06 febrero 2008

Ya en casa

Sin dudas soy territorial. Por un lado tengo la habilidad de adaptarme a nuevos entornos y convivir con ellos sin problema, pero esta sensación de estar en casa, en mi cuarto frente a mi computadora, escuchando mi música, viendo el paisaje por mi ventana y saboreando una Iguana y no una Iselhoner Pilsen, es algo que me hace sentir Yo mismo. Y no es que no lo sea en otro sitio, como en Altena, pero el sentimiento de pertenencia es algo que supongo inherente al ser humano, quizás un aspecto de su cerebro primitivo, el inconsciente arcaico que plantea Ken Wilberg. La verdad que no tengo muchas luces y mis sinapsis están algo aletargadas después de casi 48 horas sin dormir, de tres vuelos, aeropuertos, transportes, gente, cambio horario y una ansiedad enorme por estar de una buena vez en casa, en mis dominios y rodeado de mis cosas, mis afectos de siempre y por sobre todo, de mi mismo.

Mi cuerpo hace esfuerzos por acostumbrarse al nuevo clima, los nuevos horarios, ruidos, entorno... en fin, creo que mi mente está funcionando más en automático que en manual. Todo ha funcionado a las mil maravillas y sin complicaciones para un viaje tan largo y tortuoso y lo más curioso de todo es que no me siento cansado, aunque sé que mañana dormiré hasta tarde y sin horarios. Amo esta soledad de la noche escribiendo frente al computador, escuchando la voz de Anael, disfrutando del aroma de sahumerios de oriente, pero tengo que reconocer que hay cosas que han cambiado en mi en este viaje de dos meses. Todavía no me pronunciaré sobre lo que pienso al respecto, pero es claro que hay cosas que han cambiado rotundamente en mí, mi modo de sentir, mi modo de verme y de proyectarme en la vida. Creo que  no siempre es fácil aprender a vivir sin temores ni inseguridades, pero que es necesario poder dar ese paso sin importar otra cosa que sabernos fuera de tiempo y espacio.

Estoy feliz de las experiencias vividas y no puedo negar que extraño mi otro hogar, pero que bueno es estar de regreso!!

6 comentarios:

Lisandro dijo...

"Sin dudas soy territorial. Por un lado tengo la habilidad de adaptarme a nuevos entornos y convivir con ellos sin problema, pero esta sensación de estar en casa, en mi cuarto frente a mi computadora, escuchando mi música, viendo el paisaje por mi ventana y saboreando una Iguana y no una Iselhoner Pilsen, es algo que me hace sentir Yo mismo"

A los dos nos pasa lo mismo... pero donde pertenecemos? realmente allugar donde sentimos? o tenemos que descubir otros??? no lo sé...

tu vida cambió, eso es mas que obvio y no te animas a decirlo por miedoa fracasar en los deseos de ese cambio. Pero sabes que amigo??? no tiene nada de malo. Me encanta que te sientas bien, renovado, con ganas de algunos movimientos.

te quiero mucho mucho mucho.

DRAGONFLY dijo...

Welcome Home! Amigo mío!
Es tan grato saberte en casa!

Muero de ganas de charlar contigo.

Por mi asteroide todo sigue como lo has dejado, o sea, en marcha y cambiando cada día para mejor!

un beso grande

petit

Leunam dijo...

Hace pocos días leía sobre tu regreso a la tierra de donde eres. Sé con base en la experiencia que no siempre todos deseamos volver al origen, a veces deseamos desesperadamente escapar de ese lugar y no volver a verlo. Yo no sé decir si estando lejos extrañaría demasiado mi hogar, lo he experimentado ciertas veces, pero nunca un tiempo demasiado prolongado.

Sea cual sea el camino que está trazado, espero que por lo menos lo disfrutes y aprendas a amarlo.

Un gran saludo desde Santiago de Querétaro, en México.

Manuel Ernesto.
Miércoles 6 de febrero de 2008.
22:24 hora local.

Mercedes dijo...

Hola Alex.
Hace unos minutos que encontré tu blog y me siento "inexplicablemente" compelida a escribirte, cosa que generalmente no hago.
Siento que el lugar del que hablás, pertenece al Mundo Real, no al Aparente en el que tiene su vivencia el cuerpo físico. Es el Mundo que sentís propio, al que volvés todas las noches, y en el que tenés tu existencia "verdadera". Da para bastante más, pero es como en Matrix, una de tus peliculas favoritas... la Tierra,es sin dudas,la Matriz... jajaj pero eso, estoy segura, ya lo sabías... El gran tema es, encontrarnos en ese Mundo Real en forma cada vez más conciente, ese es el lugar clave para situarse, sobre todo en estos momentos tan próximos, a esos tiempos difíciles para la humanidad que se vienen. Ya que, gente como tú, será convocada tal vez, y deberá estar preparada para ayudar y contener, si es que así lo decide su corazón.
Cálidamente, (como siento el saludo para tí), Mercedes. Montevideo. Uruguay.

varona dijo...

Hola alex que hermoso plasmas tus sentimientos a través de la escritura, que manera de escribir.. Yo al igual que muchos ya soy fanatica de tu blog y me siento muy identificada contigo me encanta la lectura y sobre todo culturizarme con temas de gran enseñanza tanto cultural como espiritual como los que espontaneamente compartes con todos tus lectores.
Muchas felicidades y gracias por compartir tus conocimientos y sentimientos con nosotros.. sigue adelante.. un gran abrazo desde Venezuela!!

Alex dijo...

Hola querida Varona

Muchas gracias por tus palabras y por comentar. Me hace feliz saber que te gusta lo que escribo y que algo de ello pueda ayudarte en tu vida.

Un fuerte abrazo