09 febrero 2009

Primer Chakra

Todos nuestros sentidos, percepciones y posibles estados de consciencia pueden ser divididos en siete categorías que están asociadas con cada uno de los siete chakras. Cada chakra representa cierta porción de nuestro cuerpo, así como ciertas experiencias y estados de consciencia.

Las tensiones que se sienten en nuestra psiquis también se sienten en nuestros cuerpos mediante el sistema de chakras. Así, las tensiones que sentimos en nuestro cuerpo también se experimentan en nuestra psiquis. Los chakras son la forma en que nuestro ser inconsciente y superconsciente se comunican con nuestra mente consciente.

Cada chakra vibra en una frecuencia diferente. Las frecuencias más bajas están más cerca de la base de la columna vertebral y las frecuencias más altas, más cercanas al tope de la cabeza o coronilla. Como explicaba en otro post, los chakras están ubicados sobre la superficie de nuestro cuerpo etérico. Cada uno de los siete chakras principales está en un sitio distinto a lo largo de la espina dorsal y cada chakra influencia una glándula endocrina y un plexo nervioso.

El primero de los chakras es el llamado chakra raíz, ubicado en la base de la espina dorsal. Este chakra gobierna las vibraciones más bajas de nuestro cuerpo y tiene la longitud de onda más lenta. Tiene cuatro rayos o “pétalos”. Cuatro es el número del cuadrado y de las bases, el cimiento. El cuadrado está relacionado con ser honesto, con cuadrar un asunto. Las cuatro energías de la Tierra, fuego, tierra, aire y agua y las cuatro direcciones cardinales. Cuatro es la base sobre la que se construye o edifica: cuatro paredes, cuatro lados, cuatro patas, cuatro ruedas, etc.. Todos ellos representan un basamento sólido.

Este chakra posee una vibración relativa a la nota Do y un mantra vibratorio que es el “lam” o el sonido de la letra “e”. Cantar ese mantra en Do mientras enfocamos la atención en ese área del cuerpo, puede permitirnos acceder más conscientemente a la energía de ese chakra.

El color asociado a este chakra es el rojo, que corresponde con la frecuencia de onda más baja que percibe el ojo humano dentro del espectro luminoso. También es el color asociado con el enojo, la rabia, la violencia o la vitalidad.

La regencia de este primer chakra es sobre las energías físicas. Este chakra base o chakra raíz, gobierna sobre el vigor, la herencia, la supervivencia, la seguridad, la pasión, el dinero, el trabajo y el hogar o refugio físico. Es el que se encarga de ayudarnos en nuestra supervivencia física de todos los días y lo necesario para lograrla.

El sentido del olfato, como el sentido más antiguo en el ser humano, también se asocia a este chakra. Es el sentido que primero se despierta luego de nuestro nacimiento físico. Los receptores del olfato están ubicados en la base de nuestro cerebro y alimentan directamente en nuestro sistema límbico, que es el área de la memoria y las emociones. Por eso, las emociones pueden automáticamente despertar y acceder a memorias almacenadas en el inconsciente.

El chakra base está también asociado con el signo astrológico de Tauro. Este signo tiene como símbolo al toro y al igual que el chakra raíz, este animal es símbolo del poder masculino y la fertilidad.

El primer chakra es tanto la base de nuestra energía masculina como la femenina. Representa nuestra voluntad masculina y los órganos sexuales del hombre, como la energía femenina de la Diosa Kundalini. Por ello, un hombre puede aprender a integrar su poder femenino y una mujer puede aprender a integrar su poder masculino a través de la limpieza y apertura de este chakra.

La Tierra es el elemento asociado con el primer chakra y el reino mineral es el tope de su jerarquía. Los cristales siempre fueron vistos como objetos preciosos por parte de la humanidad y además son usados en la sanación esotérica. Dado que rige nuestro primer ser dimensional que es incapaz de reflejarse sobre sí mismo, las percepciones provenientes del primer chakra son generalmente inconscientes. Esta porción dimensional nuestra sólo puede ser consciente del rebaño o de la consciencia de la especie.

