30 enero 2005

Documental BBC

¿Es posible que Al Qaeda, el grupo en el cual Bush ha basado su campaña de la “guerra contra el terror” y definido como el centro de una vasta, bien financiada, y bien organizada maquinaria terrorista internacional, no exista?
Si alguien se atreviera a sugerir una teoría semejante, se diría que está “del otro lado”, opuesto a los que “combaten” por liberar el mundo de “grupos terroristas”.
Pero una nueva película producida por la BBC pone en duda la teoría de la administración Bush y presenta preguntas sobre otros temas que la mayor parte del mundo ha aceptado sin discusión - sólo fe ciega, en la creencia de que forman parte de la así llamada “guerra contra el terror”.
La película de la BBC "The Power of Nightmares: The Rise of the Politics of Fear" [El poder de las pesadillas: El auge de la política del miedo] argumenta que la mayor parte de lo que se la dicho al público sobre los peligros del terrorismo internacional no es otra cosa que simple “fantasía que ha sido exagerada y deformada por políticos. Es una lúgubre ilusión que se ha difundido sin oposición a través de los gobiernos de todo el mundo, los servicios de seguridad y los medios noticiosos internacionales.”
Y no es más que el comienzo.
La película investiga y formula preguntas mucho más pertinentes. Bush afirma que Osama bin Laden es jefe de esta inmensa organización terroristas internacional que entrenó agentes en más de 40 países. Pero, a pesar de los interrogatorios y de los métodos de extracción de información mediante la tortura utilizados con los prisioneros de Al Qaeda, ¿por qué no ha logrado presentar Washington ningún tipo de evidencia concreta que pruebe sus afirmaciones?
Desde el 11 de septiembre, casi 665 personas han sido arrestadas en Gran Bretaña, ¿pero cómo sucede que sólo 17 han sido consideradas culpables y en ninguno de los casos se probó que eran miembros de Al Qaeda?
Además, ¿por qué afirmó el secretario de defensa Donald Rumsfeld en 2001 en un programa noticioso en la televisión de EE.UU. que Al Qaeda controlaba masivos complejos de cavernas de alta tecnología en Afganistán, si las fuerzas militares británicas y estadounidenses no encontraron posteriormente nada parecido?
La cinta de la BBC no duda que Osama bin Laden ayudó a financiar a varios grupos, pero argumenta que la administración Bush: “dirigida por una cábala muy unida de maquiavélicos neoconservadores, se ha aprovechado de la falsa imagen de una amenaza terrorista internacional unificada para reemplazar el difunto imperio soviético a fin de imponer un programa político.”
El documental presenta serias dudas sobre la dimensión real de dicha amenaza “terrorista”. Aunque reconoce que el terrorismo existe, está en fuerte desacuerdo con la noción aceptada de que está centralizado, diciendo que es mucho más fragmentado y complejo de lo que EE.UU. quiere que el mundo crea.
“Son individuos y grupos peligrosos y fanáticos de todo el mundo que han sido inspirados por ideas... extremas y que utilizarán las técnicas del terror masivo... Pero la visión de pesadilla de una organización oculta, única y poderosa, que espera para atacar nuestras sociedades, es una ilusión. Dondequiera uno busca esa organización Al Qaeda, desde las montañas de Afganistán a las “células durmientes” en EE.UU., británicos y estadounidenses andan cazando un enemigo fantasma.”
Toda la información que se conoce sobre la “amenaza del terrorismo global” ha provenido de sólo dos lados: los agentes de grupos como Al Qaeda y las agencias militares y de inteligencia que tienen un interés creado en el mantenimiento de la impresión de que allá afuera, en algún sitio, existe un enemigo altamente peligroso.
Artículo completo, click aquí

26 enero 2005

El Primer Amor

"Para el bebé, la madre se convierte en una figura orientadora; es la base natural de su hijo en el mundo, su primera pareja íntima, la que un día ha de ser reemplazada por la figura orientadora a la que llamamos amante o cónyuge. Pero de esta primera relación amorosa de la existencia, el inmaduro ser humano habrá obtenido un tosco patrón o modelo de cómo participar en una relación amorosa... La persona que está enamorada no sólo "vibra" ante algo que le trae reminiscencias del primer ser amado, sino que experimenta de nuevo algo de aquella relación."

Maggie Scarf. Intimate Partners: Patterns in Love and Marriage.


La astrología no se limita a pronosticar el futuro o describir una interpretación simplista y generalizada del carácter y personalidad de un individuo, sino, más bien, es una herramienta poderosa para entender nuestro funcionamiento en la vida y nuestras reacciaones ante las distintas circunstancias, entendiendo que de un modo u otro tendemos a atraer el tipo de experiencia que reafirma nuestro sistema de creencias y que responden a las expectativas almacenadas en lo profundo de nuestro inconsciente. Tal vez de allí la expresión "conócete a tí mismo y la verdad te hará libre". Esto sugiere que al poder comprender los patrones nocivos que albergamos secretmente, estamos en condición de cambiarlos y así hacernos al mando de nuestra vida de modo más pleno.
Como consultor astrológico, una de las mayores preocupaciones de mis clientes, después de los asuntos económicos, es el terreno de la vida sentimental y amorosa; motivo de este post.
Las relaciones humanas no son tan complejas como aparentan serlo una véz que entendemos cabalmente de qué manera participamos activamente en atraer a nuestra vida las experiencias que vivimos en ese terreno, tanto las positivas como de las otras.
Uno de los problemas más frecuentes con los que me encuentro en mis consultas,es el de las relaciones emocionales dependientes, donde el ser amado se convierte en el centro de nuestra vida sin el cuál nuestro mundo se viene abajo, se desmorona y se nos hace trizas, dejándonos en una posición por demás incómoda y desesperanzada como para poder seguir funcionando en otras esferas de nuestra vida y atender nuestras obligaciones cotidianas. Esto suele estar indicando un aspecto inarmónico Luna-Neptuno o Venus-Neptuno en nuestra carta natal, como uno de los posibles factores que nos conducen a ese tipo de experiencia.
La Luna en astrología es el símbolo arquetípico de la madre, y su posición por signo y por casa, junto a los aspectos que recibe, suele describir muy en detalle las experiencias vivídas durante la primera infancia, en relación con nuestra madre o cuidadora, nuestro primer gran amor. El tipo de aspecto y planeta que lo forma nos dirá qué esperamos encontrar en una relación intima. En general, los planetas que están en aspecto con la Luna indican los condicionamientos de la niñez, y definen nuestra naturaleza sentimental. ¿Somos abiertos, cerrados, estamos a la defensiva? Nuestras reacciones, ¿son rápidas o lentas? Los aspectos lunares también darán su matriz a la forma en que cuidamos de los demás y los atendemos, y a la forma en que nos gusta que hagan esto mismo por nosotros. Los planetas que están en relación con la Luna pueden manifestarse a través del cuerpo y de nuestra manera de movernos; en particular, definen la relación que uno tiene con su propio cuerpo.
Tradicionalmente se considera a Venus el planeta del amor y las relaciones. Por lo general, como astrólogo, uno tendería a buscar en la casa 7 las indicaciones de la vida amorosa del consultante, su planeta regente, aspectos y demás, y sin dudas uno encontrará algunas respuestas en lo relativo al tipo de relación que una persona suele llegar a atraer o vivir en su vida. Pero en mis años de experiencia he descubierto que la Luna puede decirme mucho más sobre la esfera de las relaciones y la vida íntima de relación de una persona que Venus, y esto se aplica tanto a hombres como a mujeres.
Para que esto resulte más fácil de entender, digamos que si uno tiene un aspecto Luna-Júpiter en la carta, se topará con Júpiter (alegría, confianza, expansión, libertad) a través de la madre. Por el contrario, si uno tiene a la Luna en aspecto con Saturno (restricción, frialdad, recelo, desconfianza, dureza, limitación) eso significa que de algún modo se encontrará con esas características mediante la madre, y así sucesivamente. Evidentemente, la madre es el ser que intentó amarnos, cuidarnos y alimentarnos en todos los sentidos, pero también es la primera relación importante en la vida. No es sólo la madre, es nuestro primer gran amor. Tanto para los hombres como para las mujeres, la madre es el primer romance. Todos de niños nos enamoramos loca y desesperadamente de nuestra madre. Resulta difícil de creer bajo la vista del adulto que somos hoy, pero es así. Conscientemente no recordamos lo que pasó entre nuestra madre y nosotros durante más o menos el primer año de vida, pero nunca lo olvidamos. El pasado tiene su propia manera de obsesionarnos. Básicamente la carta muestra al niño interior del pasado que aún habita en nosotros. Las relaciones presentes tienen una manera particular de hacer aflorar emociones profundas que se generaron en los vínculos de la primera infancia. Si hemos tenido demasiados problemas en el vínculo con nuestra madre, el primer amor de nuestra vida, nos quedamos en lo que Judith Viorst llama las "cicatrices emocionales del cerebro", en su libro: Necessary Losses (Pérdidas necesarias).
Volviendo a la astrología y los aspectos de la Luna, uno de los más difíciles de vivir y superar, pero que una vez logrado, promete al portador de semejante aspecto probar el "néctar del amor total", es el que forma nuestro satélite con Neptuno. Los aspectos difíciles entre estos planetas suelen producir una personalidad depresiva, dependiente y adicta. El amor se vive como un todo o nada. Uno desea fundirse en el ser amado y regresar a una beatitud intrauterina. Las personas con estos aspectos suelen ser absorbentes y demandantes pero también inseguras hasta la morbosidad. Su mayor temor es el abandono, y su peor característica es la manipulación emocional que ejercen sobre su entorno para garantizarse su aceptación y permanencia. Son personas que detrás de una fachada de lucidez mental e intelectual, esconden un oscuro deseo de arrebatar el sentido de libertad e independencia que pueda poseer su ser amado. Lentamente, como en el mito de Poseidón, intentan socavar la autoestima del otro, haciéndolo sentir culpable arrojando mareas emocionales contra sus murallas, si no le muestra el tipo de atención y cuidados que cree merecer. Si esta estrategia no les resulta, caen presa de una profunda depresión que desenboca en actitudes autodestructivas atentando contra el propio cuerpo mediante el abuso de substancias o fármacos, en un intento de "disolverse". Son personas muy fantaseosas e imaginativas que rápidamente construyen castillos en el aire en torno al ser amado, forzándolo a cumplir con sus expectativas prefabricadas, con una manipulación sutil y calculada. Esto puede sonar desagradable, pero en el fondo, las personas Luna-Neptuno han tenido que padecer la relación con una madre que no conocía bien de límites y que era incapáz de soportar la soledad o la separación, y que quizás se haya dejado convertir en víctima por miedo a ser alguien independiente. Todos los temas arquetípicos del sacrificio, el sufrimiento y la impotencia pueden estar impregnando la imagen de la madre, porque Neptuno es esa parte nuestra que va rodando por la vida en busca de redención. Es el anhelo de volver al Eden, de purificarnos del pecado de una existenecia independiente. Esto quiere decir que la madre de alguien Luna-Neptuno pudo haber buscado la redención mediante su hijo, y el niño se ve confinado al papel de redentor; en este caso en realidad la madre es, desde el punto de vista emocional, el niño. Suele darse un estado muy profundo de fusión inconciente entre la madre y el niño, envuelto en imagenes de sacrificio y redención. Además, en su avidez de unidad emocional, la madre puede ser un vampiro con su hijo, y valerse inconcientemente de la culpa para socavar los incipientes esfuerzos del niño por llegar a expresarse. La experiencia del primer amor cuando se tiene un aspecto Luna-Neptuno es, por lo general, un estado de fusión paradisíaca entre madre e hijo, sofocante y al mismo tiempo capaz de crear una profunda adicción. El desafío fundamental para este tipo de personas es lograr establecer limites claros y sanos con los demás, al tiempo que reconocer la empatía y la capacidad de adentrarse en los sentimientos de otra persona. El chantaje emocional es una de las características más desagradables de estas personas: "Es tanto lo que he sacrificado por tí que hasta he renunciado a mis posibilidades de llevar una vida independiente. Ahora lo menos que me debes es tu alma". Este suele ser el mensaje tácito e inconsciente de la madre, y cuando uno llega a adulto, tiende a repetirlo.
Para este tipo de personas no existe un "yo", solo hay un "nosotros". Pero borrarse uno mismo del mapa en aras de la fusión tiende a generar un gran resentimiento interior. El Sol y Marte (principios masculinos e independientes) empiezan a despedir olores sulfurosos, generalmente inconscientes pero bastante inconfundibles. La persona se torna distante, fría e intenta mostrar indiferencia hacia su ser amado, mientras por dentro se muere por un intenso deseo de fusión, creando una "atmósfera" negativa hacia cualquiera que amenace con robarle al ser amado o hacia cualquiera por quien su ser amado demuestre algún tipo de interés o admiración.
La vida espiritual suele encontrarse al final de camino y estas personas terminan por desarrollar un fuerte espíritu metafísico o filosófico después de habaer padecido tantas pérdidas y sufrimiento y sacrificios en el área del amor, generalmente después de sus 29 años.
Son personas con un profundo deseo de ser reconociddas y admiradas, anhelan secretamente ser envidiadas y endiosadas y tienden a atraer a individuos psicológicamente inmaduros que les demuestren adoración y admiración.
Profesionalmente suelen destacarse en areas de la comunicación mediante imágenes, como el cine, publicidad, música o escritura. El terreno de las artes ejerce una notable influencia en sus vidas.
Cualquiera con un aspecto Luna-Neptuno en su carta, haría bien en aprender a decir que no y establecer límites concretos en su vida y, sobre todo, mantenerse alejados de las drogas o el alcohol.

