21 enero 2005

Tál vez no tenga título

Recuperando partes de mí mismo que había olvidado en medio de la locura del diario vivir: desde años atrás quizás.

En medio del ruido que hay allí afuera uno llega a olvidarse de sentir, lo que en mi mundo significa VIVIR. Es algo que me ha pasado y suele pasarme y tal véz, mi búsqueda de siempre sea cómo estar en el mundo sin pertenecer a él. Quizás sea el dilema eterno de lo espiritual y lo material, lo visible y lo invisible, las dualidades eternas que nos enajenan por no poder encontrar solución a la incógnita, al camino: si es que hay alguno por recorrer.

Cuando abro mi pecho las cosas lucen diferentes, no sé... tal véz solo sea yo, cambiando entre un mundo y otro, latido tras latido como un rítmico vaivén entre la cordura y la pérdida total de mí mismo en el vacío que todo lo ocupa, el gran contenedor de todo los existente. Esa profunda negrura que permite ver, que posee luz para ver todo lo que en ella brilla. Universo profundo de misterios es mi interior. Preguntas para las que nunca encuentro una respuesta total, siempre aprecen decoradas con dudas. Algunas prominentes y las otras jugan de detalles exquisitos que hacen a toda la pieza una belleza de observar.

Se me viene a la memoria una escena de Bagdad Café, cuando llega la gorda, agotada de caminar por desierto ardiente y solitario tras horas, mira entre el destello espejante del pavimento, como si fuera un espejismo de su fatiga y vé ondulante la imágen del hotel.

En sonido 3D: Jevetta Steele - I'm calling you.

No hay comentarios.: