22 diciembre 2009

06 diciembre 2009

Ravin

Hace tanto tiempo que no encontraba el momento y las ganas de poder sentarme a compartir algo de mi vida con todos ustedes. Estoy contento de poder hacerlo esta noche mientras escucho la compilación de Ravin de Buddha Bar IX, altamente recomendable para los buenos amantes de la música.

Dentro de unos días me van a operar de la hernia inguinal que me viene aquejando desde hace algo más de 3 años. La falta de sensibilidad en la zona inguinal y en mis piernas lo hacían una tarea algo compleja por miedo a no sentir dolor y arriesgar a desgarrar las suturas y los arreglos anatómicos que una intervención de ese tipo demanda.

Es curioso como se van dando las cosas en mi vida respecto de mi rehabilitación y todo este tema que dominó mi vida desde 2002. Hace unos días pensaba que fue exactamente hace 12 años, en Febrero de 1997 que me operé por primera vez y de urgencia de dos hernias inguinales. Hacía unos meses que me había mudado a vivir en Buenos Aires después de haber conocido a Daniel, quien resultara mi pareja de más de 3 años y la última que he tenido desde entonces.

Habíamos alquilado un departamento amplio y muy bien ubicado sobre la Avenida Santa Fe y la calle Escalabrini Ortíz, antigua Canning. Estábamos llenos de entusiasmo y esperanza, un nuevo amor se abría ante nuestros ojos y corazones aunque fuera algo que con el tiempo demostrara no haber sido tal amor ni esperanza. Los esfuerzos de la mudanza, de haber cargado pesadas cajas parece haber desatado las hernias inguinales que resultaron, como dije, en una intervención de urgencia.

Los ciclos se repiten y en ese entonces Júpiter (el jovial) transitaba el signo de Acuario, tal y como lo hace ahora, y su archirrival, Saturno, empezaba su ingreso por el signo de Aries, exactamente el opuesto al que transita ahora en este mismo tiempo que escribo. Las circunstancias parecen empezar a formarse y al menos una de ellas es cierta: mi operación de hernia el próximo jueves.

Supongo que todo ello debería hacerme reflexionar sobre las dinámicas del tiempo y mi vida para los meses venideros. Lo que sí puedo asegurarles es que se trata de un momento que, respecto de la hernia, me dará mucha libertad de movimiento y ayudará significativamente a que me sienta menos atado al cuerpo y sus limitaciones.

Del modo en como veo las cosas ahora, creo que es posible que regresen ciertas circunstancias a  mi vida para principio de 2010. Algunas de ellas pueden ser que encuentre a ese “hombre especial” del que pueda enamorarme. Con algo de suerte quizás sea una versión adecuada de Russell Crowe en The Sum of Us, recientemente recomendada por uno de mis lectores. Sean o no gay quienes me lean, creo que es una película que es digna de verse por los mensajes que tiene.

Otra de las circunstancias podría ser, dejando librar mi imaginación, mudarme a una casa propia y empezar otra vez mi vida que ha estado en un paréntesis en ciertos sentidos desde que mi parálisis se declaró hace algo más de 7 años. En la entrevista con el cirujano, cuando me preguntó a qué me dedicaba y responderle “soy astrólogo”, sobre un papel escribió: Jill Taylor “Un ataque de lucidez”. Hizo un resumen del libro de esta neuro anatomista, especialista en el estudio del cerebro humano recibida de la universidad de Harvard quien en 1997 (mismo año de mi operación de hernia) tuvo una hemorragia masiva en el cerebro y perdió todas sus funciones del hemisferio izquierdo, capacidad de hablar, de escribir, parálisis corporal, etc.. El libro cuenta su increíble viaje personal de 8 años hasta su recuperación total y las experiencias espirituales que significó para ella funcionar desde el hemisferio derecho, supuesto asiento del alma. De verdad les recomiendo esta lectura o que busquen sus videos en TED .

Volviendo un poco a mi, pues eso, no puedo no dejar de reconocer que hay ciertos jugadores que están entrando en escena en mi vida y que me resultan familiares de 12 años atrás. Vamos a ver en qué resulta todo, pero sea lo que sea, no tengo dudas de que se trata de otro viaje maravilloso de la vida.

12 noviembre 2009

Apolo y Jacinto – Mitología griega.

Jacinto, el joven hijo del rey de Esparta, tan hermoso como los mismísimos dioses del Monte Olimpo, gozaba del amor de Apolo, arquero. El dios solía bajar por las orillas del río Eurotas, dejando desierto su santuario en Delfos, para pasar tiempo con su joven amigo y deleitarse con los placeres de los jóvenes. Cansado de su música y de su gran arco, Apolo hallaba descanso en pasatiempos sencillos. Ora llevaba a Jacinto a cazar a los bosques y calveros de las laderas de las montañas, ora practicaban gimnasia (una disciplina que posteriormente Jacinto enseñaría a sus amigos y por la que fueron famosos los espartanos). La vida sencilla despertó los apetitos de Apolo, a quien el muchacho de pelo rizado resultó más encantador que nunca. Apolo le entregó su amor sin restricciones, olvidando que se trataba de un simple mortal.

Una vez, durante una calurosa tarde de verano, los amantes se desnudaron, se untaron con aceite de oliva y probaron suerte en el lanzamiento de disco, cada uno de ellos intentando superar al otro. El disco de bronce volaba cada vez más alto. Finalmente, reuniendo todas sus fuerzas, giró sobre sí mismo hasta que dejó libre el brillante disco, que se alzó rápidamente, cual pájaro, cortando en dos las nubes hasta que, brillando como si fuese una estrella, empezó a caer.
Jacinto corrió a cogerlo, tanta era la prisa que tenía por lanzarlo, para demostrar a Apolo que, por joven que fuera, no era menos diestro que el dios en este deporte. El disco cayó por fin a tierra pero era tanta la fuerza que llevaba que rebotó y golpeó violentamente a Jacinto en la cabeza. Este gimió dolorido y cayó al suelo. La sangre manó en grandes cantidades por su herida, tiñendo de profundo carmesí el oscuro cabello del hermoso joven.

Horrorizado, Apolo corrió hacia su amigo, se inclinó sobre él, dejó reposar su cabeza sobre sus propias rodillas e intentó desesperadamente cortar el torrente de sangre que salía de la herida, pero todo fue en vano. Jacinto cada vez estaba más pálido y sus ojos, siempre tan vivos, perdieron su brillo mientras su cabeza caía hacia un lado, como si fuese una flor del campo que se marchitase bajo los rayos del sol de mediodía. Con el corazón destrozado, Apolo gritó: "¡Te llevaron las garras de la muerte, amado amigo! Ay de mí, pues por mi culpa has muerto. ¿O debo culpar a mi amor? Ay, culpa de un amor que demasiado ama. ¡Si tan sólo pudiese expiar mi culpa uniéndome a ti en el viaje a los reinos desolados de la muerte! ¿Por qué he sido castigado con la maldición de la vida eterna? ¿Por qué no puedo seguirte?

Hyacinth-Death-Jean Broc Muerte de Jacinto

Apolo sostuvo a su moribundo amigo junto a su pecho, mientras sus lágrimas caían a borbotones sobre su pelo manchado de sangre. Jacinto murió y su alma voló al reino de Hades. El dios se agachó y susurró suavemente junto a la cabeza del joven muerto: "Siempre vivirás en mi corazón, hermoso Jacinto. Que tu recuerdo viva también entre los hombres". Y, a una orden de Apolo de la sangre de Jacinto brotó una flor roja a la que nosotros llamamos jacinto y en cuyos pétalos puede aún leerse "Ay", el sollozo de pena que surgió del pecho de Apolo.
Así, la memoria de Jacinto pervivió entre la burguesía de Esparta, que honró a su hijo, a quien festejó durante tres días con las fiestas jacinteas. El primer día, lloraron su muerte y los dos últimos, celebraron su resurrección.

Tomado de www.historia-homosexualidad.org

05 noviembre 2009

Operación Pandemia

Hay que abrir los ojos!

01 noviembre 2009

MICHAEL JACKSON EARTH SONG

Es hora de Despertar!!!
Hay que hacer algo para cambiar...!

Michael Jackson They Don't Care About Us

En protesta!

08 octubre 2009

De Regreso

Ya en el umbral de mi retorno a Bariloche. Mañana despego rumbo a Madrid donde me quedaré por un día antes de mi vuelo de regreso a Buenos Aires el sábado a la noche.
Finalmente el viaje de más de tres meses y medio está llegando a su final. Por un lado parece que fuera ayer que estaba en Barcelona con mi amigo Christian en casa de Isabel, por otro lado mi estadía de cuatro semanas en Hinojales la veo muy lejana en el tiempo pero fue en Julio. Estos meses en Alemania pasaron casi sin darme cuenta entre paseos, viajes y la visita de los familiares que conocí en mi viaje del año pasado.
Lamento no haber tenido oportunidad de encontrarme con Pablo en Valencia. Era una asignatura pendiente que ansiaba poder cumplir pero los tiempos ajustados en España no me dieron oportunidad. Seguramente será algo para cumplir el próximo año.
Este año tuve la alegría de tener a mi hermana que viajó desde Philadelphia para estar una semana acá en casa de Volkmar y con quien hice un viaje al norte de Alemania al pequeño pueblo medieval de Goslar. Por un lado tantas expectativas sobre su llegada y ya hace una semana que ha pertido de regreso a su casa en EEUU.
El tiempo pasó y estoy repleto de experiencias nuevas, sitios que he conocido, personas, sentimientos y sensaciones que nacieron con esas vivencias y que llevará un tiempo hasta que decanten por completo y pueda hacerlos todos conscientes, en especial los momentos que pasé en compañía de Christian en Barcelona.
Todavía me queda una vivencia más, conocer personalmente a Israel. Hace unos años nos conocimos por el foro de astro.com y desde enetonces no hemos cesado nuestro contacto fluído. Hicimos planes para que fuera a Argentina a pasar su cumpleaños en Mayo pero no fue posible. Repetimos el intento para que fuera a Hinojales pero no hubo oportunidad. Insistimos queriendo organizar un encuentro acá, en Alemania, pero los tiempos mutuos parece que no conspiraron a nuestro favor. Finalmente parece que los cielos que nos gobiernan han podido sincronizar un encuentro a mi llegada a Madrid mañana por la tarde. Pasaré la noche con él y saldremos a recorrer Madrid el sábado, para luego despedirnos en Barajas cuando caiga el sol.
Me tiene entusiasmado conocerle en persona pues hasta ahora tengo una muy buena impresión por este medio cibernético y estoy seguro que snetir nuestras auras sellará esta amistad más profundamente.
Poco a poco iré escribiendo mis impresiones del viaje. Compartir con vosotros todo lo que ha acumulado mi corazón y han presenciado mis ojos.
Por ahora esta pequeña entrada para hacerles partícipes de mi andanzas.
Gracias por seguir allí, estén donde estén.
Un fuerte abrazo a tod@s.

22 septiembre 2009

Calendario Maya, 2012 y colapso económico

Cerca de ocho años atrás John Major Jenkins y yo tuvimos un debate sobre el significado de la fecha del fin del calendario Maya enfocándose específicamente sobre si las energías de la cuenta Larga terminan el 28 de Octubre de 2011 o el 21 de Diciembre de 2012. Esta sigue siendo la pregunta más importante que cualquira interesado en el fenómno “2012” debe enfrentar, pero mientras en su momento el debate parecía teórico, ahora es una cuestión que tiene una muy significativa importancia y consecuancia práctica sobre el modo en que nos relacionamos con el futuro. Aunque muchos quisieran barrer el tema de la fecha final bajo la alfombra, nadie puede hacerlo con su integridad intelictual intacta. Desde el debate Jenkins ha aparecido en el documental de History Channel donde se presenta el 21 de Diciembre de 2012 como un día predeterminado de “condena” en que el mundo va a terminar. Recibo muchas cartas, algunas veces de gente joven, que se preocupa de que el mundo va a terminar en esa fecha porque han visto el documental en Youtube. Mientras que la gente más conocedora probablemente rechazaría esta forma de presentar el calendario Maya, sigue siendo importante preguntar quién se beneficia de ello. Yo siento que hay muchas personas, incluso aparte de los participantes de tales documentales, que se benefician de asegurar que el calenadario termina el 21 de Diciembre de 2012. Por ello, no creo que sea un accidente que no escuchemos de la fecha del 28 de Octubre de 2011 en los medios públicos. Para empezar, hasta donde yo sé, nadie que adhiera al 28 de Octubre como fecha final del calendario ha presentado esa fecha como predeterminada del día del juicio final y así excesivamente asociado el calendario Maya con el miedo.
Desde el debate mencionado más arriba, dos culturas intelectuales diferentes han emergido alrededor de las dos posibles fechas finales, una basada en la creencia (21 de Diciembre de 2012) y la otra basada en la evidencia (28 de Octubre de 2011). Estas dos culturas son tan diferentes una de la otra como cualquiera de ellas lo es del uso del calendario Gregoriano. La propuesta del 21 de Diciembre de 2012 está basada en la improbada creencia de que el ciclo precesional, de hecho, significa algo para la evolución humana y, sorprendentemente, hasta donde yo sé, nadie de los que abogan por esa fecha final parece haberse molestado en probar esta presunción básica. En contraste, la fecha 28 de Octubre de 2011 está basada en una enorme evidencia científica de que los Nueve Inframuendos y Trece Cielos conocidos de antiguas fuentes Mayas, de hecho describen la evolución cósmica en todos sus aspectos. Más aún, mientras existe una extensa evidencia de que los Maya basaron su profecía y predicción en cambios entre baktuns, katuns, tunes, etc., no hay ni un solo texto Maya antiguo que mencione el ciclo precesional de 26.000 años. Dado que quienes abogan el 21 de Diciembre de 2012 como el día final no identifican puntos de cambio en el calendario Maya que conduzcan a su fecha final, su hipótesis, sin embargo, no es verificable desde las predicciones hechas, que sería la base de cualquier teoría científica seria. Por eso, debe calificarse como una creencia más que como ciencia. Basado en nada más que en una cultura que ha subsecuentemente emergido alrededor de la fecha del 21 de Diciembre de 2012, ya que sirve como una pantalla de proyección ideal para fantasías, miedos y esperanzas, en lugar de en algo que pueda ser probado y comprendido científicamente basado en los patrones del calendario Maya.
La fecha final del 28 de Octubre de 2011 puede ser entendida racionalmente. Incluso ha sido verificada por muchas predicciones, más recientemente la mía propia sobre un colapso económico que vendría y cuándo sucedería, más allá de qué formas ese colapso (financiero) pueda tomar parece que la mejor apuesta es que ocurra cerca del tiempo en que empieza la Quinta NOCHE, en Noviembre de 2007 (estríctamente hablando, la 19). De acuerdo con esta predicción los economistas ahora están de acuerdo que empezó en Diciembre de 2007 (Ver figura 1). Esta predicción fue formulada ya en mi primer libro en Inglés, “Resolviendo el mayor misterio de nuestro tiempo: El Calendario Maya, escrito en 1999 y publicado en 2001 (pág. 187). Esto es un paralelo real a la famosa predicción de Edgard Cayce del colapso de la bolsa de Nueva York. En este caso, sin embargo, hecha casi diez años antes, entonces fue realizada mucho antes que cualquier economista profesional considerara semejante derretimiento económico. Yo no digo tener alguna clase de habilidad psíquica inusual, en cambio esta predicción apunta al hecho de que con la fecha final correcta del 28 de Octubre de 2011, el misterio del calendario Maya ha sido resuelto. Que estas predicciones hayan sido exactas puede verificarse por cualquiera que se interese en examinar las páginas relevantes de mis libros. En contraste, nadie que proclame la fecha final del 21 de Diciembre de 2012 ha hecho ninguna predicción similar y no pueden acreditarse el haber hecho ni una sola predicción basada en el calendario Maya. Esto ya debería ser una bandera roja de alerta para cualquiera que esté buscando una forma de entender la evolución de la civilización basada en el calendario Maya.




Antes de ir a las consecuencias más prácticas de adherir a la interpretación del calendario Maya basada en la creencia o en la evidencia, pienso que es necesario discutir la naturaleza del tiempo y qué es lo que hace del calendario Maya algo tan especial. En otras palabras, es importante entender si tenemos, acaso, alguna razón para preocuparnos por el calendari Maya. ¿Por qué es que, a diferencia de otros calendarios, el calendario Maya tiene una fecha final? La respuesta a esto es que el calendario Maya expresa una clase completamente diferente de tiempo que otros calendarios. La mayoría de de los calendarios, tales como el Gregoriano, Musulman, Budista o Judío, están basados en los ciclos astronómicos y reflejan en tiempo contínuo. Describen un tiempo mecánico medible, el aspecto del tiempo que los griegos llamaban Cronos, que es el único que es reconocido en el mundo moderno. Dado que los ciclos astronómicos, sean estos ciclos de la luna, la tierra o el ciclo precesional, van a continuar duante el próximo billón de años, no hay razón para que los calendarios basados en ellos debieran alguna vez terminar. Ya que el calendario Maya tiene una fecha final, este obviamente debe estar basado en otro tipo de tiempo que el tiempo mecánico y su fecha final debe ser discutida sobre el trasfondo de un tiempo basado en la consciencia, lo que los griegos llamaban Kairos, entonces, debemos preguntarnos cuál podría ser el orígen de ello.
Si nos remontamos a las fuentes ancestrales para encontrar información sobre el orígen del calndario Maya de la cuenta larga, ellos nunca dicen que está basado en algun ciclo astronómico*. En cambio, las fuentes Maya, en instancias en el Templo de las Inscripciones en Palenqu, explícitamente dicen que la cuenta larga está basada en el Arbol del Mundo o lo que otras culturas usulamente refieren como el Arbol de la Vida.
El tiempo Maya es, de hecho, cuántico y describe diferentes estados cuánticos del Arbol Cósmico de la Vida. Simpre está contra el trasforndo de tales cambios cuánticos en el tiempo y no fluyendo continuamente en ciclos astronómicos, debemos entender los momentos definitorios de nuestras vidas, pero también de civilizaciones humanas. El Árbol Cósmico de la Vida en el centro del universo detrás de estos cambios cuánticos fue descubierto por la ciencia moderna recién en 2003. Aún, el hecho de que sea real y no un mero mito o símbolo, pide una revolución en cómo vemos nuestra existencia total.
Afecta no sólo a la ciencia, sino también a cómo entendemos las profecías religiosas que con frecuencia incluyen rferencias al Arbol de la Vida. Así, por ejemplo, el Libro de las Revelaciones se refiere a esto y parece estar volviendo a nuestra consciencia en la mella del tiempo. Dado que el calndario Maya se origina en el Arbol de la Vida no sólo cada día, sino también cada katun, baktun, pictun, etc., está asociado con un símbolo, como un signo-día y un número, simbólico de estos diferentes estados cuánticos. Estos estados están creando las eras geológicas e históricas de la evolución cósmica, a las que los Maya se refieren como Eras.
Mucha gente está esperando un cambio cuántico para el final del calendario Maya, y con razón, pero un ciclo astronómico contínuo por definición nunca da lugar a cambios cuánticos. La razón de que el calendario Maya sea capaz de explicar muchos saltos cuánticos en los registros fósiles y cambios de paradigmas en la historia de la humanidad (que está lejos de ser lenta y contínua), es el hecho mismo que a diferencia de otros calendarios sea cuántico.

El entendimiento del tiempo Maya como cuántico también provee una forma significativa de ver la así llamada fecha final donde no es siquiera potencialmente un final del mundo predispuesto. (Es por ello que ninguno de los que acogen la fecha del 28 de Octubre de 2011 ha caído en decir que es la fecha del final del mundo). La fecha final sólo refleja el punto en el tiempo en el que el Arbol Cósmico de la Vida alcanza su estado cuántico más alto. Esto también implica que no es el comienzo de un nuevo ciclo y es sólo sobre estas bases que es racionalmente entendible que este estado servirá para crear un milenio de paz en la “Nueva Jerusalem” como es llamado el nuevo mundo en el Libro de las Revelaciones. Usando, por ejemplo, una metáfora Hindú, se hace lógico que alcanzar este estado elevado significa la liberación de la rueda (ciclos) del Karma. Como sabrán los estudiantes del calendario Maya basados en la evidencia, casi todos los conflictos y guerras en la historia de la humanidad de hecho se originan en cambios cuánticos entre las energías cosmicas y sólo cuando esas terminan, hay una razón seria para esperar el surgimiento de un mundo en armonía.
Es así, en esta interpretación del calndario Maya, que no hay absolutamente ninguna razón para pensar que la fecha final significa el final de la vida o el dia del “juicio final” en el que el mundo esté predeterminado a finalizar.
Lo que la fecha final significa, sin embargo, es que el 28 de Octubre de 2011 los cambios entre las energías van a terminar y es por ello que no sorprende que muchos intuitivamente sientan que el año que sigue a ello, 2012, sea muy especial. El proceso que ha estado manejando la evolución cósmica hasta ahora, no seguirá operando y después de cierto tiempo, para que las cosas se acomoden, los seres humanos serán quienes creen la evolución por sí mismos. Lo que esto significa, en mi punto de vista, que la fecha final no es sólo otro cambio más. En cambio, constituye el final de los cambios que han sido causados por alternancias en los estados cuánticos del Arbol de la Vida hasta este punto, ejemplificado por el cambio cuántico antes mencionado que condujo a la declinación de la economía cuando empezó la quinta noche.
Semejante visión de un nuevo Jardín del Eden (aunque en un nivel superior), obviamente carece de cualquier base racional entre aquellos que abogan que miremos al calendario Maya basado en ciclos astronómicos mecánicos, donde un nuevo ciclo está por comenzar. Para entender la liberación de la humanidad y el futuro regreso a un Jardín del Edén, solamente requiere tiempo cuantizado. Esto ilustra un principio importante, a saber esto aun si el calendario Mayan basado en pruebas, no es difícil de entender, no es trivial. No es algo que se pueda poner sin pensar en la caja de los recuerdos. El calendario Maya es fundamentalmente diferente de todos los otros calendarios y cómo y por qué es así es algo que necesita ser profundamente honrado y respetado.
Desde esta perspectiva, donde nos acercamos al ciclo final de los cambios y el estado cuántico más levado del universo, es también lógico que la caída económica en la que estamos ahora no es meramente una “recesión” o una “depresión”, como sabemos por haber precipitado en el pasado por noches en el calendario. El declive es en cambio el comienzo del fin de los ciclos de la economía. Así, dado que sabemos por el estudio del calendario Maya que los períodos de tiempo cuando se contrae la economía son las noches, podemos hacer algunas predicciones sobre cómo este final de los ciclos económicos va a resultar. El primer pulso en tirar abajo el crecimiento de la economia vino con la quinta noche y condujo a un rápido decaimiento del crecimiento, una caída en los valores de la bolsa, y un aumento en los despidos laborales y ejecuciones hipotecarias. Estamos actualmente en un período entre tales noches, el sexto día (ver figura 2), cuando los mismos procesos continúan más despacio y pueden revertirse levemente en forma temporal. Cerca del tiempo en que empiece la Sexta Noche el 8 de Noviembre de 2009, podemos esperar que la caída se intensifique y que el dólar norteamericano colapse y con él el sistema monetario establecido en el mundo.

Muchas cosas pueden disparar tal vento, pero es importante entender que cualquiera sea el disparador, y este puede ser alguna clase de evento político, es la energía de esta noche la causante. Esto incidentalmente, es también el por qué es tan importante lo que se hará de la energía de renacimiento de la segunda mitad del sexto día.



Sólo podemos imaginar lo que semejante colapso significará, pero siento que es claro para todos que las consecuencias para nuestras vidas diarias serán por demás grandes. Debido a las dificultades, muchos pueden perder su fe en esta creación o pensar que estamos siendo castigados. Yo lo veo de forma distinta: la consciencia del Inframundo Galáctico ya está pre-planificada para establecer un mecanismo protector para el planeta, primero frenando el crecimiento, que es lo que cualquier oncólogo haria antes de que la cura pueda tener lugar **.

Como puede darse cuenta el lector, hemos llegado a un punto donde la discusión de la fecha final del calendario Maya es un asunto crítico debido a que cómo nos relacionemos con el futuro dependerá directamente de ello.
Esto no es ni trapacería académica ni fantasías new age irresponsables. Los que se abocan a la fecha Maya final basada en la evidencia, del 28 de octubre de 2011, pueden de hecho aconsejar a la gente a que se prepare para la caída económica futura antes de la sexta noche.
Aquellos que hablan del 21 de Diciembre de 2012 son, consistentemente con su lógica, propensos a continuar haciendo proyecciones sobre esta pantalla ilusoria en el futuro. Lo que esta gente de hecho está diciendole a la gente es “no se preparen para el Nuevo Mundo ahora, esperen a que el cambio llegue el 21 de Diciembre de 2012!”, dado que no reconocen ningún cambio cuántico antes de ese punto en el tiempo. Conocer la fecha final exacta es un asunto de importancia enorme para la gente porque es su única manera de conocer qué cambio cuántico están experimentando en el tiempo presente. Mientras mucha gente abocada a la fecha del 21 de Diciembre de 2012 está simplemente saltando en el esenario para llamar la atención (y vender varios productos), creo que es tiempo de que consideren que clase de responsabilidad implica esto para otra gente. Probablemente no es un accidente que el primer largometraje de Hollywood, seguramente planeado para confundir a la gente sobre el calendario Maya sobre la fecha 21 de Diciembre de 2012, esté programado a ser exhibido en Noviembre de 2009 durante el inicio de la 6ta noche.
Los medios gobernantes usarán la fecha del 21 de diciembre de 2012 para manipular la verdad y, por supuesto, siempre hay algunos dispuestos a seguir. Es bastante fácil ver en interés de quien recae que el calendario Maya de esta forma sea proyectado hacia un tiempo en el futuro, cuando toda alineación con él será ya demasiado tarde.
Mientras el sistema monetario internacional colapse en la sexta noche, las cosas pueden moverse en esencialmente dos direcciones. Irá tanto en la dirección de una organización con bases en una economía sin bancos, intereses o crecimiento sirviendo a crear un mundo sin dominio. Un colapso del sistema monetario internacional, especialmente si está ligado a una moratoria de todas las deudas, tiene el potencial de preparar el camino hacia un mundo que sea verdaderamente igualitario, basado en la buena disposición y voluntad de cooperación y donde la avaricia no destruirá al mundo. Esto, por supuesto, se opone a la existencia de un sistema bancario y monetario organizado en el interés de una minoría e impulsado por el anhelo de valores abstractos en lugar de las necesidades humanas.
Creo, sin embargo, que sería ingenuo pensar que tal implementación de un Nuevo Mundo de acuerdo con el plan cósmico ocurriría sin resistencia. Algunos quieren mantenerse en el poder sobre los demás. Para muchos, la caída del orden establecido de una posición dominante sería chocante, porque sería la ruina de su experiencia de seguridad en un mundo al que se han acostumbrado.
Los banqueros, gobiernos, medios de comunicación y los centros de control en todo el mundo, tratarían entonces, naturalmente, de crear una nueva moneda mundial única y mantener el control, para lo que están muy bien preparados.
Esto es especialmente el caso si las personas no son conscientes de las pruebas basadas en el calendario maya y son capaces de ver este difícil período, como parte de un proceso destinado a conducir a un mundo nuevo. Sin embargo, estoy convencido de que el Inframundo Universal próximo traerá una nueva conciencia de unidad llevando el gozo de ser y sólo el amor y compasión por todas las cosas de la manera que son. Así, las cosas pueden no hacerse "mejores" en el sentido que fueron en la vieja economía, pero la vida será más agradable debido a un nuevo nivel del conocimiento en el cual las cosas son percibidas de otro modo. Así, en los próximos años, nos encontramos con una mezcla confusa de los acontecimientos, aparentemente contradictorios. Un aspecto crítico de la preparación de esto es el conocimiento basada en la evidencia de que calendario Maya termina el 28 de octubre 2011, que al menos da a la gente un punto de referencia para los ritmos con que las cosas van a evolucionar, aunque se tardará un cierto tiempo para las cosas se resuelvan incluso después de esto.
La visión que está surgiendo para el tiempo por delante es, pues, ni que 'el mundo va a su fin', ni que 'todos estaremos felices volando' en una fecha preestablecida determinada en el futuro. En cambio, vemos un escenario bastante complejo, basado en la mejor evidencia que tenemos para entender el futuro. Tiene mucho en común con el escenario de parto difícil para la 'Nueva Jerusalén', como se presenta en el Libro de Apocalipsis. Como este libro señala, sin embargo, este no es un mundo para todos y es un escenario que seguramente requerirá la fuerza espiritual y la integridad de soportar. No quiero añadir ningún matiz religioso a este debate, pero parece claro que todos los que aspiran a entrar en este mundo nuevo deben buscar con sinceridad la verdad y evitar las explicaciones simplistas.
Incluso si el calendario maya, por lo tanto es universal y, fundamentalmente relacionado con el libro de Apocalipsis, no es menos importante saber cómo los mayas contemporáneos ven su fecha de finalización. Naturalmente, algunos de ellos están felices de que su calendario ha sido objeto de atención en todo el mundo y apenas pueden creer lo que los arqueólogos han estado diciendo, que es 21 de diciembre de 2012 (La Cuenta Larga real sobre la que se basa esta fecha, dejó de usarse entre los mayas hace mucho tiempo y así, esta fecha ha sido reenviada a ellos por los arqueólogos modernos). Pero fuentes más autorizadas como Don Alejandro Oxlaj del consejo de los ancianos, no están saltando en el esenario. Como cualquiera que ha visto la entrevista que le hice hace dos años (disponible en DVD en Mayan Majix), él rechaza la fecha del 21 de Diciembre de 2012 por ser un error de cálculo (lo que para mi fue una sorpresa en ese momento).
El también sostiene la profesía de los Trece Baktuns y 13 Ahau, consistente con la fecha del 28 de Octubre de 2011 (que es 13 Ahau). A diferencia de mi, él, sin embargo, no especifica una fecha final, aunque estamos de acuerdo que el último cambio de katún (comienzo del período profetico de los últimos 7200 días), ocurrió en 1992. En torno a este cambio de katún el 10 de Febrero de 1992, podemos también ver claramente que grandes eventos, un cambio cuántico, configurando a todo el mundo, tuvo lugar: El fin de la guerra fría y el colapso de la Unión Soviética (25 de Diciembre de 1991), la institución de la Unión Europea, (7 de Febrero de 1992) y el lanzamiento de la World Wide Web (Agosto 1991).
A la hora del cambio de katun abogado por la gente del 21 de diciembre de 2012 (John Jenkins dice abril de 1993 en el documental "Día del juicio final" del History Channel) el Nuevo Mundo fue así establecido.
También en el futuro la gente que abraza esta fecha del final siempre estará en el remanso de lo que realmente pasa en el mundo.
Esto demuestra la gran importancia de la fecha de finalización y que los que quieren ser parte consciente de los cambios cuánticos por venir y surfear en las olas de la creación que éstos generan se perderán esta oportunidad si rechazan el calendario maya basado en la evidencia, con su fecha de finalización 28 de Octubre de 2011.
Si hace caso omiso de las pruebas y escucha a los profetas de la 'alineación' del 21 de Diciembre 2012 ***, es probable que eso tenga consecuencias directas muy grave para su propia vida y de cómo encarar el futuro. Con la aceleración del tiempo en el Inframundo Galactico, la diferencia de 420 días entre las dos fechas finales es, literalmente, tan grande como la que hay entre el día y la noche.



Carl Johan Calleman
Seattle, May 15, 2009 (1 Kan)


* Ningún texto Mayan antiguo habla del significado de la fecha final de la Cuenta Larga. Hablan, sin embargo, del principio de la Cuenta Larga en diferentes sitios y una buena fuente para esto es Freidel, Schele y Parker, Cosmos Maya, páginas 59-122, el Hogar y el Árbol. Una fuente muy buena para entender como la vida política del Maya antiguo fue dominada por ciclos de tiempo no astronómicos es Prudence Rice, Ciencias Políticas Mayas. Aquellos interesados en cómo estaban basadas sus profecías en ciclos no astronómicos pueden estudiar las profecías katun en los Libros de Chilam Balam.


** Personalmente no creo que haya Dios que interviene en la Creación para cambiar su curso (Este implicaría que la creación no sería perfecta en primer lugar). La forma en que trabaja es que el Inframundo Galactico favorece la mitad derecha del cerebro, en detrimento de la mitad izquierda del cerebro que está mediando valores abstractos y es así que ahora vemos un colapso de los valores abstractos, como dígitos en las computadoras y los billetes de papel. En una entrevista con Larry King hace unos meses, Bill Clinton declaró que un tercio de la riqueza del mundo había sido erradicada en el último año. Este es un ejemplo excelente de pensar en términos de valores abstractos. En realidad ningún valor real había sido barrido. Lo que había sido aniquilado eran un tercio de las cifras en las computadoras del banco. Este colapso de valores abstractos todavía está lejos de tocar fondo.


*** Esta llamada alineación realmente ocurrió en 1998, pero esto es muy rara vez presentado, ya que no sería de interés para los medios de comunicación que ahora venden el 'fenómeno de 2012'.

20 septiembre 2009

El 9.9.9 y el Calendario Maya

El número nueve ha sido dotado con un significado especial en muchas tradiciones espirituales y religiosas. En la mitología Griega había nueve musas y en la Escandinava era Nueve el número de mundos. Nueve eran el número de puertas a la parte más sagrada del templo de Jerusalén y el mes de Ramadán es el Noveno en el calendario Musulmán. Además, el sistema de contar usado por la mayoría del mundo en la actualidad incluye nueve números y por lo tanto la relevancia de éste número está muy arraigada en nosotros. También, en la tradición Maya el número Nueve juega un papel predominante. Por ejemplo, la única inscripción existente de los tiempos antiguos que discute el significado de “la fecha final” del calendario Maya habla de su evento crucial como el de las Nueve “deidades” que descenderán entonces. Entonces esto en lenguaje moderno significa que “Nine energies” (Nueve energías), o las Nueve fuerzas cósmicas se manifestarían completamente siendo que los Mayas antiguos veían a los periodos de tiempo como “deidades.” Que nosotros sepamos estas “deidades,” o fuerzas cósmicas, son como movimientos de onda evolucionarios, edificados uno encima del otro, donde en la actualidad estamos montados en la octava alistándonos para montar la novena.
.

Fotografía del autor de la Pirámide del Jaguar en Tikal.


Los Nueve Niveles Cósmicos (Inframundos) que de acuerdo con la única inscripción Maya en existencia sobre la fecha final del calendario (el monumento Tortuguero 6) que se manifestarán entonces. Actualmente estamos en el octavo nivel (El Inframundo Galáctico) avanzando hacia el Noveno que es el nivel más alto.

En la manifestación de éstas ondas evolucionarias, a medida que nos acercamos al Noveno nivel podríamos notar una sincronización increíble. Esta es que la fecha que se acerca del 9.9.9 (9 de Septiembre del 2009 del calendario Gregoriano) sucede que coincide con el principio de una cuenta de 260 días del Calendario Sagrado Maya. Por lo tanto, en este calendario, que se ha usado desde hace 3000 años, la fecha moderna del 9.9.9 tiene la energía de Hun Imix, o Cocodrilo 1, así como lee su traducción al Español, que sucede ser la primera de sus combinaciones energéticas. Si consideramos lo que ésta sincronicidad nos está diciendo, la conclusión mas natural que podemos hacer es que en ésta fecha en particular estamos siendo invocados a enfocarnos en el número nueve y especialmente en el Noveno nivel del sistema del calendario Maya, que es la realización de cuya existencia de la cual estamos a punto de ser testigos.
Yo creo que detrás de estas fuerzas cósmicas, cuyos tiempos de activación están descritos por el calendario Maya, hay un plan inteligente para la historia de la humanidad que proviene de una fuente superior y que tiene una intención benevolente. El darse cuenta de esto también es el comprender la importancia de la guía en lo que se refiere a como seguir éste plan para que nos podamos beneficiar del calendario de los Mayas.
Estas nueve fuerzas cósmicas están influenciando y de hecho gobernando nuestra conciencia colectiva y así que debemos toda la razón de ponerle atención a lo que está pasando en este plan de tiempo cósmico.
Las sincronizaciones con frecuencia pueden ser interpretadas de maneras diferentes, pero si éstas son profundas se merecen nuestra atención. 9.9.9, tres Nueves seguidos, podrían por ejemplo, ser vistos como simbólico de las tres vueltas de 260 días del calendario sagrado que nos guiarían ahora en tres etapas a la conclusión del Noveno nivel de evolución que es el nivel más alto.
En la medida de nuestro conocimiento éste estado de energía más elevado del universo será alcanzado en la energía 13.13.13.13.13.13.13.13.13 13 Ahau (13 y Ahau son símbolos de finalización en el calendario Maya) en la fecha del 28 de Octubre del 2011 del calendario Gregoriano. Este nivel más alto de ninguna manera significa el final del mundo, sino en vez que todos los movimientos de la onda Nueve han sido entonces completados. Tal vez podemos usar la metáfora que estamos ahora a punto de subir los últimos peldaños difíciles de la escalera hasta que lleguemos al techo en donde vamos a encontrar bajo nuestros pies una estabilidad nueva y un lugar en donde reposar.
Sin importar lo que ésta subida final significará debemos entonces tener razones para esperar un período de cambio sin precedente en un período muy corto de tiempo. Esto es en parte debido a que estamos entrando a la fase final del octavo nivel de evolución y en parte debido a que un movimiento de onda con una frecuencia muy alta, el Noveno nivel, vendrá a transformar radicalmente la conciencia colectiva de tal manera que vamos a ver el mundo con una luz totalmente diferente. Es por esta razón que en las tres vueltas del Calendario Sagrado que están por venir después del 9.9.9 vamos a necesitar establecer contactos y enfocar nuestras intenciones para que éstas converjan en el nacimiento de un nuevo mundo. Esto tiene más importancia todavía pues hay varias fuentes de información que parecen indicar que la sexta noche del Inframundo Galáctico, empezando el 8 de Noviembre del 2009, pueda generar una bajada profunda en la economía mundial.
La primera de estas vueltas de 260 días del Calendario Sagrado, la cual empieza actualmente en el 9.9.9 y llega hasta el 26 de Mayo del 2010, podría verse como un período de edificación hacia el Noveno nivel que es propicio para la oración, la meditación y el enfoque mental. Animamos a que se edifique la comunidad, a hacer conexiones y sincronizaciones espirituales en este período de tiempo, que es también de naturaleza práctica.
La segunda vuelta de 260 días del calendario, empezando el 05.27.10 creará una llegada preliminaria del Noveno nivel y el principio de éste será marcado por la Convergencia Cósmica, del 17-18 de Julio, un punto de enfoque significante para proyectos espirituales de naturaleza práctica que preparará para el nacimiento del nuevo mundo. La tercera vuelta de 260 días del Calendario Sagrado empezará el 11 de Febrero del 1011 y ésta incluye la activación actual del Noveno nivel, del Inframundo Universal en el 8 de Marzo del 2011. Esta podrá ser la más dramática de las tres etapas pues guía al establecimiento del estado de energía más alto del universo el 28 de Octubre del 2011.
Creo que a través de estas tres etapas, las tres vueltas del Calendario Sagrado, empezando el 9.9.9: 1/Edificación, 2/ Preparatoria para el Noveno nivel y 3/ Noveno nivel actual de evolución del cosmos, el universo está a punto de entregar aquello por lo que ha estado luchando todo este tiempo, el establecimiento de un nivel nuevo de conciencia, la unión de conciencia. También creo que el Noveno nivel está diseñado especialmente para que genere a tal unión de conciencia, que transformará a toda la sociedad humana. Para la raza human significará unos desafíos y oportunidades muy grandes. Sin embargo estos cambios no sucederán por sí mismos y necesitan ser manifestados por los mismos seres humanos quienes entonces podrán elegir ya sea resistirlos o darles la bienvenida. Desde este punto de vista podemos entonces ver a esta fecha del 9.9.9 no solo como una curiosidad numérica para celebrarla, sino también como una oportunidad para que nosotros nos enfoquemos y abracemos la participación de la humanidad en un proceso de transformación de escala muy grande, que es traído por el Noveno nivel del Cosmos.
De lo que podemos entender del calendario Maya la unión de conciencia fijará el final de todo tipo de domino de un ser humano sobre otro y especialmente esos que son generados por la parte izquierda del cerebro. Probablemente lo que esto significa es que los instrumentos de dominio, tales como el sistema financiero actual, las armas, las fronteras nacionales y muchas otras estructuras que mantienen la autoridad en este proceso se van a desmoronar como un efecto de esta unión de conciencia que está llegando a existir y así concluirá con el nacimiento de un nuevo mundo en donde la armonía divina caracterizara a las relaciones humanas. Este final del dominio también afectará en escala global a la relación entre los géneros que como resultado cambiará profundamente. Está de más decir, que nunca jamás habrá un regreso a que las cosas sigan como siempre lo han sido. En vez, vamos a necesitar abordar el nacimiento de un nuevo mundo concientemente y con una intención de co-crear en éste un sentido positivo y no solo reaccionar a las varias dificultades que nos esperan. Creo que tal intención colectiva de co-crear un nuevo mundo será la mejor manera de aliviar las consecuencias de éstas dificultades.
Aunque lo que está empezando en el 9.9.9 es sólo la fase de edificación para el Noveno nivel, ésta fecha es sin embargo un punto de enfoque muy importante pues la coordinación del tiempo para continuar las preparaciones para la aparición de este nivel es esencial. De esto sigue que los proyectos más prácticos que se empezarán a manifestar en la Convergencia Cósmica, del 17-18 de Julio del 2010, así como lo implica su nombre, tendrán que estar basados en un entendimiento de que el mismo marco de la existencia human y de la conciencia será expandido dramáticamente. La expansión de la conciencia humana es lo que traerá la transformación socio-económica en un tiempo en que se esperará que las dificultades de los sistemas antiguos también sean dolorosas para las naciones que actualmente están consideradas como ricas. A medida que el Noveno nivel es finalmente activado nuestras identidades serán definidas en un marco espiritual mucho más ampliado.
Este artículo llega demasiado tarde para animar a la gente más ampliamente a que se enfoquen y tengan intenciones conjuntas para el futuro. Sin embargo, a pesar de todo, muchos celebrarán la fecha del 9.9.9.
El propósito de mi artículo actual es entonces sólo para informarles a esas gentes que van a estar celebrando esta fecha de todas maneras, que en sí ésta no es solo una curiosidad numérica en el calendario Gregoriano, sino que ésta fecha juega un papel objetivo profundo en el plan cósmico acerca de la manera en que podamos entender esto del calendario Maya para que nos guíe directamente hacia el nacimiento de un nuevo mundo a través del Noveno nivel, 9.9.9. Es un tiempo ideal para participar en oraciones y meditaciones con el enfoque y la intención de co-crear un mundo nuevo y mejor. Herramientas adicionales para establecer conexiones y comunicación con el enfoque en la Convergencia Cósmica del 17-18 de Julio del 2012, serán desarrolladas a medida que sigamos. El 9.9.9 podrá ser visto como una llamada inicial y llamada inicial modesta para la co-creación del nacimiento de un nuevo mundo.


Carl Johan Calleman http://www.calleman.com/

10 agosto 2009

Cuarta Dimensión

Hay siete sub-planos de la cuarta dimensión. Cada sub-plano resuena con una frecuencia diferente. Los sub-planos más altos resuenan con frecuencias más elevadas y los sub planos más bajos resuenan con frecuencias más bajas. Con las frecuencias más altas en el tope, los planos son:
Causal/Plano Espiritual= pensamiento abstracto y la forma Humana Superior.
Plano Mental= Pensamiento concreto y mente inferior.
Astral/Plano Emocional= Emociones.
Reino de las hadas= Imaginación, descanso y recreación.
Plano Astral Inferior= Miedo y emociones negativas.
Plano Etérico= Interfaz entre la tercera y cuarta dimensiones.

Cada uno de los sub-planos dentro de la cuarta dimensión tiene su propio grado correspondiente de materialidad y condición de la materia. De hecho, dentro de cada sub-plano hay distintas realidades de frecuencia que gradualmente ascienden en racha vibratoria.
Por ejemplo, el Plano Astral/Emocional tiene muchos sub-planos dentro que van desde la más baja vibración donde hay más miedo que amor, hasta una vibración más alta donde hay más amor que miedo. Sin embargo, estos planos diferentes no están separados como libros apilados en una estantería. Cada sub-plano penetra a los que tiene lindando por encima y por debajo.
Todas las cuatro realidades dimensionales se superponen. Las realidades dimensionales más altas se extienden más allá de la Tierra y las realidades dimensionales más bajas están más cerca de la Tierra. De hecho, los sub-planos astrales más bajos están justamente aquí sobre la superficie de la Tierra pero son de una vibración más alta.
Sin embargo, debido a que la cuarta dimensión está "fuera de fase" respecto de nuestra percepción de la tercera dimensión, no estamos conscientes de ello. En la medida que la gente empiece a elevar su consciencia, estas percepciones se harán gradualmente más receptivas a la realidad de una frecuencia más alta. Entonces empezarán a ver y escuchar lo que otros no pueden. Esto puede ser muy inquietante para alguien que no tenga una guía adecuada.
Los mundos interiores de la cuarta dimensión son tan vastos e ilimitados como nuestra imaginación. Sin embargo, la cuarta dimensión NO es sólo nuestra imaginación, es muy real. Dentro nuestro está el poder latente de percibir, responder y viajar a través de esta dimensión. Todos tenemos "cuerpos" encima de cada uno de los cuatro sub-planos dimensionales en los que viajamos. Eso significa que, seamos conscientes de ello o no, todos tenemos un cuerpo etérico, un cuerpo astral/emocional, un cuerpo mental, un cuerpo causal/espiritual, que es nuestra presencia Yo Soy, y una vida en el mundo de las Hadas.
Cuando encarnamos en la tercera dimensión, todos estos cuerpos superiores también están vivos y nos sirven de espejo y equipo de soporte. Cuando viajamos en la cuarta dimensión, lo hacemos en el cuerpo que resuena con ese sub-plano o uno más alto. En otras palabras, podemos viajar a través del Plano Astral en nuestro cuerpo astral o en nuestro cuerpo mental o en el causal.
Es mejor viajar por los sub-planos inferiores en nuestros cuerpos de más alta frecuencia, ya que podemos necesitar la mayor luz de nuestros cuerpos superiores que nos sirva de protección. Esta protección es especialmente necesaria en el Plano Astral Inferior. La luz y amor de nuestros cuerpos superiores es la mayor protección para la oscuridad y miedo de los sub-planos astrales inferiores.
Moverse entre un sub-plano y otro no es como moverse en la Tierra de la 3D. En cambio, necesitamos pensar en términos de transferir nuestra consciencia desde una realidad a otra. Cuando transferimos nuestra consciencia a otra realidad, gradualmente respondemos menos a las percepciones de la realidad en la que estamos y respondemos más a las percepciones de la realidad a la que estamos viajando.
Todos hemos tenido esta experiencia cuando lentamente caemos en sue o al dormir. Primero estamos más conscientes del mundo físico, luego, despacio, casi sin darnos cuenta, tenemos destellos de un "sueño". Por lo general estos flashes vienen mientras todavía estamos despiertos. Eventualmente, al mundo físico se lo percibe en "flashes" y nuestro mundo de "sue o" se vuelve predominante.
Este mismo proceso acurre cuando meditamos. Mediante la meditación podemos elevar nuestra consciencia hacia una vibración más alta enfocando nuestra consciencia en las dimensiones superiores.
Navegamos a través de la cuarta dimensión combinando nuestros sentimientos y emociones con intenciones y pensamientos. Nuestros sentimientos e intenciones crean una frecuencia de consciencia correspondiente.
Los estados más altos de consciencia resuenan con una frecuencia más alta, mientras que los estados más bajos de consciencia lo hacen con frecuencias más bajas. Es nuestro estado de consciencia el que crea nuestras expectativas. Nuestras expectativas dirigen nuestras percepciones para experimentar la realidad en la que nuestro estado de consciencia crea.
Por ejemplo, si sentimos dicha y felicidad, nuestra consciencia se elevará a una frecuencia más alta. En este estado de consciencia esperaremos experimentar amor y armonía. Nuestras expectativas dispondrán nuestras percepciones para esa frecuencia. Entonces experimentaremos la realidad que vibre con la frecuencia de ese estado de consciencia, expectativas y consecuentes percepciones.
Por el otro lado, si estamos enojados o con miedo, nuestra consciencia disminuirá. Desde este nivel de consciencia vamos a esperar luchas y complicaciones. Nuestras percepciones se calibrarán con esa frecuencia y entonces experimentaremos esa realidad.
Esta dinámica también se aplica al viajar a través de los distintos niveles de la tercera dimensión. Hay muchas realidades de la tercera dimensión resonando con diferentes octavas/frecuencias de la realidad de la 3D, así como hay diferentes octavas de la realidad de 4D.
Nuestros niveles de consciencia disponen nuestras creencias sobre lo que esperamos de la vida. Entonces, nuestras expectativas calibran nuestras percepciones para percibir aquella con la que encajen esas creencias. Nuestra experiencia de la vida está dictada por las frecuencias con las que están calibradas nuestras percepciones.
Un indigente tiene un estado de consciencia de "supervivencia". Esperan tener frío, hambre y estar solos. Por ello, sus percepciones están enfocadas en juntar alimento y encontrar cobijo.
Por otro lado, una persona auto-realizada ha aprendido a sobrevivir en el mundo con la comodidad suficiente para tener tiempo y energía para perseguir empresas espirituales, artísticas y filosóficas. Perciben un día hermoso para una caminata, una buena obra en su teatro favorito y las actividades corrientes del mercado de valores. Hay que entender que para la mayoría de la gente, la experiencia externa es la que parece dirigir sus vidas y por eso "creen" que carecen del poder o la habilidad para cambiar su "realidad". Están adoctrinados por las creencias externas y por ende ven la realidad como algo inamovible, sin caer en cuenta que de ellos depende el mundo que viven.
Una persona auto-realizada y un indigente podrían estar parados uno junto al otro y a su vez en realidades diferentes. Así como las realidades de la tercera dimensión varían desde el indigente hasta la persona auto-realizada, las realidades dentro de la cuarta dimensión varían desde el Plano Astral Inferior al Plano Causal/Espiritual.
Pese a que navegamos la cuarta dimensión combinando nuestros sentimientos e intenciones, si no están en sincronía con la frecuencia a la cual deseamos viajar, no llegaremos a ese plano.
Por ejemplo, si intentamos ir al Plano Causal pero tenemos miedo, ese miedo va a limitar nuestra racha vibratoria, por ende, nuestra consciencia. Consecuentemente, sería más probable que nos encontremos en los sub-planos astrales inferior o medio que en el Plano Causal.
Nuestra intención también dirige nuestro destino. Si viajamos dentro del Plano Astral/Emocional con la intención de da ar a alguien, nuestro nivel de consciencia resonará con el Plano Astral Inferior donde el miedo y el enojo abundan.
Por otra parte, si entramos en el Plano Astral/Emocional con la intención de servicio y amor, nuestro nivel de consciencia resonará con los sub-planos astrales superiores donde hay más amor y luz.
Si viajamos dentro de la cuarta dimensión con la intención de aprender más sobre la verdad cósmica y comunicarnos con seres superiores, nuestra consciencia resonará con el Plano Mental y/o Causal donde nos aguarda la iluminación.
Claro que elevar nuestra consciencia a las realidades más elevadas de la cuarta dimensión no es una tarea fácil. Requiere mucho entrenamiento, disciplina y por sobre todo, AMOR.
La cuarta dimensión comienza acá en la Tierra y se extiende miles de kilómetros por sobre la superficie de la ionosfera. Cuanto más elevada la altura a la que viajamos en la tercera dimensión, de igual modo más alto elevamos nuestra consciencia cuando viajamos dentro de la cuarta dimensión, más raro y menos denso se vuelve el entorno.
Hay menos materia y más luz en las alturas más elevadas de la tercera dimensión y menos miedo y más amor en las frecuencias de la cuarta dimensión. Por ello, para poder viajar a los planos más altos de la cuarta dimensión, debemos ser capaces de llenarnos de amor. En otras palabas, debemos ser capaces de amarnos a nosotros mismos, porque cómo podemos llenarnos de amor si no somos capaces de amarnos a nosotros mismos?
La materia limita la racha vibratoria de los elementos físicos para hacerlos más densos, y el miedo limita la racha vibratoria de los elementos no físicos para hacerlos más densos. Por ejemplo, el elemento tierra es solido. Conserva la mayor cantidad de materia dentro de sí, es el elemento más denso y tiene la vibración más baja.
El siguiente elemento en el rango vibratorio es el agua, que es líquida. El agua conserva menos materia que el elemento tierra, es menos denso y tiene una vibración más rápida. Finalmente, el elemento aire es gaseoso y tiene la menor densidad y mayor vibración.
Para elevar la consciencia lo suficiente como para viajar a los planos superiores, debemos ir profundo dentro nuestro. Podemos conscientemente amarnos a nosotros mismos lo suficiente como para viajar dentro de algunas porciones del Plano Astral, pero para poder viajar a los planos superiores debemos también amarnos a nosotros mismos desde dentro de lo PROFUNDO de nuestro inconsciente.
Este amor interior significa que amamos TODO lo que hemos sido y TODO lo que hemos experimentado. Si no podemos amarnos a nosotros mismos de esta forma, no podremos liberar suficiente miedo como para elevar nuestra vibración y, por ende, nuestra consciencia, por encima de los sub-planos astrales medios.
La transformación de nuestra consciencia puede compararse con la transformación del agua hirviente en una olla. Primero el agua está a temperatura ambiente y las moléculas se mueven relativamente despacio. Cuando el fuego bajo la olla calienta el agua, las moléculas se mueven más y más rápido hasta que el agua hierve. Cuando el agua hierve, parte de ella se convierte en vapor y se eleva al aire. Si la olla no se retira del fuego, entonces toda el agua se transforma en vapor y la olla queda "vacía".
Metafóricamente, la olla es como nuestro cuerpo, el fuego es como nuestra Kundalini que asciende, y el agua es como nuestra consciencia. Así como la olla y el fuego permanecen sobre la cocina, nuestro cuerpo físico permanece en la Tierra mientras transferimos nuestra consciencia a los cuerpos superiores. Si la olla vacía quedara sobre el fuego, empezaría a degradarse sin el agua que la proteja del fuego. Nuestros cuerpos físicos también degradarían si se va toda nuestra consciencia. Nuestra consciencia es nuestra fuerza vital. Es el piloto de nuestra nave en la tierra. Sin el piloto, la nave se estrellaría.
Así como un rascacielos debe tener un cimiento profundo para poder alcanzar lo alto del cielo, nosotros debemos estar profundamente enraizados en la tierra física para elevar nuestra consciencia en las dimensiones superiores. Es el amor por nosotros mismos y por el planeta lo que nos permite enraizarnos. Cuanto más íntimamente podamos amarnos a nosotros mismos, lo más alto en consciencia podremos viajar. El amor es el antídoto al miedo que disminuye nuestra vibración y limita nuestra consciencia.
El plano astral inferior es el más bajo de los sub-planos de la cuarta dimensión. Yace parcialmente sobre la superficie de la tierra y en parte, quizás la mayoría, debajo de la superficie de la Tierra.
Recuerda que la cuarta dimensión está "fuera de fase" con nuestros órganos sensoriales físicos, y no es perceptible a nuestra consciencia de la tercera dimensión.
El Plano Astral Inferior está lleno de emociones de miedo, enojo, tristeza, culpa y dolor. Estas emociones negativas bajan la vibración de este plano y disminuyen su luz. La visión acá es como ver con una cámara infrarroja donde los únicos colores son el negro, gris y rojo sucio.
El Plano Astral Inferior no es imaginario. No tiene una existencia objetiva. No es malo en sí mismo pero en cambio, resuena y refleja el mal dentro de quines lo visitan. Si fuéramos a calmar nuestro miedo con amor, tomaríamos un cuerpo astral de frecuencia más elevada. Entonces podríamos viajar a salvo a través del Plano Astral Inferior para asistir a sus pobres habitantes. De hecho, mucha gente espiritual brinda el trabajo de servicio de "rescate" del Astral Inferior.
Los habitantes de los sub-planos astrales por encima del Plano Astral Inferior ven la misma Tierra que nosotros vemos en la tercera dimensión. Sin embargo, las percepciones mejoradas del cuerpo astral permiten al viajero percibir mucho más. Con nuestra visión astral podemos ver la apariencia externa como si fuera vista en la tercera dimensión. Sin embargo también podemos ver el cuerpo etérico, el aura y el prana que está circulando por encima, debajo y alrededor de las formas de vida y los objetos. De hecho, en la cuarta dimensión se hace evidente que TODOS los "objetos" tienen una fuerza vital.
En la medida que nos movemos dentro de las realidades superiores del plano Astral/Emocional, se hacen más livianas. Por eso, los colores son más perceptibles y los objetos son más claros. Una vez allí, perdemos la vista de la Tierra de la tercera dimensión y se absorbe con el fascinante proceso de crear la realidad con nuestros pensamientos y sentimientos.
Todo el Plano Astral/Emocional, desde el Plano Astral Inferior hasta la base del Plano Mental, actúa como un espejo que refleja nuestras emociones. En estas realidades de la cuarta dimensión, los sentimientos del mundo de la tercera dimensión se amplifican. Reverberan de regreso al mundo físico en un arco siempre en expansión como una ola rebotando entre dos paredes. Sin embargo, si podemos viajar dentro del Plano Astral y calmar esta tormenta, nuestras emociones de la tercera dimensión también se aquietarían.

El plano mental tiene mucho menos densidad que el Plano Astral. De hecho, en los sub-planos mentales, las emociones son mudas porque están en balance. Por ejemplo, el miedo y el amor, felicidad y tristeza, no están más polarizadas en emociones separadas y son, en cambio, percibidas como un espectro que abarca todos los extremos. Sin la polaridad de las emociones no existe el "cambio" que distraiga a nuestro cuerpo emotivo y baje nuestra consciencia. Por ello, podemos "pensar" sobre las emociones sin el juicio y crítica que son tan comunes en la tercera dimensión.
Aquí la combinación de pensamientos y emociones rápidamente se manifiestan como objetos o experiencias. Sin embargo, nuestras percepciones que eran tan brillantes y distintas en los sub-planos astrales superiores, son silenciadas, como mirando a través de un velo de gaza. La materia en el Plano Mental es muy fina y los objetos son temporales porque son creados por nuestra atención y desaparecen cuando no son sostenidos más en nuestra mente.
Así como el Plano Astral crea y refleja nuestras emociones, el Plano Mental crea y refleja los pensamientos. El Plano Mental acompa a nuestro pensamiento concreto, nuestro cuerpo mental, y el aura de nuestra mente. Viajar a través del Plano Mental puede ayudarnos a liberar viejas creencias de limitación y separación.
En muchas ocasiones viajamos inconscientemente por este plano durante el sue o y es fácilmente reconocible porque lo que so amos aparece en la medida en que lo pensamos y desaparece cuando movemos nuestra atención hacia otra escena o situación. Vamos creando los objetos y personajes a medida que los necesitamos como parte de nuestro guión.

El Plano Causal es la vibración más elevada del Plano Mental. Sin embargo, resuena con una frecuencia mucho más alta que el resto del Plano Mental. Por consiguiente, es infinitamente más hermoso. Este plano está lleno de luz, amor y verdad. El Plano Causal es el plano del "Ser Superior". Este plano rige nuestro pensamiento abstracto y puede facilitar cambios rápidos en nuestro pensamiento de la tercera dimensión si permitimos que la sabiduría del "Ser Superior" entre en nuestra consciencia física.
La frecuencia más alta del plano causal es el Plano Espiritual donde reside nuestro Humano Superior. Nuestro humano superior consiste principalmente de Luz, posee muy poca materia. Desde la perspectiva del humano superior, somos capaces de rasgar el velo entre cada plano y ver a nuestros muchos "seres". Sin embargo, nuestro verdadero Ser es el Humano Superior.
Cuando nuestra alma desea una vida física, reduce su vibración hasta el Humano Superior quien se viste a sí mismo con la materia de los planos apropiados para "nacer" en el mundo físico. En cada uno de los sub-planos entre el físico y el plano causal/espiritual, hay un cuerpo que podemos habitar para nuestros viajes a la cuarta dimensión.
Es desde el Plano Causal/Espiritual que el puente Arcoíris puede elevar nuestra vibración hacia la quinta dimensión y dentro de nuestro "cuerpo de luz" de la quinta dimensión. Nuestra presencia Yo Soy cuida el umbral de este Puente, esperando guiarnos a cruzarlo cuando estemos listos.
Cuando la tercera y cuarta dimensiones colapsen en la quinta dimensión, todos usaremos cuerpos de luz. Que esta transformación ocurra despacio o repentinamente está aún por verse. De cualquier forma, cuando la transformación suceda, mucha gente estará confundida. Buscarán la guía de los trabajadores de la luz que han enfrentado sus propios miedos y oscuridad, encabezando los planos de luz y amor.

Percepción, Consciencia y Realidad

Muchas culturas sostienen que la fuerza vital del cuerpo físico reside en el corazón. También se dice que el corazón es el centro de nuestra capacidad de amar. De hecho, mientras ascendemos por los chakras hacia el cuarto, el del corazón, nos hemos movido pasando por las áreas de nuestra consciencia que por lo general son "inconscientes" para nosotros y dentro de las áreas de la vida que son primariamente "conscientes". Estas son las áreas de nuestras interacciones cotidianas con otros y con el mundo que nos rodea.
Nuestra felicidad o falta de ella, surge si estos encuentros están llenos de miedo o de amor. Estos encuentros empiezan con nosotros mismos. Si nuestra consciencia está llena de miedo entonces muchos de nuestros encuentros con el mundo exterior serán temerosos. Por lo contrario, si nuestra consciencia está llena de amor entonces muchos de nuestros encuentros serán amorosos.
Según el diccionario, la consciencia se define como: "el estado de ser consciente; consciente especialmente de aquello que está pasando alrededor de uno y la totalidad de los pensamientos, sentimientos e impresiones de uno".
Consciencia, por ende, comprende nuestro exterior así como nuestra realidad interna. La ciencia cognitiva define a la consciencia como un fenómeno que es explicado en términos de mecanismos computacionales o neuronales como:

1. La habilidad de discriminar, categorizar y reaccionar a los estímulos del entorno.
2. La habilidad de acceder a los estímulos internos.
3. La integración de información por sistemas cognitivos.
4. El foco de atención.
5. La diferencia entre el estado de sue o y alerta.
6. El control deliberado de la conducta.

El mundo occidental está más propenso a definir la consciencia como la habilidad de darse cuenta de los eventos externos que son reconocidos por los cinco sentidos básicos. Por otro lado, el mundo oriental se inclina más a decir que uno es un "ser consciente" si uno posee la habilidad de darse cuenta de los eventos interiores que son reconocidos por nuestros órganos sensoriales superiores.
La siguiente pregunta es, ¿de qué es consciente la mente?
En otras palabras, de la miríada de estímulos internos y externos, ¿qué es lo que percibimos y mantenemos en la mente Consciente?
Nuestra realidad física consciente se percibe por los cinco sentidos: vista, oído, gusto, olfato y tacto. Sin embargo, nuestros cinco sentidos físicos están limitados a un peque o segmento del espectro total de la luz, sonido, etc., e incluso este peque o segmento es mucho más de lo que conscientemente podemos registrar. Por eso, debemos filtrar la mayoría de nuestras percepciones y enviarlas a nuestras mentes inconsciente y supraconsciente. Allí relegada, esta información puede ser accedida cuando se la necesite.
¿Qué es este sistema de filtro? Fisiológicamente y anatómicamente este mecanismo es el "Sistema de Activación Reticular" o SAR. La palabra reticular significa "como red" y la formación neuronal reticular en sí misma es un área difusa, como una red en el cerebro. El SAR del cerebro controla la excitación, atención y consciencia; los elementos de la consciencia misma. El SAR del cerebro maneja la forma en que interpretamos, respondemos y reaccionamos tanto a la información interna como externa. El SAR actúa como un filtro, similares a los de una cámara o un micrófono, que filtra ciertas frecuencias de luz, sonido, u otros estímulos perceptuales. La mayoría de los estímulos serán filtrados y enviados tanto a la mente inconsciente como supraconsciente. Los estímulos que pasan por este filtro quedarán impresos en las áreas conscientes de la corteza (córtex) cerebral.
Nuestros sentidos físicos reconocen los estímulos por sus frecuencias e intensidad. Conscientemente no podemos percibir un estímulo que esté por encima o por debajo de cierta banda de frecuencias. Por ejemplo, sólo podemos percibir la luz por sobre la banda infrarroja y por debajo de la ultravioleta. El estímulo aún permanece allí, pero sólo podemos percibirlo inconscientemente por medio de nuestros cuerpos de la primer, segunda y cuarta dimensión inferior o supra conscientemente a través de nuestros cuerpos de la cuarta superior y quinta dimensión.
Incluso tampoco podemos percibir conscientemente estímulos con una intensidad debajo del umbral de nuestros receptores físicos. Puede haber un sonido a 5 decibeles, pero si nuestro rango de audición para ese sonido es de 10 decibeles, no lo escucharemos conscientemente. También aprendemos a adaptarnos a los estímulos familiares. Por ejemplo, alguien que haya vivido cerca de una vía de tren por a os, puede ni si quiera notar cuando pasa el tren, a diferencia de alguien nuevo en el área que puede notarlo como muy ruidoso.
Roberto Ornstein en su libro La Psicología de la Consciencia, habla acerca de la consciencia como una realidad construida. Él cree que para poder crear un entorno estable y manejable, se desarrolla un sistema de filtro desde la niñez y es continuamente reformado por las situaciones subsecuentes. Por eso, nuestra experiencia de la realidad consciente es, de hecho, sólo una representación de lo que elegimos experimentar. Nuestra historia personal de experiencia crea un sistema de creencias que define nuestra realidad personal.
Las creencias definen nuestra experiencia porque crean nuestros filtros. Los filtros están hechos a medida basados en un sistema jerárquico, y lo que es más importante va primero. ¿Cómo determinamos lo que va primero? La tercera dimensión está basada en la supervivencia. Por eso, lo que es más importante es aquello que facilite la supervivencia. Sobrevivir es un término relativo y depende de las circunstancias de la propia realidad. Si alguien es un pordiosero, la supervivencia consistiría en encontrar alimento comestible en los basureros. Por otro lado, si alguien es un corredor de bolsa, la supervivencia puede significar conocer el mercado de valores.
Aquello que es familiar también es importante. Por eso, filtramos lo que nos resulta familiar porque nos da comodidad y un sentido de seguridad. Este sentido de seguridad es vital porque atenúa nuestros miedos. Al miedo no se lo supera mejorando nuestra vida. El miedo es un elemento clave en la vida de la tercera dimensión porque siempre hay una posibilidad de peligro. Buscamos registrar lo que nos resulta familiar porque calma nuestras ansiedades, y estamos aterrados por lo que nos es ajeno porque crea una liberación de adrenalina y un subsecuente sentimiento de miedo.
Nuestro sistema de creencias, que está basado en la historia de nuestras experiencias (de esta y otras vidas), crea nuestras expectativas porque esperamos percibir lo que es familiar y/o peligroso primero. Esta expectativa influencia en gran medida nuestra percepción. Una persona de la calle, siguiendo con el ejemplo, puede creer que no sobreviviría del mercado de valores entonces "no elegiría" reconocer el artículo del diario que habla de la bolsa en el papel que yace frente a él. Lo mismo es cierto en sentido inverso. El corredor de bolsa no creería que sobreviviría recogiendo latas de la calle y por eso no repararía en la lata que tiene frente de sí. Las creencias crean las expectativas y las expectativas dirigen las percepciones. Tan fácil como eso!
Las creencias también crean nuestra visión del mundo y la visión del mundo crea creencias. Por ejemplo, la visión mundial científica y occidental cree que la materia es la realidad última, la base primaria de la existencia, y que la consciencia es un fenómeno que se desprende de la materia. Sin embargo, la visión del mundo esotérico y oriental cree que la consciencia es la última realidad y que el universo físico es una proyección de la anterior. Por eso, aquellos que creen en la visión occidental y científica creen que sólo la tercera dimensión existe, y sintonizan sus filtros para alinearse con la frecuencia del mundo de la materia. Aquellos que creen en la visión esotérica y oriental del mundo, creen en múltiples dimensiones y sintonizan sus filtros para que contengan las frecuencias de las realidades no materiales.
Debido a esas creencias, el mundo científico ha enfocado su atención primaria en el intelecto con sus poderes de razonamiento y lógica y las percepciones de los sentidos físicos. Contrariamente, el mundo esotérico ha enfocado su atención primaria en el Ser interior y las percepciones de los sentidos superiores.