23 enero 2005

Recomendado

Este es un fotoblog que visito con frecuencia por la calidad de sus imagenes y por su puesto, el contenido; lo principal.

Simplemente Imperdible.

Hacé click acá para visitarlo

22 enero 2005

Zas! Y ahora qué? - Parte II

Zas! Y ahora qué? - Parte I
Volteé a mi derecha para mirar la laguna oscura al otro lado de la acera, una de esas tantas lagunas que salpican la ciudad de Orlando y hacen del diagrama de sus calles y avenidas un laberinto interminable, causa de mis habituales perdidas en las afueras de la ciudad. Escuché que el policía más joven, el que me había hecho la prueba de ebriedad minutos antes, me hablaba desde unos metros por detrás, a mis espaldas, y me pedía acercarme al patrullero: lo hice despacio, disfrutando de esa calma que me había poseído. Sabía con total seguridad que todo estaría bien pero no podía evitar sentirme como Neo, después de haber tomado la pastilla, sabiendo que nunca nada sería igual y que no había marcha atrás, pero la curiosidad de lo que estaría por desplegarse en mi vida ejercía un cierto poder masoquista sobre mí, era una mezcla rara de poder, aventura, intriga, y sobre todo una curiosidad casi morbosa.
Me arrimé al patrullero sin tocarlo y eché un vistazo rápido y detallado a su interior mientras me acercaba a la ventanilla del asiento de atrás, nunca antes había visto por dentro uno de esos autos de alta tecnología. Había luces de todo tipo en su tablero y frente al asiento del acompañante una computadora compacta que mostraba en su pantalla una ficha completa y a todo color de mis registros de licencia de conductor. Me sobresaltó ver mi foto en ese monitor. Las dudas y la inseguridad volvieron a hacer presa de mi, pero igual me repetía mentalmente: "estoy en manos de la vida y estoy en paz", "estoy en manos de la vida y estoy en paz", cuando el policía me pidió que le entregue mi billetera. La saqué del bolsillo de atrás de mi Levis y se la entregué mientras lo miraba fijo a los ojos. Nos cruzamos una mirada intensa, estática. Sus ojos claros resplandecían con la luz de las balizas azules y rojas que seguían girando sin parar. En ese momento el otro policía me pidió que apoye las manos sobre el baúl y abriera mis piernas. Me repitió que no volteara mi cabeza hasta que él me lo indicara. Obedecí en silencio. Sentí sus manos recorrer todo mi cuerpo; mis brazos, mi pecho, mi cintura, mis nalgas, mi entrepierna, hasta terminar en mis pies.
- He is clean, dijo al otro que seguía hurgando en los bolsillos de mi billetera.
- How much money do you have? Me preguntó.
- 20 dollars, le contesté, mientras volvía a mirarle a los ojos. Esta vez no me sostuvo la mirada.
Me acercó la billetera sin soltarla de sus manos y abrió un pequeño cierre debajo de los bolsillos, justo al medio de su pliegue, y sacó un billete de 2 dólares anudado que guardaba, siguiendo una cábala. Me preguntó por qué tenía el billete así doblado, se lo expliqué y me devolvió una mirada con una sonrisa cómplice que me ayudó a recuperar la serenidad y la confianza.
Aproveché para hacerle algunas preguntas sobre por qué me habían detenido, las que contestó sin darme una respuesta concreta. Volví a insistir. El otro se adelantó y me dijo que me veían dando vueltas desde hacía un tiempo y pensaron que estaría perdido y por ello me detuvieron para ver si necesitaba orientación. No creí su versión. Sonó demasiado correcta y civilizada, yo por mi parte sabía que la policía del centro de la Florida no era así, cosa que aprendí cuando vivía con Bárbara en un “mobil home” al poco tiempo de llegar a Orlando, pero eso es otro capítulo.
Nos interrumpió el más joven diciendo que había pasado bien el test de ebriedad pero que de todas maneras debería acompañarlos a la estación de policía para una prueba por computadora para estar seguros de los resultados ya que yo no parecía recordar bien cuánto dinero llevaba en mi cartera: si 20 o 22 dólares, porque había omitido decirle de ese billete que llevaba detrás de un cierre oculto en mi billetera. NO lo podía creer. El muy perro se estaba agarrando de eso para apresarme y la injusticia hirvió en mi sangre y me contuve para no replicarle y empeorar las cosas. Había quedado claro quién estaba al mando.
Tomó mi brazo derecho con un movimiento rápido y enérgico y casi sin darme cuenta estaba con mis dos manos esposadas tras mi espalda. La presión del acero sobre mis muñecas me hicieron sobresaltar y encorvar mi pecho hacia atrás. Me tomó de un brazo y me pidió que entrara al patrullero mientras abría la puerta. Me resultó graciosa la situación porque había hecho lo mismo un tiempo atrás, cuando me pidió que bajara del auto, había abierto él la puerta. La perfección en el movimiento de su cuerpo en cada cosa que hacía me tenía fascinado. Su mano agachando mi cabeza mientras entraba al coche me pareció una caricia.
Miré por la ventana y vi el auto de Martha con sus puertas abiertas y el otro policía revisando dentro del baúl. Mi chofer se dio cuenta y rápido me dijo que no me preocupara que ellos se harían cargo del vehículo y que debería firmar unos papeles ni bien llegáramos a la estación. Casi sin pausa agregó que no me preocupara, que yo no estaba arrestado sino solo detenido por un trámite de rutina policial. Iba a hacerle algunas preguntas y de inmediato me interrumpió diciendo que no podía hablarle hasta llegar a destino y que solo contestaría las preguntas que él me hiciera. Tragué saliva y miré por un costado de la ventanilla el paisaje que se desvanecía.
Entramos a una autopista luego de dar varias vueltas que me perdieron más aún de lo que ya me sentía. No había registrado si íbamos hacia Orlando o hacia dónde, este u oeste? norte o sur? No podía ubicarme ni reconocía nada. Cerré los ojos para descansar. Las esposas me molestaban con el roce del asiento de plástico vinílico negro.

El edificio era sencillo y blanco, montado sobre una plataforma de cemento pintado de celeste grisáceo. Subimos por la rampa lateral y entramos a una oficina como cualquier otra oficina administrativa pública, solo que los empleados vestían otro tipo de uniforme.
Me hizo sentar sobre un banco en un pasillo corto y se perdió tras unas puertas. El cansancio y la tensión que había pasado momentos antes estaba empezando a dar sus efectos y me invadió un profundo sueño, pero tenía que mantenerme despierto. Pasó una eternidad hasta que se abrieron las puertas y apareció Él. Me pidió levantarme y seguirlo. Caminamos hasta el final del corredor, cruzamos unas puertas y entramos a un salón grande y muy luminoso, sin ventanas al exterior y con varias cabinas cerradas con puerta de vidrio y laterales con vidrio también, a partir de un metro y medio del suelo más o menos. Abrió la puerta de una de estas cabinas y me sacó las esposas. Tenía las muñecas doloridas y lastimadas por el roce, pero el dolor era leve.
Pasé encerrado allí cera de una hora y media. Un reloj de pared blanco inauguraba las 4 de la mañana y el segundero amenazaba con hacer del tiempo otra eternidad más.
A mi derecha y tirado en el suelo sobre una campera de cuero estaba durmiendo un negro, acurrucado en posición fetal y con sus pies descalzos. En una esquina había acomodado sus zapatos. Lo miré mientras dormía y me preguntaba qué le habría pasado a él. Quizás lo habían detenido por droga? Estaría borracho? No me importaba realmente...
Ya eran las 4:45 a.m. cuando volvió el policía que me sacó de allí y me metió en una oficina con un par de escritorios y una mesada. Me hizo sentar junto a una máquina con unos tubos y un monitor de cuarzo digital sobre un panel con controles de los más variados.
Me pidió poner una boquilla en la boca y respirar normal hasta que él me pidiera que retuviese la respiración para soplar después con fuerza. Cuando me dio la señal soplé manteniendo un ritmo constante y una señal sonó en el aparato. Otro hombre que estaba en la oficina se acercó desde su escritorio y leyó los datos en el monitor, tomó unas notas y marcó un papel con su bolígrafo. Me pidió repetir la prueba pero tenía que soplar más fuerte.
Volvió a mirar el monitor y a tomar sus notas. Parecía un ritual de nunca acabar hasta que la señal no volvió a sonar más luego de soplar.
Después de pararme me pidieron firmar unos papeles donde estaba el resultado de la prueba, la fecha y hora y todos esos detalles de un formulario policial. El número decía 1.1
De inmediato me dijeron que estaba tres décimas por encima del legal y que a partir de ese momento estaba arrestado por conducir fuera del límite legal y que me trasladarían a la prisión de Orlando hasta que el juez me citara a declarar. Otra vez las esposas, las puertas, los pasillos, las rampas y el patrullero que esperaba donde nos había dejado.
Antes de entrar volvió a repetirme que no era nada, que no me preocupara que el nivel era dentro de los límites normales pero fuera del rango legal y que mi conducta había sido colaboradora y amable y que por ello él me daría una recomendación ante el juez y el fiscal del condado. Le pregunté que cuándo sería eso y si me devolverían mis pertenencias. Dijo que la licencia quedaría en manos de la oficina de tránsito y podía retirarla después de ver al juez si es que el no me la suspendía bajo el cargo de DUI (Drive Under Influence) o lo que en criollo sería manejar bajo la influencia de substancias.
Retomamos la autopista y dimos unas cuantas vueltas que otra vez me despistaron por completo y no distinguía ningún lugar, ninguna calle ni edificio conocido. Giró en una esquina y entró por una enorme portón de alambre tejido. Paró frente a una cabina donde por un parlante le pidieron dejar su arma en un cajón metálico que se había abierto por un costado de la caseta de cemento. Lo dejó allí y frente a nosotros se abrió un gran portón de hierro verde que daba acceso a lo que parecía un gran garaje. Me bajó del patrullero y me llevó a una puerta donde me recibió una mujer policía que después de saludar a mi acompañante me introdujo en el recinto.
Eran pasadas las 5 de la mañana y dentro del lugar había una gran actividad. Presos en trajes color naranja trapeaban el piso y se decían cosas unos a otros, la mayoría eran negros de gran porte y musculatura, como en las películas. La mujer me llevó hasta un mostrador donde firmé un papel de ingreso y una declaración jurada sobre mi estado de salud y las condiciones de trato recibido hasta el momento. De allí pasé a otro mostrador donde un hombre panzón me hizo quitar los zapatos y las medias para mostrarle las plantas de mis piés. Revisó después la comisura de mis brazos para saber si me inyectaba o nó. Todo estaba en orden, yo era un ciudadano "limpio", aunque ilegal. La ronda continuó hasta un gran aparato donde me hicieron una especie de scanner de todo mi cuerpo y luego unas fotografías que nunca pude ver cómo habían salido. No quiero ni imaginarme la cara que tendría en ese momento después de tanta tensión y sin haber dormido en toda la noche. Detrás de mí había otros detenidos que aguardaban en una fila para pasar por el mismo prcedimiento. Cuando terminé con todo ese trámite me tomaron las huellas dactilares con un aparato que las fotografiaba tras un vidrio opaco. De allí me condujeron al primer mostrador donde firmé más papeles que casi no tuve tiempo de leer con detenimiento y entónces empecé a asimilar mi situación.
Me condujeron junto a otros detenidos y nos metieron tras una puerta automática de acero dentro de un cuarto que no tendría más de 2 metros cuadrados. La primera vista fue espantosa. Todo tipo de hombres tirados unos sobre otros durmiendo sobre un piso imundo, otros reclinados sobre las paredes de pié, los pocos que estaban despiertos me miraron de arriba a bajo sin decir una sola palabra. Había un negro flaquito y alto, muy mal trazado que me sonrió. Le devolví la sonrisa con una mueca forzada. Una luz roja se encendió sobre el marco de la gran puerta y ésta se cerró con un ruido seco. El olor del lugar era nauseabundo y empotrado en una pared había un mejitorio de acero inoxidable con un bebedero sobre él. Toda la escena era deprimente. Qué hacía yo ahí adentro? Cómo había llegado a esa situación? No podía apartar de mi mente el momento en que decidí responder al mensaje privado de gay.com, no haber obedecido esa voz interior que me advertía no ir al encuentro. Empezaron las recriminaciónes y los reproches, la rabia, la impotencia, la desesperanza. Sentía que mi alma estaba fuera de mi cuerpo observando todo el depliegue de la obra que estaba protagonizando. A lo lejos escuchaba las voces de algunos detenidos que murmuraban entre ellos y se decían cosas. La puerta se abría cada tanto y entraba un nuevo inquilino que todos mirábamos como me habían mirado a mí cuando entré. Pasé más de una hora encerrado en esa lata de sardinas hasta que un guardia abrió la puerta y empezó a recitar nombres de una lista que tenía en sus manos. Uno de esos nombres era el mío. Nos llevó por un pasillo donde había otras celdas semejantes, abrió la puerta de una de ellas y todos entramos como un rebaño de ovejas sumisas. Este cuarto era mucho más grande, enorme y con bancos de cemento amurados a las paredes. Casi todos hablaban entre sí y solo unos pocos dormían. Había dos teléfonos sobre una pared junto a la puerta y varios haciendo cola para usarlos. Me ubiqué al final de una de las filas de espera hasta que llegó mi turno. Marcaba el teléfono de mi departamento para hablar con Martha y explicarle la situación, pero nadie contestaba. Ya no sabía qué hora era y supuse que se habría ido a trabajar, entonces probé llamarla al celular pero tampoco contestó. Dejé el teléfono en manos del siguiente en la lista de espera y me ubiqué en uno de los fríos bancos de cemento.
Algunos intentaban buscar conversación pero yo no quería hablar con nadie, simplemente no estaba de humor. Todos comentaban su caso y narraban entusiasmados su historia: unos por droga, otros por alcoholismo, otros por robo, la mayoría por infracciones de tránsito como haber chocado y estar borrachos o conducir con la licencia vencida y casos semejantes. La mayoría de lso que hablaba por teléfono pedían a un abogado, otros a sus familiares. Yo me sentí completamente solo, no tenía a quién llamar, no conocía a nadie.
Al cabo de un tiempo se abrió la puerta y dos presos de uniforme nos trajeron unas bandejas con sanwiches de jamón y queso, sobres de mayonesa, una manzana, una naranja y un jugo de fruta envasado para cada uno. Me devoré el desayuno y eso me ayudó a recomponerme del cansancio y la fatiga extenuante que sufía.
Horas más tarde nos sacaron de allí y pasamos por un exámen médico de rutina que cada uno firmaba al terminar. Después fuimos a otro lugar dentro del edificio donde nos hicieron desnudar y ducharnos en un gran baño colectivo. Al salir de la ducah nos entregaron una manta y una bolsa de plástico con un traje naranja como los que llevaban puesto los otros reos y utensillos de aseo personal como peine, jabón, cepillo de dientes y una toalla de mano gastada. Me enfundé mi nueva ropa y deposité la mía en la bolsa de plástico que entregué al oficial que supervisaba con mirada aburrida toda la operación.
Salimos del vestuario en fila india entrando por un pasillo y de allí a otro cuarto, un dormitorio común con decenas de camas literas de hierro. Yo no había liogrado habñar con nadie fuera de la prisión para aviasr de mi condición y pedía hacer una llamada. De mala gana me la concedieron y pude por fin hablar con Martha.
Martha: Hola Chino, cómo estas? Condenado te llevaste mi carro y yo tenía que ir a trabajar y son las 11 de la mañana y no apareces sino hasta ahorita. Dime dónde coño estas! En casa de quién amaneciste?
Alex: .....
Martha: y pués? me vas a contestar o aún tienes la boca ocupada. (carcajada)
Alex: Estoy en la cárcel, preso!!
Martha: ¿Qué? ¿Cómo? Coño, qué pasó Chino, cuéntame!
Alex: Ahora no puedo, estoy cerca de una autopista, creo que la I-4 pero no sé bien dónde.
Martha: Carajo Chino, esa es la penitenciería de Orlando, aquí cerca de donde vivímos. Dame un tiempo que me acomodo y salgo del trabajo y te voy a buscar. Dime, te han puesto fianza? Cuánto es?
Alex: No lo sé, no me han dicho nada y nadie te responde preguntas.
Martha: Bueno, tu tranquilo que yo voy para allá.
Colgué la bocina y entré al cuarto del brazo del policía que me esperaba. Miré a mi alrededor y elegí una cama apartada donde estuviera solo. Armé mis sábanas y me eché en la cama y quedé profundamente dormido.
Una voz por el altoparlante me despertó, repetía mi nombre una y otra vez. No sabía de dónde venía ni dónde estaba, todavía estaba dormido y confundido, hasta que caí en la cuenta de dónde me encontraba.
-Yes, atiné a decir.
-What is your birthday, preguntó la voz metálica.
-October 27th 1962, repuse.
-Ok, you are free to go now.
Esas palabras eran mágicas, era libre de irme! La emoción y la felicidad que sentí en ese momento eran indescriptibles. Junté mis mantas y me paré junto a la puerta que se abrió casi de inmediato. Me llaron de regreso al vestuario donde me entregaron mi ropa, me cambié, arrojé la bolsa con todo su contenido dentro de unos grandes canastos de lona y el guardia me acompaño de regreso a los mostradores. Allí esperé hasta que me llamaron por una ventanilla. La mujer que estaba del otro lado no parecía ser policía. Me dió unos papeles, en su mayoría copias de todo lo que había firmado y un papel naranja que me puse a leer. Era una infracción de tránsito que justificaba mi detención. Se leía: Por haber cruzado un semáforo en rojo. Eso no era cierto, lo sabía y me volví a ella para reclamarle. Oiga, esto no es cierto, le dije. Ella me miró inmutable y me contestó: Eso dícelo al juez cuando lo veas. Yo solo te entrego tus cosas, ok? Me di vueltas y me seguí las indicaciones luminosas que conducían a la salida. Me detuve un momento para acomodar mi ropa, ponerme el cinturón, el reloj y otros accesorios que llevaba puestos cuando me detuvieron. Por el vidrio de una puerta podía verse la luz del sol, miré mireloj y eran casi las 5 de la tarde de un jueves 23 de mayo del 2002.
Nunca antes me había alegrado tanto de ver a Martha, gorda y simpática como siempre se me acercó con un paquete en la mano. Me entregó una cadena de plata y me dijo: - toma Chino, par que se te pase el mal momento. Nos dimos un abrazo apretado y largo, sus grandes y mullidos pechos me recordaron a los pechos de mi madre y pensé en mi familia por un momento. Dos lágrimas se escurrían por mis mejillas hasta la comisura de mis labios y al probar su sal, rompí en un llanto silencioso.
Escuchando a Mozart, requiem nº7 (lacrimosa)

