30 noviembre 2008

Acá estoy...

Hace bastante que no escribo una entrada personal, contando sobre las cosas que pasan en mi vida en estos tiempos. Aparte de mis tribulaciones amorosas, inciertas y que no conducen a nada real, mi vida personal se ha tornado en un ojo de huracán categoría cinco azotando una pequeña isla caribeña.

La dimensión de la actividad que estoy teniendo las últimas semanas me dejan poco tiempo para pensar  en lo que está sucediendo y eso no es bueno. Creo que uno necesita ser más consciente de lo que está pasando en su vida y el porqué de ello. Soy un convencido de que todo lo que nos pasa es porque lo hemos atraído a nuestras vidas. Lo cierto es que desde hace algunas semanas mi trabajo me absorbe como un calamar gigante en las corrientes de Humbolt.

Recibo a diario solicitudes de trabajo, de análisis astrológicos, de pedidos de participar en distintos foros, magazines electrónicos y por el estilo y todo me sobrepasa por momentos. Siento que pierdo control sobre mi vida personal y no me desagrada, pero sé que una actitud así entraña sus riesgos de no saber dónde uno terminará. No se trata de control de las circunstancias sino de conciencia de hacia dónde uno está yendo.

Para quienes me leen desde los inicios de este blog, recordarán el post del 2004 o 2005 sobre mi relación con Christian en Orlando. Pues hace algo más de 10 días, a la edad de 39 años, Christian tuvo un accidente de auto que destrozó su vértebra torácica 8 y lo dejó paralítico del pecho hacia abajo. Esto me impresionó mucho porque es la misma edad en la que yo quedé paralítico hace 6 años y de cuya lesión me estoy recuperando exitosamente.  Me impactó por las coincidencias presentes en las circunstancias, las edades y otras cosas.

Todo eso me llevó a cuestionarme mucho porque siempre estuve muy unido a Christian.

Quizás nada signifique, salvo lo que quiero que signifique para mí, pero no puedo dejar de pensar en el tema. Mi parálisis sucedió casi 2 meses previos a mi cumpleaños 40, al igual que en su vida.  Me pregunto qué hay en común y de qué modo esto puede ayudarnos.

Como decía antes, casi no tengo tiempo para penar mucho o para meditar sobre la corriente de cosas que están pasando en mi vida en estas semanas. No es que me conflictúe mucho, pero mentiría si dijera que no acapara parte de mi mente.

Por como se están dando las cosas, para Junio del año entrante viajaré a Europa nuevamente. Todo está dado para que así sea y presiento que será un viaje muy diferente del que hice el año pasado de Diciembre a Febrero. En esta ocasión pretendo quedarme de Junio a Agosto inclusive y está en mis planes poder ver a Christian y apoyarlo en su proceso de recuperación, sea cual sea la posibilidad. No es un secreto que siempre amara a Christian desde el momento en que le conocí. Con los años aprendí a darme cuenta que mi amor por él no era sexual ni de pareja, sino que trascendía toda barrera social o preconcebida y siempre supe que era recíproco, lo que no hizo nuestra relación muy fácil en el correr de los años.

Siento un gran impulso a expandir mis horizontes y por primeras vez, quizás, la convicción de superar mis limitaciones físicas. Es como si un ladrillo me estuviera golpeando en la nuca y me hiciera asumir mi egoísmo en mantenerme, de alguna manera, limitado a mi condición. No digo que haya sido consciente, pero sé que soy partícipe de lo que pasa en este nivel. Comienzo  darme cuenta de mis temores e inseguridades de asumir quien soy en toda la dimensión de lo que ello significa.  Nunca antes tuve tanta claridad de lo que representa ser UNO MISMO y los riesgos que eso significa. Riesgos por demás ilusorios, temores e inseguridades no más reales que la ilusión del tiempo. Es un pensamiento que me da fuerza y calma y a su vez confronta mis convicciones.

Es posible que el tránsito de Urano acercándose a un trígono a mi Venus natal, esté preparando el terreno para asumir mi verdadero valor personal y en ello también derribe mis convicciones desfasadas sobre quién creo ser.

Por momentos pienso que lo que más tememos, como seres humanos, es a la libertad, la individualidad, la expresión plena de quienes somos como entidades espirituales. Pienso que hay una asociación de ideas entre la libertad y la soledad, la libertad y la marginación o exclusión. Tal vez esta idea merezca todo un post aparte.

Ta vez lamente llegar a esta consciencia a los 46. Me hubiera gustado tenerla a los 20 o a los 30. Ufff!!! Cuán distinta hubiera sido mi vida y de las personas con las que entré en contacto! Lo sé. lamentarme de lo que no es ni fue no ayuda, pero cuántas veces se preguntaron algo así? Supongo que es parte del Ser Humano.

Durante años sentía que no llegaría a viejo, que moriría de alguna terrible enfermedad o algún accidente. Ese "sentimiento" se está diluyendo con el paso del tiempo. Cada vez veo más distante esa visión. Es como una sincronización con el tiempo. Hace varios años pedía a un querido amigo pintor, Alfredo Caruso, que hiciera un retrato mío de viejo para poder verme en el futuro porque estaba convencido de que no llegaría a mis 60. Alfredo se negó siempre a ello y se lo agradezco, esté donde esté hoy.

Hoy estoy convencido que viviré mucho más que eso. Si tuviera que resumir en pocas palabras lo que siento en este último tiempo, tendría que decir que me he aunado con la vida y que estoy aprendiendo a aceptarme desde un sitio de gran sinceridad para conmigo. Eso me complace!!

2 comentarios:

Pablo dijo...

Y a mí también me complace que hayas llegado a este estado en todos sus aspectos.

Estoy convencido de que la manera en que pensabas a los 20 y, en parte, a los 30, estaba más o menos programada y predefinida para que fueras desde allí hasta aquí. Más que una mirada triste o de lamento, habría que lanzar un grito de alegría, porque no todos recorren el camino. Es más, si ya has sido capaz de llegar hasta aquí con sólo 46 años, ¿adonde podrás llegar con los años que te quedan? ;)

A pesar de mi humilde y escaso conocimiento de astrología, cuando hablas de lo que representa ser uno mismo y de la libertad y la individualidad, no puedo evitar recordar dónde tienes tus nodos lunares, tal vez sea conveniente que dediques más energías de lo que habías planificado a pensar y reflexionar sobre ello, por tu bien y tu sana evolución como persona.

Con respecto a tu creciente y aplastante carga de trabajo, dado el gran margen para elegir que tienes, uno que no se tiene todos los días, creo que sería provechoso pararse a pensar y a escoger cuáles te convienen más y cuáles no y no pensar que vas a satisfacer a todos, por los motivos que tú mismo das: ya sabes que todos pensamos que eres un ser sobrenatural, pero no quieras trabajar de manera sobrehumana. :D

Finalmente, sólo me queda recordarte que me tienes a tu lado siempre y para cualquier ocasión. Tienes un amigo fiel que te quier MUCHO para hacerte la vida más fácil en la manera en que me sea posible. Porque precisamente es esa gran dedicación a los demás la que acaba trayéndote la recompensa de estar rodeado de gente que te quiere y desea ayudarte. ;) (Esto me recuerda también a tus nodos lunares...¡qué curioso!)

Te quiero muchoooo!! Muchos besotes! ;)

Anónimo dijo...

Hola!

vos sos el astrólogo amigo de Vilma "Machi"?