Donde está tu atención, también allí estás tu. Pero ¿qué es la atención? Podemos percibir muchas cosas sin prestarles atención. Hay muchos eventos que forman nuestra experiencia consciente de la vida, pero la mayoría de ellos del trasfondo, que es el entorno en el que vivimos. No es hasta que observamos a nuestro "si mismo" enfocando nuestra atención que nos damos cuenta de ello. Por ejemplo, podemos tener un libro sobre nuestra falda y saber que está lleno de letras. Sabemos que esas letras forman palabas y oraciones. Sin embargo, hasta que no tomemos la iniciativa y decidamos enfocar la atención sobre esas letras, no sabemos lo que dicen. La percepción es un circuito triangular. El primer punto del triángulo son nuestros perceptores sensoriales que llevan la información a nuestro cerebro. Después esa percepción debe pasar nuestro filtro para que sea parte de nuestro entorno consciente. Después de eso, para que esa percepción sobresalga del trasfondo de nuestro mundo, debemos dotarla de la intención consciente de nuestra auto-consciencia. Es el darse cuenta de nuestro ser enfocando nuestra concentración sobre un estímulo dado lo que crea la atención. Esta atención se diferencia en:

1. Saber que hay música puesta a escuchar música.
2. Escuchar a alguien hablando a tener una conversación.
3. Notar el canto de un pájaro a observar un pájaro.

Es esta "atención" la que crea el aprendizaje y la intimidad. No aprenderemos de una persona o una experiencia a menos que la experimentemos íntimamente. Sin un sentido consciente de Ser es difícil, si no imposible, experimentar esta intimidad. Desde la perspectiva occidental/científica, Sí Mismo significaría "ego" y desde la visión Oriental/Esotérica Sí Mismo significaría "Ser superior". Mientras expandimos nuestra consciencia para recordar nuestro verdadero Si Mismo multidimensional, somos capaces de ensanchar nuestra atención para que comprenda ambas visiones del mundo.
Hay dos sentimientos que también dictan nuestras percepciones: el sentimiento de miedo, en este caso comprendiendo todos los sentimientos incómodos, y el sentimiento de amor, en este caso comprendiendo todos los sentimientos placenteros. El amor y el miedo tienen mucho que ver con nuestro desarrollo de la intimidad, ya que tendemos a alejarnos de todo lo que tememos y acercarnos hacia todo lo que amamos.
Sin embargo, esto puede ser muy confuso porque con frecuencia los dos sentimientos se entremezclan. Por ejemplo, podemos amar esquiar pero tenemos miedo de lastimarnos. También podemos amar a otra persona pero sentir que él o ella nos va a lastimar. Acá es cuando interviene nuestro chakra del corazón para ayudarnos a seguir lo que amamos sin perdernos en el miedo. También, es nuestra experiencia de vida consciente lo que nos va a ayudar a diferenciar entre el miedo que es paranoico y el miedo que es una advertencia.
En nuestra historia personal ha pasado que cuando nos permitimos movernos hacia el amor, hemos salido da ados, entonces es seguro que el miedo llena nuestra consciencia. Por ende, nuestro corazón puede estar lleno de miedo. En este caso podemos sufrir de dolencias que están asociadas con nuestro chakra del corazón, y nuestro sistema inmune en general puede estar comprometido. Ese es el origen del dicho que dice que uno tiene un "corazón roto". Es entonces que debemos encontrar una forma de liberar nuestra historia de dolor y miedo para que podamos tener la oportunidad de amar.
Casi siempre la búsqueda de amor se pierde en la búsqueda de aclamación, poder y riqueza personal. El chakra del corazón también rige las relaciones. El desarrollo de relaciones amorosas e íntimas lleva tiempo y una dedicación desinteresada de uno hacia el otro. También conlleva la habilidad de amarnos profundamente porque no podemos dar lo que no tenemos. La aclamación, el poder y riqueza personal no son negativos, pero son agridulces si no podemos compartirlos con alguien a quien amamos.
Nuestro verdadero Ser de la quinta dimensión es andrógino con polaridades masculina y femenina viviendo dentro del mismo cuerpo. Cuando encarnamos en las dimensiones inferiores debemos tomar un cuerpo masculino o femenino porque la limitación y separación son las bases de la consciencia de la tercera dimensión. Mientras estamos confinados a este estado de consciencia, no podemos aceptar la experiencia ilimitada de dos polaridades unidas dentro de la misma forma. Sin embargo, una parte nuestra a ora esa reunión con la otra parte de nuestro complemento divino. Buscamos relaciones con otros para completarnos pero en cambio encontramos que nuestra relación con otros son espejos de nuestra relación con nosotros mismos. Si queremos verdadero amor con otro, debemos primero aprender a amarnos verdaderamente.
El cuarto chakra es el chakra del Corazón. Los chakras uno al tres se denominan como los chakras inferiores; probablemente porque rigen nuestra naturaleza "inferior", más primaria, mientras que los chakras cuatro al siete son llamados chakras superiores. El quinto y sexto chakras están una octava por encima del segundo y tercer chakras, pero regulan áreas parecidas de la vida física. Por ejemplo, el quinto chakra rige la creatividad y la comunicación como el segundo chakra, pero el segundo chakra rige nuestras comunicaciones básicas en nuestras casas y la creatividad procreativa, mientras que el quinto chakra rige nuestras comunicaciones más complejas y nuestra creatividad en el mundo.
El sexto chakra está una octava por encima que el tercer chakra. Nuestro tercer chakra rige las cuestiones de "poder sobre" y "poder interior" y nuestra habilidad de sintonizar con los mensajes enviados desde la cuarta dimensión, mientras que el sexto chakra rige nuestro poder espiritual y nuestra habilidad de comunicarnos con nuestra guía superior.
El primer chakra (chakra Raíz), el cuarto chakra (chakra del Corazón), y el séptimo chakra (chakra de la Coronilla), están conectados de alguna manera de formas diferentes. Nuestro chakra Raíz trae nuestra energía femenina, manifestada físicamente a nuestros cuerpos y nuestro chakra de la Coronilla trae nuestra energía masculina, espiritualmente no manifiesta, hacia nuestros cuerpos. Estas dos polaridades transpersonales se encuentran con una explosión de luz en nuestro chakra del Corazón.
En nuestro chakra del Corazón es también donde se integran nuestras energías femeninas/material y masculina/espiritual. Por ello, el chakra del Corazón se asocia a las relaciones. Estas relaciones comienzan con la relación entre las polaridades interiores femenina y masculina, así como entre nuestras polaridades humana y divina. El éxito de esta integración tiene un fuerte impacto sobre nuestras relaciones externas y nuestra habilidad de ser felices y exitosos en nuestras vidas.
Ciertos chakras demuestran principalmente energía masculina y otros energía femenina. La energía masculina fluye hacia afuera y está relacionada con la expresión y acción, mientras que la energía femenina fluye hacia adentro y está relacionada con la recepción y la emoción.

La emoción acá está definida como "energía en movimiento". El segundo chakra (del ombligo) y el sexto chakra (entrecejo) son de energía femenina mientras que el tercer chakra (plexo solar) y el quinto chakra (garganta) son de energía masculina. Por eso somos receptivos a las emociones con nuestro femenino y segundo chakra y expresamos esas emociones con nuestro masculino quinto chakra mediante la creatividad y las comunicaciones.

Nuestro chakra sexto y femenino está una octava sobre el chakra tercero y masculino. Nuestro sexto chakra nos permite recibir el poder espiritual y la información de nuestra guía superior, y nuestro tercer chakra puede usar nuestro poder personal para expresar esa información a través de la "acción correcta" y las interacciones claras, intelectuales y/o físicas.
Los chakras primero, cuarto y séptimo tienen tanto energía masculina como femenina. Por eso, estos tres chakras nos asisten en aprender cómo integrar nuestros campos de energía masculinos y femeninos. El chakra Base o Raíz "succiona" energía de la Tierra para que sirva como fuente de vitalidad y enraizamiento, una cualidad que necesitan tanto los hombres como las mujeres. El chakra de la Coronilla "baja" energía del Universo para abrir nuestra consciencia multidimensional, una cualidad que también necesitamos los hombres como las mujeres.
El chakra del Corazón es donde se integran nuestras energías masculina y femenina así también como nuestro Ser Humano y nuestro Ser Espiritual. Dentro de nuestro chakra del Corazón, podemos elevar la consciencia a través del poder del amor o disminuir la consciencia por medio del miedo. En nuestro chakra del Corazón es donde peleamos nuestra batalla entre la luz y la oscuridad. Muchas culturas creen que nuestro Corazón es el asiento del Alma.
Es por medio de nuestras emociones que somos capaces de percibir las energías masculina y femenina de Prana cuando entran en nuestra aura a través del sistema de chakras. La experiencia de intimidad se basa en gran medida en nuestra habilidad de conscientemente percibir estas olas de energía en movimiento.

Séptimo Chakra-Masc y Fem.
Integración de la energía masculina dentro del campo de energía masculino-femenino de la 3era dimensión.
Sexto Chakra-Femenino
Recepción de poder mediante visiones y guía superior.
Quinto Chakra-Masculino
Expresión de emociones por medio de la creatividad y comunicación.

Cuarto Chakra-Masc y Fem
Integración de lo masculino/femenino y humano/divino dentro nuestro.

Primer Chakra- Masc y Fem
Integración de la energía femenina dentro del campo de energía femenino/masculino de la tercera dimensión.
Segundo Chakra-FemeninoRecepción de emociones como energía en movimiento.
Tercer Chakra-MasculinoExpresión de poder mediante acciones y el intelecto.

La relación entre nuestra energía interna femenina y masculina forma la base de cómo interactuamos con el mundo y con nuestro Ser.
En nuestro ser de dimensión superior, somos seres andróginos que vivimos en completa unidad con TODO LO QUE ES. Debemos recordar que hemos elegido tomar un cuerpo de tercera dimensión para poder aprender de la experiencia de la separación. Cuando adquirimos una encarnación física tenemos la oportunidad de aprender más sobre nosotros mismos por medio de la compartimentación de tiempo y espacio. Nuestro ser físico es como un explorador que se adentra en el territorio físico de la separación y la limitación para que podamos individualizar una porción de nosotros mismos para su crecimiento y perfeccionamiento.
Por desgracia, la tercera dimensión puede ser un plano extremadamente difícil y casi siempre estamos tan lastimados por el dolor y el miedo que parece, desde la perspectiva de nuestra consciencia humana, que no hemos crecido en lo absoluto. Sin embargo, desde la perspectiva del alma, es desde esas vidas de dolor de las que más aprendemos. Luego hay vidas en las que nos "acordamos de recordar" quienes somos. Dentro de ese recuerdo está la guía superior que nos puede cargar a través de las peores situaciones. Al final de esas encarnaciones no experimentamos la muerte. En cambio, experimentamos una gloriosa reunión mientras volvemos a Casa a nuestro verdadero Ser.
Desde el punto de vista del Alma, queremos reunificarnos con nuestro ser espiritual multidimensional, y por lo general tratamos de satisfacer esa necesidad a través de relaciones con otras personas físicas. Experimentamos esta unificación por medio de una intimidad profunda y amorosa. Sin embargo, en la tercera dimensión, la intimidad profunda está basada en fuertes límites. Si a ambas partes de la relación se les asegura que no se "perderán", no serán "absorbidos" dentro del otro con quien intiman, entonces pueden relajarse en los momentos de unidad.
La definición de intimidad es la remoción o eliminación de barreras, pero es la elección deliberada de removerlas lo que crea el sentimiento de unidad. Si cada uno percibe a su cuerpo y consciencia como su hogar, entonces pueden hacerse responsables por lo que pase a su alrededor y en su interior. Si no tenemos hogar, si vivimos en la calle donde no hay límites, nos sentiríamos tan vulnerables todo el tiempo que no nos sentiríamos seguros. Si no nos sentimos seguros, entonces no nos permitiremos fundirnos con otro por miedo a que nuestro Sí Mismo se extinga, desaparezca.
Tenemos muchas palabras para el Amor: amo el fútbol, amo el chocolate, amo las competencias, amo mi pelo, etc. ¿como se parecen estos "amores" o en qué se diferencian del amor íntimo profundo? Incluso el amor y el miedo pueden estar tan mezclados quje por momentos se hace difícil poder diferenciar uno del otro. La primera vez que de verdad nos enamoramos de alguien, nos rendimos de una manera que nunca más repetiremos. En nuestra ingenuidad, todavía no nos dimos cuenta ni tuvimos la experiencia de cuánto puede dolernos tanto amor. Entonces, cuando el amor regresa como miedo y dolor, no hemos creado aún los límites y resultamos profundamente lastimados. Después la cicatriz aparece y es allí que tememos volver a intentar una experiencia de intimidad.Es por medio de crear límites protectores alrededor de nuestra esencia personal que podemos volver a ganar la confianza y saber que no permitiremos que otro robe quienes somos. Si vemos a nuestro Ser como nuestro Hogar, podemos hacernos responsables de mantener ese Hogar. Podemos elegir dejar la puerta cerrada y encontrar la intimidad dentro o podemos elegir abrir la puerta e invitar a alguien a entrar en nuestro Corazón. ¿Dejaremos entrar a cualquiera a nuestra Casa? ¿Dejaremos que tomen lo que quieran o destruyan nuestras posesiones? NO! Debemos pensar en nuestro corazón como si fuera nuestro hogar. Tenemos en nuestro corazón lo que es más valioso para nosotros y podemos elegir compartirlo con otros -cuando es seguro-! No vamos a invitar a un ladronzuelo a nuestra casa y no queremos invitar a nuestro corazón a alguien que nos da e.
Mientras maduramos y aprendemos a diferenciar entre nuestro miedo a la intimidad y una advertencia de nuestro Ser superior de que "tal"persona no es segura para nosotros, podemos sentirnos lo suficientemente confiados como para experimentar una profunda intimidad. Sin embargo, el amor no se trata sólo de proteger y recibir. El amor, el verdadero amor interpersonal, trata sobre el "dar". No podemos dar lo que no tenemos y si no podemos amarnos a nosotros mismos, entonces será imposible que lo que demos sea verdadero amor a otros. El verdadero amor se basa en la aceptación. Solamente si de verdad nos aceptamos a nosotros mismos, podremos aceptar de verdad a otro. Cuando podamos aprender Amor Incondicional vamos a activar nuestros Corazones Superiores, pero eso no se da sino hasta que el Kundalini haya alcanzado su asenso hasta el chakra de la Corona.