21 enero 2005

Tál vez no tenga título

Recuperando partes de mí mismo que había olvidado en medio de la locura del diario vivir: desde años atrás quizás.

En medio del ruido que hay allí afuera uno llega a olvidarse de sentir, lo que en mi mundo significa VIVIR. Es algo que me ha pasado y suele pasarme y tal véz, mi búsqueda de siempre sea cómo estar en el mundo sin pertenecer a él. Quizás sea el dilema eterno de lo espiritual y lo material, lo visible y lo invisible, las dualidades eternas que nos enajenan por no poder encontrar solución a la incógnita, al camino: si es que hay alguno por recorrer.

Cuando abro mi pecho las cosas lucen diferentes, no sé... tal véz solo sea yo, cambiando entre un mundo y otro, latido tras latido como un rítmico vaivén entre la cordura y la pérdida total de mí mismo en el vacío que todo lo ocupa, el gran contenedor de todo los existente. Esa profunda negrura que permite ver, que posee luz para ver todo lo que en ella brilla. Universo profundo de misterios es mi interior. Preguntas para las que nunca encuentro una respuesta total, siempre aprecen decoradas con dudas. Algunas prominentes y las otras jugan de detalles exquisitos que hacen a toda la pieza una belleza de observar.

Se me viene a la memoria una escena de Bagdad Café, cuando llega la gorda, agotada de caminar por desierto ardiente y solitario tras horas, mira entre el destello espejante del pavimento, como si fuera un espejismo de su fatiga y vé ondulante la imágen del hotel.

En sonido 3D: Jevetta Steele - I'm calling you.

19 enero 2005

Tormentas Solares


Teóricamente hacia el 2006 el Sol estaría en su ciclo de mínima, lo que indica poca o nula actividad solar sobre su superficie; sin embargo hoy la tierra recibirá una enorme radiación producto del viento solar que emanó ayer de la mancha solar 720 y que llegará hoy a la tierra con una velocidad de 973,6 km/s y una carga de 0,9 protones por centímetro cúbico, favoreciendo tormentas geomagnéticas y la observación de auroras como la que se ve en la foto tomada en Tromsoe, Noruega.

Lamentablemente es muy difícil poder observar estas bellezas del cielo en el hemisferio sur y por lo general son solo visibles en altas latitutes del hemisferio norte. Las eyecciones de masa de la corona o CME (sus siglas en inglés) son las responsables de estas hermosas tormentas geomagnéticas que deforman el campo magnétco terrestre cuando las velocidades del viento solar son altas. Estas montruosas explosiones suelen arrojar flamas al espacio de varias veces el diámetro terrestre.
Para más información sobre estos fenómenos, visiten Spaceweather.com donde también encontrarán información sobre asteroides cercanos a la Tierra, entre otras cosas.

17 enero 2005

Zas!! Y ahora qué - Parte I

Ya eran pasadas las 2 de la mañana y el reflejo del monitor era lo único que alumbraba la habitación con su ronrroneo de fondo del aire acondicionado central de mi departamento. El sonido del teclado era interrumpido ocasinalmente por el de la botella de Marcus James tinto golpeando contra el borde del vaso, un pobre enlace con mi tierra natal y que se había convertido en mi compañero por los últimos meses de tanta angustia existencial y esa dolorosa sensación de saberme extraño en una tierra ajena.
Las ventanas se abrían y cerraban en el monitor, buscando esa relación de sexo pasajero, de un poco de contención, de poder fundirme en brazos de alguien y sentirme parte de algo. Navegaba los perfiles de gay.com donde pudiera ver fotos de los posibles candidatos y de repente la llegada de un mensaje privado me sacó de la monotonía y encendió mi curiosidad. No había foto, no había rostro tras las palabras. Decidí contestar, solo por cortesía.
Intercambiamos varias frases cortas, secas, aburridas hasta que llegó la invitación seguida de un número de teléfono. Me desconecté y llamé. Quería oír su voz. El teléfono sonó varias veces hasta que estuve a punto de desistir, ya era tarde de todos modos y si bien tenía el día libre, el cansancio y el astío ya habían hecho presa de mí, al igual que el alcohol que circulaba por mis venas. Mis cabilaciones se interrumpieron por su voz dulce, acogedora y socegada:
-Are you there?
-Sure, respondí con tono entrecortado.
Hablamos por unos minutos y quise dejar en claro que al no haber foto de por medio, no aseguraba que nuestro encuentro pudiese terminar en sexo, pero que de todos modos podríamos hablar y conocernos, ver qué pasaba. No hubo negativa del otro lado de la línea. Me dió las direcciones de cómo llegar hasta su casa en Maitland, a 25 minutos de donde yo vivía, rumbo al este por la highway I-4. No entendí bien pero de todos modos dije que sabría como llegar, le pedí me diera 45 minutos y estaría allí.
Mi voz interior me aconsejaba no ir, la ignoré; apagué la computadora y me metí en mi enorme baño, me duché rápido, me rocié con un poco de Xeryus, me vestí apresurado pero buscando dar una buena impresión y salí en busca de mi Pontiac coupé rojo. No arrancaba. Regresé a mi apartamento y en silencio entré en el cuarto de Martha quien dormía: una venezolana cincuentona y regordeta con quien compartía el lugar. En penumbras hurgué en su cartera buscando las llaves de su Ford Escort, salí de allí y en mi paso por la cocina le dejé una nota y tomé una lata helada de Frost, una cerveza australiana.
Monté en el coche y manejé hasta llegar a la salida a la I-4 east, estaba atrasado y no quería ser demasiasdo impuntual. Abrí la lata y me relajé, disfruté de las luces de la noche y de los edificios iluminados de Orlando, sus fuentes, su silencio en madrugada.
Un gran cartel verde sobre la autopista indicaba mi próxima salida, lo seguí hasta dar con una avenida ancha y desierta. Los semáforos eran lo único que veía en la distancia. Prendí un cigarrillo y bajé la vetanilla del auto mientras sorbía lo poco que quedaba en la lata de cerveza ya vacía. Aminoré la marcha y empecé a buscar con atención los nombres de las calles, dí varias vueltas, giros a la derecha, a la izquierda, avancé por calles cada vez más oscuras y silenciosas rodeadas de casas estilo americano con sus jardines bien cuidados y prolijos, pero no encontraba la calle donde debía girar. Me sentí perdido y con la tenue luz roja del semáforo donde me hallaba parado traté de leer el mapita que había dibujado sobre un pequeño papel garabateado.

