10 agosto 2009

Cuarta Dimensión

Hay siete sub-planos de la cuarta dimensión. Cada sub-plano resuena con una frecuencia diferente. Los sub-planos más altos resuenan con frecuencias más elevadas y los sub planos más bajos resuenan con frecuencias más bajas. Con las frecuencias más altas en el tope, los planos son:
Causal/Plano Espiritual= pensamiento abstracto y la forma Humana Superior.
Plano Mental= Pensamiento concreto y mente inferior.
Astral/Plano Emocional= Emociones.
Reino de las hadas= Imaginación, descanso y recreación.
Plano Astral Inferior= Miedo y emociones negativas.
Plano Etérico= Interfaz entre la tercera y cuarta dimensiones.

Cada uno de los sub-planos dentro de la cuarta dimensión tiene su propio grado correspondiente de materialidad y condición de la materia. De hecho, dentro de cada sub-plano hay distintas realidades de frecuencia que gradualmente ascienden en racha vibratoria.
Por ejemplo, el Plano Astral/Emocional tiene muchos sub-planos dentro que van desde la más baja vibración donde hay más miedo que amor, hasta una vibración más alta donde hay más amor que miedo. Sin embargo, estos planos diferentes no están separados como libros apilados en una estantería. Cada sub-plano penetra a los que tiene lindando por encima y por debajo.
Todas las cuatro realidades dimensionales se superponen. Las realidades dimensionales más altas se extienden más allá de la Tierra y las realidades dimensionales más bajas están más cerca de la Tierra. De hecho, los sub-planos astrales más bajos están justamente aquí sobre la superficie de la Tierra pero son de una vibración más alta.
Sin embargo, debido a que la cuarta dimensión está "fuera de fase" respecto de nuestra percepción de la tercera dimensión, no estamos conscientes de ello. En la medida que la gente empiece a elevar su consciencia, estas percepciones se harán gradualmente más receptivas a la realidad de una frecuencia más alta. Entonces empezarán a ver y escuchar lo que otros no pueden. Esto puede ser muy inquietante para alguien que no tenga una guía adecuada.
Los mundos interiores de la cuarta dimensión son tan vastos e ilimitados como nuestra imaginación. Sin embargo, la cuarta dimensión NO es sólo nuestra imaginación, es muy real. Dentro nuestro está el poder latente de percibir, responder y viajar a través de esta dimensión. Todos tenemos "cuerpos" encima de cada uno de los cuatro sub-planos dimensionales en los que viajamos. Eso significa que, seamos conscientes de ello o no, todos tenemos un cuerpo etérico, un cuerpo astral/emocional, un cuerpo mental, un cuerpo causal/espiritual, que es nuestra presencia Yo Soy, y una vida en el mundo de las Hadas.
Cuando encarnamos en la tercera dimensión, todos estos cuerpos superiores también están vivos y nos sirven de espejo y equipo de soporte. Cuando viajamos en la cuarta dimensión, lo hacemos en el cuerpo que resuena con ese sub-plano o uno más alto. En otras palabras, podemos viajar a través del Plano Astral en nuestro cuerpo astral o en nuestro cuerpo mental o en el causal.
Es mejor viajar por los sub-planos inferiores en nuestros cuerpos de más alta frecuencia, ya que podemos necesitar la mayor luz de nuestros cuerpos superiores que nos sirva de protección. Esta protección es especialmente necesaria en el Plano Astral Inferior. La luz y amor de nuestros cuerpos superiores es la mayor protección para la oscuridad y miedo de los sub-planos astrales inferiores.
Moverse entre un sub-plano y otro no es como moverse en la Tierra de la 3D. En cambio, necesitamos pensar en términos de transferir nuestra consciencia desde una realidad a otra. Cuando transferimos nuestra consciencia a otra realidad, gradualmente respondemos menos a las percepciones de la realidad en la que estamos y respondemos más a las percepciones de la realidad a la que estamos viajando.
Todos hemos tenido esta experiencia cuando lentamente caemos en sue o al dormir. Primero estamos más conscientes del mundo físico, luego, despacio, casi sin darnos cuenta, tenemos destellos de un "sueño". Por lo general estos flashes vienen mientras todavía estamos despiertos. Eventualmente, al mundo físico se lo percibe en "flashes" y nuestro mundo de "sue o" se vuelve predominante.
Este mismo proceso acurre cuando meditamos. Mediante la meditación podemos elevar nuestra consciencia hacia una vibración más alta enfocando nuestra consciencia en las dimensiones superiores.
Navegamos a través de la cuarta dimensión combinando nuestros sentimientos y emociones con intenciones y pensamientos. Nuestros sentimientos e intenciones crean una frecuencia de consciencia correspondiente.
Los estados más altos de consciencia resuenan con una frecuencia más alta, mientras que los estados más bajos de consciencia lo hacen con frecuencias más bajas. Es nuestro estado de consciencia el que crea nuestras expectativas. Nuestras expectativas dirigen nuestras percepciones para experimentar la realidad en la que nuestro estado de consciencia crea.
Por ejemplo, si sentimos dicha y felicidad, nuestra consciencia se elevará a una frecuencia más alta. En este estado de consciencia esperaremos experimentar amor y armonía. Nuestras expectativas dispondrán nuestras percepciones para esa frecuencia. Entonces experimentaremos la realidad que vibre con la frecuencia de ese estado de consciencia, expectativas y consecuentes percepciones.
Por el otro lado, si estamos enojados o con miedo, nuestra consciencia disminuirá. Desde este nivel de consciencia vamos a esperar luchas y complicaciones. Nuestras percepciones se calibrarán con esa frecuencia y entonces experimentaremos esa realidad.
Esta dinámica también se aplica al viajar a través de los distintos niveles de la tercera dimensión. Hay muchas realidades de la tercera dimensión resonando con diferentes octavas/frecuencias de la realidad de la 3D, así como hay diferentes octavas de la realidad de 4D.
Nuestros niveles de consciencia disponen nuestras creencias sobre lo que esperamos de la vida. Entonces, nuestras expectativas calibran nuestras percepciones para percibir aquella con la que encajen esas creencias. Nuestra experiencia de la vida está dictada por las frecuencias con las que están calibradas nuestras percepciones.
Un indigente tiene un estado de consciencia de "supervivencia". Esperan tener frío, hambre y estar solos. Por ello, sus percepciones están enfocadas en juntar alimento y encontrar cobijo.
Por otro lado, una persona auto-realizada ha aprendido a sobrevivir en el mundo con la comodidad suficiente para tener tiempo y energía para perseguir empresas espirituales, artísticas y filosóficas. Perciben un día hermoso para una caminata, una buena obra en su teatro favorito y las actividades corrientes del mercado de valores. Hay que entender que para la mayoría de la gente, la experiencia externa es la que parece dirigir sus vidas y por eso "creen" que carecen del poder o la habilidad para cambiar su "realidad". Están adoctrinados por las creencias externas y por ende ven la realidad como algo inamovible, sin caer en cuenta que de ellos depende el mundo que viven.
Una persona auto-realizada y un indigente podrían estar parados uno junto al otro y a su vez en realidades diferentes. Así como las realidades de la tercera dimensión varían desde el indigente hasta la persona auto-realizada, las realidades dentro de la cuarta dimensión varían desde el Plano Astral Inferior al Plano Causal/Espiritual.
