05 octubre 2008

Ciclos planetarios y Cambios

La organización mundial de comercio  fue el rayo conductor para una crisis de confianza en todo el sistema económico de los países occidentales del mundo, particularmente Estados Unidos y Gran Bretaña. Astrológicamente, esta crisis se correlaciona con una fase clave del ciclo de Saturno-Urano. Durante años, el ciclo de estos dos planetas a resonado con Estados Unidos y Gran Bretaña y las economías de otros países occidentales y políticas fiscales como el libre tratado. Ésos países promueven la ciencia, la mecanización y tecnologías como motores del progreso de la civilización y ponen mucho menos valor en lo ecológico, el medio ambiente y las consideraciones humanas. El signo también tiene que ver con la atención entre la autocracia y la democracia, la libertad de expresión y la opresión. Todos estos asuntos tomaron importancia en Seattle en 1999, focalizado a través de la organización de comercio mundial.

Conjunción    Cuadratura    Oposición    Cuadratura
1852                1860                1873                1885
1897                1909-10         1919-20         1930-1
1942                1951-2            1965-67         1975-7
1988                1999-2000   2008-10        2021

El diagrama de arriba muestra los punto de crisis dentro del ciclo Saturno-Urano. El ciclo comenzó en la conjunción y encuentra su primer crisis una primer cuadratura, luego otra crisis en la oposición y una crisis final en la próxima cuadratura antes de comenzar nuevamente con otra conjunción.
Durante tiempos pasados, este ciclo estuvo correlacionado con revueltas y protestas por los derechos civiles y humanos, crisis económicas e inestabilidad laboral, puntos importantes de cambio en la economía occidental y la hegemonía militar, desarrollos en genética, biotecnología, mecanización, tecnología espacial, poder nuclear y armas nucleares, e intentos de desarme.

Saturno va a oponer a Urano desde mediados de 2008 hasta el final del año 2010. El aspecto va a ser exacto cinco veces: en noviembre de 2008, Febrero de 2009, septiembre 2009, Abril de 2010 y julio de 2010. La carta natal de la Organización Mundial de Comercio, de Estados Unidos y de Inglaterra van a estar vinculados con estos tránsitos planetarios del ciclo Saturno-Urano, junto con las próximas elecciones presidenciales que van a tomar lugar en noviembre del 2008 en estados unidos, asumiendo posesión del cargo en enero del 2009 el presidente electo, justo antes de que el segundo aspecto llegue a la exactitud en febrero de ese año.
La fase de oposición es un tiempo para confrontar los frutos de nuestras acciones e inacción es durante la fase previa del ciclo desde el punto de la conjunción. En este caso eso significa desde 1988. Pero también va a ser eco de la oposición previa de 1965-67, que dio revueltas racistas y protestas sobre la guerra de Vietnam en Estados Unidos. Esto podría estar suponiendo el final de la actual guerra de Irak.
Una crisis es una oportunidad para corregir nuestros desbalances, para enderezar lo que ha sido torcido, para hacer ajustes en la dirección que hemos tomado y para integrar lo que hemos excluido.

Durante los puntos de crisis pasados del ciclo Saturno-Urano, esta voluntad de escuchar no estuvo y la falta de respeto convirtió una crisis en un conflicto y una lucha de voluntades. Pero esto no tiene que ser de esta manera. Pero si usamos la energía de Saturno-Urano como una fuerza de autocracia y fundamentalismo ideológico entonces estamos eligiendo perpetuar el dolor y el sufrimiento. Bajo esta luz, el anuncio reciente de que Alemania ahora está preparada para abrir los registros del holocausto, antes solamente disponibles para la Cruz Roja, es interesante. La conjunción de Saturno-Urano de 1942 coincidió con el pico máximo del holocausto. Podría ser que la oposición de estos dos planetas desde el 2008 al 2010 reflejé otra oportunidad para iluminar lo más posible los asuntos que resuenan con este ciclo planetario.