El espejo retrovisor reflejó la luz de un auto acercándose detrás mío, levanté la vista y lo observé atento mientras se aproximaba. No!, no puede ser!! Qué hago ahora? Era un auto policial. Se estacionó detrás de mí y en ese momento la luz verde del semáforo me invitó a seguir la marcha pero yo no quería seguir con ese auto detrás mío. Sabía que había bebido y me sentí nervioso, el nerviosismo ya cambiaba a la categoría cagazo leve.
Viré a la izquierda y me adentré por una callejuela mientras vigilaba por el espejo retrovisor qué hacía el patrullero. Por un momento me calmé, parecía haberse quedado parado en el semáforo y me sentí aliviado, cuando de pronto las luces rojas y azules quebraron la oscuridad de la calle y una sirena pulsante anunciaba que debía detenerme. Así lo hice, cuidando no hacer ninguna maniobra sospechosa.
Del vahículo descendieron dos hombres, uno fornido y pasado en sus 50 años que se acercaba con una linterna encendida en su mano izquierda mientras con la derecha montaba guardia sobre la cartuchera de su 9 mm. Detrás y junto al patrullero había quedado su compañero. Me saludó muy cortés y me preguntó hacia dónde iba y qué hacía a esas horas de la madrugada, (ya las 3 am) dando vueltas con el auto. Le expliqué lo más calmado posible, que venía de mi casa e iba a visitar a una amiga. Me pidió la licencia de conducir y me ordenó permanecer dentro del vehículo. Yo mientras suplicaba la bendición del cielo y hacía un esfuerzo por no dejar traslucir mi nerviosismo. Repitió mi nombre hispano como un niño que está aprendiendo a leer y de inmediato preguntó si era alemán. Contesté que no.
Siempre había pensado que siendo inmigrante ilegal en Estados Unidos, mi pelo rubio y lacio y mis ojos verdes me ayudarían a pasar desapercibido, hasta ese momento en que mi fantasía de desmoronó cuando me preguntó de dónde era. De Argentina, respondí en un susurro.
- Oh!, so you are latino, dijo con una mueca de burla mezclada con desprecio.
- No, from Argentina, le contesté. Detestaba el tono con que lo había dicho.
Notó mi disgusto y tratando de retomar su falsa simpatía agregó algo a lo que no le presté atención.
Desde más lejos se oyó la voz de su compañero que quería saber qué estaba pasando.
- We have a latino here, respondió el hombre mientras seguía mirando mi licencia de conducir y alumbraba con su linterna mi cara.
- Estuvo bebiendo?
- No, well... solo un vaso de vino en la cena, le respondí casi con tono despreocupado.
De inmediato me pidió bajar del vehículo. Para este entonces su compañero se hallaba parado junto a él. Era un hombre jóven, muy fornido y musculoso pero de baja estatura. Pelo corto y ojos azúles claros con líneas angulosas que demarcaban su rostro. Se apoyó sobre el umbral de la ventana y miró el interior del coche. Yo ya había tirado la lata vacía de cerveza por la ventanilla en un descampado antes de tomar el último desvío y me felicité en silencio de haberlo hecho. Sabía que si encontraban un contenedor de cerveza en el interior del auto estaría sonado.
Se apartó despacio de la puerta y la abrió para dejarme bajar. Mi nerviosismo era tál que mi estómago empezó a revolverse y hacer toda clase de ruidos extraños, la presión en mi vientre era insoportable y tuve que hacer un esfuerzo monumental para no cagarme allí mismo, apretando los cachetes del culo y sosteniendome con la mano derecha sobre el techo del auto mientras cruzaba sigiloso mis piernas, casi como por casualidad. Fué mi peor error! Jamás debí haber intentado esa maniobra que terminó siendo interpretada por parte de mis captores como pérdida de equilibrio por ebriedad.

No pasó mucho tiempo hasta que me encontré parado frente al más jóven de los oficiales escuchando sus detalladas instrucciones sobre el test de ebriedad que me harían allí mismo. Yo solo atinaba a asentir con la cabeza sin pronunciar palabra. Él me ordenó que respondiera con un sí o un nó en voz alta, volví a asentir y eso lo puso nervioso. No me salían las palabras y el fluído inglés que sabía se había evaporado en algún rincón de mi cerebro.
Todo tipo de pensamientos cruzaban por mi cabeza mientras él seguía hablándome y dándome más indicaciones que apenas podía comprender. ¿De qué se trataba todo eso? Qué había hecho yo? Revisaba mentalmente cada uno de mis movimientos, mis giros y cruces de semáforo, acaso había cometido una infracción sin darme cuenta? Entonces surgió el fantasma de la deportación. Y si descubrían que era ilegal? Hacía poco menos de un año que había sucedido el atentado a las Twin Towers y el ambiente era tenso y la seguridad se había ajustado a grados inimaginables. La imágen de Martha me vino a la cabeza. Estoy con su coche y si por mi culpa también la deportan a ella? Mi desesperación y angustia eran monumentales, sentía morir por dentro, nunca había tenido una experiencia así en mi vida en que no sabía qué sucedería y donde no tenía el más mínimo control de la situación, a completa merced del destino.
Mientras mis miedos más profundos me castigaban una y otra vez, otra parte de mí había comprendido las instrucciones que el policía me había dado y empecé a caminar en linea recta un pié delante de otro, talón con punta, talón con punta sobre la raya amarilla en el pavimento oscuro. Mi equilibrio era bueno y cuando me dió la orden de detenerme creí por un momento que había superado la prueba y podría irme a casa y todo el episodio se convertiría en una mala experiencia nada más, en una anécdota más de mis andanzas por el sur de Estados Unidos que compartiría con mis amigos. Nada más lejando a la realidad.
Luego de esa prueba siguió otra de coordinación consistente en recitar el abecedario en inglés, tras esa llegó otra de control muscular, otra de equilibrio. Me encontré parado sobre una sola pierna y los brazos extendidos a los lados de mi cuerpo mientras debía tocar alternadamente la punta de mi nariz con el indice de una mano y después con el de la otra y cambiar de pierna al mismo tiempo pero siempre parado solo sobre una de ellas. Los retorcijones de mi estómago volvieron a la carga y no tuve opción más que bajar la pierna para contener la furia del chorro de mierda que quería salir a toda costa. Si me cagaba allí frente a ellos, sin dudas no tendría más oportunidades.

Hubo un silencio prolongado, nos cruzamos miradas. La tensión de mi rostro era evidente. Podía sentir que mi rictus era rígido y la presión entre mis mandíbulas me hacían doler los dientes.
Ellos se miraron en silencio y caminaron hacia el patrullero que seguía con sus luces prendidas alborotando la escena en medio de la calle desolada mientras sin mirarme me ordenaban permanecer donde estaba. Hablaron entre ellos algo que no pude llegar a oír y de pronto una calma apacible, una paz de espíritu invadió todo mi cuerpo y me sentí relajado. Algo en mí se entregó al destino y supe en ese momento que mi vida nunca más volvería a ser la misma de antes. Algo había cambiado dentro mío y una senda nueva en mi vida estaba por empezar.

¿Qué es Recapitular?

En principio hay que precisar que la recapitulación es un acto natural. Todos los seres humanos lo realizan antes de morir. De hecho, es el último acto que los seres vivientes realizan, justo antes de la desintegración de la individualidad que es la muerte.
Recapitulación no es recordar, es más precisamente revivir. Es la recuperación corporal de toda experiencia pasada.
Es nuestra capacidad de asociar y recordar lo que nos da un sentido de identidad individual y continuidad. Somos porque recordamos. Es natural que en el momento previo a dejar de ser, recordemos todo aquello que nos permitió ubicarnos como nosotros mismos, a lo largo de toda nuestra vida. Ese repaso vivencial es la recapitulación.

Una vez que el cuerpo ha completado su recapitulación final, se produce un estallido de conciencia total que dura únicamente el instante previo a la muerte definitiva. Por sólo un instante, merced a la recapitulación y en el momento de morir, somos conciencia pura.
Los efectos de la recapitulación son demasiado contundentes como para dejarlos de lado. Antes de mencionar sus efectos me interesa dejar claro que recapitular no es recordar. De hecho la recapitulación es el no hacer de la memoria. Y es que mientras los recuerdos son cosa mental, de pensamientos, la recapitulación es una memoria sensible que tiene más que ver con los sentimientos. Cuando recordamos, es nuestro ego el que recuerda por medio del diálogo interno, al que añadimos imágenes.
En la recapitulación en cambio, es el cuerpo el que recuerda y lo hace sintiendo, liberando los sentimientos que tiene almacenados.
La mayor parte de la gente tiene un gran apego a su pasado, y esto es muy natural si se toma en cuenta que el pasado es el soporte básico con que el ego se justifica a sí mismo. El pasado determina lo que somos y por él nos sentimos justificados a seguir comportándonos como lo hacemos normalmente, aunque sepamos que no nos hace bien. Pasamos gran parte de nuestro tiempo recordando el pasado. Sólo que no nos percatamos de que cuando recordamos lo que nos pasó, en realidad no estamos recordando esto, sino el discurso que elaboramos respecto de lo que nos pasó. No recordamos hechos, sino interpretaciones.

La recapitulación es un fenómeno corporal que tiene lugar en la totalidad de nuestro ser que recuerda, reviviendo sensiblemente los sentimientos implicados en los eventos que se recapitulan. La información que surge de ella, generalmente no concuerda con la información que nuestra memoria ordinaria (la mental) nos aporta de nuestra propia existencia.

Tal vez uno pueda pensar: ¿por qué ocuparse del pasado cuando lo que realmente nos compete es el presente? ¿no se nos ha insistido en vivir el aquí y ahora? Estas preguntas nos ponen de cara a un aspecto muy importante de la recapitulación; ella no se ocupa de un pasado que ocurrió y se fué, sino que sigue vigente en el momento actual, es un proceso que se encuentra registrado en nuestra persona presente y que de hecho está determinando todo cuanto somos y hacemos, nuestra manera de pensar, las cosas que se nos facilitan y las que nos son imposibles, las que deseamos y las que ni siquiera imaginamos, nuestros puntos fuertes y debilidades, la gente que nos atrae y la que evitamos, nuestro modo de vestir, nuestro modo de amar y experimentar afectos, en fin, todas esas características que quedan comprendidas en "lo que yo soy" y "la forma en que vivo".
Por todo lo anterior, recapitular no es ocuparse de algo que ya se fué, sino de algo que está operando de una manera contundente y comúnmente inevitable en cada instante de nuestra vida presente. Aquí y ahora cada persona está atada a otras personas, a un sin número de lugares, objetos y situaciones que no se ven a simple vista. Todas esas ataduras, son en realidad filamentos de la propia luminosidad que dejamos enganchados a lo largo de nuestra vida. Por eso, cuando queremos movernos, cambiar, intentar o emprender algo realmente nuevo, no podemos. Arrastramos con nosotros todos esos filamentos enganchados como un enorme peso que nos mantiene fijos en nuestras viejas rutinas, nuestro viejo modo de vivir. Cambian las personas con las que interactuamos, pero los acontecimientos se repiten.

