07 octubre 2004

Cambio de escenarios

Estamos entrando en el mes de Octubre y grandes cambios se están configurando para el mundo.
Estos cambios determinarán lo que suceda en los próximos dos años para todo el planeta. Digo dos años pues a partir de entonces, para finales del 2006, las cosas deberían estar bien en claro en el escenario politico internacional como para definir si se lanzará o no una guerra internacional de mayores proporciones que podría durar 3 años y culminar con la destrucción del sistema reinante en la actualidad y por consiguiente, con el estilo de vida por todos conocido hasta el momento.
Las elecciones en EEUU son importantes para todo el mundo porque determina el curso de las negociaciones a nivel global, y dado que ese país esta en franca decadencia, la desesperación podría llevarles a acciones mucho más negativas en su impacto sobre el mundo de lo que ha sido hasta ahora. Afortunadamente Kerry tiene muchas más posibilidades de ganar que Bush y a medida que transcurra este mes de Octubre, la vida de Kerry entra en una fase de peligro considerable. ¿qué sucedería si sobre el umbral de las elecciones Kerry recibe un atentado por parte de un fanático conservador? El caos sería total.
Pero claro que esto es solo especulativo y nada hace suponer que algo así pueda suceder. Sin embargo el asesinato de Kennedy en Dallas es un ejemplo que ilustra lo que es capaz de hacer el poder norteamericano cuando ve sus intereses avaros en riesgo.
Si las cosas progresan como está previsto, tendremos en el mundo un clima de mayor calma y tranquilidad, salvo con el conflicto Palestino-Israelí que seguirá por más tiempo y seguramente es donde se desatará la posible 3ra guerra hacia finales del 2006, fecha más probable junto con otra fecha de vital importancia para el mundo en septiembre del 2009.
Nunca fui un gran lector ni entusiasta de la Biblia, pero todo indica que estamos viviendo el tiempo de la gran tribulación. La mayoría de los síntomas coinciden, si bien ya la humanidad ha pasado por tiempos semejantes.
Tal vez lo que nos queda como individuos es dar lo mejor de cada uno en todo lo que hagamos, ser más sensibles al dolor y padecimientos ajenos y mucho más desinteresados y solidarios. Quizás de ese modo podamos alcanzar la famosa masa crítica necesaria para dar vuelta la historia y propiciar así un tiempo más benévolo para la humanidad en su conjunto.
Desarrollar la confianza, el optimismo y la apertura de corazón creo son temas vitales a poner en pracatica todos los días, amén de no dejarnos arrastrar por las noticias y los medios que nos van sumiendo en un estado de tensión y descreimiento crecientes, donde además la publicidad quiere vendernos cosas que no necesitamos y de imponernos valores basados netamente en la apariencia, el éxito social y el dinero.
Creo que de nosotros depende poder cerrar nuestros oídos a ello y centrarnos más en nuestro verdadero ser, retornando así a valores perdurables.




No hay comentarios.: