08 julio 2007

Input

Había iniciado este blog con la intención de contar parte de mi historia personal, del viaje que había emprendido.
Las cosas fueron cambiando y pasé por momentos de mucha duda, de gran temor, de pánico disfrazado de seguridad y claridad, de incertidumbre vestida de alegría despreocupada...

Quiero volver a lo que soy, quiero expresar quién soy y no perderme en un juego macabro de agrados y rechazos, de inseguridades y falsas expectativas. Es que creo que no puede ser que la vida haya puesto tanto esfuerzo en darme la oportunidad de SER para desperdiciarla en ese tipo de cavilaciones.
Quizás se trata de un reflujo jupiteriano que afecta mi antigua percepción de las cosas, no sé. Puede ser, pero no me importa, me interesa este sentimiento que me posee de asumir el rol que me toca en el andar, sea cual fuere y hacerme UNO con ello.

Quizás los momentos de mayor lucidez, los permisos otorgados, las barreras depuestas, los juicios acallados, los temores redefinidos, el ruido sordo de precintos cortados cayendo sobre el pavimento seco y estéril ...

Sundance sigue apareciendo como detonador de cosas profundas, olvidadas, lejanas, vigentes... del retorno de esa confianza tibia, de la inocencia!
Sundance me obliga a SER inocente y eso me resulta todo un desafío para la mente que he desarrollado con los años y el saber estelar.
Hay magia en su presencia. Ser etéreo, inasible y presente, mezcla rara de un tiempo perdido, de una expresión olvidada, de un amor que nunca ha desaparecido. Es un destino del corazón, un deseo y un temor, un olvido que se hace presente como inventar un cielo al revés.

Estaré en Palermo estrechando su figura y andar liviano para principios del año que empezaré en Europa.

Reconozco manos mayores en el manejo de los hilos de mi vida en estos años. El aburrimiento está dando paso al asombro y la sorpresa. Ya no hay forma de parar la rueda!

No hay comentarios.: