26 julio 2009

Preludio al Sexto Chakra

La glándula pituitaria es del tama o de una arveja y está localizada detrás del centro de nuestra frente, entre los ojos. Por ello, al sexto chakra se lo llama también el chakra del entrecejo. La glándula pituitaria es conocida como la glándula maestra porque actúa como un centro de control primario que manda mensajes a todas las otras glándulas desde sus dos lóbulos, el posterior y el anterior. La pituitaria promueve el propio crecimiento de las glándulas y órganos y regula el desarrollo sexual.
Esta glándula es conocida también como el asiento de la mente con el lóbulo frontal regulando los pensamientos emocionales como la poesía y la música, y el lóbulo anterior regulando el pensamiento concreto y los conceptos intelectuales. Por el otro lado, la glándula Pineal es conocida como el asiento de la iluminación, la intuición y la consciencia cósmica. La glándula pineal es a la glándula pituitaria lo que la intuición es a la razón.
La glándula Pineal tiene forma de cono y está ubicada en el medio del cerebro por detrás y justo encima de la glándula pituitaria. La pineal contiene pigmento similar al encontrado en los ojos y está conectado con el tálamo óptico, de aquí que controla la acción de la luz sobre nuestro cuerpo. La glándula pineal está localizada en el final posterior del tercer ventrículo del cerebro y la pituitaria está ubicada en el techo del tercer ventrículo. Se dice que la unión de las esencias de estas dos glándulas en el tercer ventrículo es lo que abre el Tercer Ojo.
La glándula pineal actúa de dos formas para inhibir la acción de la glándula pituitaria. Primero, la pituitaria es responsable de activar la adolescencia y el comienzo de la sexualidad, y la glándula pineal chequea a la pituitaria para evitar un despertar sexual temprano. Segundo, el pensamiento humano es considerado como el resultado de la acción suspendida, y la glándula pineal inhibe la descarga inmediata de pensamientos en acción. Esta inhibición es la causa de que miremos hacia adentro y que meditemos profundamente nuestras acciones y reacciones.
Esta introversión es indispensable para la auto-realización porque desplaza nuestra atención del mundo exterior al mundo interior. Cuando el mundo exterior desaparece, nuestro círculo de consciencia se contrae porque nuestra atención primaria está enfocada sobre nuestro ser interior. Es esta atención interior la que magnetiza la "luz espiritual" en la glándula pineal.
El tercer ventrículo del cerebro es una abertura angosta recostada cerca de la base de los hemisferios cerebrales y que separa las dos áreas talámicas. Estas áreas talámicas son los almacenes del cerebro de todas nuestras percepciones sensoriales. Cuando las glándulas pituitaria y pineal están completamente desarrolladas y estimuladas mediante la meditación sobre los sexto y séptimo chakras, sus vibraciones se funden y activan el Tercer Ojo. Una vez que está abierto tenemos acceso personal al conocimiento superior. Cuando el tercer ojo está abierto se lo llama el "el ojo del alma".
El Shiva Yoga es una forma de práctica de yoga que se concentra sobre el despertar de la glándula pineal. Esta glándula por lo general está dormida porque nuestro ser de la tercera dimensión está normalmente enfocado en el mundo de las sensaciones externas en vez de en las esferas superiores. El Shiva yoga ense a que la luz cósmica desciende para encontrarse con el individuo a través de la conexión del nervio talámico óptico del chakra de la corona. Una vez que el Kundalini se ha elevado a la glándula pituitaria, se une con la luz cósmica que la glándula pineal ha recibido en el tercer ventrículo.
El cerebro humano tiene una semejanza fundamental a un embrión andrógino humano. La glándula pituitaria contiene la carga positiva, masculina, y la glándula pineal contiene la carga negativa, femenina. Cuando las energías masculinas y femeninas se encuentran en el cerebro, dicho acto se conoce como el Matrimonio Místico. Este matrimonio da inicio al nacimiento de nuestra consciencia multidimensional y nuestro pasaje consciente dentro de la quinta dimensión y más allá.
La kundalini ascendente extrae la energía de la Madre Tierra mediante los canales nerviosos, dentro de la médula oblonga, a través del área baja del cerebro y luego hacia abajo dentro de la glándula pituitaria detrás de los ojos. Las radiaciones en aumento de la pituitaria pasan luego a través del tercer ventrículo para despertar a la glándula pineal que ha recibido la luz de las dimensiones superiores. La energía femenina de la Tierra se une a la masculina de la glándula pituitaria y la glándula pineal femenina recibe la energía masculina no manifiesta del Espíritu. Cuando las esencias de los dos chakras despiertos se encuentran en el tercer ventrículo, se da la unión y armonía del espíritu dentro de la materia, así como las fuerzas multidimensionales de luz espiritual se unen con la materia del cerebro de la tercera dimensión.
El Tercer Ojo abierto también se conoce como el Ojo Medio de Shiva, el Ojo de Horus y el Cuerno del Unicornio. El Templo de Maat en el Egipto temprano, estaba dedicado al proceso de apertura del Tercer Ojo. El Tercer Ojo es uno etérico, de la cuarta dimensión. Actúa como un receptor y transmisor sensitivo por el cual las vibraciones de muchos tipos diferentes pueden ser traducidas, interpretadas y dispersadas dentro de nuestros cerebros de la tercera dimensión para ganar sabiduría e iluminación. Mediante este Ojo se perciben los planos interiores, formas de pensamiento y entidades superiores. También se alcanza un mejor sentido de causa y efecto.
Todos los ojos necesitan lentes para dar significado a la sensación percibida por la luz, incluyendo el tercer ojo. Las lentes del Tercer Ojo están ubicadas en nuestra aura, justo en frente de nuestro Sexto Chakra. La construcción psíquica de estas lentes es parte de la disciplina que conduce a la percepción acertada con nuestro ojo interior. Al usar este punto en nuestra aura (entre nuestros ojos y en el centro de la frente), como un punto focal durante la meditación, podemos facilitar el desarrollo de las lentes del Tercer Ojo. Usar este tipo de meditación también facilita la consciencia de las ondas Theta.
Las ondas cerebrales Theta (4 a 7 ciclos por segundo), ocurren durante el sue o y son dominantes en estados elevados de meditación. Normalmente sólo experimentamos ondas theta mientras caemos en sue o, durante algunos sue os y cuando regresamos de las profundidades del sue o de ondas Delta. Las imágenes que percibimos mientras nos dormimos y nos despertamos son ondas theta. Durante las meditaciones de onda Theta, estamos en un sue o despierto (lúcido) donde las vívidas imágenes destellan ante nuestra visión interior. En este estado, estamos extremadamente receptivos a la información enviada de las dimensiones superiores.
El estado Chamánico de Consciencia, que son las ondas cerebrales theta, nos permite viajar dentro de los planos superiores. El ritmo constante del tambor golpeado cuatro y medio veces por segundo (ondas theta son 4 a 7 cps) es la clave para transportar a un chamán a la parte más profunda de su trance. El tono rítmico y constante de los cantos Buddhistas Tibetanos que transportan a los monjes y otros oyentes dentro de los reinos de la meditación, también siguen este ritmo.
Las ondas theta también han sido identificadas como la puerta hacia el aprendizaje y la memoria. La meditación theta incrementa la creatividad, mejora el aprendizaje, reduce el estrés y despierta la intuición, así como otras habilidades perceptivas extrasensoriales. La consciencia theta nos permite conectarnos con nuestras inspiraciones creativas, guía espiritual y experiencias cumbre. Con este tipo de meditación podemos abrir el Tercer Ojo y acceder a las ondas Delta que nos unen con la energía Universal y la Consciencia Cósmica.
El círculo encierra los símbolos de los primeros cinco chakras. Este no es el caso con el sexto y séptimo chakras porque estos dos chakras representan la expansión de nuestra consciencia más allá de los confines del círculo de nuestro Ser de la Tercera Dimensión.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Que buen blog! muy interesante! Saludos
Karin

Witcha dijo...

IMPRESIONANTE...Gracias