Pese a que navegamos la cuarta dimensión combinando nuestros sentimientos e intenciones, si no están en sincronía con la frecuencia a la cual deseamos viajar, no llegaremos a ese plano.
Por ejemplo, si intentamos ir al Plano Causal pero tenemos miedo, ese miedo va a limitar nuestra racha vibratoria, por ende, nuestra consciencia. Consecuentemente, sería más probable que nos encontremos en los sub-planos astrales inferior o medio que en el Plano Causal.
Nuestra intención también dirige nuestro destino. Si viajamos dentro del Plano Astral/Emocional con la intención de da ar a alguien, nuestro nivel de consciencia resonará con el Plano Astral Inferior donde el miedo y el enojo abundan.
Por otra parte, si entramos en el Plano Astral/Emocional con la intención de servicio y amor, nuestro nivel de consciencia resonará con los sub-planos astrales superiores donde hay más amor y luz.
Si viajamos dentro de la cuarta dimensión con la intención de aprender más sobre la verdad cósmica y comunicarnos con seres superiores, nuestra consciencia resonará con el Plano Mental y/o Causal donde nos aguarda la iluminación.
Claro que elevar nuestra consciencia a las realidades más elevadas de la cuarta dimensión no es una tarea fácil. Requiere mucho entrenamiento, disciplina y por sobre todo, AMOR.
La cuarta dimensión comienza acá en la Tierra y se extiende miles de kilómetros por sobre la superficie de la ionosfera. Cuanto más elevada la altura a la que viajamos en la tercera dimensión, de igual modo más alto elevamos nuestra consciencia cuando viajamos dentro de la cuarta dimensión, más raro y menos denso se vuelve el entorno.
Hay menos materia y más luz en las alturas más elevadas de la tercera dimensión y menos miedo y más amor en las frecuencias de la cuarta dimensión. Por ello, para poder viajar a los planos más altos de la cuarta dimensión, debemos ser capaces de llenarnos de amor. En otras palabas, debemos ser capaces de amarnos a nosotros mismos, porque cómo podemos llenarnos de amor si no somos capaces de amarnos a nosotros mismos?
La materia limita la racha vibratoria de los elementos físicos para hacerlos más densos, y el miedo limita la racha vibratoria de los elementos no físicos para hacerlos más densos. Por ejemplo, el elemento tierra es solido. Conserva la mayor cantidad de materia dentro de sí, es el elemento más denso y tiene la vibración más baja.
El siguiente elemento en el rango vibratorio es el agua, que es líquida. El agua conserva menos materia que el elemento tierra, es menos denso y tiene una vibración más rápida. Finalmente, el elemento aire es gaseoso y tiene la menor densidad y mayor vibración.
Para elevar la consciencia lo suficiente como para viajar a los planos superiores, debemos ir profundo dentro nuestro. Podemos conscientemente amarnos a nosotros mismos lo suficiente como para viajar dentro de algunas porciones del Plano Astral, pero para poder viajar a los planos superiores debemos también amarnos a nosotros mismos desde dentro de lo PROFUNDO de nuestro inconsciente.
Este amor interior significa que amamos TODO lo que hemos sido y TODO lo que hemos experimentado. Si no podemos amarnos a nosotros mismos de esta forma, no podremos liberar suficiente miedo como para elevar nuestra vibración y, por ende, nuestra consciencia, por encima de los sub-planos astrales medios.
La transformación de nuestra consciencia puede compararse con la transformación del agua hirviente en una olla. Primero el agua está a temperatura ambiente y las moléculas se mueven relativamente despacio. Cuando el fuego bajo la olla calienta el agua, las moléculas se mueven más y más rápido hasta que el agua hierve. Cuando el agua hierve, parte de ella se convierte en vapor y se eleva al aire. Si la olla no se retira del fuego, entonces toda el agua se transforma en vapor y la olla queda "vacía".
Metafóricamente, la olla es como nuestro cuerpo, el fuego es como nuestra Kundalini que asciende, y el agua es como nuestra consciencia. Así como la olla y el fuego permanecen sobre la cocina, nuestro cuerpo físico permanece en la Tierra mientras transferimos nuestra consciencia a los cuerpos superiores. Si la olla vacía quedara sobre el fuego, empezaría a degradarse sin el agua que la proteja del fuego. Nuestros cuerpos físicos también degradarían si se va toda nuestra consciencia. Nuestra consciencia es nuestra fuerza vital. Es el piloto de nuestra nave en la tierra. Sin el piloto, la nave se estrellaría.
Así como un rascacielos debe tener un cimiento profundo para poder alcanzar lo alto del cielo, nosotros debemos estar profundamente enraizados en la tierra física para elevar nuestra consciencia en las dimensiones superiores. Es el amor por nosotros mismos y por el planeta lo que nos permite enraizarnos. Cuanto más íntimamente podamos amarnos a nosotros mismos, lo más alto en consciencia podremos viajar. El amor es el antídoto al miedo que disminuye nuestra vibración y limita nuestra consciencia.
El plano astral inferior es el más bajo de los sub-planos de la cuarta dimensión. Yace parcialmente sobre la superficie de la tierra y en parte, quizás la mayoría, debajo de la superficie de la Tierra.
Recuerda que la cuarta dimensión está "fuera de fase" con nuestros órganos sensoriales físicos, y no es perceptible a nuestra consciencia de la tercera dimensión.
El Plano Astral Inferior está lleno de emociones de miedo, enojo, tristeza, culpa y dolor. Estas emociones negativas bajan la vibración de este plano y disminuyen su luz. La visión acá es como ver con una cámara infrarroja donde los únicos colores son el negro, gris y rojo sucio.
El Plano Astral Inferior no es imaginario. No tiene una existencia objetiva. No es malo en sí mismo pero en cambio, resuena y refleja el mal dentro de quines lo visitan. Si fuéramos a calmar nuestro miedo con amor, tomaríamos un cuerpo astral de frecuencia más elevada. Entonces podríamos viajar a salvo a través del Plano Astral Inferior para asistir a sus pobres habitantes. De hecho, mucha gente espiritual brinda el trabajo de servicio de "rescate" del Astral Inferior.
Los habitantes de los sub-planos astrales por encima del Plano Astral Inferior ven la misma Tierra que nosotros vemos en la tercera dimensión. Sin embargo, las percepciones mejoradas del cuerpo astral permiten al viajero percibir mucho más. Con nuestra visión astral podemos ver la apariencia externa como si fuera vista en la tercera dimensión. Sin embargo también podemos ver el cuerpo etérico, el aura y el prana que está circulando por encima, debajo y alrededor de las formas de vida y los objetos. De hecho, en la cuarta dimensión se hace evidente que TODOS los "objetos" tienen una fuerza vital.
En la medida que nos movemos dentro de las realidades superiores del plano Astral/Emocional, se hacen más livianas. Por eso, los colores son más perceptibles y los objetos son más claros. Una vez allí, perdemos la vista de la Tierra de la tercera dimensión y se absorbe con el fascinante proceso de crear la realidad con nuestros pensamientos y sentimientos.
Todo el Plano Astral/Emocional, desde el Plano Astral Inferior hasta la base del Plano Mental, actúa como un espejo que refleja nuestras emociones. En estas realidades de la cuarta dimensión, los sentimientos del mundo de la tercera dimensión se amplifican. Reverberan de regreso al mundo físico en un arco siempre en expansión como una ola rebotando entre dos paredes. Sin embargo, si podemos viajar dentro del Plano Astral y calmar esta tormenta, nuestras emociones de la tercera dimensión también se aquietarían.

