02 mayo 2007

Un amor más cercano

Una idea lo inquietaba desde hacía varios días. Trataba de buscar en lo profundo de sí pero terminaba con las manos vacías mientras que la inquietud prevalecía latiendo con más y más fuerza.
Los días pasaban y la relación ganaba en familiaridad entre él y Sundance. Tarde tras tarde se encontraban en ese espacio virtual a compartir su cotidianeidad, sus inquietudes, en especial Sundance. Con el paso de los días empezó a abrirse un poco más a él, a contar sus inseguridades y trabas, los conflictos con sus padres y la falta de apoyo por parte de ellos hacia sus inquietudes en la vida, el maltrato emocional que recibe, el dolor de sentirse incomprendido por su visión del mundo y la vida, las preguntas sobre la existencia, la espiritualidad.
En él todo esto le recordó una carga conocida. Sundance le hablaba de sí como si de hecho hablara de su vida, su pasado, su infancia y adolescencia. Respondía a Sundance en consejos sabios de experiencia vivída, desde el conocimieneto e identificación que sólo la experiencia puede dar.
Pasaron los días y Sundance no aparecía en el MSN. La inquietud se hizo más fuerte en él. Las dudas y la inseguridad le asaltaron. Una suerte de negatividad y derrotismo se apoderaron de su corazón y cayó en la cuenta de una realidad que no había querido reconocer.
El tenía problemas de movilidad, era mayor que Sundance, vivía en el otro extremo del planeta. De repente las barreras se alzaron y ya no pudo mantener el entusiasmo de antes. Sobre su pecho se cernía el desazón que no quiso ver.
En un diálogo interior buscaba excusas al silencio de Sundance e imaginaba que él haría lo mismo si pudiera caminar, tendría otras actividades y no estaría todo el día frente a la computadora. ese pensamiento calmó su ansiedad y disipó parte de la negatividad. Tomó consciencia entonces de lo mucho que Sundance significaba para él. Se dió cuenta que se estaba aferrando de algo tan intangible como el aire mismo, una idea ornamentada por su necesidad de amar, de senetirse querido y especial para alguien.
Ya había vivido esa experiencia, reconocía el sabor de esa ilusión, pero no podía evitar el sentimiento de proximidad que sentía por Sundance. Esa idea lo inquietaba desde hacía varios días.
Decidió centrarse en ese sentimiento y observó absorto las fotos de Sundance una y otra vez. Las imágenes pasaban en repetida monotonía sin cesar. Miraba sus rasgos, se fundía en su mirada, la postura de su cuerpo, los gestos ... poco a poco sus ojos, cansados de mirar, cerraron sus parpados y la cara de Sundance se fundió con el recuerdo de su juventud, sus años de adolescente. En hipnótico sueño se vió a sí mismo en escenas de aquellos años olvidados al tiempo que un pensamiento claro, diáfano, destruyó su ensueño. - Era él! Se estaba viendo reflejado en él, su pasado...
Suspiró profundo sin darse cuenta y exhaló la carga de años de angustia. De repente tomó consciencia del por qué de la presencia de Sundance en su vida. Por primera vez pudo verse y sentirse en otro reflejado. Se dió cuenta que el amor y ternura que Sundance despertaba en él no era otro que el que él mismo sentía cuando era adolescente, era su pasado, estaba enamorado de un fantasma del pasado, de lo que había dejado de expresar, lo que la experiencia de ser adulto y crecer le había quitado. Se sintió tonto y lo invadió un profundo sentimiento de duelo, de pérdida definitiva, de reconocer lo que nunca volverá y nunca podrá volver a ser, un sentimiento de ver lo inevitable y la impotencia de no poder hacer nada.
La experiencia lo liberó y puso orden a si vida. Había encontrado la respuesta al por qué de su situación, lo que lo llevó a una silla de ruedas por tantos años, al dolor del encierro y aislamiento. De golpe todo cobró sentido para él y se sintió dichoso con un sabor amargo en la boca. Había descubierto la causa que lo llevó a su situación actual pero también eso lo obligaba a reformular sus sentimientos hacia Sundance que permanecía ajeno a todo esto.
Esta tarde Sundance reapareció en el MSN luego de algunos días sin haberse conectado. El emoticón habitual de saludo apareció en la pantalla junto a una breve frase que confirmó sus sospechas, había tenido problemas de conexión, como otras veces...
Hablaron durante horas sobre la excursión que Sundance había hecho al templo de Afrodita para celebrar el festival celta de Beltaine en el monte Erice en la provincia Siciliana de Trapani.
La charla resulto diferente para él. Ahora era consciente de lo que estaba sintiendo y lo que le atraía de Sundance. Esto le dió perspectiva y calma. Magicamente Sundance demostró mayor efusividad y apertura de lo normal, mayor confianza hacia ese hombre mayor con quien tanto en común tenía.
El flujo de la relación cambió en silencio, tomó una bifurcación que pasó desapercibida para Sundance, pero no para él.

3 comentarios:

Tuty dijo...

Verdaderamente la mente humana es fácil de enturbiar y difícil de aclarar. Y en ésto al amor juega un papel muy importante y muchas veces determinante en el rumbo de nuestras vidas. Te deseo suerte Alex. Un saludo ;-)

Brisa dijo...

Me tienes totalmente atrapada con tu blog....leo poco a poco, en orden, para ir comprendiendo tu proceso, tu forma de aprender, tus logros...sufro y me alegro contigo y me pregunto qué habrá pasado desde 2007 hasta ahora...pero no lo leo, quiero seguir tu proceso tal y como tú lo viviste. (Bueno, lo más reciente sí lo he leído, para no perderte la pista, ja!)
Una duda, si te apetece aclararmela, claro! Cuando dices:
"Había encontrado la respuesta al por qué de su situación, lo que lo llevó a una silla de ruedas por tantos años, al dolor del encierro y aislamiento. De golpe todo cobró sentido para él y se sintió dichoso con un sabor amargo en la boca. Había descubierto la causa que lo llevó a su situación actual"

¿a qué te refieres? espero no estar siendo indiscreta, pero me interesa mucho saber QUÉ aprendisre.Este blog tuyo me está poniendo el alma del revés....qué bueno!!!! Gracias!

Alex dijo...

Hola querida Brisa,

Me pone contento saber que encuentras en estas páginas información que te sea útil y te llegue.
En ese tiempo, la realización de lo que sentía hacia Sundance hizo que pudiera ver la fuerte falta de privación afectiva a la que había estado sometido, el senteimiento de incomprensión emocional por el que pasé gran parte de mi adolescencia y juventud. La parálisis me llevó a encerrarme, en esta ocasión físicamente, aislarme, y despertó un sentimiento de "minusvalía" que en ese tiempo pude justificar por medio de la experiencia de no estar "entero".

Claro que no lo ha sido todo, pero fue lo que más me puso en la dirección correcta para poder salir de la silla y empezar a caminar otra vez.

Muchas gracias,

Un beso grandote.

Alex