De lo anterior se desprende que la recapitulación es también una puerta de liberación. Si soy capaz de conocer directamente, sin interpretaciones, de qué manera se formó mi ego, a qué cosas renuncié, que promesas del pasado arrastro secretamente, cómo es que llegue a creer que soy lo que creo que soy, si soy capaz de percatarme que mi ego es realmente la descripción que elabore en etapas pasadas de mi vida y que por tanto no es tan real ni tan definitivo como siempre creí, entonces, eso significa que soy capaz de cambiar y que no estoy condenado por esa burda historia a la que llamo mi pasado.
Técnicamente esto significa que si conozco cuáles son las rutinas estructurales de mi vida, tengo entonces la información necesaria para establecer los “no-haceres” más apropiados para desestructurarlas, para eliminar mi historia personal. Puedo entonces elegir cómo ser y cómo vivir. Puedo elegir en qué clase de mundo vivir. Puedo abandonar la repetición y el aburrimiento para elegir en su lugar la magia, el asombro y la alegría.

La realidad es que todos los seres humanos tenemos nuestros propios cuasi recuerdos del otro yo, que no se refieren obviamente a experiencias en estado de conciencia acrecentada, sino que se refieren a experiencias que fueron tan definitivas en nuestra vida, que el único alivio a lo que allí confrontamos fue olvidarlas por completo. Lo que sucede es que cuando el ego se topa con algo que no encaja con su propia descripción del mundo o de sí mismo, el hecho le resulta tan traumático que sencillamente lo descarta por completo o lo sustituye por alguna explicación o discurso. Ese olvido es posible porque lo que allí ocurrió no quedó registrado en la memoria ordinaria sino en la memoria paralela del otro yo, cuyo reporte de nuestra existencia resulta bien distinto del reporte de nuestro ego. En alguna parte de nuestro cuerpo como campo de energía se esconden nuestros cuasi recuerdos del otro yo. En ellos encontramos los mecanismos vigentes que nos cierran el paso hacia muchas de las experiencias que anhelamos, pero que parecen fuera de nuestro alcance. Encontramos por ejemplo las promesas.

A lo largo de nuestra vida, y en particular en momentos cruciales, efectuamos promesas que luego olvidamos en nuestra memoria ordinaria, pero que siguen teniendo un gran peso en nuestra vida.
En concordancia con la ley universal de generación, un pensamiento emitido y asociado con una emoción de intensidad, genera forma. Cargamos con estas promesas durante toda nuestra vida y perdemos así la libertad. Descubrir estas promesas escondidas en alguna parte de nuestro ser, conocerlas, es también la oportunidad de decidir si tales promesas tienen vigencia todavía o las hemos honrado lo suficiente y podemos por tanto renunciar a ellas.
La recapitulación es el medio conveniente para recuperar la conciencia de las promesas de nuestras vidas, es la oportunidad de saber verdaderamente quiénes somos.

Finalmente quiero hablar de la energía y su incremento, el más importante efecto de la recapitulación.
A lo largo de nuestra vida, en las múltiples interacciones que tenemos con otros seres humanos, experimentamos momentos dolorosos en que perdemos porciones completas de nuestra luminosidad. Particularmente en las situaciones en que se produce un fuerte intercambio emocional, experimentamos gran pérdida de energía, partes completas de nosotros mismos se quedan en el camino. Después de tales sucesos ya nunca volvemos a sentirnos completos, sentimos secretamente que nos falta algo, aunque seamos incapaces de comprender qué. En tales situaciones, al huevo luminoso o aura que nos rodea se le forman agujeros que seguirán a lo largo de toda nuestra vida, puntos por donde seguiremos drenando nuestra energía y así perdemos equilibrio y poder, lo que se expresa en la vida de la gente común en la tendencia repetitiva de continuar ejecutando actitudes desgastantes que se iniciaron a partir de la vivencia dolorosa de un fuerte intercambio emocional.
Uno de los ejemplos más comunes de lo anterior es la separación de los amantes. El que es abandonado siente que pierde una parte de sí mismo. Lo llega a sentir como un dolor físico, como un hueco que le queda a la altura del vientre. Esto no es una alegoría, sino que de hecho, el amor posesivo de nuestras sociedades occidentales, produce tal enganchamiento de filamentos luminosos que, al producirse la separación, necesariamente alguien sale mutilado y probablemente no se volverá a sentir completo por el resto de su vida. Lo mismo sucede con la pérdida por fallecimiento de un ser cercano o querido.
La recapitulación permite la recuperación de energía perdida a lo largo del camino, es el medio para tapar los agujeros en nuestra luminosidad o campo de energía.
Pero así como dejamos jirones de energía en que nos quedamos atados a momentos, lugares y situaciones del pasado, así también otras personas dejaron parte de su ser en nosotros. Nos dejaron su marca y por su marca pueden usurpar nuestro tiempo y espacio sin importar que estén cerca o lejos, vivas o muertas. Es por esto que en muchas situaciones yo, no soy yo, sino que soy alguien más. Soy mi padre, mi madre, mi maestro de la infancia, mi mejor amigo de antaño, mi antiguo amante o alguien más.
El desprendimiento de esos fragmentos incorporados secretamente a nuestro ser se logra también con la recapitulación.

En esencia, la recapitulación nos permite recuperar la totalidad de nosotros mismos y desprendernos de todas aquellas cargas que arrastrarnos a lo largo de nuestra vida presente e incluso aquellas que se colaron de existencias previas, las que normalmente llamamos karma.
La tarea de la recapitulación funciona en base a la ley de causa y efecto. Según esta ley, toda causa tiene su origen en el nivel del pensamiento, que a su vez genera sentimientos y emociones que sutilmente nos hacen actuar en la vida cotidiana de tal o cual manera. La forma específica y única en que actuamos en nuestra vida es lo que llamamos historia personal, y a este cúmulo de pensamientos, emociones y sentimientos que nos describen, lo llamamos ego.

Escuchando Art of War - Vanessa Mae

16 enero 2005

Quién me lee? - Encuesta

Visitando uno de estos blogs me topé con una encuesta que estaba haciendo su autor para saber qué tipo de personas leían sus artículos, cómo habían llegado a ellos y qué les parecía en general, entónces se me ocurrió tomar prestada la idea pero con un pequeño giro. La idea es poder armar una base de datos que me permita encontrar algunos puntos en común entre estas personas que, como yo, tenemos un blog.
Por eso los invito a que en la sección de comentarios de este post me digan:

1- Nombre o nick
2- Fecha de nacimiento
3- Lugar de nacimiento (Ej. Capital Federal,Arg. - Medellín,Col. - Lima,Perú- etc.)
4- Hora de nacimiento (Importante la exactitud en lo posible)
5- Orientación sexual.
6- Profesión o actividad.
7- Soltero(a) o en pareja.
8- Dirección del Blog.

Una vez que reúna una cantidad cosiderable de datos voy a postear los resultados y además sortearé una consulta astrológica gratis que enviaré por mail a quien resulte favorecido(a) a modo de agradecimiento por participar en esta encuesta.

Espero no sean tímidos y se anímen!, así que vamos, a escribir sus datos.

06 enero 2005

Para pensar



La firma Mondex es una subsidiaria del Grupo Carlyle, propiedad de la familia Bin Laden. Esa corporación es la que fabrica uno de los modelos de chips que reemplazan a los codigos de barras y cuya forma es una cruz svastica. Estos chips funcionan bajo la tecnología llamada RFID, siglas en inglés de Radio Frequencies Identification o Identificación por Radio Frecuencias. Esta tecnología se aplica no solo para hacer el seguimiento de productos en supermercados, tiendas mayoristas y minoristas, librerías, servicios médicos, etc. sino también en los celulares.
De este modo es posible rastrear las llamadas y sus destinatarios, la ubicación del aparato mediante la tecnología de GPS o Global Positioning System.
Las publicidades de la TV son muy bonitas a la hora de querer vendernos celulares con casi todas las funciones salvo hacerte el amor, al menos por ahora.

La enferma necesidad de la gente de estar conectada... una necesidad que fue fabricada e inventada en la década pasada, los hace simples marionetas sin saberlo.
Personalmente creo que son pocos los que se dan una idea del riesgo que estamos corriendo como sociedad y lamentablemente será tarde para cuando se den cuenta. No quiero sonar alarmista o amante de las teorías conspiratorias, pero me pregunto: se han detenido a pensar cuanta mierda se está consumiendo el mundo hoy?

Acaso esta nueva tecnología nos hace más felices o más idiotas?
Le sugiero a quien tentga la oportunidad, que vea la película "The Village". Está catalogada como de suspenso o terror y no tiene nada que ver con eso. Plantea una sociedad aldeana que rechaza el avance tecnológico dentro de un mundo de avances constantes.

Pronto nos veremos obligados a tener que cultivar nuestros propios alimentos, volver a la costumbre (tan del interior) del gallinero en el fondo del jardín; los que tengan la suerte de vivir en un lugar donde puedan tenerlo.

Ser astrólogo tiene sus ventajas y sus desventajas. Unas de ellas es poder ver el futuro, el devenir de los ciclos en todos sus niveles, y las desventajas surgen cuando uno se da cuenta que está solo y que no hay con quién poder compartir la información sin ser tomado por loco, alarmista, fantasioso y en el mejor de los casos paranoico. Es como querer describir el sabor de la sal a quien nunca lo ha probado. Imposible.

Al mismo tiempo está la duda sobre qué puede uno hacer individualmente para cambiar esto frente a los grandes poderes que nos manipulan. Por momentos me siento abatido con la información que manejo y al comentarla en grupos muy restringidos y de mi confianza, la conclusión es... y bue... será que debe pasar. Yo no me conformo con eso. Nunca he sido de resignarme o de aceptar las cosas porque sí. Creo que eso se transluce de mi caracter en los post previos.

