28 noviembre 2005

Recuperación

Hace un poco más de un año, un día como hoy, estaba dentro de un resonador magnético sin saber lo que me estaba pasando ni lo que me esperaba por delante. Fueron tres años difíciles pero colmados de cosas buenas también.
Esta mañana me encontraba nuevamente dentro del resonador pero la incertidumbre y el temor habían desaparecido y en su lugar sentía entusiasmo y alegría. Dentro de un par de días recibiré los resultados de este control de mi médula y estoy seguro que serán muy positivos a juzgar por los enormes avances que tuve. sin ir más lejos, no sólo camino con ayuda de un andador, sino que además ya pude desconectarme definitivamente del cateter y la bolsa colectora de orina que tanto me limitaban en el movimiento y me hacían sentir discapacitado. Hoy no puedo decir lo mismo. La discapadidad ha dado lugar a la esperanza y el gozo, a la libertad de andar y a una fuerza interior renovada y sólida.
Si bien todavía me queda un tiempo por delante de lucha y esfuerzo, lo peor ya pasó y puedo decir sin temor a equivocarme que estoy entrando en la recta final.
Quizás sea difícil lograr que otros comprendan lo que esto significó para mí, pasar de ser una persona totalmente independiente y autónoma, a quedar postrado en una silla de ruedas por más de 3 años y salir adelante y recuperar parte de esa autonomía e independencia. Uno da muchas cosas por sentadas cuando todo en el cuerpo funciona y goza de una relativa buena salud sin mayores complicaciones. Me tomó tres años y esta experiencia entenderlo y valorarlo desde lo más profundo de mi ser. Doy gracias a la vida por esta nueva oportunidad y también por darme la fuerza y la paciencia para salir adelante, por la familia, amigos e incluso desconocidos que tanto me alentaron y animaron para seguir adelante. Muchas Gracias!

04 noviembre 2005

Quien Soy?

Eso me pregunto muy a menudo: ¿quién soy?
No es que no tenga una idea de quién creo que soy sino más bien, quién soy?
En ocasiones como esta noche suelo preguntareme esto cuando leo algunos de mis escritos (no publicados aquí) sobre temas tan controvertidos y controversiales como el origen de la vida misma.
Por mementos creo que estoy en un estado total de alucinación y por otros, creo que tengo un grado de cordura que excede con creces todo concepto de cordura. Claro que esto es si asumimos que la cordura está dentro de los parámetros de lo que una conducta y línea de pensamiento social es aceptada. No es mi caso.
En ocasiones pienso que mis ideas serán valoradas y revalidadas después de mi muerte. Quizás una fantasía, quizás una realidad. No sé quién será él o la que se tope con el cúmulo de archivos almacenados en mi PC luego de mi muerte. Serán mis padres? Será alguna de mis hermanas? o quizás sea mi sobrina. No lo sé, pero no puedo dejar de pensasr en ello.
Es que algunas de mis ideas y asociaciones sobre el acontecer mundial, la política, la salud, etc. me parecen tan extrafalarias por momento que me cuesta incluso a mí mismo poder aceptarlas como reales, sin embargo, una parte de mí me dice que son tan reales como culaquier objeto que puedas tener en este momento frente a tus ojos.
Hace poco escribí sobre la relación que existe entre la diabetes y el mito del Minotauro y de cómo ese mito nos da la pauta de curación de tál enfermedad. De hecho, hace un tiempo que estoy enfrascado en este tipo de investigación y produciendo una serie de teorías o hipótesis sobre los mitos y las enfermedades. Raro no?
No puedo negar que la astrología como herramienta de conocimiento y entendimiento del cosmos tiene una enorme influencia en mi modo de pensar y en mis ideas. Pero es que la manera en que yo entiendo y funciono con la astrología tiene muy poco que ver con la cultura astrológica occidental de los últimos siglos y esto es lo que me pone a pensar. Será que estoy descubriendo una nueva forma de aboradar esta pseudo ciencia, este arte de interpretación de los ciclos planetarios? No lo sé.
Acá creo que es importante aclarar que no soy un genio ni me considero uno de ellos. Creo más bien que mi habilidad es unir las partes aparentemente inconexas de ciertos conceptos e ideas e hipótesis aparentemente azarosas sobre el cúmulo de cocnocimiento que hay dando vueltas por ahí. Es decir que de alguna manera que no logro conceptualizar, tengo la habilidad de poner en orden ideas y conceptos de otros que no han llegado a nada pero que plantaron la simiente.
Esto quiero que quede claro. No soy un descubridor de nada nuevo, solo tengo la habilidad de ver más allá del camino trazado por otros y de conectar los puntos para formar una figura con sentido, peso y volumen donde otros no pudieron. Sin dudas esto me hace único pero no especial. Al menos así lo entiendo yo.
Esto puede sonar soberbio para muchos de mis lectores, pero les aseguro que no es el ánimo, sólo trato de plantear las cosas como las siento. Siempre está la posibilidad de error.
Una de las cosas que más me ayudó en la vida es pensar que puedo estar equivocado.
Pues bien, asi están las cosas dentro mío. Noté que hace varias semanas nadie comenta sobre mis escritos en este blog. En un tiempo me entusiasmaba recibir comentarios de gente que me leía con frecuencia y decía algo sobre mis ideas. Ahora veo que ninguno de ellos si quiera se detiene a leer mis ideas y mis post, pero... qué más da. Escribo para quien le sirva y por sobre todo escribo para mí.
Un modo de sacar algunas ideas de mi cabeza.
Creo que de ahora en más mis posts serán más esporádicos y reflejarán más mis estados de ánimo que antes.
Quién soy? Pues ni yo mismo lo sé y no estoy seguro de saberlo alguna vez.