El plano mental tiene mucho menos densidad que el Plano Astral. De hecho, en los sub-planos mentales, las emociones son mudas porque están en balance. Por ejemplo, el miedo y el amor, felicidad y tristeza, no están más polarizadas en emociones separadas y son, en cambio, percibidas como un espectro que abarca todos los extremos. Sin la polaridad de las emociones no existe el "cambio" que distraiga a nuestro cuerpo emotivo y baje nuestra consciencia. Por ello, podemos "pensar" sobre las emociones sin el juicio y crítica que son tan comunes en la tercera dimensión.
Aquí la combinación de pensamientos y emociones rápidamente se manifiestan como objetos o experiencias. Sin embargo, nuestras percepciones que eran tan brillantes y distintas en los sub-planos astrales superiores, son silenciadas, como mirando a través de un velo de gaza. La materia en el Plano Mental es muy fina y los objetos son temporales porque son creados por nuestra atención y desaparecen cuando no son sostenidos más en nuestra mente.
Así como el Plano Astral crea y refleja nuestras emociones, el Plano Mental crea y refleja los pensamientos. El Plano Mental acompa a nuestro pensamiento concreto, nuestro cuerpo mental, y el aura de nuestra mente. Viajar a través del Plano Mental puede ayudarnos a liberar viejas creencias de limitación y separación.
En muchas ocasiones viajamos inconscientemente por este plano durante el sue o y es fácilmente reconocible porque lo que so amos aparece en la medida en que lo pensamos y desaparece cuando movemos nuestra atención hacia otra escena o situación. Vamos creando los objetos y personajes a medida que los necesitamos como parte de nuestro guión.

El Plano Causal es la vibración más elevada del Plano Mental. Sin embargo, resuena con una frecuencia mucho más alta que el resto del Plano Mental. Por consiguiente, es infinitamente más hermoso. Este plano está lleno de luz, amor y verdad. El Plano Causal es el plano del "Ser Superior". Este plano rige nuestro pensamiento abstracto y puede facilitar cambios rápidos en nuestro pensamiento de la tercera dimensión si permitimos que la sabiduría del "Ser Superior" entre en nuestra consciencia física.
La frecuencia más alta del plano causal es el Plano Espiritual donde reside nuestro Humano Superior. Nuestro humano superior consiste principalmente de Luz, posee muy poca materia. Desde la perspectiva del humano superior, somos capaces de rasgar el velo entre cada plano y ver a nuestros muchos "seres". Sin embargo, nuestro verdadero Ser es el Humano Superior.
Cuando nuestra alma desea una vida física, reduce su vibración hasta el Humano Superior quien se viste a sí mismo con la materia de los planos apropiados para "nacer" en el mundo físico. En cada uno de los sub-planos entre el físico y el plano causal/espiritual, hay un cuerpo que podemos habitar para nuestros viajes a la cuarta dimensión.
Es desde el Plano Causal/Espiritual que el puente Arcoíris puede elevar nuestra vibración hacia la quinta dimensión y dentro de nuestro "cuerpo de luz" de la quinta dimensión. Nuestra presencia Yo Soy cuida el umbral de este Puente, esperando guiarnos a cruzarlo cuando estemos listos.
Cuando la tercera y cuarta dimensiones colapsen en la quinta dimensión, todos usaremos cuerpos de luz. Que esta transformación ocurra despacio o repentinamente está aún por verse. De cualquier forma, cuando la transformación suceda, mucha gente estará confundida. Buscarán la guía de los trabajadores de la luz que han enfrentado sus propios miedos y oscuridad, encabezando los planos de luz y amor.

8 comentarios:

Angel Sanz dijo...

Hola que tal? Soy Angel Sanz, Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos
Saludos cordiales.


Angel
tel : 691533734 // España +34

Puedes contactar por mesenger si quieres:

angelsanz.comercial@hotmail.com


Puedes contactar por facebook si quieres :

angelsanz.comercial@hotmail.com



Tambien tenemos un sistema de referidos , que ganas una comision mensual
por cada pagina o blog del usuario que traigas , la comision de referidos es de 10 hasta 50 euros mensual por pagina o blog.

Tania dijo...

Hola¡¡
Te escribo para agradecerte la exhaustiva explicacion de tan dificil tema. Y agradecerte que con tus palabras nos ayudes, aquellos que buscamos despertar y en mi caso, que navegamos en la red para encontrar respuestas a nuestras preguntas.

Me alegro mucho de haberte dejado entrar.

Alex dijo...

De nada Tania

Gracias por pasarte y comentar.
Me alegra saber que te ha servido la información.

Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Excelente información!!

Andre dijo...

Gracias por tan excelente traduccion. Esta informacion ya yo la habia leido en ingles de un libro de la Dra. Suzane Carroll Lie (www.suzaneliephd.com y tambien www.multidimensions.com), El Inconsciente Parte IV (The Unconscious Part IV) - en el capitulo de Viajando en la Cuarta Dimension.

Los libros de la doctora pueden ser bajados gratuitamente (en ingles) a traves de su pagina web http://www.multidimensions.com/TheVision/books.html

Anónimo dijo...

"Angel Sanz dijo...

Hola que tal? Soy Angel Sanz, Te interesa poner anuncios de texto en tus blog.
Puedes ganar hasta 50 euros por cada blog o web.

Le rogamos nos remita los blogs , para poder revisarlos
Saludos cordiales."



Cuidado ha bajado de la cuarta dimension inferior!!!! ;)

Anónimo dijo...

por que es tan dificil este tema para mi, he esperimentado ciertas cosas cuando estoy dormido pero el miedo a lo que desconozco y que pienso que es un daño fisico el que puedo sufrir si me dejo llevar, he cortado el viaje astral y regresar inmediatamente al consciente pero en ese instante o en esa transcisiòn, reacciona mas rapido mi consiente o mi mente consciente que mi capacidad fisica y es por eso que unos instantes de salir del plano astral conscientemente no pudo mover mi cuerpo fisicamente hasta que logro desconectarme del viaje astral, esto que me pasa muy a menudo, se lo platique a un amigo que la verdad no se si sabe del tema pero me dijo que es un viaje astral en el que entro pero yo mismo lo corto por miedo, espero sentir eso algun otro dìa y dejarme llevar aunque no sepa si me voy a morir o a causar algun daño fisico, saludos y gracias por el escrito, ya que me hace entender tan solo un poquito mas sobre las varias dimenciones y palnos astrales, yo nunca entendia esto por que esperaba una transicion fìsica y consciente o algo asì, pero ahora estoy convencido que es a nivel de la conciencia ya sea mental o espiritual, hasta ahora lo que he esperimentado lo conservo en la mente y en el estado fisico consciente, es como entrar a algun lado a nivel sub-consciencia y traer una experiencia a la vida real ya que se conserva lo que se tre de allà, en la mente, saludos.

Anónimo dijo...

muy interesante todo y gracias por ayudarnos a despertar.
quisiera que alguien me dijese como conseguir llegar a tal estado de consciencia, me resulta muy complicado si no me guio por alguien que me vaya dando las pautas a seguir. un saludo a todos