08 mayo 2006

Nueva Embajada

¿A quién le puede caber duda alguna que el gobierno de G. W. Bush no tiene en mente dejar el poder una vez vencido el plazo? Quizás no se trate de él mismo a la cabeza, pero lo cierto es que todo el equipo está trabajando para permanecer en el poder y digitar el futuro del mundo durante los próximos 10 años.
Mientras Estados Unidos sigue aumentando de manera alarmante el envío de tropas alrededor del mundo, se hace cada vez más evidente su intención de rodear a Rusia con fuerzas militares para impedir que Putin haga algo contra los Americanos cuando llegue la hora de tomar el control total sobre las reservas de petróleo de Oriente Medio y Asia Central.
El laureado y ganador del premio Nobel, el ruso y disidente soviético Aleksander Solzhenitsyn, ha presentado su queja en un artículo publicado en el servicio de noticia hindú sobre las intenciones de Washington respecto de Rusia mediante la OTAN.
Parte de los últimos ataques entre Cheney y Putin se relacionan con lo anterior, tipica movida propagandística de USA contra Rusia para preparar al ignorante pueblo americano a aceptar la próxima campaña. Lo que a Cheney no le gusta es que Rusia emplee las mísmas tácticas capitalistas que ellos usan a la hora de presionar políticamente a otra nación soberana.
Pero los signos más ominosos que emanan del régimen militar de Estados Unidos son los que muestran su rápido descenso dentro del Oscurantismo, tál como lo hiciera por última vez el Imperio Nazi Germánico en el último siglo. Lo que los americanos no logran darse cuenta (al igual que otros pueblos), son las intenciones de sus líderes militares de trasladar el centro del poder de Washington a Baghdad, luego de la destrucción de las ciudades más importantes de USA.
Todo el operativo militar en el que se embarcó Estados Unidos desde la caída de las Torres Gemelas, la invasión de Afganistán e Irak, las amenazas a Iran y Corea del Norte, la división de las políticas y opiniones internacionales, etc. no están destinadas a un plan a corto plazo, NO!
Me resulta muy claro que las intenciones son más maquiavélicas y cuidadosamente planeadas de lo que aparentan ser.
Las dudas y preguntas son comentario frecuente entre los iraquíes, ¿cómo es posible que no pueda haber agua corriente y electricidad por más de dos horas diarias en Baghdad, pero USA se las arregla para seguir la construcción de su embajada a orillas del Tigris de forma ininterrumpida? No sólo eso, sino que se trata de la embajada más grande del mundo jamás construída, una especie de ciudad en miniatura con sus propios generadores de electricidad, abastecimiento de agua y energía, plantas depuradoras de desperdicios y líquidos cloacales, etc. y completamente fortificada dentro de un muro de 3 metros de espesor.
¿Cómo no van a estar furiosos los iraquíes que ven cómo son burlados en sus caras todos los días?
Ni en sus sueños de ambición más desmesurados Saddam Husein llegó a construir un palacio tan grande como el que está construyendo Bush en Baghdad. Será visible desde el espacio y comprenderá 21 edificios de alta tecnología y seguridad que abarcarán una superficie mayor a la de la ciudad del Vaticano. Se lo imaginan?
El diseño del conjunto supuestamente es un secreto, pero no se puede esconder el contorno de los 21 edificios que estan siendo construídos dede mediados de 2005 cuando el gobierno interino de Irak cedió oficialmente las tierras al gobierno de Bush bajo un acuerdo secreto y cuyas cláusulas se desconocen.
En una semana en la que Washington anuciara la lista de edificaciones y proyectos atrasados en la reconstrucción de Irak, esta embajada es la única que está al día en su fecha y construcción a manos de un contratista de Kwuait, que se alzó con la suma de más de 800 millones de dólares y sólo contrató trabajadores extranjeros.
La superficie del proyecto es de 42 hectáreas. Para los iraquíes tal vez el proyecto sea un secreto, pero para aquellos que conocen de símbolos, no se les puede escapar el detalle de la forma pentagonal del muro, de las calles internas dispuestas en pentagrama y de los 21 edificios dispuestos de forma tal que siguen el patrón de la swastica al ser vistos desde el aire. El conocimiento de las oscuras intenciones de este "nuevo capitolio del mundo" es claro. Pero como para los alemanes que vivieron bajo el régimen Nazi, y desconociendo que sus líderes eran devotos del oscurantismo, del mismo modo el pueblo americano pronto despertará al horror catastrófico de lo que se han convertido, pero, una vez más, ese despertar será como lo fue para los alemanes, a una pesadilla.

No hay comentarios.: