vez más. De allí el nerviosismo y la ansiedad que cada tanto me invaden desde hace una semana. Para este cumpleaños que viene tendré a Venus retrógrada muy cerca de mi Sol en Escorpio. Venus, planeta del amor y el placer, estaba en ese signo para cuando nací. Este retorno retrógrado no sucede muy a menudo y se da cada muchos años.

Hoy, después de ducharme, observaba mis piernas y noté que la musculatura estaba creciendo y marcándose más. Eso es gracias a caminar mucho más durante el día, acá en esta casa que es mucho más grande y me fuerza a moverme más. También el ejercicio que estoy haciendo en mi gimnasio personal.

En fin, tiempo de cambios y movimiento. Ya mi corazón se ha decidido por mover.




6 comentarios:

chat porno dijo...

Fantástico. Yo también quisiera sentarme a disfrutar de mi existencia. Parar un tiempo, pero..
Qué dificil es, a veces, poder disfrutar de las cosas sencillas de la vida.

Witcha dijo...

Puedo sentir que estàs bien, y que vas mejor...Tu alegrìa es contagiosa!
Gracias Alex,Bss y Luz,

Alex dijo...

Chat Porno, Witcha,..

Muchas gracias por sus palabras, me llenan de ánimo.

Un fuerte abrazo a ambos.

el navegante dijo...

Wow, wow, ¡qué alegría saber tanto de ti y ser testigo de lo humano que eres! Entiendo lo que dices con respecto a que tu mente se había formado una imagen distinta de ti como para protegerte emocionalmente del impacto que supuso tu parálisis. De hecho, ahora entiendo esa sensación que percibía de ti como de cierta rigidez interior, aunque está claro que nos adelantes a todos a nivel vibratorio como varios años luz, ¡está claro! Creo que este nuevo periodo va a ser muy enriquecedor y muchos diamantes van a salir a la luz y a brillar. :D ¡Qué suerte poder presenciarlo y absorber un poquito de la luz que se desprenda de ti! ;) ¡¡Besooos!!

Anónimo dijo...

Admiro tu capacidad para volcar en palabras todo lo de adentro. De todo corazón quiero que encuentres lo que buscás.
Besos : Puri

Brisa dijo...

Lo mejor de este blog, sin duda, las entradas personales. Es estupendo compartir tus procesos, no dejes de hacerlo.