13 julio 2008

Quietud Solar

Ya pasaron más de tres meses desde que la última mancha solar del ciclo 24 apareció el 13 de Abril de 2008. Hubo una diminuta mancha que apareció muy brevemente el 13 de Mayo, pero de acuerdo con el físico solar Leif Svalgaard, nunca se le asignó un número y no entra en el conteo.

David Hathaway (físico solar) de NASA, actualizó su página sobre predicción del inicio del ciclo solar el 4 de Junio y parece que el comienzo del mencionado ciclo sigue postergándose y la línea curva de su predicción ya entra bastante en el 2009.

El pronóstico más reciente del 27 de Junio de 2008 del Centro de Predicción del Clima Solar dice muy poco como para suponer que la falta de manchas solares vaya a terminar pronto.

Entonces, ¿cuándo va a empezar el ciclo solar 24? Parece que incluso las mejores mentes de la ciencia no lo saben con seguridad. Una publicación oficial de NOAA del mes de Abril de 2007 decía que el ciclo 24 estaría un año atrasado, pero que no podían decidir sobre la intensidad del ciclo. Ese argumento aún persiste.

Mientas tanto la página de NOAA SEC sobre la Progresión del Ciclo Solar se la ve bastante chata en sus cartas y diagramas de medición. Por otra parte el Dr. Lief Scalgaar apunta que el modelo de convección Hathaway carece de este lento y largo tránsito entre el ciclo 23 y el 24 y no predice un ciclo 24 más bajo. El modelo de la dínamo magnética de Svalgaard predice un tránsito lento y un medio ciclo 24. Pero los modelos de Hathaway y de Svalgaard predicen ambos un medio ciclo para el Ciclo Solar 25 para el año 2020. Eso significaría una pérdida promedio de fácula (zona brillante del sol) de mancha solar, resultante en una pérdida de los cálidos rayos ultravioletas en el orden de los -0,2º C de ahora en más. Si las nubes de rayos cósmicos o la pérdida de partículas de aurora tienen algún impacto, entonces la caída sería mayor que se sumaría a la ya caída de radiación en promedio de -0,1º C desde los 90. Si la luminiscencia del Sol decae a los niveles del siglo 19, compensando toda la ganancia del siglo 20 previo a los 60’s, entonces podemos hablar de una caída de temperatura global del orden de los -0,5º C o más.

Quizás todo esto parece algo técnico para algunos, pero es muy sencillo. Al haber una disminución de la radiación ultra violeta del Sol por falta de manchas solares, sumado al aumento de nubosidad en todo el globo que oscurece más al planeta, pues entonces estamos yendo directamente a una pequeña era glacial.

El 9 de Junio de 2008 cerca de 100 científicos se reunieron en la conferencia solar internacional en la Universidad del estado de Montana para hablar sobre la “variabilidad solar, el clima en la Tierra y el Medioambiente Espacial.”

Los científicos dijeron que era normal que hubiera períodos de inactividad en el Sol, pero que este período ha sido más largo de lo habitual… y los científicos no saben bien el por qué.

“Sigue estando muerto”, dijo Saku Tsuneta con el Observatorio Astronómico Nacional de Japón, encargado del programa de la misión solar Hinode. El Sol opera por lo general en ciclos de 11 años con actividad máxima en medio del ciclo. La actividad mínima generalmente ocurre cuando el ciclo cambia. El último ciclo alcanzó su máximo en 2001 y se cree que debería estar terminando ahora. El próximo ciclo está justo empezando y se espera que alcance el máximo en algún momento del año 2012. Tsuneta dijo que los físicos solares no son como los meteorólogos, no pueden predecir el futuro. En el pasado, observaron que el Sol se “apagó” y no produjo manchas solares por un tiempo de 50 años. Ese período fue entre 1650 a 1700 y sucedió durante la mitad de una pequeña era glacial en la tierra que duró desde mediados del siglo XV hasta mediados del siglo XIX.

Es normal que el Sol tenga períodos de quietud entre sus ciclos, pero hemos visto meses y meses de ninguna actividad salvo alguna liberación de viento solar proveniente de agujeros en su corona. La mancha solar de polaridad inversa que apareció el 4 de Enero de 2008 y que indicaba el inicio del ciclo 24, duró apenas dos días y se desvaneció.

Pero lo que sorprende más que nada es lo quieto que está el Sol en términos de su campo magnético desde hace un par de años. De los datos provenientes de NOASS y su Centro de Predicción del Clima Espacial, se puede ver la poca actividad que ha habido del campo magnético.

De algún modo parece que el Sol no retoma su actividad interna. Debido a ello y combinado con el inicio tardío del ciclo 24 o incluso que se trate de un falso inicio, parece que el Sol ha reducido su dínamo interna a niveles parecidos a los observados durante el mínimo de Dalton. Una de las cosas sobre el mínimo de Dalton es que empezó con un ciclo solar salteado, que también coincidió con el larguísimo ciclo solar 4to desde 1784 a 1799. Cuanto más dure el ciclo solar actual (23) antes de que podamos ver un verdadero inicio de actividad del ciclo 24, mayor será la posibilidad de que el ciclo 24 sea uno muy bajo en actividad.

La verdad que no me sorprende mucho que se esté hablando tanto últimamente de “Enfriamiento Global”. De verdad sería de esperar que estén equivocados porque un ciclo mínimo del tipo Dalton sería muy malo para la economía mundial y la agricultura. Para darles una idea, podríamos hablar de billones de personas muriendo de inanición. Quizás la naturaleza esté en un proceso natural de regulación de la sobrepoblación mundial y regresemos a los poco más de 1.7 mil millones que éramos para principios de 1900. (En contraste con los más de 5,5 mil millones que crecimos en tan sólo 100 años).

NASA publicó un artículo en 2003 que decía que estaba en acuerdo con la idea comúnmente aceptada de que los largos períodos de actividad solar afectan nuestro clima por el cambio de la Iridiscencia Solar Total (TSI).

Algunos dicen que no es coincidencia que el año 2008 ha presenciado una caída en la temperatura global respecto del 2007 y que nuestro sol esté quieto y no retome el inicio de su dínamo magnética interna. En Octubre de 2005 hubo una caída muy abrupta en los indicadores magnéticos del Sol, los que continúan en su fase más baja hasta los días actuales. Pareciera que algo se apagó abruptamente en las dinámicas internas del Sol.

Si alguna vez han estudiado la dinamo magnética del Sol, verán que está tan increíblemente llena de entropía, incluso de ciclos, que se puede entender cómo cambia de estados. El campo magnético del Sol es como una serie de bandas elásticas enroscadas, en su mayor parte debido a que el Sol es un gas fluido que rota a diferentes velocidades entre los polos y el ecuador. Dado que el campo magnético solar es “tirado” junto con el gas, todas esas vueltas y roscas y colisiones y erupciones suceden en el proceso mientras las líneas de campo magnético se torsionan como melaza. Pueden consultar más sobre el Modelo Babcock .



Se puede comparar las manchas solares con lo que pasa con el elástico de un avión de madera balsa. Al enroscarlo demasiado, el elástico crea nudos que sobresalen del resto de la banda elástica enroscada. Estos nudos son como las manchas solares que sobresalen de las líneas del campo magnético solar.

El modelo de Babcock dice que la rotación diferencial del Sol da cuerda a las capas del campo magnético durante un ciclo solar. Los campos magnéticos eventualmente se enredan de tal forma que causan que esas líneas magnéticas se rompan y los campos deberán luchar para reorganizarse, explotando desde las capas superficiales del Sol. Esto causa límites o fronteras magnéticas Norte-Sur (manchas) en la fotosfera, atrapando material gaseoso que se enfría levemente. Por ello cuando uno ve una mancha solar, lo que se ve es la zona en que los campos magnéticos se han quebrado.

Cuando las líneas magnéticas se rompen arrojan tremendas cantidades de gas y partículas al espacio. Las eyecciones de masa de la corona o CME, por sus siglas en inglés, y las llamaradas solares, son ejemplos de este proceso. El número de manchas solares en un máximo solar es un indicador directo de la actividad de la dínamo solar.

Dada la actual quietud del Sol y su campo magnético, combinado con el retraso del inicio del ciclo número 24, incluso con un falso inicio, parece que el Sol ha disminuido su actividad interna a niveles parecidos a los del mínimo de Dalton.

Desconcertante como pueda parecer a los creyentes del calentamiento global, el promedio de temperatura de la Tierra ha permanecido estable o incluso ha declinado levemente durante la última década, más allá del constante aumento en la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera (que es innegable), y ahora la temperatura global está bajando precipitadamente.

Las cuatro agencias que monitorean la temperatura de la Tierra (la Hadley Climate Research Unit en Bretaña, el NASA Goddard Institute for Spacie Studies en Nueva York, el grupo Christy en la Universidad de Alabama y el Remote Sensing System en California), han reportado que hubo un enfriamiento global del orden de los 0,7º C en 2007. Este es el cambio de temperatura registrado por instrumental más rápido y nos ubica en las temperaturas que había en 1930. Si la temperatura no se recupera pronto, deberemos concluir que el calentamiento global está terminando. No se pueden negar los hechos insólitos de nevadas en lugar del planeta en los que históricamente no nieva, como el caso de Buenos Aires y otras ciudades como Baghdad. La cantidad de hielo acumulado durante el invierno Antártico fue excepcional y el más grande desde los registros de James Cook en su descubrimiento en 1770. Hay mucha evidencia anecdótica de que el 2007 fue un año excepcionalmente frío. Normalmente uno descartaría esto como una tendencia porque no se puede concluir en base un hecho aislado, pero acá es donde entra en escena el SOHO (Solar and Heliospheric Observatory).

El número de manchas solares sigue un ciclo variable pero que promedia los 11 años. El último mínimo fue en Marzo de este año. El siguiente, el 24, debió empezar justo después en forma gradual con nuevas manchas solares, pero no sucedió.

El hecho de que esto es importante se debe a la cercana correlación con las variaciones de manchas solares y el clima de la Tierra. Como dije antes, la última vez que el ciclo solar se demoró fue durante el mínimo de Dalton, un tiempo extremadamente frío en el planeta que duró décadas desde 1790. Los inviernos del hemisferio norte fueron fatales.

Creo que es tiempo de poner de lado el dogma del calentamiento global, al menos planificar una contingencia sobre qué hacer si de hecho nos estamos moviendo hacia una pequeña era glaciar similar a la que duró desde 1100 hasta 1850.

No hay duda de que la próxima era glaciar sería mucho peor que la anterior y mucho más dañina que cualquier otra cosa. Hay mucha más gente en el planeta y nos hemos vuelto dependientes de pocas áreas agrícolas templadas, especialmente Estados Unidos y Canadá. El calentamiento global incrementaría la producción agrícola, pero un enfriamiento global la reduciría.

Millones caerían en hambruna si no nos preparamos a tiempo, como por ejemplo planificar cambios en la agricultura para compensar.

También hay otra posibilidad, mucho más remota pero seria. Los núcleos de hielo de Groenlandia y Antártida muestran durante los últimos millones de años, hubo glaciaciones severas en el planeta. Bajo condiciones normales Norte América y Europa quedan enterradas bajo una capa de 1,5 km de hielo. Este clima helado es ocasionalmente interrumpido por pequeños ciclos cálidos interglaciares que típicamente duran 10.000 años.

El ciclo interglaciar que hemos disfrutado desde la historia humana conocida, llamado el Holoceno, comenzó hace 11.000 años atrás, coincidiendo con varios cambios en antiguas civilizaciones y otros registros, por lo que estamos casi vencidos en este nuevo “holoceno”. También se sabe que las glaciaciones pueden suceder muy rápido, sólo se necesita una caída en la temperatura global de 12º C y puede suceder en un tiempo no mayor de 20 años.

Quizás la próxima glaciación severa no suceda en otros 1.000 años, pero por otro lado uno debe notar que el enfriamiento del 2007 fue más rápido que la típica transición glaciar. Si esta tendencia continúa por 20 años, para el 2027 la temperatura global estaría en promedio 14º C más baja que ahora. Para ese entonces la mayoría de las naciones avanzadas habrá dejado de existir, desapareciendo bajo el hielo y el resto del mundo estará enfrentando una catástrofe más allá de toda imaginación.

Australia puede escapar de la aniquilación total pero puede quedar saturada de un exceso de inmigración de refugiados. Una vez que la glaciación comience, durará no menos de 1000 siglos, un tiempo incomprensible para nosotros.

Es muy difícil de saber, pero es de suponer que habrá un considerable enfriamiento del planeta en las décadas por venir.