22 febrero 2005

Computadoras !!

Hace varios días que no escribo en el blog y la verdad es que se extraña. La última semana pasó tan rápido y fué tan agotadora que no tuve tiempo para hacerlo.
Todo empezó con un ofrecimiento, de mi parte, para arreglar la computadora de un amigo muy querido. Su disco rígido pareció haber muerto y me consultó telefónicamente sobre el asunto, por lo que simplemente me ofrecí a tratar de recuperarlo con las heramientas que poseo. Supuse algo sencillo, algunos sectores defectuosos y nada más. En en el proceso cometí el grave error de formatear mi disco de backup por una simple confusión de letras. Qué desastre! Pasé horas escaneando el disco con el
Search and Recover, una bosta. No logró detectar un solo archivo borrado y mi disco estaba en blanco. Buscando en la red me encontré con un pequeño milagrito tecnológico, el Recover My Files . Simplemente maravilloso. Después de un par de horas de escanear el disco, apareció la lista de todos los archivos borrados, incluso aquellos eliminados por mí semanas y hasta meses atrás. Después vino la ardua tarea de renombrar cada uno de los archivos porque los nombra del 0001 al 0000# dependiendo de la cantidad que encuentra. Otro par de días y madrugadas se esfumaron en esta tarea, cansadora por cierto.

Contento con lo acometido, retomé el trabajo sobre el disco de mi amigo, sin ningún resultado positivo por recuperar el bendito track cero del disco, elemental para poder darle partición pues es allí donde se almacena toda la info sobre la misma y la manera en que se crea la FAT y otros tecnicismos por el estilo que no vienen al caso. Una lástima porque gracias al spinrite 6 pude rescatar el resto de los sectores defectuosos, excepto el mencionado, que tenía errores más allá de toda posible recuperación.
Paso seguido fue probar unos discos chicos que había heredado de máquinas que arreglé tiempo atrás, pero ninguno daba resultados favorables ni fiables como para que mi amigo, algo ingnorante en estos temas de computación, pudiera usar su pequeña pentium 200 Mhz sin problemas y sin tener que lidiar con las famosas pantallas azules de la muerte. Sin otro remedio lo llamé para que comprase un disco usado a buen precio. Eso hizo y con suerte consiguió uno muy bueno de 4 gigas en menos de una hora. Pensé que todo había terminado hasta que llamó mi hermana para decirme que su pc no arrancaba, otra de esa reliquias de museo que aún persisten en muchos hogares de personas poco aficionadas a la computación y la navegación y que terminan siendo usadas como una mera máquina de escribir como esas viejas Olimpia de mediados del siglo pasado.
Por suerte para mí, no era nada grave y pude resolver su problema en menos de 3 horas.
Esta tarde vino a buscarme mi amigo para terminar de instlarle y actualizar su pc, ayudarle a configurarla y dar los pequeños retoques necesarios. Ahora sí, todo en orden para retomar mis asuntos.
Después de tantos discos testeados, terminé con un grupito más de
imanes neodymium para mis dispositivos de magnetoterapia.

1 comentario:

Cyan dijo...

Qué bien que estés de vuelta! Ya te estaba extrañando demasiado...