28 febrero 2009

Segundo Chakra

 

La tercera y cuarta dimensiones influencian y reaccionan una con la otra. Los eventos en la tercera dimensión afectan a la cuarta y, del mismo modo, los eventos de la cuarta dimensión afectan a la tercera. Hay una relación entre las dos, que normalmente es inconsciente para nuestra realidad física. Todo lo que alguna vez pasó en la tercera dimensión permanece en la cuarta como un eco.

Este eco reverbera entre las dos dimensiones creando una especie de máquina de movimiento perpetuo que crea los mismos patrones de realidad una y otra vez. Si el patrón está lleno de amor, nos ayuda en aceptar nuestra alma en la forma física. Sin embargo, si el patrón está repleto de miedo, nos mantiene atrapados en ciclos negativos que se repiten una y otra vez. Para poder parar estos ciclos, el miedo debe ser sanado mediante el amor.

El plano Astral Inferior es la vibración más baja de la cuarta dimensión, que sostiene las emanaciones invisibles de todo miedo y negatividad que se proyecta en él desde el plano físico. El plano astral inferior es como el infierno, pero es un infierno de nuestra propia creación, por lo que es meramente la compleción de acciones que se pusieron en marcha en el plano físico.

El plano astral inferior es donde todo el miedo, enojo, amargura, penas y dolor que creamos o no sanamos en nuestra vida física, espera a ser limpiado en la siguiente dimensión. Es una especie de basurero cósmico. El miedo que la gente tiene cuando muere al mundo de la tercera dimensión se aloja en las vibraciones más bajas de la cuarta dimensión. Este miedo influenciará luego la tercera dimensión.

Para nosotros, el traer nuestra alma dentro de un cuerpo físico sirve de propósito para transformar nuestro recipiente terrenal en un cuerpo de luz. Para ello debemos enfrentar la oscuridad que hemos dejado en el plano astral inferior y limpiarla con amor. Cuando lo hacemos, creamos un túnel de luz a través de la densidad de este plano, lo que nos permite acceder a nuestro Ser Superior. Limpiar nuestro cuerpo astral inferior nos asiste en liberar nuestro enemigo más fuerte, la culpa.

Las emociones reprimidas crean pensamientos que son inconscientes.

Las emociones de nuestro cuerpo astral de cuarta dimensión interfieren con nuestros cuerpos físicos a través de nuestras hormonas y procesos bioquímicos. Dado que estos sentimientos oscuros no pueden ser accedidos mediante nuestra mente consciente, las incomodidades que siente nuestro cuerpo al mantener estos “secretos” se proyectan en nuestro consciente mediante enfermedades.

Estas emociones ocultas crean un sentido general de temor que se siente como una densa pesadez en nuestros cuerpos y/o una ansiedad suspendida que nos mantiene híper vigilantes, nerviosos y reactivos. La depresión adormece nuestras emociones, nos hace dormir y comer de más, no lo suficiente o en horarios irregulares. Así la incomodidad del cuerpo aumenta y nos hace sentir como la víctima de nuestras emociones.

Bajo esta condición, nuestro deseo de sexo se convierte en una declaración de nuestra desesperada necesidad de amor y/o conquista de nuestro ego. En un intento vano de controlar nuestras emociones buscamos drogas, alcohol, tabaco, dulces, etc.. Cada substancia crea un cierto sentimiento emocional y temporal que sirve al propósito de atenuar las emociones que nos persiguen constantemente.

El segundo chakra es el que mejor ejemplifica las emociones rojas porque es el almacén de nuestras emociones más primitivas y básicas. Son las emociones que sentimos en nuestra infancia temprana, así como las emociones conectadas con la supervivencia como el miedo a sobrevivir, rabia por injusticias, pena por grandes pérdidas o la simple alegría de estar vivos.

Las emociones del segundo chakra son emociones puras, sin la interacción de la programación mental, que son las emociones del tercer chakra. Si dejamos que se abra la bóveda de emociones almacenadas del segundo chakra, podemos curarnos en un nivel muy profundo y recuperar la maravilla y alegría que sentimos de chicos antes de crecer.

