19 mayo 2007

Acá reportando


Sí, acá estoy en la cabaña desde hace media semana. Qué decirles!! Me siento en la gloria, a pesar de los grandes dolores de cintura y rodillas de tanto moverme y andar de un lado para el otro dentro de ete lugar. Pero claro, de tener asistencia permanente a estar independiente y tener que hacer lo más básico como lavar la ropa, cocinar y limpiar... les aseguro que mi cuerpo hace acuse de recibo después de tantos años de inactividad.

No es fácil salir de más de tres años de parálisis y volver a la actividad cotidiana. Tiene su precio en muchos sentidos, pero se puede y eso es lo que me anima.

Me he dado cuenta que en cada gramo de dolor se puede encontrar otro tanto de placer.

Hoy lavé mi ropa por primera vez en más de 4 años, amasé pan integral, limpié la casa, hice un pollo al horno, saqué la basura, limpié el baño!! Uds no pueden dearse la más mínima idea de lo que es esto para mí a nivel de esfuerzo físico. Pero lo hice y ahora me gratifico con un buen Malbec Syrah de sábado por la noche, bien merecido, escuchando a Moby y su album Hotel del 2005. Qué buenas letras por dios!! Muy recomendable.

La perra que me acompaña me despertó esta mañana masticando huesos de pollo que sacó de la basura!! Claro, ligó como la mejor, pero claro, es que mi hemano es vegetariano!!! Despues me dió pena por ella y le di un bife entero para pagar mis culpas!! jajaja

No hay como vivir solo, cueste lo que cueste, al menos para mí. Lo que más lamento es la falta de banda ancha y conectarme via teléfono, pero creo que al mismo tiempo me hace bien para poner tiempo y esfuerzo en otras cosas.

Mis piernas están mucho mejor. Puedo levantarme de la cama menos entumecido de lo normal, hay cierto recupero del control de vegiga, más estabilidad al caminar y mayor resistencia a estar parado por largos períodos de tiempo. Son todos progresos, pero la puta madre, cómo me duelen la cintura y las radillas.

Les adjunto una foto del lugar para que se den una idea de dónde estoy.

Gracias por estar alli, donde sea que estén.

14 mayo 2007

Mudanza

Si, el martes me mudo.
Por fin después de tantos años vuelvo a vivir solo, al menos por un mes. No será mucho tiempo pero es el tiempo necesario para poder probarme a mi mismo que puedo manejarme sólo y retomar las actividades que significa el vivir sólo, sin la ayuda de nadie.
Mi hermano viaja a Alemania a encontrarse con su novia y necesitaba quien se quede a cuidar su casa y su perra y se me ocurrió ofrecerme y usar la oportunidad como experiencia de autonomía. Para mi será una especie de retiro espiritual para reconectarme conmigo, para leer, escribir, meditar, estar en silencio o escuchando música con la compañía de la perra.
El lugar es una cabaña de troncos con un dormitorio y una vista excepcional hacia las montañas. Está ubicada en medio de un bosque camino a Villa los Coihues, con un arroyo que cruza por el terreno de más de 1500 metros con frutales y otros árboles añejos, una deck de madera para sentarse a ver el atardecer o la caída de la nieve y disfrutar de la paz que brindan las montañas.
Dentro el lugar es muy cálido y acogedor, con una cocina económica a leña, una barra que divide el living comedor de la cocina y con ventanales que crean la ilusión de estar en medio del bosque.
Llevaré mi computadora para trabajar en algunos proyectos descuidados y basicamente estar conmigo mismo, sin tv ni cable ni banda ancha. Les dije, es un retiro espiritual.
Afuera, en la parte de atrás de la casa, hay un gran mangrullo de madera y en su base unos mesones de tronco y un fogón con parrilla para hacer uno que otro asado alguna tarde de sol otoñal.
Los colores en esta esta época en Bariloche son excepcionales y ayer cayó la primer gran nevada en los cerros que dejó al Catedral cubierto de un manto blanco hasta la mitad de su falda.
Llegará el atardecer y encenderé el fuego mientras empiece a preparar la cena. Volver a cocinar después de tanto tiempo, con lo mucho que disfruto de ello. Pondré buena música al volumen deseado sin temor a molestar a nadie pues no hay vecinos a cientos de metros a la redonda. Literalmente la cabaña está en medio de la nada y eso me fascina!
Mientras la cena sigue su curso y la música se mezcla con el crepitar de los leños, tomaré un delicioso Malbec en mi copón de cata y dejaré que mi vista se pierda en el infinito de la noche.
Estoy convencido de que el hombre que entre allí el martes, no será el mismo que salga 30 días más tarde.

11 mayo 2007

Entre tanto

Entre una cosa y otra, los cambios y nuevas oportunidades se empiezan a vislumbrar de manera un poco más concreta. En mi lenguaje eso significa que de algún modo logré apretar los gatillos adecuados que pusieran en marcha la dinámica universal de una forma más consciente. Esto me sirve mucho para entender el futuro a medida que se va desplegando y a la vez es un incentivo para seguir en la línea de pensamiento y acción que tomé hace algunos meses.
Sundance sigue en un rol protagónico en todos mis cambios. Claro que no tiene la más mínima idea de lo que me pasa y de qué manera está moldeando los eventos y diparando cosas en mi vida, pero tampoco hace falta. Lo importante es que yo permanezca en claro sobre la situación y sepa aprovecharla despojado de expectativas y resultados.
Hace mucho narré una situación muy especial vivida con un amigo del alma a quien amé mucho y sigo amando pero desde un lugar nuevo. Creo que les conté también sobre las circunstancias que nos separaron y las que nos reunieron años después. Ese amigo está sobre suelo argentino otra vez más, en un viaje desde España, para asistir al buen morir de su madre. Hablamos a diario y retomamos una relación que es muy profunda y poderosa. Me doy cuenta que es una de esas relaciones en las que ambas partes están absolutamente comprometidas en cumplir con el papel que cada cual cumple en la vida del otro y muy a consciencia. Este tipo de relación es una bendición en el mundo de hoy y de siempre, algo siempre presente donde no hay fronteras y donde todo está a la vista sin estarlo. No hay más confusión ni expectativas. Una realción de tiempo presente siempre vigente.
Sundance pococ a poco está entrando en esta categoría de relación. Se que todavía faltan muchos peldaños hasta que esto se pueda hacer algo permanente, pero se está encaminando a ello y eso me hace muy feliz. Algo parecido, pero desde otro lugar, me pasa con un Español de Valencia.
Sundance está por enfrentar cambios de vida muy profundos en el próximo año y eso determinará si nuestro vínculo seguirá en el tiempo o no. Mis visiones y percepciones indican que así será, que mantendremos realción por muchos años y a través de todos sus cambios y los míos, que años más adelante, cuando él esté más afianzado en la vida del adulto, se dará el despertar a la consciencia de nuestra relación, no antes.
Creo que es fundamental poder tener la capacidad de ver por qué y para qué alguien entra en nuestra vida en un tiempo determinado. Pero para poder estar en claro y evitar malos entendidos y confusiones en los vínculos humanos, es necesario saber dónde uno está parado y tener claridad de lo que quiere y espera de los demás. Debería corregirme y decir, suprimir la expectativa, no esperar nada de los demás, de ese que acaba de entrar en nuestra vida, pero sí tener muy, pero muy claro, la importancia de su presencia.
Me cuesta poder explicar el sentimiento y la idea, el concepto. Ojalá alguien por allí sea capáz de captar mi intención.
Desde que dejé el coctail a principio de este año, mi cuerpo ha dado acuse de recibo. Comencé un proceso de estilización, de redistribución de los lípidos y la forma de metabolizarlos. Estoy volviendo a tener el cuerpo que tenía antes de todo esto. Ahora me queda empezar a ejercitar más para recuperar forma y definición.
Después de varios años, por primra vez estoy emnpezando a ver la luz al final del túnel con más claridad. mi vida se estácopnvirtiendo en una realidad más tangible de lo que era antes y eso me hace muy feliz y me da fuerzas para seguir en el camino que estoy. Presiento que vienen momentos buenos, que la tormenta amaina y el sol promete brillar una vez más.

06 mayo 2007

Eric Rolf

Cada tanto se hace algún seminario como la gente en Bariloche. No es lo más común porque estamos muy en el culo del mundo, pero cada muerte de obispo alguien se anima a traer alguno de estos personajes de renombre internacional dentro de lo que es el conocimiento y la vida espiritual, como en el caso de Eric Rolf.
Este hombre de orígen norteamericano pero con domicilio permanente en Málaga, España, es uno de los exponentes más sobresalientes en la búsqueda de conocimiento de los años 70, por allá en la epoca de la psicodelia, un pionero en el tiempo del reflote de las habilidades de la mente para la cultura occidental, contemporáneo de Uri Geller, se acuerdan? del doblador de cucharas de los sábados de Mancera?
Bueno, la cosa es que lo trajeron a Bariloche y quien lo hizo posible me llamó para invitarme a ir. No lo dudé un instante y acepté sin considerarlo demasido. El seminario era sobre la técnica de autosanación que describe en su libro La Medicina del Alma. Un trabajo semejante al de Rüdiger Dahlke, uno de los autores de La Enfermedad como Camino, pero con una vuelta de tuerca.
Dada mi situación, qué mejor que tener a alguien que me ayude a descubrir qué hay detrás de todo lo que me ha pasado y cómo acelerar el proceso de recuperación. Resumiendo, la cosa resultó mejor de lo esperado.
La primera mitad del seminario estuvo muy buena y sorprendente a su vez. Había más de 80 personas, muchas de las cuales eran clientes y conocidos míos que me hicieron sentir como en casa con sus atenciones y salutaciones y afecto abiertamente declarado. Aún tengo en mi memoria las expresiones de sorpresa y alegría de la gente al verme bajar por las escaleras sobre mis dos piernas, despacio y tembloroso, pero sobre mis dos piernas...
Durante el intervalo se acercaron algunos a mi silla y nos pusimos a charlar. Basicamente me puse a hablar yo y contarles de mi experiencia. Algunos que no me conocían y que estaban cerca, disimuladamente trataban de escuchar mi relato y conclusiones. Había una mujer que no conocia pero que su energía me encantó y supe después que se llamaba Monsi, que me escuchaba con atención. Al cabo de un rato de relatar mis percepciones de las fichas que hasta el momento me habían bajado sobre mi situación, ella abrió la boca y empezó a hablarme con un tono firme, sereno y con autoridad indiscutible, esa autoridad del que sabe y tiene certeza sobre lo que dice y el conocimiento que maneja.
Todo su relato sobre el por qué de lo que me pasó y en qué situación me encontraba ahora, no pudo ser más preciso y certero. Desde lo lejos, Eric trataba de estar presente de esta reunión improvisada, mientras firmaba libros a los varios participantes que lo rodeaban. Yo estaba en la segunda hilera de sillas y pocos metros nos separaban. Cruzamos nuestras miradas mientras Monsi seguía hablando y me guiñó su ojo derecho para después sumergirse enla tarea de autografiar libros.
De golpe me di cuenta que sólo habíamos quedado Monsi, Silvia, la organizadora y yo. Entendí perfectamente lo qe Monsi me explicó y supe sin duda alguna que estaba en lo cierto. Fue una experiencia que me sacudió porque ella me relató pensamientos que había tenido antes de la parálisis cuando vivía en Orlando. Ella había sido capáz de poner orden a cosas a las que no había sido capaz de contextuar hasta el momento.
La segunda parte del seminario no fue de mucho interés para mí y se me hizo largo pues era conocimiento quye manejo pero que era necesario y no muy sabido para la gran mayría de los presentes, sobre física cuántica, teoría de cuerdas, de memebranas, de materia oscura, etc.
Terminó el seminario después de casi 6 horas y apareció mi hermana que había ido a buscarme. Me pidieron esperar para presentarme a Crystal, la mujer de Eric y a él mismo.
Mientras esperaba a que se desocuparan, se me acercó un cliente mío, empresario importante, quien mostró interés por mí y mi situación y ofreció presntarme a Monsi, le conté parte de nuestro encuentro y él sugirió que empezara una terapia con ella. La idea me pareció genial y pedí por ella, se acercó sonriente y cambiamos teléfonos para acordar empezar una rutina de trabajo desde su línea para poder desbloquearme y recuperarme mejor.
Crystal se me acercó sonriente y charlamos un rato. Le conté de mi viaje a Europa a fin de año y respondí a algunas de sus preguntas sobre mi vida y actividad. Se mostró interesada y acordamos reunirnos con Eric en Sevilla para una cena juntos y ver qué podíamos organizar una vez yo allá.
Me preguntó si me habían presentado a Eric, le dijo que no. Se acercó a él y fuimos introducidos oficialmente. Ella lo participó de nuestro acuerdo de cenar en Málaga y él se mostró muy complacido. Mi hermana aguardaba unos metros más allá. Me despedí por el momento y prometí escribirles y mantener el contacto.
Miré las escaleras por subir y el esfuerzo que ello representaba, pero dentro, había una fuerza renovada, una sensación de éxito y plenitud. Ví como varias de las personas allí presentes me miraron y saludaron con afecto, otros se acercaron a ofrecer su ayuda. Me sentí querido y cuidado. Fue una buena tarde.

02 mayo 2007

Un amor más cercano

Una idea lo inquietaba desde hacía varios días. Trataba de buscar en lo profundo de sí pero terminaba con las manos vacías mientras que la inquietud prevalecía latiendo con más y más fuerza.
Los días pasaban y la relación ganaba en familiaridad entre él y Sundance. Tarde tras tarde se encontraban en ese espacio virtual a compartir su cotidianeidad, sus inquietudes, en especial Sundance. Con el paso de los días empezó a abrirse un poco más a él, a contar sus inseguridades y trabas, los conflictos con sus padres y la falta de apoyo por parte de ellos hacia sus inquietudes en la vida, el maltrato emocional que recibe, el dolor de sentirse incomprendido por su visión del mundo y la vida, las preguntas sobre la existencia, la espiritualidad.
En él todo esto le recordó una carga conocida. Sundance le hablaba de sí como si de hecho hablara de su vida, su pasado, su infancia y adolescencia. Respondía a Sundance en consejos sabios de experiencia vivída, desde el conocimieneto e identificación que sólo la experiencia puede dar.
Pasaron los días y Sundance no aparecía en el MSN. La inquietud se hizo más fuerte en él. Las dudas y la inseguridad le asaltaron. Una suerte de negatividad y derrotismo se apoderaron de su corazón y cayó en la cuenta de una realidad que no había querido reconocer.
El tenía problemas de movilidad, era mayor que Sundance, vivía en el otro extremo del planeta. De repente las barreras se alzaron y ya no pudo mantener el entusiasmo de antes. Sobre su pecho se cernía el desazón que no quiso ver.
En un diálogo interior buscaba excusas al silencio de Sundance e imaginaba que él haría lo mismo si pudiera caminar, tendría otras actividades y no estaría todo el día frente a la computadora. ese pensamiento calmó su ansiedad y disipó parte de la negatividad. Tomó consciencia entonces de lo mucho que Sundance significaba para él. Se dió cuenta que se estaba aferrando de algo tan intangible como el aire mismo, una idea ornamentada por su necesidad de amar, de senetirse querido y especial para alguien.
Ya había vivido esa experiencia, reconocía el sabor de esa ilusión, pero no podía evitar el sentimiento de proximidad que sentía por Sundance. Esa idea lo inquietaba desde hacía varios días.
Decidió centrarse en ese sentimiento y observó absorto las fotos de Sundance una y otra vez. Las imágenes pasaban en repetida monotonía sin cesar. Miraba sus rasgos, se fundía en su mirada, la postura de su cuerpo, los gestos ... poco a poco sus ojos, cansados de mirar, cerraron sus parpados y la cara de Sundance se fundió con el recuerdo de su juventud, sus años de adolescente. En hipnótico sueño se vió a sí mismo en escenas de aquellos años olvidados al tiempo que un pensamiento claro, diáfano, destruyó su ensueño. - Era él! Se estaba viendo reflejado en él, su pasado...
Suspiró profundo sin darse cuenta y exhaló la carga de años de angustia. De repente tomó consciencia del por qué de la presencia de Sundance en su vida. Por primera vez pudo verse y sentirse en otro reflejado. Se dió cuenta que el amor y ternura que Sundance despertaba en él no era otro que el que él mismo sentía cuando era adolescente, era su pasado, estaba enamorado de un fantasma del pasado, de lo que había dejado de expresar, lo que la experiencia de ser adulto y crecer le había quitado. Se sintió tonto y lo invadió un profundo sentimiento de duelo, de pérdida definitiva, de reconocer lo que nunca volverá y nunca podrá volver a ser, un sentimiento de ver lo inevitable y la impotencia de no poder hacer nada.
La experiencia lo liberó y puso orden a si vida. Había encontrado la respuesta al por qué de su situación, lo que lo llevó a una silla de ruedas por tantos años, al dolor del encierro y aislamiento. De golpe todo cobró sentido para él y se sintió dichoso con un sabor amargo en la boca. Había descubierto la causa que lo llevó a su situación actual pero también eso lo obligaba a reformular sus sentimientos hacia Sundance que permanecía ajeno a todo esto.
Esta tarde Sundance reapareció en el MSN luego de algunos días sin haberse conectado. El emoticón habitual de saludo apareció en la pantalla junto a una breve frase que confirmó sus sospechas, había tenido problemas de conexión, como otras veces...
Hablaron durante horas sobre la excursión que Sundance había hecho al templo de Afrodita para celebrar el festival celta de Beltaine en el monte Erice en la provincia Siciliana de Trapani.
La charla resulto diferente para él. Ahora era consciente de lo que estaba sintiendo y lo que le atraía de Sundance. Esto le dió perspectiva y calma. Magicamente Sundance demostró mayor efusividad y apertura de lo normal, mayor confianza hacia ese hombre mayor con quien tanto en común tenía.
El flujo de la relación cambió en silencio, tomó una bifurcación que pasó desapercibida para Sundance, pero no para él.