27 agosto 2005

Nuevas Sensaciones

Hace mucho que no me siento a escribir algo y no es por falta de material, simplemente no sentía la necesidad, aunque casi a diario visito los blogs amigos.
Pasó la horda de trabajo que tuve las semanas que pasaron y si bien no terminé con todo lo que tengo pedido, me faltan ganas de ponerme a hacerlo.
Estuve bajando algunos juegos que después de revisarlos terminaron en la papelera de reciclaje, pero lo curioso es que estoy demasiado activo mentalmente, a tal punto que me cuesta dormir y paso horas enteras frente a la computadora navengando sin rumbo, deteniendome un poco por aquí y otro por allá, escuchando los programas de radio de Alex Merklinger que duran algo más de dos horas y son verdaderamente interesantes, al igual que los de Laura Lee . Ambos son sobre temas de adelantos científicos, descubrimientos, terapias y técnicas alternativas, conspiraciones gubernamentales y asuntos actuales del mundo analizados y discutidos desde una perspectiva muy diferente de la habitual. La dinámica de ambos programas es por entrevistas telefónicas con el invitado de turno y quien entienda inglés estoy seguro que los disfrutará. Sea como fuere, la cosa es que se me pasa el día y llega la noche, la madrugada y yo acá sentado sin una pizca de sueño o de cansancio.
No se bien a qué se deba. En realidad podría dar una clase magistral sobre los aspectos de mi carta natal pero ese no es el punto. El asunto es que me ha tomado de sorpresa esta cosa de la trasnochada sin motivo ni razón. Lo curioso es que me siento muy bien pero "raro". No sé bien como ponerlo en palabras, es un estado de vigilia superconsciente, de atención acrecentada, de lucidez. Cuando finalmente logo convencerme de acostarme y apago la luz, los pensamientos vuelan a una velocidad pasmosa. Las imagenes se suceden unas a otras y justo antes de dormirme empiezo a ver formas geométricas en un espacio oscuro como si me encontrase vagando por el cosmos. Mis piernas cobran mayor presencia, allí, hechado en mi cama bajo el peso de las frazadas. Es todo muy raro pero placentero, excitante.
No sé qué es lo que se está preparando pero puedo sentirlo. Hay un cambio dentro de mí que está tomando forma desde las profundidades mismas de mi mente o corazón o de donde fuera. No lo sé.
Durante el día funciono normalmente dentro de la rutina de esta casa y sus habitantes, mis padres, pero al llegar la noche, cuando se despiden y quedo aquí abajo en la oscuridad de mi cuarto, algo se dispara, las sensaciones y pensamientos del día desaparecen y surgen otros, distintos de los anteriores, nuevos.
Es como si en la quietud de la noche pudiese sentir con más fuerza y claridad. Por momentos pienso que estoy pescando algo en el ambiente que no puedo identificar. No se si se trata de algo por venir, algo que está ya sucediendo o qué. Lo que sí me llama la atención es que estaba muy parecido a este momento meses antes de venirme de Estados Unidos. Quizás no tenga nada que ver, quizás si.
Ya casi estamos en Septiembre y luego del cumpleaños de mi padre me iré a Buenos Aires por una semana por asuntos que tengo que hacer allá y gente que visitar.
Mientras tanto, espero que esta sensación de "atención" que estoy sintiendo vaya bajando los decibeles.

2 comentarios:

José Luis Restrepo dijo...

Me encanta la energia positiva que irradia este post. Definitivamente estamos sintonizados. Desapues de mis vacaciones estoy iniciando nuevos proyectos, estoy volviendo al campo, he tomado de nuevo y después de muchos años contacto con la tierra, la que ocupo y estercolo, como dijo Miguel Herandez en su elejia a Ramón Sijé.
Un abrazo lleno de energia pura, positiva, de esa que nos hace seguir adelante.

Alex dijo...

Hola José Luis, qué lindo que me hayas visitado! Hace semanas que los comentarios estrán silenciosos por estos lados.
Qué bueno lo que me cuentas, definitivamente estamos sintonizados, enhorabuena!

Recibe un apretado abrazo