Aunque el chakra base tiene muchas cualidades masculinas, es también el asiento de la Diosa Kundalini y por eso se lo asocia con frecuencia con nuestra relación con la madre personal y con la madre Tierra. Nuestra relación con nuestra madre dispone nuestra actitud hacia el hogar, la seguridad y el dinero. Si se nos corta de nuestras raíces, nos sentimos cortados de la tierra también.

Es un chakra vital para la permanencia física en el planeta.

El primer chakra rige nuestra consciencia de supervivencia y representa nuestro ser más inconsciente y primitivo. Es el chakra que representa la parte reptil de nuestro cerebro que es el tronco cerebral, la parte del cerebro que se une a la médula espinal, el centro de soporte de la vida. El tronco cerebral y la parte inmediata superior a él se lo llama el cerebro reptil porque lo tienen todas las criaturas, desde los reptiles hasta los humanos. Para los reptiles, esta área es todo su cerebro, pero para los humanos es la base o inicio del cerebro. De hecho, parte de este sector se lo conoce como tronco cerebral o encefálico que conecta con la glándula pituitaria, dentro del cerebro, a la altura del entrecejo.

Cada chakra tiene un tiempo representado en la cronología de la persona. El chakra raíz representa el tiempo que va desde el nacimiento hasta los dos años de vida. Este es el tiempo previo a haber completado nuestro proceso de individuación y aún nos percibimos como parte de nuestros padres. Este chakra representa nuestra lucha para llegar a un acuerdo con nuestra vida física y nuestro cuerpo físico. Nuestro espíritu multidimensional es nuevo respecto de las limitaciones y separaciones de nuestra realidad de tercera dimensión y luchamos para aprender a controlar nuestros vehículos físicos. Afortunadamente, viajamos naturalmente hacia las dimensiones más altas a esta edad y podemos regresar a Casa cada vez que desesperadamente necesitamos comprensión y consuelo.

En términos antropológicos, el primer chakra representa el tiempo en el que la humanidad vivía en cuevas. En ese tiempo de nuestra civilización, vivíamos día a día. Para apañar nuestra lucha por la supervivencia, tendíamos a adorar animales y otros aspectos de nuestro entorno físico.

Cada chakra alimenta de prana a diferenetes glándulas endocrinas. Así como hay siete chakras, hay siete glándulas endocrinas. Ambos, los chakras y las glándulas, están alojadas a lo largo de la médula espinal. Estas glándulas producen hormonas y las vuelcan al torrente sanguíneo. Se las llama glándulas de secreción inerna porque no poseen un canal o conducto que salga de ellas y las conecte con alguna parte específica del cuerpo. En cambio, las hormonas que segregan son liberadas al torrente sanguíneo desde donde son llevadas por la sangre a cada órgano y tejido para cumplir con su función para el cuerpo físico.

Cada glandula está relacionada internamente con otras glándulas y también trabajan de cerca con el sistema nervioso y circulatorio. Para que los órganos del cuerpo puedan trabajar bien, la sangre debe contener ciertos químicos. Muchos de estos químicos son secretados por las glándulas endócrinas y esta secreción es vital para el funcionamiento saludable de todo el sistema.

La glándula endócrina del primer chakra son los adrenales. De hecho son dos adrenales ubicadas encima de cada uno de los riñones. Son las glándulas que se activan ante situaciones de riesgo o cuando el cuerpo es llamado a la batalla. Cuando se libera adrenalina (de allí el nombre) en el torrente sanguíneo, nuestras percepciones son más claras y tenemos más vigor y nos sentimos con más coraje.