Cada vez que un planeta lento entra en un signo de zodiaco marca algo nuevo para la humanidad, que suele conocer un broche final o un punto culminante cuando el mismo planeta sale del signo en cuestión. Este es el caso de Plutón en Capricornio (sobre el cual escribí un extenso artículo) para finales de noviembre de 2008 coincidiendo con el ciclo Saturno-Urano.
Entre los cinco planetas más lentos se forman 10 ciclos simples y fundamentales:

Júpiter-Saturno    20 años        Saturno-Urano    45 años        Urano-Neptuno    171 años            
Júpiter-Urano       14 años         Saturno-Neptuno    35 años   Urano-Plutón    110 a 137 años
Júpiter-Neptuno   13 años        Saturno-Plutón     33 años
Júpiter-Plutón       13 años                                                                     Neptuno-Plutón    493 años

En la segunda semana de diciembre de 2007 comenzó el ciclo Júpiter-Plutón en el signo de Sagitario, cerrando el ciclo anterior que dio comienzos en diciembre de 1994 en el signo de Escorpio, junto antes del ingreso de Plutón a Sagitario para enero de 1995. Plutón es un fuerte catalizador y agente de transformación mientras que Júpiter está relacionado con la misericordia y la expansión, así como el nacimiento de cosas nuevas. Mitológicamente Plutón era el dios del averno (infierno) mientras que Júpiter era el dios del cielo (Zeus). Podemos ver este ciclo como la boda del cielo y del infierno, los celestiales y lo terrenal.
El signo de Sagitario normalmente se asocia con las normas, leyes y reglamentos pero también con la religión y las filosofías espirituales que tratan de dar sentido a nuestra existencia. Dentro de la astrología mundial Sagitario representa la religión, la Iglesia, la justicia, los sistemas de gobierno, la educación superior y la legislación. Plutón en su tránsito por el signo de Sagitario ha cambiado profundamente esas áreas de la vida y el clima espiritual de la humanidad, poniendo al descubierto los fanatismos y fundamentalismos de la religión judeocristiana como la islámica y otras tantas que producen luchas descarnadas en países asiáticos y africanos. También puso en descubierto la inutilidad de los sistemas de gobierno de izquierda o derecha que se alejan del ser humano y basan su poderío en el capital.

La teoría del holograma sugiere que todo lo que se está desarrollando ya fue desarrollado en la conciencia colectiva o mente universal. Uno simplemente tiene que mirar los patrones planetarios previos y los signos actuales para sintonizar lo que está sucediendo en el mundo a gran escala y así poder discernir el futuro.
Cuando hay una unión en los cielos entre dos de los planetas exteriores, lo que se está denotando en ese tiempo de unión parece manifestarse como eventos mientras estos dos planetas forman una resonancia armónica (o aspecto). Esto continúa hasta que se vuelven a encontrar en el final de ese ciclo y dan comienzo a uno nuevo. El tema de cada ciclo, parece seguir un modelo consistente. Siguiendo estos temas cualquiera con un entendimiento el simbolismo astrológico puede arriesgarse a hacer una previsión sobre lo que puede estar por venir. Uno de los ciclos que me gustaría mirar un poco más en profundidad es el de Júpiter y Urano (14 años).
De todos los ciclos planetarios este es uno de los más consistentemente sincronizados con las expresiones benéficas, incluso cuando los dos planetas están en ángulos disonantes. Quizás esto pueda estar relacionado con el hecho de que Júpiter ha mostrado estar vinculado con eventos de naturaleza expansiva y Urano con eventos de cualidad revolucionaria.
Los eventos que involucran a Urano hablan de moverse hacia adelante, evolucionar y finalmente liberarnos de alguna forma. El aspecto de Urano y Júpiter para el 2010 puede traer levantamientos repentinos y revoluciones de naturaleza rebelde. Los aspectos del ciclo Júpiter-Urano también están asociados a movimientos de tipo "Eureka" y de grandes avances científicos y tecnológicos. El desarrollo de nueva tecnología en computación y toda las formas de telefonía y electrónica en redes inalámbricas durante la última conjunción de estos dos planetas en 1997, es prueba de su manifestación. Es curioso ver el nacimiento de personajes que modifican el curso de la historia humana cuando existen aspectos entre estos planetas, tal es el caso del nacimiento de Albert Einsteine y Max Planck; el nacimiento de Marconi, la Internet, el vuelo histórico de los hermanos Wright, el nacimiento de Louis Bleriot, pionero en la aviación francesa; los vuelos de Charles Lindbergh y Amelie Earhart; el lanzamiento de las Apollo, el Sputnik. Tim Berners Lee, quien escribió la WWW nació en el momento en que Júpiter y Urano estaban en aspecto exacto, pero también hubo un aspecto de los planetas generacionales Urano/Neptuno. Esto indica la universalidad (Neptuno) de su estupenda invención.
La próxima conjunción de Júpiter y Urano será el 8 de junio de 2010 y cae a los 0° del signo de Aries. Indudablemente este aspecto marcará el inicio de una nueva etapa en la evolución de la humanidad junto a probables revueltas y levantamientos sociales en contraste a la presencia de Plutón en Capricornio. Este es un punto altamente potente, astronómicamente y astrológicamente incluso. Fácilmente pueden preverse que será un tiempo de expansión global en la conciencia. Un tiempo en el que vamos a ver un enorme salto evolutivo. Estamos a dos años del encuentro de estos dos planetas pero también nos encontramos en el punto en que Saturno opone a Urano durante el próximo mes de noviembre de 2008, coincidiendo con la reciente puesta en marcha del acelerador de hadrones. Uno sólo podría aventurar los descubrimientos científicos que pueden suceder en estos próximos dos años gracias a este enorme acelerador de partículas.
Históricamente Júpiter/Urano está conectado con catástrofes globales repentinas tales como tifones, tormentas, terremotos, etc.

