24 marzo 2007

Consciencia y Evolución

Visión de Dios - Visión de la Vida - Nivel - .......Calibración - Emoción - Proceso

Ser - - - -Es - - - -Iluminación - - - - -700/1000 - - - -Inefable - - - - -Consciencia Pura

Todo lo Es - Perfecta - Paz - 600 - Dicha - Iluminación

Uno - Completa - Alegría - 540 - Serenidad -Transfiguración

Amoroso - Benigna - Amor - 500 - Reverencia - Revelación

Sabio - Significativa - Razón - 400 - Entendimiento - Abstracción

Piadoso - Armoniosa - Aceptación - 350 - Perdón - Trascendencia

Inspirador - Esperanzada - Buena Voluntad - 310 - Optimismo - Intención

Permite - Satisfactoria - Neutralidad - 250 - Confianza - Soltar

Permisivo - Factible - Coraje - 200 - Afirmación - Ganar Poder

Indiferente - Demandante - Orgullo - 175 - Desprecio - Inflación

Vengador - Antagónica - Cólera - 150 - Odio - Agresión

Negador - Decepciona - Deseo - 125 - Anhelo - Esclavitud

Punitivo - Espantosa - Miedo - 100 - Ansiedad - Retiro

Desdeñoso - Trágica - Pena - 75 - Pesar - Desaliento

Condenador - Desesperada - Apatía - 50 - Desesperación -Abdicación

Vengativo - Mala - Pecado - 30 - Culpa - Destrucción

Despreciable - Miserable - Vergüenza - 20 - Humillación - Eliminación


La tabla pertenece a un mapa de la consciencia concebido por David Hawkins y publicado en su libro Poder vs. Fuerza. Según el paradigma de Hawkins el poder se logra operando por encima del nivel de 200 y la fuerza se emplea si se está por debajo de ese nivel en la tabla. Las líneas divisorias de la tabla equivalen a umbrales en los que suceden cambios radicales en el nivel de la consciencia para la evolución del individuo.

Según el punto de vista de Hawkins, toda la raza humana está unida como un todo en un dominio de energía cuántica inmaterial, independientemente de la ubicación de los que estan por encima de los 200 y por debajo de ese punto en la escala. Al ser una escala logarítmica, los que están por sobre ese nivel tienen más peso que aquellos por debajo. Nos preguntamos por qué, entonces, una sociedad tan avanzada tecnológicamaente sigue fallando una y otra vez en resolver sus problemas sociales y políticos y está inmersa en la negatividad y constantes luchas. Bueno, esta es la razón.

No sólo eso, sino que como cada nivel tiene una consciencia diferente, eso conduce a una percepción distinta. Es por eso que la gente no puede ponerse deacuerdo. Nos cuesta entender el punto de vista de aquellos que no están donde uno está. Todo el tiempo hablamos a otros dando por sentado que están en nuestro mismo nivel y por ello la comunicación falla. Aunque todos hablemos el mismo idioma, seguiríamos estando en la Torre de Babel.

Es muy interesante ver en la tabla que la Razón está por debajo del Amor. No puede haber amor si no hay razón y esto me hace pensar acerca de las idiologias negativas en el mundo, en la religión y la política, que rechaza lo racional y demanda fe ciega y lealtad. Usando esa fuerza, demandando que esa negativa ideología es "verdad", aquellos que la siguen se aprisionan cada vez más a sí mismos y sus víctimas.

En su libro Poder vs. Fuerza, Hawkins describe el poder como una fuerza de atracción positiva donde el objeto (persona) responda sa su porpia libertad de voluntad porque es atraído(a) a las cualidades positivas intrínsecas del actor o la acción. En contraste, la fuerza surge de la percepción negativa del actor (persona), y es la forma que el actor intenta controlar y empujar el objeto (otra persona) hacia la voluntad del actor.

Un punto de respuesta crítica en la escala de la consciencia se calibra en un nivel de 200, que es el nivel asociado con la Integridad y el Coraje. Este es el punto de balance ente atracciones débiles y fuertes, entre influencias positivas y negativas.

En los niveles por debajo de 200, el ímpetu primario es la supervivencia, aunque en el fondo mismo de la escala, la zona de desesperación y depresión, esta motivación falta. Los niveles, apenas más altos, de Miedo y Cólera están caracterizados por impulsos egocéntricos que surgen de este impulso de supervivencia personal. En el nivel del Orgullo, el motivo de supervivencia puede expandirse para comprender la supervivencia de otros también.

Aproximadamente el 85% de la humanidad reside por debajo del nivel de consciencia de 200. La Humanidad como un todo, reside en el nivel de 207. En la medida que uno cruza la línea de demarcación entre la influencia positiva y negativa hacia el Coraje, el bienestar de otros se torna progresivamente más importante. Llegando al nivel de 500, la felicidad de otros emerge como una fuerza motivadora esencial. Los elevados 500 están caracterizados por el interés en la conciencia espiritual, tanto de uno como de otros, y en los 600, el bien de la humanidad y la búsqueda de iluminación son los objetivos principales. Desde los 700 a los 1000, la vida es dedicada a la salvación de la Humanidad.

El nivel de consciencia de un individuo está determinado por los principios a los que uno está comprometido. Para mantener el progreso de la consciencia no puede haber titubeo sobre el principio, o el individuo caería a un nivel más bajo. La conveniencia nunca es una justificación adecuada. Si está mal matar a otro ser humano, el principio no puede permitir excepciones, sin importar cuán emocionalmente adecuada pueda ser la razón para justificar la excepción. Así, una sociedad que condona el castigo capital siempre tendrá un problema con el asesinato, ambos son producto del mismo nivel de percepción. Después de todo, para el asesino, el asesinato de la víctima es una excepción justificable.

Una vez que el principio es violado, su mutada forma se propaga como un cáncer. Una sociedad que soporta el asesinato, sea por guerra, por la policía o por el sistema penal, no puede, al mismo tiempo, frenar el asesinato "criminal" al mismo tiempo. Matar es matar; no hay modo de escapar a este hecho. La decisión de matar o no matar es un asunto básico hacia el sendero del poder real; pero este paso rudimentario no ha sido contemplado por el 85% de la población mundial o virtualmente por ninguno de sus gobiernos.

El problema más inmediato de Bien o Mal que siempre distrae nuestro foco social, sólo existe como una función de la percepción basada en los niveles más bajos de la consciencia. Se les debe enseñar a los niños más chicos que las actitudes peligrosas son "malas", pero en la medida que crecen, el discernimiento debería reemplazar al moralismo. Esté mal o no matar a otro ser humano puede ser un dilema moral en los niveles más bajos de la consciencia; en lo niveles más altos, la mera pregunta es ridícula. La moralidad convencional es por lo tanto un substituto provisional para la facultad de una consciencia más alta. El moralismo, un sub producto de la dualidad, se hace insignificante a medida que el nivel de la consciencia se eleva por encima de los 500 y es irrelevante a nivel de los 600.

Para simplemente alcanzar una etapa donde haya funciones sobre todo de la Razón, requiere una evolución importante en la consciencia en los 400, que es un nivel muy poderoso en la sociedad mundial – Freud, Einstein y Descartes calibran en los 499, el nivel de Humanismo. Pero la razón, tan vulnerable a la pérdida de perspectiva por la auto-absorción, a largo plazo nunca ha provisto a la humanidad de una moral sólida, o incluso de certidumbre intelectual. Por el contrario, una y otra vez, ha conducido desde el caos de la ignorancia hacia un retorcido laberinto cerebral igualmente incomprensible. Cualquier aumento en el intento de infundir verdad en la conciencia colectiva humana nos da motivo de una mayor esperanza de lo que inevitablemente tiende a ser una visión tenebrosa del mundo.

Aunque sólo el 15% de la población mundial está por encima del nivel crítico de la consciencia de 200, el poder colectivo de ese 15% tiene el peso para contrarrestar la negatividad del 85% restante de la población del mundo. Esto es porque la escala de poder avanza logarítmicamente, un solo Avatar en el nivel de consciencia de 1000 puede, de hecho, contrarrestar completamente la negatividad colectiva de toda la humanidad.


Un Individuo en el nivel 700 Contrarresta 70 Millones de individuos debajo de 200
Un Individuo en el nivel 600 Contrarresta 10 Millones de Individuos debajo de 200
Un Individuo en el nivel 500 Contrarresta 750,000 Individuos debajo de 200
Un Individuo en el nivel 400 Contrarresta 400,000 Individuos debajo de 200
Un Individuo en el nivel 300 Contrarresta 90,000 Individuos debajo de 200
Doce individuos en el nivel 700 Iguala Un Avatar en el nivel 1000

De no ser por este contra balance, la humanidad se hubiera destruido a sí misma por su propia locura masiva de su negatividad. Afortunadamente, la diferencia de poder entre un pensamiento amoroso y un pensamiento negativo es tan enorme que se escapa a toda comprensión; incluso unos pocos pensamientos amorosos durante el curso del día contrarrestan todos nuestros pensamientos negativos.

Para ser operacional, la verdad no debe simplemente ser "verdad" sino también debe ser conocible; aunque cada nivel de verdad es desconocido para los niveles por debajo de él y no posee validez más allá de su propio territorio. Por consiguiente, podemos concluir que todos los niveles de la verdad como la conocemos – dentro de la dimensión del funcionamiento humano ordinario – son ejemplos de "verdades dependientes" cuya veracidad es totalmente contingente sobre un conjunto dado de parámetros; es sólo verdad desde tu posición ventajosa particular en este momento.

La ignorancia no se rinde al ataque, pero se disipa en la luz, y nada disuelve la deshonestidad más rápido que el simple acto de revelar la verdad. La única forma de realzar el poder personal en el mundo es incrementando la propia integridad, entendimiento y capacidad de compasión. Si las distintas poblaciones de la humanidad pudieran darse cuenta de esto, la supervivencia de la sociedad humana y la felicidad de sus miembros estaría asegurada.

El efecto inicial de hacerse responsable por la verdad de la vida de uno, es elevar los bajos niveles de energía a 200, que es el nivel crítico en el que el verdadero poder aparece por primera vez y es la piedra fundamental para todos los niveles superiores. El Coraje de enfrentar la verdad conduce eventualmente a la Aceptación, de donde surge mayor poder al nivel de 350. Aquí, hay suficiente energía para resolver los problemas del mundo. Esto, a cambio, conduce a un poder incluso mayor disponible en los 500, el nivel del Amor. Conocer las manías propias y de los demás da lugar al perdón y luego a la compasión. La Compasión es la puerta que conduce a la Gracia, a la comprensión final de quién somos y por qué estamos aquí, y a la Fuente Original de toda la existencia.


4 comentarios:

Latente! dijo...

en Dianetica hay una tabla similar amigo si no me equivoco, hablando del ser o individuo "aclarado". es muy bueno saberlo y lo ideal seria conoce rlos metodos, para ratar de llegar o superrar el umbral de los 200... hay alguna manera? herramientas? comosepone en practica?

Tuty dijo...

Joder que bueno Alex. Aquí se vislumbra que el lado de la luz siempre será más poderoso que el de la sombra, por pocos que seamos los iluminados, y esto me place, porque significa que nuestra mente está conectada por USB a la Noosfera ;-p
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

aa

Brisa dijo...

No publiques esto, Alex. Es sólo para ti. Es interesante el efecto que tu blog ejerce sobre mí. Gracias!!! (Brisa)



Dice la parte final de tu artículo:

“Conocer las manías propias y de los demás da lugar al perdón y luego a la compasión. La Compasión es la puerta que conduce a la Gracia, a la comprensión final de quién somos y por qué estamos aquí, y a la Fuente Original de toda la existencia.”

Recuerdo que cuando era más joven, antes de que me hubiera dado tiempo a cometer errores, me era fácil hacer de juez y evaluar las acciones de los demás como buenas o malas. Me consideraba invencible y creía que nunca cometería esos fallos imperdonables que los demás cometían y que a mí me era tan fácil condenar…

Perdonar o ser perdonada era algo que me parecía sin embargo fácil, quizás porque me había educado en una moral cristiana que enseñaba que “había que perdonar, sin más, a todo el mundo y que Dios nos perdonaba a todos” y a mí me gustaba ser buena persona.

Afortunadamente, la vida me enseñó que estaba tan equivocada… Es cuestión de tiempo que todos, antes o después acabemos cometiendo errores de esos que te hacen agachar la cabeza, de esos que no importa que los demás te perdonen o no porque eres tú mismo quien no te los perdonas. Entonces, cuando no puedes encontrar paz porque el dolor de “haberte visto”, de haberte sorprendido haciendo lo que antes condenabas tan ferozmente en los demás es insoportable, sólo entonces, aprendes de verdad lo que significa necesitar ser perdonado.

Aprendes que el verdadero perdón debe surgir de tu propio interior y que ese sólo llegará cuando la comprensión del error sea verdadera. Cuando el dolor sea auténtico, cuando surja dentro del alma la auténtica necesidad de aprender del fallo cometido, enmendar (si es posible) las consecuencias y seguir adelante con la humildad del que SABE que ya no tiene sentido juzgar a los demás. A fin de cuentas los demás y uno mismo ya no somos tan diferentes en ese momento.

Ahora siento que los errores de mi vida me han enseñado a comprender que los demás y yo no somos tan diferentes, que todos podemos equivocarnos y que todos en algún momento necesitamos ser perdonados.

Recuerdo que cuando al fin me perdoné esos errores, lo había necesitado durante tanto tiempo que la liberación de ese peso me cambió la percepción de mí misma, de la vida como aprendizaje, de los demás, de lo que está bien y mal. Quizás se parezca a “ la Gracia”…al agradecimiento por la liberación, a la nueva oportunidad, a darme cuenta de que esos errores me habían ayudado a crecer y que podía seguir adelante.

No sé Alex, ahora empiezo a sentir que el próximo paso es aceptar completamente que todo el sufrimiento pasado también formaba parte de lo que yo necesitaba y que debo aceptarlo como parte del proceso de aprender y sentirme agradecida. A fin de cuentas, ¿qué importa lo que los demás hicieron? Yo lo necesitaba para aprender y la vida me lo proporcionó para que siguiera adelante.

Si necesité aceptar mis equivocaciones para liberarme quizás también tenga que aceptar que TODO lo que la vida me ha permitido experimentar han sido oportunidades. Quizás para eso estoy aquí, para VIVIR el camino, lleve a donde lleve, y al final, ¿quién sabe? La Fuente…..