El segundo chakra está ubicado un poco por debajo del ombligo. El ombligo una vez fue el cordón umbilical que nos mantenía unidos a nuestro primer hogar físico, nuestra madre y la nutrición que ella nos proveía. El segundo chakra también representa nuestro apego a la Madre Tierra como a todas las plantas y criaturas que habitan en ella.

Este chakra tiene seis pétalos o rayos. En numerología, seis es el número que representa la responsabilidad y nutrición de la familia y la comunidad, así como encontrar el balance y armonía con nuestro entorno.

La nota musical de este chakra es la D o Re y el mantra es “vam” o la vocal “o”. Cantar estos mantras en la clave de Re mientras uno focaliza su atención en ese are del cuerpo puede armonizarnos con el entorno.

El color de este chakra es el “naranja” o anaranjado. Naranja es el color de las emociones. En el sistema de chakras hindú, el color naranja está asociado con la muerte de lo viejo. Esta “muerte” se refiere no sólo a la muerte física sino a muerte como una liberación total de las emociones dolorosas que hemos estado reprimiendo. Esta muerte también se refiere al descarte de nuestros mecanismos de defensa que hemos creado para poder sobrevivir a esas emociones, así como a las situaciones creadas por ellas.

Este segundo chakra rige y gobierna nuestro cuerpo vital y sensual. Gobierna sobre la sexualidad y la reproducción, emociones , instintos, comida y la comunicación general del cuerpo con la consciencia que lo habita. Es el chakra que gobierna el componente femenino de la sexualidad, mientras que el chakra base o raíz rige el componente masculino de la sexualidad. El chakra del ombligo es más sensual que sexual. Nos dice cómo nos sentimos sobre el sexo y el tener hijos, mientras que el chakra primero regula el sexo por placer, poder y o reproducción.

Además de la reproducción, el segundo chakra o Swadhistana (que significa “la propia morada” y “dulzura”), gobierna otra clase de actividades creativas. Nadar, escalar y arreglar el jardín, son actividades asociadas a este chakra y su conexión con la naturaleza. Esculpir y tallar usa objetos materiales de la naturaleza. Con la danza y las artes marciales, el área del ombligo se la ve como la base, el centro Hara, el área que debe ser mantenida en alineación con la Tierra para que pueda haber un balance perfecto.

2do chakra   En la simbología del segundo chakra, dentro del loto hay dos círculos: uno inscripto en el otro y forman una luna creciente, que es el (yanta) del elemento agua (Apas Tattwa) que rige éste chakra. El círculo exterior representa la dimensión consciente de la existencia; y el interior, el inconsciente: el depósito del Karma. En la luna creciente hay un cocodrilo que simboliza el movimiento de los karmas en la esfera inconsciente.

Como el primer chakra, el segundo gobierna sobre la subsistencia, pero desde la perspectiva de la polaridad femenina. El primer chakra gobierna la lucha por sobrevivir, mientras que el segundo sobre los instintos de supervivencia. El primer chakra nos induce a la batalla o a protegernos y el segundo nos ayuda en usar nuestros instintos para encontrar lugares seguros donde escondernos, vivir y criar a la prole. Así como el primer chakra, el segundo también se relaciona con el dinero, pero de una forma diferente. El primero es desde el poder que representa, mientras que el segundo por la seguridad que nos brinda.

El sentido del gusto está relacionado con este segundo chakra. El sentido del gusto es importante para diferenciar entre lo que es comestible de lo que no lo es y del placer que brinda el comer. El gusto es una experiencia muy emocional y es la base de la nutrición y el placer que otorga el comer. Comer, más específicamente “chupar”, crea el primer lazo importante entre la madre y el hijo y sirve asimismo como consuelo y alimentación.

Preparar y servir alimentos a otros es, por lo general, un acto de amor y comunidad. Las reuniones familiares se centran en esta idea de compartir la mesa entre sus miembros para estrechar lazos y compartir. Muy cercano al primer chakra, las comidas son una experiencia tradicional unida al origen y la cultura.

Cáncer es el signo astrológico asociado a este chakra porque este es el signo que gobierna sobre las emociones, el hogar, la madre y la nutrición, la receptividad y la fertilidad.