Volviendo al ciclo de Saturno-Urano junto al eclipse que coincidió con una conjunción a Neptuno, planeta relacionado con el petróleo, colapsos, dramas, espiritualidad, inundaciones, incertidumbre, escándalos y disolución, confusión, miedo y ansiedad, fácilmente puede verse sus efectos devastadores en los distintos huracanes que golpearon las islas caribeñas y las costas del golfo de México como en el caso del huracán Gustav, Ike, etc. y la suspensión de la producción de petróleo junto a sus incertidumbres a nivel mundial. También podemos ver las inundaciones importantes que hubo en la India con miles de personas desplazadas en la región de Bihar.
Por otro lado estamos presenciando la disolución de muchos puestos de trabajo, compañías, líneas aéreas, instituciones bancarias, etc. mientras se va desarrollando la actual crisis crediticia.
Básicamente la entrada de Plutón en Capricornio esta destruyendo todo a su paso para que lo nuevo pueda surgir de las cenizas.
Tradicionalmente Saturno representa lo viejo, lo estable y la estructura dominante de la época, mientras que Urano aboga por el cambio y lo nuevo. Las campañas políticas de los candidatos presidenciales del país del norte reflejan claramente esta tendencia colectiva de la necesidad de imponer un nuevo esquema sociopolítico. Es un tiempo de polarización, división y depuración. Las personas que no son muy conscientes de sí mismas son las que con mayor frecuencia se van a encontrar bajo la corriente de la polarización en una forma antagónica frente a situaciones de decisión y elección. La necesidad de tener que optar por lo nuevo dejando atrás el pasado y lo viejo (Saturno) mientras que todavía el nuevo camino no está claramente conformado (Urano). Ya puede verse claramente cómo está trabajando las energías de Saturno/Urano en la batalla entre los pro y anti activistas gubernamentales en Tailandia en donde se ha implantado un estado de emergencia en Bangkok. Algo semejante pudo verse también en Zimbabue y Sudáfrica. Estamos siendo testigos de un cambio importante a nivel global.
Lo mejor que uno puede hacer durante un aspecto de esta naturaleza entre Saturno y Urano es no tomar partido por ninguno de los lados y tratar de mantener una visión global de unidad, estabilidad y balance mental.

La conjunción que dio inicio al ciclo Saturno-Urano en 1988 y marcaba el final de una época para Rusia junto a los eventos que terminarían en la caída del muro de Berlín con el ciclo Urano-Neptuno en 1992, ponían movimiento a un cambio de la sociedad que afectaría a todo el mundo y las dinámicas políticas entre las distintas naciones. Actualmente, acercándonos a la oposición entre Saturno y Urano podemos ver la creciente tensión que esta oposición representa entre Rusia y otras naciones con el conflicto de Georgia y también de Estados Unidos en relación con el escudo que intenta poner en Europa.
Pueden distinguirse entonces tres ciclos planetarios que afectan a áreas especificas del globo: Europa con el ciclo Júpiter-Saturno, Estados Unidos con el ciclo Saturno-Urano, y Rusia con el ciclo Saturno-Neptuno mientras que se puede englobar la sociedad capitalista moderna en su conjunto con el ciclo Urano-Neptuno.