26 julio 2009

Sexto Chakra

La ubicación del sexto chakra, también conocido como el chakra del entrecejo, está entre los ojos, en el centro de la frente.
Hay noventa y seis pétalos en este chakra. Estos pétalos giratorios se aceleran en un vórtice en espiral cuando se abre el Tercer Ojo.
La nota musical perteneciente a este chakra es A sostenida, y el mantra es "Aum", "Om" o "mmm". El mantra "Om" lo usan muchas tradiciones para alcanzar las ondas Theta de la consciencia.
El color es el índigo. Los niños nacidos ahora se los llama Niños Índigo porque nacen con el tercer chakra completamente abierto. Será nuestro desafío proteger a estos ni os de nuestro peligroso mundo hasta que sean lo bastante grandes como para convertirse en nuestros líderes.
El sexto chakra rige nuestra intuición e imaginación y está asociado con las partes de la consciencia concernientes a las visión espiritual de la vida. A este chakra se lo conoce como la Casa del Espíritu, porque tiene la habilidad de informarnos sobre las motivaciones detrás de las acciones. A través del sexto chakra podemos observar el teatro exterior de la vida desde un punto de vista interno. La visión interior también está gobernada por este centro. Mediante la meditación sobre este chakra nos permite obtener una gran inspiración y la visión de nuestro propósito y destino.
Este chakra del entrecejo maneja nuestros sue os cuando dormimos. Existen tres clases de sueños:
1) Nuestros sueños inconscientes, que traen viejos asuntos desde nuestro subconsciente para que podamos ganar un entendimiento más claro de cómo nos sentimos realmente en vez de cómo "deberíamos" sentirnos. Podemos percibir estos sue os como pesadillas o como oportunidades de ser conscientes de nuestra propia oscuridad para que pueda ser sanada y liberada.
2) Nuestros sueños conscientes, que por lo general están vestidos de ensayos de lo que estamos haciendo o tratando de hacer en nuestra vida despierta. Después de tener estos sueños podemos sentirnos cansados, como si hubiéramos estado trabajando toda la noche, y en un sentido, lo hemos hecho.
3) Nuestros sueños super conscientes, que nos permiten tener reales viajes despiertos a través de los planos interiores. Es importante escribir estos sueños e integrarlos dentro de nuestras vidas diarias porque son, de hecho, una guía espiritual.
Aunque un sue o no se recuerde, igualmente libera tensión psíquica. Las investigaciones han demostrado que la gente que ha recibido un dormir adecuado, pero han sido privados de soñar, se vuelven desorientados y perturbados psicológicamente.
Es incluso más beneficioso si aprendemos a recordar nuestros sueños importantes porque nos dan información valiosa acerca del Ser. Hay dos modos efectivos de recordar los sueños. Uno, nos decimos a nosotros mismos cuando nos estamos durmiendo, "voy a recordar mis sueños". Dos, antes de abrir los ojos en la ma ana, nos constamos a nosotros mismos el sue o que tuvimos". Esta actividad transfiere los sueños desde nuestro lado cerebral derecho, de la imaginación, al lado izquierdo del habla del cerebro. Entonces podemos recordar los sueños el tiempo suficiente como para escribirlos. Algunos sueños no son difíciles de recordar, y, de hecho, nos persiguen hasta que los procesemos hasta que entendamos completamente su significado.
Los últimos dos chakras gobiernan nuestros sentidos superiores. El sexto chakra rige nuestro sentido superior de telepatía, empatía, poderes extra sensoriales, y todas las otras habilidades que están latentes dentro del 85% de nuestro cerebro que normalmente no usamos.
El pensamiento holístico y el darse cuenta de las correlaciones de Sagitario/Júpiter, el pensamiento divinamente inspirado, el pensamiento superior y los destellos de intuición de Acuario/Urano y la imaginación, intuición y acceso a las verdades interiores mediante la devoción de Piscis/Neptuno, rigen este chakra.
Los elementos para estos dos chakras también son metafísicos, o más allá de los físico. El sexto chakra gobierna la visión espiritual y el sonido interior.
Este centro también maneja la expansión de nuestra consciencia de la tercera dimensión para acompa ar nuestra percepción consciente de la cuarta dimensión. Esta percepción consciente de la cuarta dimensión significa que recordamos nuestros viajes interiores, sean tanto mediante el sueño o la meditación. También significa que aprendemos cómo integrar la inspiración, iluminación y conocimiento que hemos ganado en nuestras vidas físicas de todos los días.
El chakra del entrecejo representa el estado de vida en el que somos adultos auto-realizados y hemos aprendido a vivir en armonía con nuestro Ser expandido y con otros. Dado que vivimos en la tercera dimensión, esto no significa que nunca tendremos problemas sino más bien que no los vemos como "problemas". En cambio, experimentamos las dificultades de la vida como iniciaciones a través de las cuales podemos crecer y expandir nuestra consciencia. Nos damos cuenta que nuestro verdadero Ser es un ser multidimensional que ha proyectado un holograma de su esencia en las dimensiones inferiores para reunir experiencia. Nuestro adulto auto-realizado se siente en unidad con Todo lo que Es y es consciente de las responsabilidades de esa unidad.
La Era de tiempo mejor representada por este chakra es, con suerte, el futuro cercano. Si logramos sobrevivir los desafíos de hoy y nos conectamos con la consciencia de la Tierra, Gaia, deberíamos experimentar la profunda unión de la Civilización Planetaria. En este momento, las posibilidades parecen un poco escasas, pero debemos recordar que la hora más oscura está justo antes del amanecer.
Hemos sido informados por muchas décadas, de que nos estamos moviendo hacia una Era Dorada donde deberíamos vivir en constante conexión con nuestro Ser Multidimensional. Hay muchos de nosotros que hemos tenido esta experiencia cerca del a o 2001, pero hay muchos más que no. Si podemos conscientemente unirnos con Dios/Diosa/Todo lo que Es y rendirnos a esa Unicidad (de ser Uno), entonces deberíamos estar libres del miedo de este holograma y elegir la realidad donde a sabiendas nos movamos hacia la Tierra de la Cuarta y Quinta dimensión.
La glándula endocrina del sexto chakra se corresponde con la Pituitaria (ver Preludio al Sexto chakra).
El plexo nervioso de este chakra es el plexo carótido, que rige los nervios de la cara, las sinus, la visión y la audición.
Cuando este chakra está limpio hay una habilidad intelectual y psíquica mejorada. Nuestra memoria es buena y nuestras percepciones son acertadas. A través de la habilidad de viajar conscientemente dentro de las dimensiones superiores de nuestra realidad interior, nuestra habilidad de visualizar se amplifica, nuestra imaginación se expande y somos capaces de proyectar nuestras visiones e imaginaciones dentro de nuestro mundo externo. Nuestros sinus están despejados y nuestra audición y visión se son amplificados por nuestra habilidad de usar nuestros sentidos internos innatos para amplificar la información obtenida por nuestros cinco sentidos físicos.
Cuando el sexto chakra no está despejado, tenemos dificultad en focalizarnos en la vida, podemos tener problemas de salud mentales, podemos estar desapegados y distantes de otros y sufrir de estancamiento intelectual. Podemos padecer de dolores de cabeza y de pensamiento confuso, así como problemas de sinusitis, jaquecas e inconvenientes de visión y audición.
Es fijo que el sexto chakra de la Tierra esté ubicado en los Himalayas, Tibet, porque esta es un área que siempre a atesorado la expansión de la consciencia y viajado hacia los planos interiores y elevados de la realidad.
El chakra del entrecejo rige también las ondas theta de nuestra consciencia expandida así como la excelencia psíquica e intelectual. Este chakra representa nuestra exploración consciente de las dimensiones superiores encontradas dentro de nuestro Ser. Al meditar sobre el sexto chakra podemos abrir nuestra consciencia para acompa ar la cuarta dimensión hasta el umbral de la quinta dimensión.
Concluyendo, el sexto chakra representa el primer paso hacia nuestro camino a casa. Una vez que este chakra se abre, nuestros sentidos superiores se activan y nuestras percepciones de vida se expanden.
Ya no somos capaces de limitarnos a nosotros mismos con las reglas físicas de separación de otros y del Sí mismo. Nunca más experimentaremos la vida física de la misma manera porque no podemos limitarnos a las "cajas" de la vida mundana.
Nuestro viaje ha comenzado y el Descontento Divino se apoderará de nosotros si tratamos de dar la espalda a nuestra vida más grande. Afortunadamente, la recompensa es que nuestra creatividad es mejorada enormemente mientras nos sintonizamos con nuestro almacén interior de inspiración e iluminación. Ahora buscamos dentro nuestro las respuestas, y usamos los recursos externos para validar más que como nuestra única fuente de información. La puerta hacia la quinta dimensión se levanta a un paso y somos tentados a entrar. La vida mundana nos llama para seguir como lo hacíamos antes, pero ya no podemos. Somos diferentes y esa diferencia debe ser expresada en nuestro mundo externo para poder encontrar paz. Buscamos, dentro y fuera, para encontrar una vida que encaje con esta nueva resonancia que hemos encontrado dentro. Los trabajos cambian, los amigos cambian y las relaciones cambian. Eventualmente, encontramos nuevos trabajos, amigos y relaciones que pueden aceptar y apreciar nuestro Ser más grande, y felizmente, están aquellos que permanecen como nuestros verdaderos compañeros. Con nuestros recursos expandidos encontramos a otros que nos ayuden como nosotros, a cambio, ayudamos a otros.
Hemos dado un paso en el Sendero de nuestra Alma y estamos de camino a Casa.