La liberación de adrenalina activa el reflejo de correr o pelear, que nos prepara para luchar o para escapar ante la presencia del peligro. Esta secreción se produce ante peligros reales (presencia de un león) o imaginarios. Por ello, nuestras emociones pueden activar la liberación de adrenalina cuando nos sentimos en extremo con miedo o incluso con ansiedad crónica. Este primer chakra es el chakra de la supervivencia y el sindrome de pelear o correr es vital para la supervivencia de la especie.

La ubicación de este chakra es cerca del plexo sacro. Este plexo es el centro nervioso que regula el esqueleto, las piernas, los pies, el sistema eliminatorio (orina, heces), los órganos reproductores masculinos (gónadas) y la próstata. Cuando hay un problema con una pierna o pié del lado derecho, masculino del cuerpo, puede indicar asuntos irregulares en la confianza sobre la voluntad personal. Si es del lado izquierdo, femenino, puede indicar problemas de confianza sobre la vida emocional propia.

Cuando el chakra base está limpio nos sentimos seguros, arraigados y estables. Podemos usar un buen sentido común para balancear nuestras finanzas y también nuestras responsabilidades cotidianas y aún poder iniciar nuevas actividades e intereses. Nuestro sistema eliminatorio funciona bien, la actividad neuronal de las piernas y pies es saludable y nuestra habilidad para iniciar encuentros sexuales es cómoda y natural. Nuestro chakra base es el hogar de la Serpiente Dormida, nuestra energía Kundalini. Cuando este chakra está limpio y balanceado, la Diosa Kundalini Shakti puede despertar y comenzar su ascenso gradual hacia la unión con el Señor Shiva.

Por otro lado, si este chakra está fuera de balance o sucio, nos sentimos inseguros y temerosos. Podemos incluso volvernos ausentes de mente porque no estamos bien enraizados. También podemos tener dificultades con nuestras finanzas y las necesidades de todos los días. La seguridad que derivamos de las cosas materiales las sentimos amenazadas. También puede traer problemas con el hogar, el cual es nuestra base de operaciones y refugio en la vida física. Podemos volvernos autoindulgentes y muy autocentrados y sufrir de depresión y congoja. En lo físico puede producir problemas de hemorroides, constipación o diarrea, ciática o problemas de próstata.

Esos asuntos arriba mencionados están relacionados con nuestra capacidad de “soltar”. No podemos dejar ir nuestra tristeza, soltar fuentes de soporte material o de comfort que requieran finanzas, o incluso dejar ir y soltar los materiales de deshecho del cuerpo. Si no podemos soltar lo que nos retiene, no podemos avanzar. Los problemas con el nervio ciático y los problemas con las piernas y pies muestran claramente esta dinámica. Los problemas de ciática surgen debido a deseos sexuales o creativos frustrados.

Así como el primer chakra representa el cuerpo físico, el chakra base del planeta Tierra representa el suyo. El primer chakra del planeta se unbica en el monte Sinaí en el Oriente Medio. Gaia está dejando que su Kundalini ascienda a encontrarse con su contraparte Divina. Es tiempo de oír su llamado. De allí que ese sector del planeta sea el centro de mucha turbulencia.

El primer chakra rige nuestros primer y segundo ser dimensional. Nuestro ser de primera dimensión representa el código genético, las células y minerales de nuestro cuerpo. También representa nuestro ser más primitivo y animal que queda sugerido por la respuesta de correr o pelear que sirve para asegurar la supervivencia de la especie. El chakra raíz también rige las glándulas sexuales masculinas y la testosterona que segregan. Esta testosterona conduce lo masculino en nuestra sociedad y la polaridad masculina de nuestra psiquis para perpetuar y proteger a la humanidad.

3 comentarios:

Witcha dijo...

Pues, explícito y completo, típico de ti Alex...Gracias

Anónimo dijo...

Muchas gracias por tu aporte, gracias nuevamente!

Anónimo dijo...

Gracias memha complementado mucho mi estudio sobre el tema.