Las grandes concentraciones planetarias siempre han sido señal de cambio profundos en la humanidad. Entre 1946 y 1949 Henry Gouchon publicó unas previsiones basadas en un gráfico que denominó índice de concentración planetaria. Era una línea sinusoide al que representaba la distribución por el zodíaco de los cinco planetas más lentos (Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón). Este índice cíclico fue posteriormente adaptado por otro astrólogo francés de nombre André Barbault, que demostró claramente como las crestas de esa curva correspondían a etapas de recuperación o de a auge, mientras que los valles marcaban con mucha exactitud los momentos más críticos de historia del siglo XX.
Los dos valles más pronunciados se corresponden con mucha precisión a las dos guerras mundiales, el siguiente valle en los años 50 marca el punto del arranque de la Guerra Fría y la guerra de Corea; en los años 60 la guerra de Vietnam y la revolución roja de Mao mientras que para finales de los 70 coincide con la subida al poder del Ayatolá Jomeini en Irán y la invasión de Afganistán por parte del ejército ruso. El otro valle significativo corresponde a la guerra del golfo de la anterior década junto a la reestructuración geopolítica a la que dio origen.
Es curioso ver que durante el siglo XX los grandes cambios pertenecen a períodos de conjunciones planetarias importantes como el caso de cuatro conjunciones hasta el año 1913, mientras que de 1914 a 1921 sucedieron seis conjunciones, cinco de las cuales se dieron entre 1914 y 1918 durante pleno desarrollo de la Primera Guerra Mundial. Desde 1922 a 1938 tan sólo hubo tres conjunciones, dos de las cuales se dieron durante los años de la gran depresión económica de Wall Street. Por otro lado, de 1949-45 se producen otras cinco conjunciones para el momento de la Segunda Guerra Mundial. Depués existe un tiempo casi sin conjunciones importantes que va desde 1946 a 1964, con tan sólo seis conjunciones distribuidas en 19 años. A partir de 1965 a 1971 se producen cuatro conjunciones que marcan el tiempo de la guerra de Vietnam, la revolución cultural de Mao y el Mayo del 68 francés. Las próximas conjunciones, que fueron cinco, tomaron lugar entre los años 1981 a 1984 que fue la instalación de los euromisiles y y la psicosis nuclear. Después le siguió otro tiempo vacío hasta 1987 en que hubo tres grandes conjunciones previas a 1992, de gran importancia por el encuentro triple de Saturno-Urano-Neptuno que no sucedía desde finales del siglo XV. Como dije anteriormente, coincide con la Perestroika, la caída del muro de Berlín y la caída del comunismo, el final de la guerra fría y la aparición de un nuevo orden mundial.

Uno no puede más que fascinarse al ver cómo estos ciclos planetarios y en especial la grandes conjunciones van moldeando la historia de la humanidad.
Hacia finales del año 1186 los siete planetas conocidos entonces incluyendo el sol y la luna, se reunieron en el signo de Libra. Los profetas de la época venían anunciando que alguna terrible catástrofe iba a suceder. Llegado el momento no hubo ninguna gran de gracia de las esperadas pero la gran conjunción trajo el inicio de una nueva etapa en la distribución de los poderes con Saladino, sultán de Egipto y de Siria, creador del imperio más extenso del Mediterráneo oriental al frente de las fuerzas musulmanas quien emprendió una campaña que logro tras logro, culminó con la conquista de Jerusalén después de permanecer casi un siglo en poder de los cristianos. Esto es lo que dispara la tercera cruzada con el rey de Francia  Felipe Augusto a la cabeza, el de Inglaterra, Ricardo corazón de León, y por el emperador romano-germánico Federico I Barbarroja.
Este tipo de conjunciones de los cinco planetas visibles a simple vista tan sólo se ha sucedido 12 veces en el último milenio. Este tipo de agrupación planetaria tiene nombre de Stellium y señalan crisis con momentos de cambio en la historia. Como ejemplo se puede ver en el Stellium de 1484 en el signo de Escorpio (asociado a la sexualidad y la muerte)  la aparición de la sífilis. Pero también otra cosa estaba sucediendo en ese tiempo que cambiaría a la humanidad: Cristóbal Colón.
Otra gran conjunción corresponde al año 1962 en el signo de acuario (signo de aire) cuando se produjo el primer vuelo tripulado norteamericano en torno a la tierra y la puesta en órbita de los primeros satélites de comunicación, el nacimiento del movimiento hippie con los Beatles en el panorama musical, la revolución de las costumbres sexuales y un nuevo paradigma cultural y social. Esto sucedía durante el mes de febrero de dicho año.

Poco a poco las piezas comienzan a encajar para dar inicio a un nuevo cambio, nacimiento a un nuevo ciclo que nos afectará a todos de una manera u otra. Si bien el próximo mes de noviembre se destaca la oposición de Saturno y Urano, el gran evento estelar que se está configurando corresponde a mediados del año 2010. Ya he escrito en algún otro artículo de este bloque sobre ese evento astrológico que no pasará desapercibido y que se asemeja al período previo de nacimiento de los Estados Unidos y en Europa al tiempo de la revolución francesa que vio finalizada la monarquía como forma de gobierno para dar nacimiento a la República.
Durante 1965 y 1967, y en los mismos signos que se va a efectuar ahora, es decir 2008-2010, Saturno y Urano estuvieron en oposición. Fueron tiempos muy efervescentes y la idea de revolución flotaba en el ambiente junto con una situación sociopolítica crecientemente agitada y con mucha actividad cultural e intelectual. En esta oportunidad estos dos planetas se van encontrar en oposición en cinco ocasiones desde noviembre de 2008 a finales de julio de 2010. Las fechas para tener en cuenta van a ser 4 de noviembre de 2008, 5 de febrero de 2009, 15 de septiembre de 2009, 26 de abril de 2010 y 26 de julio de 2010. Probablemente la más representativas en cuanto al impacto global pertenezcan al mes de noviembre de este año junto con la de septiembre del 2009 y julio del año 2010.
En este enfrentamiento de dos pesos pesados de nuestro sistema solar, es difícil anticipar un ganador porque se trata de un proceso mutuo en el que tiene que llegarse a un acuerdo entre el statu quo, lo conocido, lo establecido, la tradición, lo antiguo o viejo, lo seguro, el respeto a la autoridad y el tiempo lento con la impaciencia eléctrica, creativa, diferente, progresista, promotor de lo nuevo a ultranza y desafiante, lleno de proyectos a concretar sin demora y representando el cambio del Dios del cielo. El hecho de que Urano se encuentra en un signo de agua como lo es Piscis (conciencia colectiva) indica un deseo profundo por parte de las masas a que el cambio sea inmediato, contrastando con la tendencia del control de Saturno en Virgo.
Resulta fácil visualizar a Urano como un rayo que desciende desde el cielo golpeando las ramas secas de un viejo árbol. Es un tiempo de cambios radicales en donde lo que se consideraba improbable se hace posible.

La gran complejidad de las configuraciones celestes que tomarán juego durante el año 2010 hace difícil de explicar en un artículo de esta naturaleza.
Los planetas se mueven en ciclos como en el caso de la luna y el sol, cuyas interacciones se hacen visibles en las diversas fases lunares, siendo la luna llena la que corresponde al ciclo de oposición entre la Luna y del Sol. Del mismo modo se conforman aspectos planetarios con el resto de los integrantes de nuestro sistema solar. Debido a las distintas velocidades y órbitas de cada uno de los planetas, la grandes conjunciones o alineaciones planetarias suceden rara vez.
Podemos hablar de una configuración conflictiva cuando los aspectos entre los distintos participantes del evento se encuentran en ángulos de 90° (cuadratura), 180° (oposición) y 0° (conjunción). Éstas son fases claves en el desarrollo de los ciclos planetarios como quedó expuesto más arriba. Cuando varios de estos aspectos confluyen en una misma fecha, los efectos son palpables a nivel mundial como será el caso a finales de julio del 2010. En ese tiempo van a confluir casi simultáneamente, concentrados en unos pocos meses, varias configuraciones planetarias. En primer lugar estará la oposición Saturno Urano que comienza el próximo mes y culmina en julio de 2010 y que junto a la entrada de Plutón en Capricornio es responsable de la presente crisis financiera que recién comienza. Esta última oposición del 2010 es de lo más significativa y mundialmente poderosa por ser la última y por efectuarse a la entrada de signos cardinales como Aries y Libra.
La siguiente configuración es la cuadratura entre Saturno y Plutón que sucederá 21 días después de la anterior oposición Saturno-Urano. La conjunción de Júpiter con Urano sigue, sucediendo tres veces entre junio de 2010 y enero de 2011. La oposición de los tradicionales cronocratores (marcadores del tiempo) Júpiter y Saturno, también tres veces desde finales de mayo de 2010 hasta marzo del 2011.
La cuadratura Urano-Plutón sigue, activada por Júpiter que haciendo de puente hará aspecto a ambos planetas en corto tiempo. Para dar el toque final de gracia, la conjunción de los maléficos Marte y Saturno se llevará a cabo días después de la oposición Saturno-Urano de julio de 2010.
El conjunto de estas configuraciones como un todo crea un triángulo equilátero muy dinámico y de enorme tensión. Los signos cardinales de Aries, Libra y Capricornio indica de inicio de una nueva fase para la humanidad.
Esta configuración está marcando un cambio brusco y radical en Estados Unidos, sacudiendo las bases mismas de esa nación que se verá involucrada en poderosas revueltas sociales producto de una gigantesca crisis financiera nunca antes vista y que desembocará en la desaparición del imperio como lo conocemos hoy.
Será un tiempo de caída de gobiernos y de líderes políticos, revoluciones y rebeldía sociales en contra de la opresión y el control de los estados. El mundo estará al borde de una enorme guerra de intereses mientras que el propio planeta llevará a cabo su propia limpieza mediante fuertes cataclismos de toda índole. Se romperán alianzas y habrá un enorme reordenamiento internacional mientras desaparecen instituciones u organizaciones mundiales. El planeta estará sumido en una profunda depresión económica.
No todo será negativo porque simultáneamente se abrirán nuevos caminos de investigación en la ciencia y habrá importantes descubrimientos en el tratamiento de enfermedades y seremos testigos de avances tecnológicos nunca antes imaginados que llevarán a la humanidad a un nuevo posicionamiento espacial.

Definitivamente nos encontramos sobre el umbral de una nueva era. Tal vez lo que mejor podamos hacer sea mantener la quietud interior y evitar involucrarnos en aventuras egoicas, mientras que damos lo mejor de cada uno de nosotros en pos de la ayuda hacia nuestro entorno. Es un tiempo de ardua preparación y disciplina interior, toma de consciencia y elevación de nuestras motivaciones en beneficio de un bien común.
Buscar culpables y responsables no será una opción de crecimiento y tendremos que empezar a hacernos responsables por lo que nos toca en la creación de la realidad que estamos viviendo

4 comentarios:

Israel dijo...

Felicidades y gracias Alex!

Un artículo que sintetiza de manera entendible y de agradable lectura un tema tan denso como es el de la astrologia mundial y sus ciclos.

Nunca dejes de escribir amigo. Un abrazo.

I.

Marco Antonio Aguirre R dijo...

Alex estupendo este escrito, felicitaciones miles, desde la web www.marcoantonioaguirre.com siguiendo enlace astrologia lo veras enlazado!
exitos siempre!

mercurio12 dijo...

Estupendo reporte Alex : me gustaría conocer los otros trabajos que mencionas, te felicito,interesante trabajo, muchas gracias , De México

silvino téxon

siltex12@hotmail.com

Anónimo dijo...

Hola Alex: Quiero felicitarte por las explicaciones tan claras y amenas que has expuesto en tu blog, así es, en estos años nos esperan cambios muy importantes, principalmente a nivel de cambios geológicos, movimientos y agitación de la naturaleza entera y como consecuencia de ello crisis en lo mas profundo de nuestras conciencias que nos harán replantearnos de aquellas olvidadas preguntas: ¿quiénes somos?, ¿de dónde venimos?, ¿pará qué vivimos?,¿hacia dónde vamos?, bueno todo esto es producto de reflexiones, de lecturas que he hecho y gracias a tus aportes tambien Alex. Para los que quieran profundizar un poco mas, acá les dejo una dirección web:
http://testimonios-de-un-discipulo.com/Era-de-Acuario-4-de-Febrero.html

Muchas Gracias por todo Alex. Héctor Eduardo desde la Argentina
heyab200@yahoo.com.ar