Está asociado al elemento agua. Nuestro primer hogar físico es el útero repleto de líquido amniótico (agua). Este chakra refleja cómo nos sentimos cerca del agua o dentro de ella. Psicológicamente, el agua es una metáfora y símbolo del reino emocional. El segundo chakra maneja los “instintos viscerales”, emociones básicas como el miedo, la rabia y alegría y las emociones interpersonales básicas que por lo general no se dicen.

En la anatomía rige los riñones que cumplen la función de eliminar agua de nuestro cuerpo. Es el chakra que regula nuestro ser de la segunda dimensión que queda representado por el reino vegetal y las criaturas menos evolucionadas como los peces. Ambos dos necesitan de mucha agua para sobrevivir.

El chakra del ombligo describe nuestra consciencia emocional, nuestros instintos animales y nuestra consciencia tribal. Este chakra representa la porción mamífera de nuestro cerebro donde el sistema límbico rige nuestras emociones y la memoria a corto plazo. El sistema límbico es un importante centro de creatividad y aprendizaje porque es donde se combinan la memoria y las emociones. Sabemos que es más fácil aprender cuando nos enganchamos emocionalmente que cuando estamos aburridos. Las experiencias amorosas profundas quedan impresas en nuestra mente consciente. Sin embargo, una experiencia muy negativa y aterradora puede quedar borrada de nuestra memoria consciente al ser su recuerdo muy doloroso.

Los mamíferos superiores como el perro y los monos recuerdan lo que se les enseña porque desarrollan una relación emocional con el entrenador, o porque la el alimento que se les da como premio por sus avances los hace sentir felices y alimentados. Los humanos también usan la comida y las emociones como una manera de reafirmación y recompensa.

El segundo chakra representa las edades que van desde los 2 a los 4 años de edad, cuando el niño va más allá de la supervivencia básica y empieza a desarrollar su posición en la familia (clan). Es un tiempo en el que crean su propio sentido de individualidad pero todavía dependen de la “tribu”. Es a esta edad que los chicos empiezan a asociar sus emociones con eventos específicos, pero son dependientes de sus cuidadores por la debida interpretación y guía. Los eventos emocionales que ocurren durante esta edad son frecuentemente inconscientes para nuestro ser adulto, pero forman la base de muchas de nuestras creencias fundamentales sobre nosotros mismos y nuestras habilidades.

Antropológicamente, el segundo chakra representa el tiempo cuando la civilización avanzó más allá de las cavernas y fue capaz de asentarse en tribus. Para este tiempo, muchas tribus empezaron la agricultura y ganadería. Ya que la gente vivía de lo que les daba la tierra, adoraban diosas con ceremonias y sacrificios.

Las glándulas endócrinas para este chakra son las gónadas, que consisten ambas en órganos sexuales masculinos y femeninos. Estas incluyen los ovarios, testículos y la glándula próstata. La próstata también está gobernada por el chakra raíz. Las hormonas tienen una fuerte influencia en el humor, como muchas mujeres con síndrome post menopáusico pueden comprobar. Lo no se nota mucho es la interacción entre la testosterona y la adrenalina. Cuando el síndrome luchar/correr se activa en el hombre, la adrenalina en su sistema interactúa con la testosterona para crear una combinación explosiva. Los esteroides también generan fuertes reacciones emocionales.

Los órganos sexuales femeninos y masculinos sanos, hacen a nuestra personalidad radiante y magnética, nuestros ojos se ven brillantes y luminosos y nos dan un aura de auto-realización. La calidez interior de glándulas sexuales vibrantes evita la tendencia a la inflexibilidad, endurecimiento y testarudez que viene con el envejecimiento. De hecho, una vida sexual activa y saludable puede traer balance y vitalidad a la vida en nuestros “años dorados”.

El segundo chakra está ubicado en el plexo lumbar, que rige el sistema reproductor, el abdomen y la región lumbar de la espalda.

Cuando el segundo chakra está limpio y claro nos sentimos pacientes, resistentes, nutridos y seguros. Son sentimos en intimidad con nuestros familiares, amigos y vecinos y el planeta en sí. Nos sentimos “en casa” en nuestros cuerpos físicos y somos capaces de comunicarnos con nuestro “ser”. Nuestras emociones están balanceadas y podemos confiar en nuestros instintos e intuición.

