30 septiembre 2004

Un Ciclo

Revisando mi carta natal y los tránsitos planetarios que están sucediendo y los que están por venir, caí en la cuenta que Júpiter reingresa a mi casa 8 después de 12 años. Esto no es raro ya que este planeta tiene una órbita aparente de 12 años hasta regresar a un punto X en la carta natal de cualquiera, lo que me llamó mucho la atención es que al irme atrás en el tiempo y ver exáctamente en qué mes y año había sucedido este paso en mi carta, me di cuenta de que se trató de un tiempo importantísimo en mi vida.
Muchas cosas se precipitaron y cambiaron radicalmente a partir de ese momento. Una de ellas es que me había enamorado de una de mis parejas más importantes y duraderas en mi vida, otra cosa fue que me acababa de mudar desde Bariloche a Buenos Aires pocos meses atrás. Fué en ese mismo momento y por haber donado sangre para mi pareja que había ténido una hemorragia estomacal y con quien hacía pocos meses que convivía, que recibí el diagnóstico de ser portador del HIV, lo que cambió mi vida en gran medida.
Observé también que Saturno estaba cruzando mi ascendente en ese tiempo y ahora, lo está haciendo Urano, astro de las grandes sorpresas y cambios radicales.
Si bien nunca padecí la enfermedad ni nunca tuve complicaciones de ninguna índole por el querido virus, mi situación amorosa y mis expectativas fueron modificadas profundamente, como es de esperar en un caso como el mío.
Desde ese momento en mi vida en adelante, cada vez que abordaba o era abordado por alguien a nivel sentimental, no podía evitar (ni puedo), tener que pensar en dar a conocer mi situación y esperar el rechazo de la otra parte. Afortunadamente me he topado con personas muy especiales que aceptaron sin problemas la cuestión y no representó para ellas un obstáculo sino solo una cuestión de la que había que ser cuidadoso.
Si bien desde hace más de 3 años que no estoy con nadie, nunca pierdo las esperanzas de encontrar nuevamente un amor con quien compartir mis días.
Si tuviera la oportunidad de cambiar cosas de mi pasado, no estoy seguro de querer cambiar esto. Lo pienso cada tanto. No porque sea masoquista ni porque esté conforme con este asunto, sino más bien que aprendí mucho y pude sacar cosas muy positivas de mi mismo a la superficie. Soy de la idea de que las dificultades de la vida no forjan el caracter ni el espíritu, sino más bien, lo revelan.

Volviendo al asunto de los tránsitos planetarios, tengo al impresión de que se está cerrando un capítulo importante de mi vida. No sé. Tal vez solo se trata de una expresión de deseo más que de un análisis recional, pero casi estoy convencido que surgirán circunstancias que harán que mi vida dé un giro positivo en lo referente a mi vida amorosa y mi estado de salud o físico. Una cura permanente? Una remisión espontánea? No lo sé, el tiempo dará cuenta de ello.

No hay comentarios.: