23 septiembre 2005

Ya estamos acá

Si, efectivamente el mañana se hizo presente y el tiempo de la espera de lo que podría suceder se hizo realidad.
Durante los últimos meses escribí algunos post sobre lo cambios climáticos, los ciclos planetarios, algunas incursiones en la política mundial y la economía de Estados Unidos. Ahora parece que todo empieza a tener sentido y a cobrar un realismo espeluznante.
Claro que para muchos de nosotros, sólo lo vivimos mediante la BBC y otros medios de comunicación masiva, pero no lo duden, llegará el tiempo pronto en que esto también será una realidad en nuestra vida diaria.
No puedo dejar de subrayar la importancia de tomar consciencia de lo que está pasando en el mundo a nivel climatológico y ambiental porque esto es sólo la punta del iceberg con el que chocaremos como el Titanic.
A lo largo de mis años de investigación he notado que lo que en un principio parecen fantasías o cuentos de ciencia ficción terminan convirtiendose en realidad. Otras de las cosas que observé es que los años pares son por regla general peores que los años impares. No sé por qué y ni que ley o ciclo hay detrás, pero seguro que hay una explicación a este fenómeno. El año que viene, el 2006 es un año par, asociado con el número 8, correspondiente al signo de escorpio y la casa 8, el lugar de no retorno y de los grandes cambios y transformaciones a escala global. La imágen del arcano de La Torre del tarot está asociado con este ciclo. Esto quiere decir que hemos llegado como especie y como humanidad al punto de no retorno, donde lo que no se he hecho hasta ahora no podrá ser realizado más adelante. De algún modo esto representa lo conocido como el punto crítico o la masa crítica.
Qué se puede esperar? Pues bien, antes de fin de año habará otra gran catastrofe natural en Estados Unidos y para finales de este año las mentiras y ocultamientos relativos a la administración Bush serán descubiertas y dadas a conocer, posiblemente forzando su renuncia o eliminación del cargo junto con todo su séquito. Claro, muchos de los que viven en américa del sur pensarán que esto no tendrá efecto en sus vidas, pero no es así.
Leyendo algunos de los otros post sobre el tema que escribí meses atrás, me dí cuenta que un altísimo porcentaje de lo predicho se ha hecho realidad.
La presión emocional en la consciencia colectiva está aumentando a grados alarmantes y esto solo significa que un muy fuerte cambio en el escenario mundial está por acontecer. Esto puedo sentirlo sin lugar a dudas ni cuestionamiento.
Hay un fenómeno que pocos saben y que nada se ha dicho al respecto en la red o los medios masivos de comunicación y esto es un acuerdo masivo de comercio entre Canda, Estados Unidos y México, para lo cual se están realizando inversiones multimillonarias en el desarrollo de rutas, autopistas de gran embergadura, et. entre estos países para un desarrollo económico viable y dominado, que a largo plazo apunta al establecimiento de Nafta de modo forzado en el resto de los países de América del Sur y Centro y la imposición de un solo gobierno regional y la imposición de una sola moneda común para las tres américas.
Esto ya se está llevando a cabo de manera muy silenciosa y resulta muy difícil lograr información sobre este proyecto, pero está pasando y no me cabe duda alguna que se hará realidad en menos de 10 años.
Bueno floks, los dejo con estas ideas e información. Solo puedo decirles que es un teimpo en que debemos cambiar nuestro modo de vida y nuestras espectativas de realización personal en base a los acontecimientos que está sucediendo bajo cuerda. Ya no vivimos más en el país de las maravillas de Alicia, hemos caído en el agujero.
O abrimos los ojos o padeceremos las consecuencias. Piensen lo que quieran sobre lo que digo, perlo la cosa es mucho más grave de lo que se cree.

16 septiembre 2005

Recuperando el Sentido

Bueno, acá otra vez escribiendo en este blog que últimamente tuve algo descuidado. Pero es que los días pasan tan rápido y con tanta ocupación y trabajo que llego a la noche con pocas ganas de ponerme a escribir cosas que tal vez le interesan a pocos. Pero hoy es diferente porque después de mucho tiempo volví a sentir que mi trabajo es importante y tiene valor, cosa que había dejado de senetir ultimamente. Sucede que muchas de las personas que me consultan o se hacen una carta natal conmigo vienen por cuestiones sobre dinero, trabajo, salud o amor, cosa que no está mal porque son parte de la vida, pero mi sintonía vibra más en terrenos más trascendentes y profundos. Con esta declaración no estoy minimizando la importancia que esos aspectos de la vida tienen, solo que me inclino más a cuestiones que trascienden lo material o mundano, cuando veo que puedo incidir positivamaente en la vida de un semejante desde un lugar de brindar caminos alternativos y más abiertos sobre temas como la vida y la muerte, sobre nuestro propósito y pasaje tan corto sobre esta tierra, y ese fue el caso de hoy.
Vino a verme una jóven que perdió a su hermano en un accidente de tránsito en el camino de regreso del Cerro Catedral este invierno pasado. El accidente fue de lo más absurdo, como todos los accidentes, pero allí perdió la vida un jóven de 24 años, instructor de esquí y una persona (que conocía) llena de vida y de amor por los demás.
Provenientes de una familia con fuertes bases religiosas, con una moral que no se encuentra todos los días, le costaba a ella encontrar uan respuesta al por qué de lo sucedido y de alguna manera la puso en conflicto con sus creencias religiosas y la imagen de su Dios. ¿Cómo era posible que permitiera que algo así le sucediera a su hermano que era tan buena paersona? Sin encontrar respuestas en su iglesia y creencias religiosas acudió a mí por sugerencia de su marido que es cliente mío desde hace varios años. En primera instancia valoré mucho su coraje y apertura y se lo hice saber.
Considerando su trasfondo religioso fui muy cauto en los temas que toqué y en cómo se los explicaba, cosas y conceptos como el alma, la reencarnación, el karma, etc. Cosa que ella escuchó muy atentamente en el curso de las casi tres horas que duró la entrevista, salpicada de largos llantos desgarradores y desde lo más profundo de su corazón. Sentí una enorme pena mezclada de un sentimiento de gran amor hacia ella y puse mi mejor esfuerzo (por decir algo) en explicarle los porqués de la experiencia analizados desde su carta natal y la de su hermano recién fallecido, y a medida que avanzaba en mi explicación pude ver cómo su cara se iba iluminando, casi podría decir que sentí como la paz iba ganando lugar en su corazón abatido, podía verlo en sus ojos tras grandes lagrimas que brotaban de ellos. Sentí un incontenible impulso de abrazarla y mi pecho explotó en una comunión de almas que no puedo poner en palabras.
Creo sin lugar a dudas que fue una de las mejores cartas natales que he logrado interpretar en mi vida de astrólogo.
Una vez que se fue y expresó su gratitud, sentí que había retomado el curso y el propósito que me llevó a aceptar este trabajo en mi vida. Sentí que ella me había devuelto algo, que en nuestra interacción nos habíamos dado mutuamente algo precioso y no dejé que se fuera sin antes hacérselo saber.
La experiencia de esta tarde me hizo comprender cosas que me venían eludiendo por mucho tiempo y mi trabajo recuperó el sentido y se reavivó.
Más tarde, al anochecer, vino mi alumno de computación, un médico cirujano a quien enseño desde hace algunos meses. No sé por qué motivo, empecé la clase hablando del alma, de los campos energéticos y de la interacción entre las personas. El me observaba y escuchaba muy atento a mi verborragia, sin ninguna interrupción. De repente corté mi discurso cuando caí en la cuenta que mi trabajo con él era de enseñarle computación y no filosofar sobre la vida y sus misterios. Luego de un silencio algo incómodo, se acomodó en su silla y me dijo: Por favor, no pares, me interesa lo que me estas diciendo y quiero saber más sobre el tema. Yo le respondí con una sonrisa tímida y mi mente se puso en blanco. Allí fue cuando caí en la cuenta de que no estaba pensando lo que decía sino que mis palabras habían brotado de mi boca como torrente irrefrenable. No supe que más decir. Hice una pausa mientras miraba fijo al piso y trataba de ordenar mi mente y mis emociones. Allí me dí cuenta que la entrevista de la tarde por la carta natal me había afectado más de lo que pude darme cuenta. Respiré profundo, elevé mi vista hacia sus ojos y entendí que ya no había más que pudiera decir, que cualquier cosa que dijera sería solo una cortesía social y no quise seguir.
Retomé el mando sobre el mouse y me dispuse a empezar la clase de computación. El me miró algo desconcertado y supe que algo había sucedido. Terminamos la clase sobre el manejo de imágenes digitales, rotulados, etc. y grabamos en un cd las fotos de operaciones que tenía en su cámara digital. Antes de irse me miró y tras un silencio breve me dijo: -quizás no esté acá para aprender computación sino otras cosas de la vida, gracias.

07 septiembre 2005

Más Tranquilo

Pasaron varios días desde la última vez que escribí algo y también pasaron varias cosas durante ese tiempo. Una de las más sorprendentes es que tras la desvastación y destrucción del huracán Katrina, esa sensación de alerta y tensión que venía experimentando por varios días, se disipó por completo. En mi post anterior decía que no estaba seguro de qué se trataba, que cabía la posibilidad de que estuviera percibiendo algo del ambiente, algo por suceder. No se si es casualidad o nó, lo cierto es que después del huracán he regresado a la normalidad. La calma y la tranquilidad nuevamente son parte de mi vida diaria y sobre todo de mis noches.
El trabajo sigue adelante y en abundancia, a Dios gracias, y esto complica un poco las fechas que tenía previstas para mi viaje a Buenos Aires porque no podré irme sin antes terminar de atender a toda la gente que tengo pendiente.
Por otro lado, mi hermana vino de visita sorpresa desde Philadelphia. Sorpresa para mis padres porque tanto mi hermana como yo estábamos al atanto de sus planes de venir para el cumpleñaos de mi padre, mañana 8 de septiembre. Fue maravilloso ver su cara y su expresión al verla bajar del auto. Por un instante temí que tuviera un infarto pero por suerte nada pasó, aunque quedó sin habla por unos minutos.
Es bueno que haya venido en este tiempo del año y que podamos sentarnos a charlar tranquilos y sin interrupciones y poder explicarle algunos de los eventos por venir y cómo sería conveniente que se prepare, ya que viviendo en Estads Unidos corre mayores riesgos que nosotros que estamos acá en la Patagonia. Me escuchó con atención y coincidió en algunas de mis visiones y por lo pronto tomó la decisión de poner en resguardo sus ahorros sacando el dinero del banco y de los bonos en los que ha invertido y comprar monedas de oro. No es mucho dinero pero son sus únicos ahorros y sería una lástima que los perdiera por falta de previsión. Es que la cosa se va a poner color de hormiga para los habitantes del país del norte.
El evento del huracán disparó el puntapié inicial que desencadenará el principio de la caída de Estados Unidos y tras ello, del resto de los países desarrollados. El puerto de Nueva Orleans era el quinto en importancia en el mundo y uno de los más importantes de Estados Unidos para el comercio y distribución de granos y petróleo. La refinería que allí se encontraba desapareció y se ha vuelto inoperable, elevando el precio del combustible por encima de los 3,12 dólares por galón. Esto es, teniendo en cuenta que el gobierno norteamericano está intentando regular los precios de las naftas para contener la inevitabe alza que sufrirá en los próximos meses.
La gente parece no tomar consciencia de que Nueva Orleans nunca más será reconstruída y en caso de que lo intenten, padecerá otro devastador huracán en el proceso.
El sistema de distribución de alimentos se verá afectado casi en su totalidad y con ello los precios ya que en ese país el transporte de productos se hace entereamente por camiones y éstos requieren de combustible para funcionar, lo que se traduce en un enorme incremento en el costo de la distribución que terminará minando más la ya débil economía de ese país. Intentar reconstruir y llevar a la normalidad lo que Katrina ha dejado atrás demandará de por lo menos un cuarto de la economía norteamericana, cosa que no podrán afrontar si siguen adelante con la guerra en Irak, por demás perdida, aunque no lo quieran reconocer publicamente.
Ahora en Octubre y Noviembre se darán un par de alineaciones planetarias muy importantes que pueden ser las causantes de por lo menos dos terremotos de gran magnitud hacia fin de año. Lo primero que se me viene a la cabeza es pensar en el estado de California y en Japón como posibles objetivos. Si esto se cumple, la herida en la economía de Estados Unidos será mortal y sin dudas entrará en una depresión económica que durará los próximos diez a quince años.
Con todos estos eventos en mente me puse a revisar las efemérides planetarias y los distintos ciclos astronómicos y creo que la fecha del fin del tiempo del 2012 marcada por los Mayas no es del todo correcta y que será el 2010 el año del hundimiento de la civilización como la conocemos hoy en día.
Hay varios artículos que he escrito en los que expongo diversas razones para pensar que estamos muy cerca de una gran crisis mundial, de magnitudes bíblicas, por ponerlo de alguna manera. Uno de los ciclos más interesantes que se repite es el de los planetas Saturno-Urano-Jupiter-Plutón. Estos son 4 grandes planetas que formarán aspectos muy tensos para el 2010, más precisamaente para Agosto de ese año. Lo curioso del ciclo es que Plutón regresa a Capricornio y Urano hace lo propio en el signo de Aries junto a Júpiter, ambos opiniendo a Saturno, Marte y Venus en Libra.
La última vez que estas posiciones se repitieron fue para el año 1762 y 1794. Para los que recuerdan algo de historia, 1794 fue el año de la revolución francesa. Imagínense algo semejante pero potenciado a escala mundial. Para refrescarle la memoria a algunos, durante el ciclo previo a dicha revolución, había un enorme descontento popular hacia los dirigentes de estado, en aquél tiempo, los monarcas. Luego de la revolución francesa, la monarquía dejó de existir como cabeza de estado y fué reemplazada por el gobierno del pueblo, es decir, el sistema político actual. simultáneamente, durante ese tiempo se abolieron los calendarios y cambió la manera de medirse el tiempo a tal punto que hasta se cambiaron los nombres a los días de la semana e incluso los meses, cosa que no prosperó y al cabo de poco tiempo se regresó al antiguo sistema de medir y contar el tiempo. Para ese mismo período fue cuando sucedió la conquista de Estados Unidos, con su independencia declarada en 1776. Interesante verdad?
Plutón es el planeta que se asocia con los períodos de grandes limpiezas y reestructuración en el planeta Tierra. Enel ciclo correspondiente a la 1ra guerra mundial estaba en Cáncer y las luchas eran por la tierra, en la 2da guerra mundial estaba en Leo y era por la raza y la supremacía, ahora en Sagitario es por la religión y filosofía y cuando entre en Capricornio será por el control y el poder político. Claro que cada ciclo tuvo sus aspectos únicos pero nos da una idea clara de cómo funciona la cosa, especialmente porque los ciclos quedan representados por círculos que se cierran sobre sí mismos y en el caso de Plutón, para 2010 regresa a la posición que ocupaba en el momento de la revolución francesa en que varios eran pasasdos por la guillotina y la intolerancia había escalado a niveles superlativos. Esto quiere decir que en el 2010 se daría en forma oficial el final de lo iniciado en 1762-1794, es decir que nos enfrentaríamos a una nueva forma de estructura política, económica, etc. y es por eso que hablo del final de la civilización como la conocemos hoy en día.
Lo anterior es solo uno de los ciclos que se cierra en el 2010 pero también tenemos que sumarle el ciclo de Milankovich, el ciclo de la precesión de los equinoccios, la alineación del sistema solar con el centro de la galaxia y otros más que están dando vueltas. Esto es que en un marco de tiempo muy corto confluyen varios ciclos en forma simultánea y por eso que en esta oportunidad la cosa es en grande, como jamás lo hemos visto antes en la historia de la humanidad.
Huelga decir que no será un tiempo de calma sino todo lo contrario. Mi idea no es ser alarmista ni despertar temores innecesarios, pero sí me gustaría que la gente tome consciencia de lo que realmente está pasando en el planeta y se interiorice un poco más. No me refiero a ver más noticieros ni cosa parecida, pero en vez de perder el tiempo como estúpidos frente al televisor con programas que solo están diseñados para distraer la atención publica de lo que realmente es importante, inviertan ese tiempo en navegar la red e informarse sobre estos grandes procesos que se están llevando a cabo y de los que todos seremos protagonistas de una manera o de otra.