Pensando en la crisis económica que el mundo globalizado está por vivir en los años venideros, me doy cuenta que el ataque y la invasión contra Irak tiene poco que ver con el control de los recursos petroleros de la civilización con la historia más rica y antigua de la civilización moderna, sino más bien con el liderazgo de una economía o un modelo financiero.
Estados Unidos ha marcado y es el líder en la imposición del precio del petróleo y también el que impone su moneda. Es decir, todos los contratos de exportación e importación de petróleo se regulan bajo el dolar estadounidense. Irak comenzó agestionar contratos de exportación de petróleo pero en euros, cosa que no favorece a la endeudada economía norteamericana. Era necesario invadir ese país para poder imponer los precios del crudo en dolares y no en euros, caso contrario la economía yankee se enfrentaba ante la posibilidad de una crisis mayor. Esta maniobra cambió los valores del mercado sobre el precio del barril, todos lo vimos en las noticias y además, si le sumamos que las reservas de petróleo no son tantas como dicen los medios, la cosa se pone espesa. Tal vez por eso la OPEP decidió expandir o ampliar los límites de explotación del crudo para poder hacer frente a esa situación por demás particular.
Y todo esto no es nuevo. Se viene gestando desde principios de la decada de los noventa. Más de 15 años atrás.

Cuando uno piensa en petróleo piensa en gasolina, Kerosene, Naftas y gasoil. También está el asfalto, la brea, los aceites, los cosméticos, los plásticos, los medicamentos, la ropa, computadoras, etc. La lista es interminable. Somos una sociedad dependiente 100% del petróleo.
Cintas de embalar, telgopor, jugetes, accesorios, fundas, lentes, autos, etc. etc.
Caemos en un caos de proporciones inimaginables. Esto es lo que está por venir en los años venideros. Y no son tantos, menos de 5 años.... Da para pensar no?

La deuda federal de Estados Unidos fue de más de 400 TRILLONES de dolares para el 2004 y se calcula que ascenderá a 600 trillones para el 2005. Los bonos de deuda norteameridcanos están en manos de China, Corea del Sur y Japón en su mayoría, además de países como Filipinas y Tailandia. China se ha dado cuenta que el crecimiento en el país del norte no es tál como lo anunció la campaña manipuladora de Bush y ha comenzado a pedir el pago de los papeles de la deuda, es decir, hacerlos efectivos. Esto traería como consecuncia un colapso del mercado de valores mayor que el que se vivió en los años de la gran depresión del 1931.
Como respuesta a esto, Bush reafirmó a Greenspan en su cargo en el tesoro para dar estabilidad a los mercados internos e internacionales, pero al susodicho gurú de la economia no le queda otra opción que subir las tasas de interés actuales, cercanas al 1% anual, las más bajas del siglo pasasdo hasta la actualidad.
Esto hace que todos aquellos que sacaron hipotecas inmobiliarias para comprar una casa propia y cumplir con el sueño americano, caigan en default en menos de 1 año calendario. El 43% de los hipotecados. Una cifra escalofriante. De allí en más solo resta esperar el bendito efecto dominó porque todas las economías internacionales están sujetas al dolar históricamente desde la primera guerra mundial.

La magnitud de la catástrofe es mayor al reciente tsunami en Asia.

El cambio a la tecnología RFID está vinculado con todo esto aunque no lo parezca a primra vista. Se trata de un control poderoso sobre el sistema financiero mundial porque esta tecnología permite hacer transferencias de fondos sin tener que pasar por el control de los bancos centales de los países que adoptan esta tecnología. Es decir, cada quien podría hacer traspasos de fondos a amigos o socios sin el debido pago de impuestos y además sin el control de las entidades crediticias. Con lo que perderían el control sobre el movimiento de dinero en el mundo. El sistema colapsa.

Esto no es una fantasía, es una realidad de la que muchos están en total desconocimiento.
Afortunadamente, para nosotros, país tercermundista y en default, tiene sus ventajas. Estamos al margen del sistema financiero internacional, al menos temporalmente pues poseemos recursos naturales vitales que nos hacen el centro de atención de países como China que se está debatiendo una pulseada financiera con EEUU.

La pregunta obligada es: ¿qué hacer con todo esto? ¿cómo me afecta a mí, ciudadano de clase media tirando a pobre? Acá es donde entra en juego el mundo espiritual, la capacitación que uno pueda tener para vivir relativamente fuera del sitema, y les aseguro que no es algo que se logra del día a la noche.

Los dejo pensando con estas cosas y disfruten del post que sigue.


Fantasía o realidad?

Luego de unos años de estudios y profundas investigaciones, el mundo de las finanzas declara finalmente estar preparado para conducir cualquier intercambio monetario utilizando la tecnología de los microchips y la moneda electrónica. La principal companía que adoptó esta manera de realizar transacciones es la empresa americana MONDEX, que junto a otras 20 asociadas en diferentes naciones, tiene el mayor número de comisiones.
Las tarjetas con microchips permiten el control mundial de cada individuo y ahora estamos en la etapa que precede al implante de microchips bajo la piel, es "la marca de la bestia" sin la cual nadie podrá comprar ni vender.
Si todo sigue de acuerdo al plan de los financieros internacionales, el dinero líquido (el papel moneda y la moneda en metal) desaparecerán pronto, sustituidos por el dinero electrónico, primero por medio de las tarjetas de crédito y de débito con microchip, serán velozmente sustituidas por el microchip implantado bajo la piel de los individuos. Esta tecnología estuvo siendo probada en animales durante decenios y pronto empezarán a aplicarse en humanos. ¿Por qué los grandes financieros del planeta quieren instalar este sistema?. Estos magnates de las finanzas están tan ciegos por su sed de poder que se creen los únicos capaces de guiar a la humanidad correctamente. Estos mismos financieros saben muy bien que la gente no abandonará fácilmente el papel moneda, aceptando implantarse un chip bajo la piel, a menos que una crisis financiera convenza a la población de que la única forma de no perder todo es aceptar el microchip. Existen muchas posibilidades de una crisis financiera grave a nivel mundial: la caducidad de los mercados bursátiles, la devaluación de la moneda, un conflicto militar internacional, etc. Pero uno de los medios mas importantes sería el "virus del año 2000", que podría causar un caos general en los sistemas bancarios, y no sólo bancarios, a nivel mundial.
Nadie niega la existencia de este problema en las computadoras, y que podría ser muy grave. Todos los sectores de la actividad humana que funcionan utilizando computadores podrían ser golpeados: los sistemas de distribución de energía, las telecominicaciones, los trenes y los aviones, las distribuciones de mercancías, las compañías de seguros, los servicios públicos y los hospitales. Algunos de estos sectores podrían quedar completamente paralizados. Si las personas no pudieran acceder a su propia cuenta bancaria, será ciertamente la causa de no pocos problemas, y ciertamente el riesgo de perder todo hará que la gente acepte cualquier solución propuesta por el gobierno de turno, en este caso, la sustitución del dinero líquido por el electrónico, y como consecuencia la implantación de un chip que cualquiera de nosotros deberá aceptar; se quiere utilizar esta forma de moneda electrónica para adquirir o vender cualquier cosa.
Veamos en breve, qué son estos microchips y que es la MONDEX.
LA TARJETA CON MICROCHIP
A diferencia de la actual tarjeta de crédito, con la cual es necesario digitar un código personal, la tarjeta a microchip es como un cuadradito dorado pegado en la superficie posicionado en la parte izquierda de la tarjeta generalmente bajo una cubierta de plástico y contiene toda la información necesaria. Debemos saber que la carta bancaria tradicional, puede contener una sola línea de caracteres informativos, mientras que con los microchips se puede tener 500 veces más información, permitiendo aceptar inmediatamente un pago, sin hacer necesaria la confirmación bancaria de la disponibilidad de dinero. Con este sistema se puede transferir el dinero a un amigo, a una sociedad, o a una banca utilizando instrumentos telefónicos especiales producidos por la misma MONDEX y que pueden ser utilizados también en computadores con un modem vía Internet.
Otros veinte países están asociados en el desarrollo de este programa, y se espera que también la Unión Europea, todavía excluida, adopte el sistema MONDEX como solución para la moneda única.
Como se mencionó precedentemente, una de las principales en este campo es MONDEX, la cual es propietaria del 51% de otra gran sociedad del sector: MASTERCARD, y mientras tanto su directo competidor, VISA INTERNATIONAL, formó en julio de 1998 una empresa conjunta con AMERICAN EXPRESS para poner a punto una estrategia universal para la tarjeta microchip, pero por ahora MONDEX tiene la prioridad absoluta en este campo.
Para entusiasmar a la gente con el comercio electrónico por Internet, esta sociedad produjo el hardware que puede transformar la computadora en cajero automático, de modo de permitir tranferir el dinero a una tarjeta de microchip desde la casa, sin necesidad de ir a un banco o a un cajero automático. MICROSOFT tambien anunció que un lector de tarjetas de microchip podría ser parte integral de la próxima generación de computadoras.
En las campañas publicitarias, la sociedad de tarjetas de microchip, explica en síntesis que las tarjetas son más prácticas que el papel moneda, y que no tendrán que preocuparse con las pequeñas monedas en el futuro.
NACIMIENTO Y DESARROLLO DE LAS TRANSACCIONES ELECTRONICAS
Estamos viviendo un momento de gran importancia en la historia del planeta, constantemente en camino de la digitalización total. Nueva tecnología, siempre más avanzada y con productos y servicios siempre innovadores. En proporción al desarrollo tecnológico y en la medida en que las masas responden a estas innovaciones, las industrias y las instituciones financieras se esfuerzan en construir el futuro de sus servicios financieros. Representando más o menos así el slogan de las multinacionales financieras titulares de sistemas de transferencia de dinero. El último es el SET, o Secure Electronic Transaction (Transerencia Electrónica Segura).
Este tipo de procedimiento fue adoptado también por MONDEX, VISA y MASTERCARD, y probablemente también por otras sociedades. En definitiva, se trata de un sistema desarrollado con el propósito de asegurar y autenticar la identidad del adquirente, en la práctica la banca sabrá en forma inmediata si eres tú verdaderamente el que está haciendo la compra o si algún otro lo está tratando de hacer en tu lugar. En este caso, la operación será inmediatamente anulada. No debemos olvidar que este tipo de operaciones la podremos hacer desde nuestra casa, frente a nuestro computador, utilizando la red telemática de Internet.
El sistema SET fue desarrollado e ideado por VISA y MASTERCARD con la colaboración de otra sociedad más o menos conocidas como MICROSOFT, IBM, NETSCAPE, SAIC, GTE, RSA, Terisa Systems, VeriSign y otras empresas, todas importantes en el sector de la tecnología moderna y el desarrollo de software.
Utilizando sofisticadas técnicas criptográficas, el sistema SET podría transformar el universo del ciberespacio en el lugar más seguro para poder efectuar todo tipo de transacciones esperando así estimular la fe del consumidor en el comercio elctrónico. El objetivo primordial del SET es tener una forma extremadamente confidencial de la información, garantizando la integridad del mensaje y autenticar la legitimidad de la sociedad o de la persona que participa en la transacción. Aparte del SET, existe también una segunda posibilidad de hacer transacciones sin la tarjeta de crédito u otra moneda "líquida", este sistema se llama PET, y no tiene nada que ver con los animales (en inglés, significa "mascota") y se presenta como una muy normal calculadora, sólo que esta calculadora se conecta directamente al NORTEL/BELL VISTA 360 PHONE. Siempre utilizando la computadora de la casa, o de la oficina, con esta pequeña calculadora se pueden tranquilamente transferir dinero u otros valores a otros poseedores de este sistema. Este sistema fue experimentado en la ciudad de Guelph, en el estado de Ontario en Canadá, fue experimentado también en Gran Bretaña y en EE.UU., y es interesante saber que la mayor parte de los 17 principales financiadores de MONDEX son del distrito bancario de Londres, perteneciente al CLUB OF THE ISLES, una cadena bancaria perteneciente a la cadena WINDSOR que juega un rol importante en la economía internacional. Es también interesante que en Canadá, el efecto fue tal que todos los bancos se han adherido inmediatamente a la MONDEX. La CIBC (Canadian International Bank of Commerce) instituyó un modelo similar de transferencia de dinero sin contar con NORTEL.
El Sr. Robin O'Kelly, representante de MONDEX INTERNATIONAL declaró recientemente que "con la cobertura financiera de MasterCard, no hay nada que pueda detener al advenimiento de Mondex como standard global".
EL MICROCHIP EN EL CUERPO HUMANO
Por más prácticas que sean, las tarjetas comunes a microchip pueden ser siempre robadas, perdidas o dañadas. Ahora los grandes financieros presentaron la última solución: ligar físicamente a la persona con su carta, de modo que no haya posibilidad alguna de perderla.
El microchip no estará más inserto en una tarjeta plástica, sino implantado directamente en el cuerpo humano, bajo la piel, como se hace actualmente con los animales con fines identificatorios.
Se puede así saber a cada momento dónde se encuentra el animal, gracias a los satélites y a las antenas celulares. MOTOROLA, que produce el chip para MONDEX, ha desarrollado un chip similar para ser implantado bajo la piel humana.
Este microchip tiene entre 5 y 7 mm de largo y 0.75 mm de ancho, es equivalente a un grano de arroz. En caso de rotura, el litio contenido produciría una llaga dolorosa y llena de pus. Los ingenieros que desarrollaron el microchip intentan introducir en el chip el nombre de la persona, el número de la seguridad social (incluso un código internacional), la firma digital, la descripción física, la genealogía de la familia, la dirección, la ocupación, la religión y la certificación penal. Estos chips pueden tener 34 billones de combinaciones únicas de códigos de identificación individual, más que suficiente para permitir asignar un código único a cada ser humano sobre la Tierra, utilizando tres entradas de seis cifras (666).
Con tales informaciones, el microchip podría sustituir la tarjeta de plástico utilizada hoy: tarjeta de identidad, pasaporte, patente, aseguración social, etc.
Nadie podría retirar el dinero del banco, recibir las prestaciones del gobierno (pensiones, subsidios...) ni comprar ni vender cualquier cosa sin tener implantado el microchip bajo la piel.
Este microchip tiene un tansmisor con una pila recargable de litio. Por lo tanto sirve no sólo de portafolio electrónico, sino también como un mecanismo que permite saber a cada momento dónde se encuentra cada ser humano. Este emite una señal contínua que puede ser captado vía satélite. Una red de 66 satélites de baja altura, así como las antenas de teléfonos celulares, permitirán seguir a cualquiera en cualquier lugar del planeta con un margen de error de un metro solamente. Una vez que este microchip sea implantado en una persona, es imposible esconderse en ningún lugar: la autoridad sabrá siempre dónde se encuentra.
Además, para poder emitir la señal, el microchip debe estar provisto de una pila de litio especial, constantemente recargada por las variaciones de temperatura del cuerpo humano. Más de un millon y medio de dólares se invirtieron en averiguar en qué lugar del cuerpo la temperatura varía más rápidamente. Se hallaron dos lugares posibles propicios para implantar el chip y recargar la pila: la frente, en la raíz del cabello, y en el dorso de la mano derecha. En efecto, cuanto más conocemos sobre la instalación del chip bajo la piel, más correspondencia hay con la descripción que dió San Juan sobre "la marca de la bestia" en el Apocalipsis.
Hace poco tiempo atrás nadie podría entender cómo esta profecía se cumpliría, porque no existía forma alguna de controlar lo que se compra o vende a gran escala. Ahora es técnicamente posible con el chip implantado bajo la piel.
El microchip será introducido con argumentos como: "Para pagar su adquisición, sólo tiene que pasar su mano sobre el escaner de la farmacia o cualquier otro comercio. El importe será debitado automáticamente de su cuenta". ¡No será necesario portar dinero ni tarjeta de crédito!. ¿Su hijo desapareció?. ¿Debe contactar a alguien con urgencia y quiere saber dónde está?. ¡Ningún problema! Sólo tiene que dar el nombre de la persona a la policia, y por medio de los satélites y las antenas de los celulares, la persona será encontrada en un abrir y cerrar de ojos gracias al chip que porta.
RELACION CON EL APOCALIPSIS Y LA MASONERIA
Poseyendo toda esta información, no se puede no ver la relación de aquello que hemos visto en los pasajes escritos en el Apocalipsis de San Juan:
"...Obligó a todos, chicos y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos, a hacerse poner la marca sobre la mano o en la frente...". (Apocalipsis 13:16,17)
"...El primero vació su copa sobre la tierra, y una úlcera maligna y dolorosa golpeó a los hombres que tienen la marca de la bestia y que adoran su imagen...". (Apocalipsis 16:2)
"...Le fue concedido de dar espíritu a la imagen de la bestia a fin de que la imagen pueda hablar...". (Apocalipsis 13:5)
"...Aquí hay sabiduría. Quien tenga inteligencia calcule el número de la bestia, porque es número de hombre, y el número es el 666." (Apocalipsis 13: 18)
"...Cualquiera que adore la bestia o a su imagen, y lleve la marca sobre la frente o sobre la mano, beberá el puro vino de la ira de Dios del puro cáliz de su ira... cualquiera que adore a la bestia o a su imagen y porte la marca no tendrá reposo ni de día ni de noche...". (Apocalipsis 14: 9-11).
Esta última frase nos deja un "ligero" sentido de inquietud, sin embargo si nosotros nos preocupamos con el Apocalipsis de San Juan esto no es extraño tampoco a la Masonería. En efecto, parecería que el grupo bancario denominado CLUB OF THE ISLES, previamente mencionado como uno de los más grandes financistas de MONDEX, tiene un fundamental rol en la economía internacional y no son infrecuentes las reuniones secretas y las alianzas entre esta sociedad y personas poderosas de instituciones masónicas con influencias políticas, sociales y del mundo de las finanzas. Su propósito podría ser el establecimiento de un nuevo tipo de Orden Mundial, basado en un gobierno global, una religion global y naturalmente una economía global. Pero las conexiones entre MONDEX y la masonería no terminan aquí, el logotipo usado por MONDEX representa a tres anillos unidos; este símbolo sólo se encuentra en el mundo del ocultismo, ligado a la argumentación masónica cuyo significado tiene que ver con los tres dioses(1), o la trinidad egipcio/pagana. Se encuentra en particular modo en el Templo Mágico de Enoc, y en los rituales de la Orden Hermética del Triángulo Dorado. Tiene similitud también con el símbolo usado por la "Gran Logia de Inglaterra" y por la "Orden de Odd Fellows", esta última fundada por Nerón en el 55 A.C.
La figura de los tres anillos concatenados es aplicado frecuentemente en representaciones masónicas, originalmente se identifica con una situación de esclavitud, encarcelamiento o confinamiento. La cadena dorada tiene relación con la antigüedad como una unión entre el cielo y la tierra, como la Torre de Babel en Babilonia. En el simbolismo de la Fremasonry, la caden fraterna, y la unión entre hemanos masones, los anillos concatenados de la cadena simbolizan también el poder y la unidad perdurable, o en la guerra como fortaleza.
Otro símbolo utilizado por MONDEX es la mariposa, esta figura posee numerosos significados "místicos", pero el más importante es el de la "captura del alma". En griego la palabra se traduce como "psique".
(1) A diferencia de la Trinidad Cristiana que considera un Dios manifestado en tres modos, la Egipcio-Pagana consideraba a tres dioses manifestados como uno solo.
Este artículo fue copiado de www.misterios.s5.com

Curiosidades


Esta Imagen muestra uno de los diseños de los campos de cultivo en Inglaterra (izq) y su contraparte (derecha) como producto de la aplicación de frecuencias de sonido aplicado al agua.