Nuestra vida sexual es natural y amorosa y somos capaces de poder balancear los componentes masculino como femenino de nuestra sexualidad. Nos alimentamos sanamente y en las proporciones indicadas para los requerimientos de nuestro cuerpo y disfrutamos de la comodidad de sentirnos libres de conductas adictivas. Nuestro sistema de eliminación es regular y nuestros órganos sexuales, riñones y vejiga están saludables.

Pero si este segundo chakra está fuera de línea, nos sentimos impotentes, frígidos o sobre estimulados sexualmente. Quizás no seamos capaces de disfrutar del sexo o podemos usarlo como una adicción para cubrir lo que realmente estamos sintiendo. Podemos sentirnos disociados de nuestra familia o amigos y hasta enfermos o incómodos con nuestra casa. La comida y la bebida puede ser adictiva y lo hacemos para consolarnos y cubrir emociones de las que no somos muy conscientes.

El miedo y el enojo están escondidos bajo la superficie de nuestra conciencia, lo que nos hace ansiosos y/o deprimidos. Viejas creencias de limitación y miedo sabotean nuestra conducta y nos mantienen funcionando en “modo de supervivencia”. La vida se torna en una lucha día a día y sentimos que vivimos precariamente porque no somos capaces de generar suficiente dinero para sentirnos cómodos en nuestra casa y seguros en nuestra vida familiar.

La localización del segundo chakra en el planeta Tierra como un ser vivo, se ubica en el Amazonas Brasilero. Un paraíso de fertilidad y crecimiento, siempre y cuando no terminemos por destruirlo.

Este segundo chakra rige nuestros cuerpos de la segunda y tercera dimensión. Este chakra, más que cualquier otro, representa nuestro animal humanoide. Los animales tienen emociones al igual que nosotros. Es mediante la consciente “consciencia” de nuestras emociones de la segunda dimensión que somos capaces de convertirnos en protectores de la Madre Tierra, en vez de sus viles destructores. Si sentimos la calidez y protección de un árbol, si podemos ser capaces de honrar el alimento que comemos y el agua que nos refresca, no polucionaríamos ni destruiríamos al planeta que nos lo provee.

Sin embargo, si las emociones reprimidas que albergamos de terror y rabia, veremos al mundo a nuestro alrededor como un enemigo que debemos conquistar. Cuando somos capaces de sanar nuestro dolor del pasado, podremos sentir la conexión con la Tierra y todas sus criaturas. Es vital que amemos nuestros cuerpos, porque al lograrlo, de verdad seremos capaces de proteger la Tierra cuyo cuerpo llamamos Hogar.

El segundo chakra simboliza nuestras emociones y cómo nos informan de nuestros sentimientos acerca de la vida y de nosotros mismos. Lamentablemente las emociones son frecuentemente dominadas por el dolor, la culpa, el enojo y el miedo de nuestro pasado. Este registro de antiguas emociones actúa como una papelera llena y un bollo de papel más es suficiente para rebalsar su contenido. Nuestro inconsciente, en especial el inconsciente anclado en el segundo chakra, es esa papelera. Las emociones que reprimimos son las piezas de papel que lo llenan.

Muchas veces funcionamos en el límite del agobio y no nos permitimos “sentir” mucho por miedo a que la represa se rompa. Sin embargo, nuestras emociones son importantes barómetros que nos guían a través de nuestra vida tanto interior como exterior. Si nos permitimos conscientemente “tener nuestras emociones” sin perder nuestro auto-dominio, de forma que nos posean, pueden servirnos tanto como los manómetros de los autos. Son indicadores de lo que puede estar mal y necesita arreglo. Nos anuncian del peligro o si estamos a salvo.

Los centros del cerebro de las emociones y la memoria están íntimamente relacionados. Nuestra memoria funciona por asociación y las memorias cargadas de las mismas emociones se almacenan en el mismo “archivo”. Es por eso que las emociones reprimidas de nuestro pasado olvidado amenazan con derribar situaciones presentes que activan las mismas emociones. En este punto las emociones pasadas amplifican nuestras emociones presentes a niveles inapropiados.

Afortunadamente, nuestro niño está vivo y viviendo en nuestra mente inconsciente. Si somos capaces de darle a ese niño interior lo que necesita y nuca recibió, podemos empezar a sanar nuestras viejas heridas. De esta manera aprendemos a discriminar entre el dolor de nuestra infancia y el dolor del presente. Así, podemos tomarnos un momento para reasegurar a nuestro niño interior, de que está seguro y a salvo y que nosotros, como adultos, manejaremos las situaciones que se presenten.

14 comentarios:

Pablo dijo...

Clap, clap, clap! Me quito el sombrero ante una entrada tan completa y tan bien escrita. Dice muchas cosas muy importantes y muy interesantes. Está escrita de modo que no te cansas de leerla. Y yo, personalmente, me siento MUY identificado con todo lo que dices, especialmente cuando dices eso de "las emociones conectadas con la supervivencia como el miedo a sobrevivir, rabia por injusticias, pena por grandes pérdidas o la simple alegría de estar vivos." Todas estas cosas las he sentido muy intensamente, especialmente de pequeño.

Empiezo a darle un poco de sentido a todo eso que tengo de Cáncer... ;) Muchísimas gracias por darnos esta joya de sabiduría al mundo, podrá servir de mucho. Gracias también por todo tu esfuerzo y dedicación. Es un lujo tener a alguien como tú trabajando así por los demás. Sigue así, haces mucho bien al mundo. ^^

Te quiero!!!

Anónimo dijo...

Eres un verdadero investigador Alex, Muchísimas gracias por compartir con el mundo lo que sabes e investigas, Un abrazo amigo. Un hombre de ciencia, a la vez que de corazón.Ese es Alex!!

Israel.

Anónimo dijo...

Un placer como siempre leer tus posts. Quiero aprovechar para agradecerte sobre lo que escribiste de Pluton en Capricornio...se está cumpliendo todo y confirma mi admiración por la astrología. Te ruego que escribas más sobre este tema. Te mando un abrazo fuerte y suerte!!!
Gaviota

corasound dijo...

si muchas gracias :D!

petalosdeamorr dijo...

gracias es muy interesante y completo tu escrito y me ha servido y orientado mucho que tu dia este lleno de luz amor y paz

sol-marcela

Alex dijo...

Me alegra poder serles de utilidad y gracias por pasarse y comentar.

Un abrazo todos

Witcha dijo...

Excelente, Alex! Tus posts son completísimos, interesantes y de mucha ayuda para quienes tienen el privilegio de leerlos.NAMASTEJ

Alex dijo...

Cuánto me alegra Witcha que te sean de mucha utilidad :)

semillamadre dijo...

Hola Soy SemillaMadre...en estos momentos tengo un dolor espantoso en el area del segundo chakrajusto desde ayer justamente. La busque da de informacion sobre este me llevo a ver este link. Completamente me identifico con toda esta informacion. Creo que es momento de sanar para poder seguir adelante mas lijera. Casi no puedo caminar, que me recomiendas??? Gracias por existir. SM

Clara Varela dijo...

Alex...las vueltas de la vida, desde España...y siendo de Bariloche he caido en tu articulo..

La verdad es que ha sido muy enriquecedor.

Sigue investigando y dandonos estos gustos en la lectura y el conocimiento.

Muchas gracias
Clara

vanessa dijo...

Me ha gustado muchísimo y servido no sabes cuanto!!
Gracias por esta valiosa información y el cariño y dedicación que has puesto al escribirlo y hacerlo tan complejo y claro!

SislandSoft dijo...

Muchas gracias, está redactado de una manera muy clara y profunda.

Tatiana San Marcos sierras ( Córdoba)

Anónimo dijo...

Sin duda, esta información me ha dado la respuesta a todas mis preguntas internas e iluminado el camino a seguir. Gracias por compartir esta profunda información para sanar.Muchas gracias

Claudia Ríos dijo...

Muchas gracias me ha ayudado mucho este articulo. Creo que mi hijo tiene este chakra bloqueado, entre lis 2 y 4 años de el yo tuve depresion y creo que quedo con el chakra bloqueado le cuesta gozar la vida, y hay una frustracion.profunda en el. Que me aconsejan?